64 nudos
hermana furia
motores
psychic equalizer
kutxi romero
icaro

DIO DISCIPLES + ANVIL + THE RODS: TRIDENTE METÁLICO

5 julio, 2011 1:42 pm Publicado por  Deja tus comentarios

Sala Bikini, Barcelona

Homenaje por todo lo alto a una de las voces que nos ha acompañado -y lo seguirá haciendo- durante toda nuestra vida gracias a su enorme discografía, vídeos, y por qué no, también en directo a través de sus ex compañeros de escenario.

Pero para empezar, unos invitados de auténtico lujo que por fin nos honraban con su presencia tras más de treinta años de historia: The Rods. Liderados por Rock Feinstein, primo de Ronnie James Padavona, junto al gran Carl Canedy a la batería y Garry Bordonaro nos ofrecieron una auténtica exhibición de lo que es darlo todo. Desde la inicial “Hurricane”, hasta el final apoteósico con “Crank It Up” y “Power Lover” demostraron galones a pesar de ser una banda ciertamente desconocida para una gran mayoría de metaleros. Se vieron sorprendidos por un público que prácticamente llenaba la sala barcelonesa, que conocía y coreaba casi todos sus temas, y que les despidió con una extensa y calurosa ovación. Carismáticos.

Otro trío, pero otro cantar, fue lo de los canadienses Anvil, que en su primera visita en más de diez años, y siendo generosos se puede decir que pasaron sin pena ni gloria por Barcelona: una actitud algo apática, insulsos y alejados del público. Mostraron un ínfimo feeling entre ellos, y cómo no, con nosotros, a años luz de lo que nos transmitieron los neoyorquinos unos minutos antes. Tan solo en contadas ocasiones con temas como “Mothra”, “Forged In Fire”, o la final “Metal On Metal” lograron levantar levemente los ánimos del personal. Decepcionantes.

Llegó la hora de ver a unos discípulos que van camino de convertirse en apóstoles de la palabra de nuestro Dios y Señor, Ronnie James Dio. La banda compuesta por los que acompañaron al malogrado vocalista en su última época en solitario, con Simon Wright a la batería, Craig Goldie a la guitarra, Scott Warren a los teclados, y Rudy Sarzo al bajo, sustituido durante este tramo de gira por James LoMenzo (White Lion), se completa con las voces de Toby Jepson (Little Angels, Gun) y Ripper Owens, reemplazado por Doro Pesch para las fechas de Madrid, Barakaldo y Barcelona.

Abrieron a toda velocidad con la reina del metal en solitario con un “Stand Up And Shout” algo atropellado, y el sonido de guitarra por los suelos, problema que fue subsanado poco antes de ejecutar el correspondiente solo. Seguirían con la imprescindible “Holy Diver”, “Don’t Talk To Strangers” y “Egypt”, todas pertenecientes a la carrera en solitario de Ronnie James, con la alemana bordándolo, y disfrutrando del momento como una headbanger más , y mostrando una gran complicidad con Goldie y el resto de la formación. Para “King Of Rock And Roll” fue Toby quien tomo las riendas, quedando poseído con el recuerdo a Rainbow en el mix “Catch The Rainbow/Stargazer”. Acto seguido nos cuestionó qué banda nos faltaba por revivir, era la hora de Black Sabbath y “Neon Knights”, en la que el cantante enrojeció de forma espectacular, dejándose las cuerdas vocales, y arrancando unos merecidos aplausos del respetable.

Después de comentar que este era el último show de la gira europea, atacaron con “Children Of The Sea”, donde la banda y sus dos vocalistas se volvieron a lucir compartiendo micrófono. En cambio para “Killing The Dragon”, Toby sufrió, lo intentó pero no acabó de clavarlo, resarciéndose con “The Last In Line” donde llevó todo el peso del tema, quedando Doro en un segundo plano. Con “Long Live Rock’n’Roll” si hubo un protagonista este fue el público que coreó hasta la extenuación el clásico de Rainbow, aunque para clásico, “Man On The Silver Mountain”, con Doro Pesch deleitándonos con una excelente interpretación. La grandiosa “Heaven And Hell” empezó con la teutona, y luego con Toby agarrando la parte rápida del tema.

Tras un breve descanso, fin de fiesta con “Rainbow In The Dark” -con la Pesch agitando su rubia melena y Goldie exprimiendo su guitarra en un excelente solo- y despedida con el grito de guerra de la gran familia del metal: “We Rock”. Larga ovación, éxtasis y la imagen de un empapado Simon Wright y un Craig Goldie claramente emocionado dieron por finiquitada una noche casi perfecta, y es que Ronnie James fue y será mucho Dio.

Texto: Jordi Kampàs

Fotos: Markcerock

Etiquetas: , , , , , , ,

Categorizado en: ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.