Madness 2
Invisible
vaka
Burning
blackened
rokavieja

Crónica de Stratovarius + Gloryhammer + Divine Ascension: Recuperando galones

27 octubre, 2015 12:32 pm Publicado por  1 Comentario

Sala But, Madrid

Stratovarius

Timo Kotipelto y Jens Johansson (Stratovarius)

Siete años han pasado desde la salida de Timo Tolkki de las filas de los finlandeses Stratovarius, y tras unos años un tanto dubitativos, con ‘Nemesis’ volvieron a encauzar un rumbo que han confirmado con un más que interesante trabajo en ‘Eternal’. Todo un referente en la historia del power metal, con treinta años de carrera, siempre han sido muy bienvenidos en nuestros país, como así se pudo comprobar con una gran asistencia a la madrileña Sala But.

Abrían la tarde los australianos Divine Ascension, de los que apenas teníamos noticias suyas y que se mueven dentro del metal sinfónico y progresivo. Destacaba la melódica voz de Jennifer Borg, que intentó animar al público con temas como “My Contender Lie”, “Down Brings No Mercy”, “Liberator”, que da título a su segundo y último álbum, o “Stronger”. Ser desconocidos lastró la respuesta de la sala, no pudiendo caldear el ambiente en ningún momento.

Turno después para los escoceses Gloryhammer, que tan buenas sensaciones nos habían dejado este verano en el pasado Sweden Rock, aunque aquí les íbamos a ver sin su montaje característico.

La banda que fundó Christopher Bowes, vocalista y teclista de Alestorm, es un torbellino en directo, conectando enseguida con el público. Aunque nos visitaban por primera vez, lograron que los asistentes corearan algunos estribillos.

Venían a presentar su reciente segundo trabajo ‘Space 1992: Rise Of The Chaos Wizard”, con su vocalista Thomas Winkler al frente, que vestía un ropaje a medias entre lo medieval y el de los superhéroes.

Desde la inicial “Rise of the Chaos Wizard”, pasando por “Legend of the Astral Hammer”, “Hail to Crail” o “Universe of Fire”, la épica powermetalera no nos dio ninguna tregua, con grandes coros y temas muy bien elaborados para el directo.

Thomas presentó a toda la banda, y con el grito de guerra de “Hoots”, arengó a los asistentes para que le secundaran. Títulos tan rimbombantes como “The Hollywood Hootsman”, “Magic Dragon”, “Goblin King of the Darkstorm Galaxy” o “The Unicorn Invasion of the Dundee” dieron buena cuenta de una explosiva actuación de casi una hora. Seguro que de esta gira se llevan una buena legión de fans.

Stratovarius saludando al final del show

Stratovarius saludando al final del show

A las nueve y media y tras una intro, salían puntuales a escena Stratovarius, arrancando con el tema que abre su último álbum “My Eternal Dream”, un auténtico cañonazo pleno de potencia y con coros grandilocuentes que engancharon rápidamente al público. Entrelazaron con el pegadizo y efectivo “Eagleheart”, de aquel ‘Elements. Part 1’ para seguir cabalgando a lomos de su power metal de alta escuela, donde el doble bombo de Rolf Pilve tenía gran presencia, secundado por la guitarra de Matias Kupiainen, el bajo de Lauri Porra y los teclados de Jens Johansson en una perfecta ejecución, sin perder intensidad ni contacto con el público.

Continuaron con “Against The Wind”, “S.O.S.”, “Lost Without A Trace”, que es otro de los nuevos; y “Phoenix”, para que Lauri hiciera un pequeño solo de bajo que le permitiera tomarse un pequeño descanso a Timo Kotipelto, muy comunicativo todo el show y dando las gracias en castellano repetidas veces.

El sonido, algo saturado en estos primeros compases, fue mejorando a lo largo de la noche, mientras atacaban el magnífico “Paradise”, de su aclamado álbum ‘Visions’, y “The Lost Saga”,  tema que cierra ‘Eternal’. Unos pasajes de teclado nos llevaron después al fantástico “Unbreakable”, que sonó a gloria bendita. Los inconfundibles teclados iniciales, después de un pequeño solo de Jens, nos llevaban al imprescindible “Black Diamond”, que puso fin a este primer acto.

No tuvimos que esperar mucho para el segundo tramo del show, volviendo Timo, Matias con la acústica y Jens para ofrecernos una emotiva balada como “Foverer”.

Se atrevieron con un tema nuevo para los bises como fue “Shine In The Dark”, que pinta a clásico, y cerraron una brillantísima actuación con el emblemático “Hunting High and Low”, con un público rendido que los despidió con una fuerte ovación.

Noventa minutos de actuación con un lúcido set, aunque claro siempre habrá quien echara en falta “Destiny”, “Speed Of Light” o “The Kiss Of Judas” entre otras,  lo cual suele ocurrir con los grupos que ya acumulan quince discos de estudio como ellos.  Timo estuvo a una gran altura vocal, llegando a los tonos altos y dosificándose convenientemente,  Matias demostró la clase que atesora, Rolf se encuentra perfectamente acoplado y Lauri y Jens mostraron una gran complicidad. Añadir, finalmente, que los solos que ofrecieron fueron funcionales y no largos y aburridos, mostrándose los fineses en un gran estado de forma.

Texto y fotos: José Luis Martín

Redacción
¡Síguenos!

Redacción

El equipo de redactores de MariskalRock te trae toda la información del mundo del rock y del metal, en todas sus vertientes.
Redacción
¡Síguenos!
Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Categorizado en: ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

1 comentario

  • Juandie says:

    Una pena la verdad que no tocasen esos tres clásicos del mejor power metal finlandés pero aún así dieron un digno concierto en esa pequeña sala madrileña según he leído por aquí junto con las otras dos bandas que a su manera estuvieron a la altura.Sin TIMO TOLKKI estos STRATOVARIUS de hoy en dia ya no hacen temazos como antaño además de tocar en grandes sitios por medio mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.