keith richards
el rey salitre
johnnybzero
songofanhubis
pulse
nuclear chile
cives
evil seeds
luback
retales

Crónicas

Mr. Big + The Answer + Faster Pussycat: Solvencia y plenitud

«Una noche magnífica en la que brilló por encima del resto Mr. Big, que una vez más no defraudó a su público como de costumbre.»

10 noviembre 2017

La Riviera, Madrid

Texto: José Luis Martín. Fotos: Paco García

Hay bandas que por su trayectoria y por la calidad artística y humana no tienen que demostrar nada a estas alturas, aunque por eso mismo Mr. Big es de esas formaciones que sabes que no te van a fallar en directo y que cada vez que las ves de nuevo, es como revisitar los clásicos del cine, encuentras nuevos matices, te sientes a gusto, disfrutas y terminas con un gran sabor de boca.

En esta ocasión, iban a venir acompañados de otra sólida y reputada formación como The Answer y los americanos Faster Pussycat en su primera aparición en la capital, configurando un cartel sumamente atractivo.

Los horarios se cumplieron a rajatabla, así que a las 18:45 los angelinos Faster Pussycat ya estaban sobre las tablas para ofrecernos su sesión de Sleazy desenfadada y fiestera. La banda que se formó en 1986 y que tomó el nombre de una película de Russ Meyer, director que se caracterizaba por películas de bajo presupuesto, y en las que sus protagonistas femeninas lucían bustos prominentes, sólo conserva a su vocalista Taime Downe como único miembro original. El resto de miembros que le acompañaban eran los guitarristas Xristian Simon y Ace Von Johnson, el último en llegar al grupo en 2010, el bajista Danny Nordahl y el batería Chad Stewart. Debido a la temprana hora de inicio, apenas una cuarta parte de la sala estaba ocupada, con muchas personas que no llegaron a ver nada de la actuación.

“Jack The Bastard” fue el tema elegido para abrir fuego, enlazándolo con “Cathouse”, de su primer y homónimo trabajo, y siguiendo con “Slip of The Tongue” y “Number 1 With a Bullet”. Un sonido magnífico y toda la banda arropando a Taime con los coros, especialmente Chad, para llegar al momento más emotivo con la balada “House of Pain”, de aquel álbum ‘Wake Me When It’s Over”, que fue todo un éxito cuando se publicó en 1989.

Finalizaron con dos temas muy macarras y pegadizos como “Bathroom Wall” y “Babylon”, con guiño final a Motörhead y su “Ace of Space”. Una actuación de media hora se nos antojó demasiado corta, para ser la primera vez que los veíamos, y echamos en falta un poco más de movilidad por el resto de la banda, que parecían funcionarios al servicio de Taime, con poca participación salvo en los coros. Nos gustaron, pero creo que podían haber dado un poco más.

Tras media hora de parón, era el turno para los británicos The Answer, que hacía unos pocos meses que los habíamos visto en el Garaje Sound Festival, y que nos visitan con frecuencia, aunque para nosotros siempre son bienvenidos. Tras una pequeña intro de corte folk, se adentraron en su show con “Solas”, que da título a su última obra, y donde la música estaba un poco por encima de la voz de Cormac Neeson, aunque no tardaron mucho en corregirlo.

Con “On and On” metieron la directa, e impregnaron la sala con ese ritmo y esos estribillos que te enganchan y te hacen moverte al son de su música. No bajaron de intensidad con “Preachin'”, donde Cormac se lucía con su voz desgarrada, mientras Paul Mahon recurría a la slide, y animaban al público a participar con ellos. Versionaron a los australianos Rose Tattoo con “Rock n’ Roll Outlaw”, contando con el bajista de Faster Pussycat Danny Nordahl, que apareció de forma sorpresiva. Pusieron un poco de calma con “Strange Kind of Nothing” acompañándose Cormac con una pandereta, y volviendo a poner más energía e intensidad con la poderosa “Spectacular”, la vibrante “Come Follow Me”, y cerrando por todo lo alto con “New Horizon”, tras cuarenta y cinco minutos que se nos pasaron volando.

