Madness Live!
leyendasdelrock
resurrection
farragua
saurombarcelona
ñu
evildog
reveal
grantrailer
vargas2019
visitantes
hellrock

WOLFMOTHER:Cosmic egg

30 noviembre, 2009 11:11 am Publicado por  – 3 Comentarios

(Island)
8/10

Con su homónimo debut de 2006 el entonces trío australiano se convirtió en una de las grandes esperanzas del hard-rock mundial, consiguiendo, de la noche a la mañana, pasar de la nada a abrir una gira de Pearl Jam o llenar por sí mismo recintos de mediano aforo. Pero en 2008 Wolfmother se fue al garete, o eso pareció al principio al menos, puesto que luego el líder, voz y guitarra Andrew Stockdale anunciaría que seguiría bajo ese nombre, una vez revelar que los expulsados Myles Heskett y Chris Ross querían llevar a la formación hacia derroteros más electrónicos y poppies. Ahora son cuarteto, con la inclusión de Aidan Nemeth a la guitarra, Ian Peres en el bajo y teclados y Dave Atkins a la batería

Con ‘Cosmic egg’ Stockdale se reafirma, no escondiendo para nada que los grupos que más le ponen son Led Zeppelin o Black Sabbath, de hecho el inicio de bajo del trepidante “California Queen” nos retrotrae al “Breadfan” de Budgie, aunque con la sombra de Iommi y del Joshua Tree (la Meca del stoner rock) cobijándolo. “New moon rising” nació con vocación de single, abunda el terreno para que Andrew se luzca con el único acompañamiento de la batería (sí, el recurso de Sabbath en “War pigs”) y porta un estribillo con mucho gancho. Muy felizón es “White feather”, recordando a los Zeppelin más desenfadados, pero el pesado y épico “Sundial” borra de un plumazo esa sensación, pasando entonces a la languidez cósmica de “In the morning”, que acaba despegando hacia el infinito. Más cerca de la Tierra se queda “10,000 feet”, tan heavy que hará palidecer a todos los gafapastas que supieron del grupo por medio de las revistas de tendencias. No se le queda muy atrás el tema título, en esencia un power blues con afán destructor. Entonces salta la sorpresa, llegando la melosidad exacerbada y las ambientaciones beatlelianas (tipo ‘White Album’ se entiende) de “Far away”, un registro hasta ahora desconocido en el grupo. Para no descolocarnos, el espacial “Pilgrim” es 100% Wolfmother, en todos y cada uno de sus cambios de ritmo. “In the castle”, un tema sesudo, pronto nos trae una melodía limpia y clara de las de su primer álbum, pero luego se adentra en un brioso cabalgar de heavy rock setentero. En los 90 se encuadra aparentemente “Phoenix”, aunque su trabajo de teclas vuelve a conectar con tiempos pretéritos. Para el cierre queda “Violence of the sun”, el tema más largo, de seis minutos, que comienza liderado por el teclado, pausadamente, aunque el acompañamiento va cobrando cada vez más intensidad hasta que explota en un ocaso poderoso como el trueno y penetrante como el aullido de la loba madre.

En definitiva, un álbum que no deja lugar a dudas acerca de las raíces de Stockdale y a la vez va más allá que su debut en materia de explorar nuevos paisajes sonoros.

JUAN DESTROYER

Categorizado en:

Esta entrada fue escrita por

3 comentarios

  • David Lopez says:

    Crítica alternativa del disco en elcofredebechamel.blogspot.com

    Saludos.

  • Metalson says:

    Grupazo y discazo!!! Ya el primer disco fue una grata sorpresa con esa mezcla de Led Sabbath…
    Este al principio me dejó menos impactado que el primero, pero le voy cogiendo el gustillo…
    el comentario sobre los “gafapastas” es lo mejor de la crítica!!!

  • anrocknio says:

    Plas, plas, plas.
    Bravo Juan, bravo. Una vez más, pedazo de crítica. Dejate de hacer entrevistas y dale más a esta faceta tuya que hace que me decante por un disco u otro. Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.