whisky caravan
adventus

¡SODOM DESTRUYENDO L’HOSPITALET!

23 marzo, 2011 4:16 pm Publicado por  Deja tus comentarios

Sodom + Alyanza – Sala Salamandra II (L’Hospitalet)

Han sido un puñado de años sin ver sus feas caras hasta que el trío alemán volvía a desembarcar por fin en estas tierras, y bueno, hubo una notable expectación para verlos en la olvidada, y secundaria sala de L’Hospitalet, la cual se llenó para escuchar sus nuevas andanadas.

Su actuación vino precedida por Alyanza, otro terceto, este algo más cercano, concretamente de Badalona, que nos presentaron unas cuantas composiciones de sus dos trabajos editados hasta la fecha “Mind Control”, y el EP “The Time Has Come”, y algunas del que está por venir. De lo que pudimos ver y oír destacaremos “Lost Behind The Silence”, “Show Me All Your Fears”, un tema algo más rápido que la mayoría de lo escuchado hasta ese momento, así como, la grata sorpresa final con una versión de “Imaginación Al Poder” de los también catalanes Legión. Dejaron muy buena impresión entre la gran mayoría de asistentes, en especial la de media docena de posesos headbangers que agitaron las primeras filas en más de una ocasión con un thrash metal muy cercano a Kreator, o a los propios Sodom.

Unos minutos después tomaban posiciones para ametrallarnos con material procedente de su extensa y poderosa discografía, ya que no se centraron ni mucho menos en su notable nuevo trabajo a pesar de que abrieron fuego con el tema que le da título, “A War And Pieces”. Con las melenas al viento, gracias a unos potentes ventiladores continuaron a un ritmo frenético con el clásico “Sodomy and Lust” de su aclamado Persecution Mania, y mantuvieron el tipo con “M-16”, para volver acto seguido con otra de Persecution Mania, “Outbreak of Evil”. Del Better Off Dead, la representativa “The Saw Is The Law” fue una de las más coreadas, y la que registró un mayor movimiento del personal hasta el momento. Tras ella, Thomas Such, más conocido por Tom Angelripper presentó al nuevo batería de la banda Markus “Makka” Freiwald, y de un advenedizo, a Benneman, todo un veterano con dieciséis años en la agrupación, y finalmente el propio guitarrista presentó a su jefe como Tom el angel destripador, así, tal cual. Una vez todos presentados, unas palabras de apoyo a Japón, dedicándoles un corte de lo más apropiado, “Nuclear Winter”, movimientos moshers en las primeras filas para este rapidísimo tema, el tercero en caer de Persecution Mania, demostrando una vez más que es su álbum más reconocido junto a Agent Orange. Desenterraron la cruda y anodina “Proselytism Real”, ya que obtuvo mayor respuesta la novedosa “”The Art Of Killing Poetry” con ovación incluida, mantuvieron la intensidad con otra de M-16, “I Am The War”, tanta que Tom acabó rompiendo una cuerda. “City Of God” de su disco Sodom sonó correcta con potente final a ritmo de doble bombo. Entre que llega y no llega el bajo, Thomas tose, escupe y ahora sí, entra a matar con “The Vice of Killing” de su Code Red, con espontaneo incluido liándola un pelín en el escenario, hecho que no afectó a la máquina ametralladora en la que se iba transformando el trío de Gelsenkirchen.

Cambio de marcha para la criminal “Blasphemer” con importante apoyo vocal de la basca, y coros futbolísticos a su término, el habitual oe oeoeoe oe oe. Siguieron con “Eat Me” de su Get You What Deserve, y ya la locura llegó con “Agent Orange”, tras la que Angelripper se despojó de la camiseta para tocar “Sodomized” sin perdón. Sorpresiva la inclusión de una de mis favoritas, el tema en alemán “Wachturn” de aquel Tapping The Vein, la infantable “Ausgebombt”, perfecta en su ejecución, y otra sorpresita con “Ace of Spades” de su admirados Motorhead, con imitación incluida colocándose en la postura arquetípica de Kilmister a la hora de cantar. Una breve pausa para aniquilarnos con otra del M-16, “Napalm In The Morning”, “Remember The Fallen”, y final esperado con la no menos clásica “Bombenhangel”. Inconmensurables, a pesar del reciente cambio en la batería, que bajo y batería se coman literalmente el sonido general, apreciando a Benneman únicamente para los solos, y un repertorio algo deslavazado con una incomprensible escasa presencia de canciones del nuevo disco, tan solo dos cortes, dejando balazos como “Hellfire”, “Feigned Death Throes”, o la dedicada a su clásico icono “Knarrenheinz” en la recámara.

Jordi Kampàs

Etiquetas: ,

Categorizado en: ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.