Madness Live!

Crónicas

Kitai + Echo: Todo acabó en llamas

«Kitai es una de las bandas revelación en los últimos años y su llenazo en la Joy Eslava, el entusiasmo de los presentes y, atención, el anuncio de su fichaje por la multinacional Sony, son las pruebas de que estamos ante una banda grande»

3 noviembre 2017

Joy Eslava, Madrid.

Texto: Alejandro García Aguejas. Foto: Nerea Ramos. Vídeo: Manu Gamarra

Su concierto fue puro fuego, salvaje y con una actitud depredadora, dispuestos a acelerar el pulso de la gente. Para acompañarles contaron con la joven banda Echo.

Kitai-directo-Joy-Eslava

Los teloneros de la velada, tan solo dos EP publicados, demostraron maneras de gran banda, comandados por la imponente voz de Carmen Alvaredo y sus riffs guitarreros que recordaban a los de Matt Bellamy. No tenían mucho tiempo de concierto y aprovecharon para tocar temas uno detrás de otro ante una sala, ya llena, que pudo descubrir (o no) a una banda de rock potente con unos interesantes tonos oscuros, tal y como se pudo apreciar con “Fieras”, “Síndrome” o “Soldados”. Acabaron con “Tu sistema” y “Terminal”.

Pronto salió Kitai, una banda que engloba a un público muy amplio entre diferentes estilos. Pueden tocar en un festival de heavy y punk como es el Resurrection Fest o en un festival de corte indie como es el Sonorama. Lo que es indiscutible es que lo que hacen es música y que su público se lo pasa en grande, ya que estos cuatro tíos se lo curran mucho en directo. Saltaron a escena con un pasamontañas cada uno, ocultándonos sus rostros, mientras empezaban con “H2O”. Se lo quitaron y siguieron con “Fuego en la radio”, “El enemigo” y “Sur”. Apenas daban tregua y cuando lo hacían era para incendiar cada vez más la sala con declaraciones como “Somos fuego, somos Kitai” y canciones como “Riviera maya” o “Cadáver exquisito”.

La actitud de dejadez, pero a la vez los continuos bailes del cantante Alexander, acercaban a los presentes hacia a él; la energía de la guitarra de Edu nos hacía saltar sin parar, el bajo de Fab nos hacía mover a todos el culo y el cuello y Deiv volvió a demostrar la contundencia que tiene reventando los tambores y platos de la batería. Repartieron mascaras de caballo y lanzaron enormes globos rojos en “Nací caballo”; los presentes ayudaron a iluminar en “Luz artificial” y hubo momentos más emotivos y épicos en “Lejos” o “Kitai”. Sacaron el cava para anunciar el fichaje por Sony, una sorpresa que llevaban tiempo guardándosela para anunciarla en este concierto; una grandísima noticia.

Para acabar tocaron “Desierto” y “Superior”. En esta última, prendieron la mecha cuando Deiv se subió a una tarima con una batería encima. Los presentes le auparon y el rompeparches lo dio todo sostenido en el aire por sus seguidores. Un auténtico espectáculo que nunca había visto.

Así acabó un concierto en el que Kitai tiró a matar y prendió fuego a todo lo que se le puso por delante como pirómanos que son. Auténticos animales en directo en un grandísimo estado de forma. Seguro que les escucharemos y les veremos por muchos festivales en el próximo 2018.

Redacción
¡Síguenos!

Redacción

El equipo de redactores de MariskalRock te trae toda la información del mundo del rock y del metal, en todas sus vertientes.
Redacción
¡Síguenos!
Etiquetas: , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción