parabellum
color mendigo
dinky dau
nurcry sin temer al sol
devil\\\
serafin mendoza
proyectoplasma
comeback studios
dirty honey

Crónica de Soziedad Alkohólika: Sin defraudar

7 marzo, 2016 11:02 am Publicado por  1 Comentario

Sala Custom, Sevilla.

Cuatro años después, el quinteto alavés se deja caer por la capital andaluza, dentro de una minigira que comprendía tres fechas en tierras sureñas. Fue en marzo de 2012 cuando Soziedad Alkoholika, rodeados de polémica, visitaron Sevilla en la gira de presentación de su último estudio, ‘Cadenas de Odio’(2011). Esta vez no hubo controversia: vinieron, lo dejaron todo patas arriba, y hasta la próxima.

A las diez en punto ya estaban comenzando su descarga los también vitorienses Childrain, una joven agrupación que cuenta con tres álbumes de estudio desde su origen en 2009. Presentaban su nuevo trabajo ‘Matheria’ (2015), y lo hicieron a lo grande, en un show repleto de luces y con un volumen agresivamente alto (de hecho S.A. no sonó tan fuerte). Las guitarras, gordas y cortantes, al frente absoluto de la mezcla, brillaban en una afinación baja. La batería, a dos bombos y colocada a ras de tarima, se mostró atronadora, dejándonos a los poquísimos que habíamos entrado en la sala con la boca abierta. En contra de lo habitual, bajo y voz se encontrarían en un segundo plano. Igualmente, sorprende ver la calidad que este quinteto derrocha pese a su juventud: energía, actitud, talante, y una habilidad tremenda con los instrumentos.

Prácticamente no hablaron entre temas y nos regalaron tres cuartos de hora de un metalcore bien ejecutado, con abundantes cambios de tempo, cortes rítmicos y pegadizos estribillos. Lástima que, como digo, sólo unos pocos disfrutásemos de su recital, ya que la multitud esperó fuera apurando los lotes hasta el inicio de la banda principal. Ellos se lo perdieron.

cronica-sa

Como viene siendo habitual, Soziedad Alkoholika amueblaron, literalmente, el escenario: cajas simulando amplificadores con el logotipo de la banda, estroboscópicos, focos, y hasta ventiladores personalizados con el logo. Estos señores no van a tener problemas de sonido en monitores, ya que todos llevan auriculares para oírse. Muy profesional todo; quién les viera en ese viejo VHS llamado ‘Konzertua Gaztetxean’ en el ’94, con esa actitud macarra y desenfadada. Perros viejos con muchos años en el negocio, se nota.

Se apagan las luces, suben al escenario y arrancan con una tanda de temas de su etapa más reciente, dejando de lado sus inicios punkarras para darle un toque más hardcore-thrash. De hecho diría que ‘Cadenas de Odio’, del que interpretan en este bloque “Contra las Cuerdas” y la poderosa “Niebla de Guerra”, es un disco con claras reminiscencias metaleras, lleno de riffs pesados, cortes, y climas más oscuros. Igualmente el público, que ya ha tomado posesión de la pista, corea las letras a brazo alzado. Puede que nos encontrásemos casi quinientas personas, de todas las edades, géneros, y tendencias. Un clásico es un clásico.

A la izquierda del público se encuentran Pirulo al bajo e Íñigo a la guitarra, que defienden la sección rítmica, quizá los más tranquilos de la formación. A la derecha se encuentra Jimmy, miembro original, dando cera junto a Juan a las voces, que se mueve a sus anchas por el despejado escenario. No creo que nadie me discuta que es uno de los vocalistas con más carisma del panorama nacional. La novedad está tras las baquetas: después de la lesión del mítico Roberto, Alfred Berengena se está ocupando del timbaleo desde 2014. Y qué decir de este reputado batería de metal extremo: clava las canciones con una precisión asombrosa sin despeinarse la melena… impresionante.

En lo visual, aunque ambos guitarras hacen coreos puntuales y cantan las letras al público. La atención, invariablemente, desemboca en Juan: ese hombre rapado, esa voz rota, esa sonrisa y ese guiño a los presentes. Se mueve sin parar ofreciendo el micro, saltando y braceando como un boxeador en un combate de noventa minutos. Una máquina.

Las luces y el humo eventual también ayudan a crear clima. En cada tema cambian de color, en una sucesión de verdes, rojos y azules, creando atmósferas oscuras y combinándolas con estroboscópicos en las partes más rápidas de dobles bombos.

Hablar de S.A. es hablar de letras reivindicativas, ácidas, directas y corrosivas. No se andan con rodeos y no dejan títere con cabeza. Son las letras lo que le da a esta banda el aliciente. Denuncia social, y crítica al capitalismo y al llamado estado de bienestar. Nadie queda libre de pecado. Y es que, tras presentar los temas de su discografía reciente, comienzan a abrumar a los presentes con bombazos de sus primeras obras. El pogo y la violencia se desatan en el medio de la pista, como viene siendo tónica general en los conciertos de la banda. Llegan a tocar cinco temas de su disco ‘S.A.’(1991), y cuatro de su celebrado ‘Y ese que tanto habla…’(1993). Comenzaron esta tanda con la tristemente actual “Perra Vida”, compuesta veinticinco años atrás y que sigue denunciando el problema de desempleo. Siguieron “Kontra la Agresión, Kastrazión”, ¿qué decir sobre la violencia de género? ; “Padre Black&Decker”, ni la iglesia se salva; “Piedra contra Tijera” contra la censura, o “Ratas” y “Jaulas de Tierra”, dedicadas a la clase política. También dejan caer clásicos como “S.H.A.K.T.A.L.E.” y “Nos vimos en Berlín”, con la que cerraron, dejando corear al público la que probablemente sea la frase más polémica de la música española. Son solo una muestra del verso de los de Gasteiz, un reflejo de la cruda y atemporal problemática nacional.

El público lo goza, caldeando la sala cuando afuera golpea el frío de marzo. La verdad es que S.A. lo pone a huevo, con un setlist representativo de sus casi treinta años de carrera musical, de su evolución y su personalidad, que les ha llevado desde el punk más irreverente hasta el metal más pesado, pasando por el hardcore-crossover-thrash. Ofrecen un directo compacto, cuidado al milímetro en los detalles, haciendo participar al público de forma constante; todo ello envuelto en un sonido absolutamente redondo donde se pueden apreciar todos los matices.

Esta gente no defrauda.

Texto y foto: Odigir Olaf

Setlist: Nadie / Contra las Cuerdas / Dosis de Violencia / Política del Miedo / Niebla de Guerra / Dios Vs. Alá  / Cadenas / Perra Vida / Palomas y Buitres / Kontra la Agresión, Kastrazión / En el Tejao / Automarginao / Ratas  / La Aventura del Saber / Piedra Contra Tijera / Pauso Bat / Padre Black&Decker / S.H.A.K.T.A.L.E. / Jaulas de Tierra / Cuando nada, Vale Nada / Ya Güelen / Nos Vimos en Berlín

Soziedad Alkohólica es uno de los nombres destacados del Rivas Rock de Madrid. No te pierdas toda la información del festival.

rivas-rock-cartel

Etiquetas: , , ,

Categorizado en: ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.