whisky caravan
adventus

Crónica del festival GetMAD! 2016: Girlschool, Diamond Head, Rival Sons, Warrior Soul…

31 mayo, 2016 12:52 pm Publicado por  Deja tus comentarios

Sala Changó, Madrid

Viernes 27: El heavy metal siempre perdurará.

En un momento de la noche, me pareció ver a Kim McAuliffe haciéndose unas fotos con las chicas de Lizzies y en seguida lo pensé: ¡increíble! ¡Tienen edad para ser madres e hijas y están unidas por el heavy metal! Y me pareció algo realmente hermoso. El heavy metal ha superado cualquier barrera temporal, cualquier prejuicio. Y esa noche se podía vivir esa sensación en este concierto, enmarcado en la extensa programación de GetMAD!, en el que cuatro bandas de tres generaciones lo dieron todo sobre el escenario y mostraron que nuestra música sigue intensamente viva.

Lizzies, que ahora mismo viven un momento de dulce gracias al éxito de su último disco ‘Good Luck’, tenían pendiente todavía un concierto en Madrid en el que realmente pudieran demostrar todo el potencial que tienen como banda, cosa que no siempre sucedió en anteriores actuaciones. Ahora sí, esta vez sí. Muy ilusionadas, muy motivadas,  con una fuerza y una energía avasalladoras, salieron a dejarse la piel y a convencer a cualquier escéptico que son una de las más firmes realidades del heavy metal español. Elena ha mejorado muchísimo como frontwoman, se la ve mucho más suelta y con más seguridad en el escenario y su voz ahora tiene muchos más matices. Saray, una auténtica bestia tras los tambores perfectamente unida a Marina en el bajo y como siempre, Patricia certera y potente tras su guitarra. Como tuve ocasión de decírselo a la propia Elena, esta vez sí.

Imperial State Electric es una banda a la que conozco desde hace ya muchísimos años y desde la primera vez que les vi en directo me parecieron un auténtico cañonazo. Esta noche, nuevamente fue así ya desde la primera canción, “Let Me Throw My Life Away”. En este primer tramo de su concierto destacaría entre las que mejor les salieron y que despertaron muestras de entusiasmo por parte del público “Anywhere Loud”, “More Than Enough of Your Love” y “Down in the Bunker”. Un show muy enérgico, muy fuerte y al mismo tiempo muy desenfadado, con un ritmo frenético y que gustó a un público que si bien no era aún muy numeroso, desde luego disfrutó de un concierto al que tan solo algunas deficiencias en el sonido impidieron que lo pudiéramos calificar casi de perfecto. Y sensacional el final con “Reptile Brain”.

lizzies-getmad

Lizzies

Personalmente todavía me cuesta ver a unos Diamond Head sin Sean Harris como cantante, pero hay que reconocer que el anglo-danés Rasmus Bom se ha ganado el respeto de todos los fans de la banda. Además de tener una poderosa garganta, sabe dirigir a la banda en directo y tiene cualidades de auténtico líder. Pero en cualquier caso y como siempre, el mejor Brian Tatler. Impresionante. Es una injusticia histórica que este inmenso guitarrista no haya llegado más lejos en el mundo del heavy metal y cuando esta noche atacaron temas como el que abrió el concierto, “Play It Loud” o los históricos “Borrowed Time” o “It´s Electric”, se volvió a poner de manifiesto su grandeza. Una formación que todavía hoy sigue aunando elegancia y clase con una contundencia fantástica. Y en el final, fabulosas su versiones de “Set My Soul on Fire”, “Lightning to the Nations” y por supuesto, con toda la sala gritando, el legendario “Am I Evil?”.

imperial-directo

Imperial State Electric

Tras una espera más larga de lo deseable, el siempre demoledor “Demolition Boys” sirvió para abrir la descarga de las Girlschool en esta primera jornada del GetMAD!. Ya metidas en faena, el legendario “C’mon Let´s Go!” y posteriormente “Hit And Run”, otro clásico de la época gloriosa de las Girlschool en los 80, hicieron que el comienzo de concierto fuera realmente prometedor. Sin embargo, cuando atacaron uno de los temas de su nuevo disco, “Come The Revolution”, la voz de Kim McAuliffe empezó a escucharse muy baja, problema que se mantendría a lo largo de todo el concierto. Ello no obstante no hizo que la entrega de la banda bajase en ningún momento; Girlschool quisieron dar todo lo mejor y en temas como “Screaming Blue Murder” y “Kick It Down” lograron que toda la sala se pusiera a la temperatura idónea para disfrutar a lo grande.

