64 nudos
hermana furia
motores
psychic equalizer
kutxi romero
icaro

ARENA: LA ARENA INQUIETA

21 abril, 2015 5:40 pm Publicado por  1 Comentario

Sala Lemon

Arena-en-LeomVer en directo a Arena es poco menos que un sueño húmedo para los fans más acérrimos del prog y el neoprog, pese a que, para oídos profanos, el nombre sea prácticamente desconocido. Sobre todo, porque es la banda de un tipo como Clive Nolan (de Pendragon y Shadowland), Mick Pointer (de los míticos Marillion) o John Mitchell (Frost). El ambiente, por tanto, era fácilmente predecible: una buena sala (como es la Lemon) poco llena por un puñado de fieles seguidores de la senda progresiva, en su mayoría, de mediana edad. Un plan estupendo para una tarde-noche de domingo.

Sin teloneros ni más preámbulo que una breve pieza introductoria, los británicos se lanzaron a las tablas desplegando un sonido bastante aceptable, aunque con algunas pegas (que explicaré en su momento) y haciendo gala de todo su estilo propio. No se trata de una banda de gran movimiento y teatralidad (lo que por otro lado habría sido complicado en un escenario como el de la Lemon), sino una banda para escuchar. Con una precisión digna de ser vista, desgranaba su peculiar sonido, rayando en el metal de grupos como Symphony X o Dream Theater, barroco como una pieza de orfebrería plateresca, ante un público más bien tranquilo (como era de esperar por otra parte).

Pronto se hizo patente que el espectáculo que se ofrecía estaba principalmente centrado en las líneas solistas de Mitchell, que hilvanaba melodías como hilos de colores en un adornado tapiz guitarrístico. El resto de la banda se desempeñaba a gusto también: Paul Manzi nos regaló una destacable actuación vocal, que adornaba con algún que otro gesto o mueca de vez en cuando, mientras la base rítmica daba forma a sus estructuras musicales cambiantes como arenas movedizas.

A pesar de que el sonido, como decía, pudo haber sido mejor (por extraño que parezca, la banda se habría beneficiado de un volumen algo menor, de reducir las frecuencias agudas que hacían silbar un poco los platos y la guitarra, y de darle algo más de presencia a los teclados de Nolan), el concierto transcurrió de forma amena y agradable, sumergiéndonos en momentos de puro éxtasis musical en temas como “The Visitor”, “The Unquiet Sky” o “Traveller Beware”.

La triste anécdota del concierto, sin embargo, nos la dieron los bises: la banda saltaba con un sensacional cover de “Show Must Go On” de nuestros amados Queen que consiguió dar una auténtica descarga eléctrica a la sala. El Staff de Lemon, viendo esto y aprovechando que hacía una semana se celebró ahí la convención de fans de Queen, sacó un cartel sobrante que pretendieron subir al escenario. Y a pesar de que Manzi aplaudió la broma, a Pointer no le hizo tanta gracia: rompió en cólera, arremetiendo a gritos con los empleados y levantándose con gesto furioso e intención de largarse. No tuvo más remedio que quedarse cuando sus compañeros empezaron con el último tema, pero le faltó tiempo para poner tierra de por medio al acabarlo, dejando a sus compañeros a media reverencia ante los incrédulos ojos de los presentes. Una insólita historia que puso un broche amargo a una noche que, por otro lado, había salido a pedir de boca.

TEXTO Y FOTO: JORGE GARCÍA MARTÍNEZ-ARRÁS

Etiquetas: , , ,

Categorizado en:

Esta entrada fue escrita por Redacción

1 comentario

  • Juandie dice:

    Con algún que otro malentendido entre los componentes eso no bastó para que esa noche en la capital estos progresivos ARENA brindaran una estupenda actuación del mejor rock progresivo ante la peña que se acercó a verles.En el futuro y para lo poco que visitan nuestro país podrían extender un poco mas sus fechas!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.