Tras otra media hora de espera, y pasando tres minutos de las nueve de la noche, volvíamos a tener cita con una banda que hacen honor a su nombre, y es que los norteamericanos Mr Big, demuestran su grandeza con cada actuación, sin poder decir jamás que nos han decepcionado o no han estado a la altura, cada vez que los hemos visto. Un trallazo como “Daddy, Brother, Lover, Little Boy”, daba el pistoletazo de salida a otro ejercicio de clase, virtuosismo, entrega, entusiasmo y muy buen feeling con todos los fans, recurriendo a sus punteos con los taladradores marca de la casa.

El cuarteto originario de los Angeles, que el año que viene cumplirá su treinta aniversario, aunque con algunos parones en su trayectoria, facturó un impecable set, mezclado de forma muy acertada sus grandes clásicos con los temas más recientes, sin decaer en ningún momento el espectáculo y gozando de un espléndido sonido. Cortes como “American Beauty” o “Undertow”, encajaban muy bien entre “Alive and Kickin'” o la balada “Just Take My Heart”, que servía para tomar un poco de aire tras la arrolladora salida.

Eric Martin, al que cariñosamente llamamos el Benjamin Button del Rock, por ese pacto que ha hecho con el diablo, se mostró en un gran estado de forma vocal y derrochó buen humor y comunicación con el público, como acostumbra habitualmente. El virtuosismo lo pusieron Paul Gilbert con su técnica y destreza a las seis cuerdas, y el carismático Billy Sheehan con su forma tan peculiar de colocar los dedos para golpear las cuerdas del bajo. Ambos tuvieron sus momentos de lucimiento, con esos solos estratosféricos que no están al alcance de cualquiera. En los tambores nos encontrábamos con Mike Starr, que ha acompañado al ex Kiss Ace Frehley en los últimos tiempos, dejando un pequeño kit de percusión para que el admirable Pat Torpey acompañara de forma testimonial a sus compañeros, en un bello gesto de superación, tras ser diagnosticado hace unos años con Parkinson y tener una mano casi inmóvil.

El concierto fue como una montaña rusa de sensaciones, donde tras los ritmos vertiginosos de “Price You Gotta Pay” o “Rock & Roll Over”, se intercalaban electrizantes solos de guitarra por parte de Gilbert o de bajo por Sheehan, sin dejarse dos de sus maravillosas creaciones como “Green-Tinted Sixtie Mind” o “Addicted to That Rush”. Tuvieron su momento más introspectivo con una parte acústica, versionando a Cat Stevens con “Wild World”, coreada por el público y con otra de las nuevas canciones de ‘Defying Gravity’ como “Damm I’m In Love Again”.

Daba gusto ver la complicidad de una excelsa banda, que además de componer magníficos himnos, se divertía y eso se transmitía en directo. Un ejemplo de ello fue cuando en “Price You Gotta Pay”, Eric Martin sujetaba y tocaba el bajo de Sheehan, mientras este se hacía cargo de la armónica. No faltó su balada por excelencia “To Be With You”, que fue muy coreada por toda la sala “, ni el imprescindible e intemporal “Colorado Bulldog”, dejando para el final algunos cortes como “1992” y “Defying Gravity”, que respiran aroma de clásicos a pesar de haber sido concebidos recientemente, demostrando valentía y seguridad al defender sus nuevas creaciones.

Dos horas de actuación sin fisuras, con una formación en estado de gracia, un público entregado y un repertorio impecable, nos permiten calificar un nuevo paso de Mr. Big por Madrid con Sobresaliente.

Setlist del concierto:

Brother, Lover, Little Boy (The Electric Drill Song)

American Beauty

Undertow

Alive and Kickin’

Temperamental

Just Take My Heart

Take Cover

Green-Tinted Sixties Mind

Everybody Needs a Little Trouble

Price You Gotta Pay

Sólo de guitarra

Open Your Eyes

Wild World

Damm I’m In Love Again

Rock & Roll Over

Around the World

Sólo de bajo

Addicted to That Rush

To Be With You

1992

Colorado Bulldog

Defying Gravity

Redacción
Etiquetas: , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.