diamond

Diamond Head

Esa creciente intensidad desembocará en el mejor momento de la noche, una durísima y trepidante versión de “Race With The Devil”, de aquellos desconocido pero excelentes Gun de finales de los 60 -no confundir con los Gun escoceses- con la que hasta se formaron pogos en las inmediaciones del escenario. Tal era la excitación colectiva que me resultó divertidísimo ver a Elena y Marina de las Lizzies absolutamente desmelenadas, bailando y saltando como locas en la primera fila.

girlschool

Girlschool

El final llegó definitivamente con “Take It All Away”, poniendo un punto final brillante a una noche en la que el heavy metal más clásico, más de la vieja escuela, reinó sobre un escenario en el que tres generaciones diferentes nos volvieron a hacer ver que aquel sonido, aquella actitud, aquella forma de entender la música que conquistó el mundo nacida de los incendiarios riffs de Jimi Hendrix, de las ígneas gargantas de Ian Gillan y Robert Plant, y que años más tarde Judas Priest y Iron Maiden llevaron a lo más alto, siempre perdurará.

Texto: Mariano Muniesa
Fotos: Alfonso Dávila


Sala Changó, Madrid

Sábado 28: El éxtasis de lo único

Curiosa la segunda noche del GetMAD! que disfrutamos en la sala Changó. Digo esto porque, aunque para mí los cuatro grupos que pudimos ver derrocharon fuerza, energía y calidad por los cuatro costados, lo mires por donde lo mires a nivel de estilos me parecieron un poco dispares. En este aspecto no me voy a quejar, porque uno devora música independientemente de estilos o etiquetas, pero la verdad es que me pareció bastante curioso.

Balmog, desconocidos para mí, ofrecieron desde tierras gallegas una descarga oscura y durísima a base de temas que nos llevan por territorios de blackened death metal de lo más furioso que uno puede escuchar. Brutales es la palabra que mejor puede definirlos con temas directos a reventarte el cerebro. Una pena que estuvieran en un cartel donde solo con los suecos No Future compartían gusto por los sonidos oscuros y en el que, además de pasajes veloces y salvajes, pudimos disfrutar de otros retorcidos y plenamente doom. Recomendadísimos. Yo ya me he puesto a la busca y captura de sus trabajos para poder disfrutarlos, haciéndome con su último disco ‘Svmma Fide’ y maldiciéndome por que hayan pasado desapercibidos para mí desde su formación en el año 2003. Brutalidad salvaje.

Con el grupo sueco No Future, que venían por segunda vez a Madrid, continúo en estado de shock; mis amigos, quienes me los recomendaron, no se equivocaron: sonidos oscuros, retorcidos y doom se combinaban con parajes musicales llenos de fuerza; pinceladas stoner junto a un recuerdo muy persistente de los primigenios Sabbath me hacían arder el cerebro lenta y pausadamente. Temas como “Dead Flags” o “February” son sencillamente impresionantes en una descarga fue progresivamente desde temas más densos y doom hasta el final con temas más salvajes y acelerados. Realmente fantásticos.

warrior-soul-getmad!

Warrior Soul

Teníamos muchas ganas de ver otra vez a Warrior Soul, así que nuestros niveles de adrenalina estaban altísimos. Estos se multiplicaron por diez nada más salir Kory con sus chicos, y es que siguen facturando un show salvaje y adrenalínico lleno de energía y actitud plenamente punk. Su descarga fue veloz, directa y salvaje sin dar tiempo a pensar, como un puñetazo en toda nuestra cara. Un setlist lleno de clásicos para no dejar respirar con un Kory pletórico sobre el escenario y una banda que suena perfectamente engrasada a nivel musical. “Wasteland”, “Rotten Soul” o “Payback”, por citar algunos temas, sonaron crudas y salvajes para una buena dosis de rock a nuestras venas.

rival-sons-getmad

Rival Sons

Rival Sons, los encargados de cerrar la noche, me dejaron absolutamente impresionado, no solo por la calidad de sus composiciones y su potente directo, sino que lo que más me gustó fue esa concepción musical muy de los años 70. Viajar en el tiempo y encontrar sonidos de rock con sabor a los setenta muy directos que recuerdan Led Zeppelon o Los Doors junto a otros parajes más directos heredados de el AOR y grupos como Cheap Trick; incluso, en algunos momentos, me vinieron a la mente Blue Oyster Cult. Una maravilla desde los primeros acordes de “Electric Man,” pasando por temas como “Tied up”, hasta el final con las esperadísimas “Open my eyes” y “Keep on Swinging”. Nos llevaron literalmente al éxtasis musical.

Texto y Fotos: Charly Rock and Roll

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Categorizado en: ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.