Madness Live!

Crítica del DVD de Rocktiembre: “La fiesta de una generación que creció amando la música”

14 diciembre, 2016 8:11 pm Publicado por  5 Comentarios

rocktiembre-portadaWarner Music
9/10

Es la tarde del viernes 9 de diciembre. En la redacción de esta web estamos haciendo radio. Entrevistamos a Manglis, toda una leyenda. A la tertulia se ha unido Mariskal. Estamos hablando de todo un poco y en esa conversación sale el tema del Rocktiembre. Mariskal comenta orgulloso que era un evento para el que los promotores esperaban unas 5.000 personas y se juntaron 15.000. En la mochila estaba la copia promocional del DVD que Juan Destroyer, nuestro redactor jefe, me había pasado para que os escriba unas líneas sobre él, y fue en ese momento cuando me vino el título a la cabeza, ese que leéis: “La fiesta de una generación que creció amando la música”.

Yo ya había estado con mi domadora viendo el concierto y ya sabía lo que había pasado allí (tenéis aquí mi crónica por cierto), pero ese comentario de nuestro boss me hizo reflexionar sobre el por qué del éxito de ese concierto. Y el secreto es ese, que se trata de una generación que creció amando la música, que nunca tuvo traba de edad para entrar a los conciertos, que hizo de las canciones de esos grupos la banda sonora de su juventud y que quería volver a vivirlo. Y volvieron. En masa, felices, con sus parejas, con sus hijos, con su ilusión. Porque nunca se olvidan los amores de juventud, porque crecimos (yo soy de esa generación) amando la música por encima de todo. La música, el rock, era el centro de nuestra adolescencia. Ahora no es lo mismo. Dentro de 20 años no sé yo si un evento así tendrá este éxito. Tal vez si nos damos prisa en corregir errores pueda ser, tal vez… De momento la música no es la opción principal del ocio de una juventud a la que se echó de las salas de conciertos, a la que se frustró cuando su ilusión hacía brillar sus ojos ante la llegada de su banda favorita a su ciudad. A esa generación no se la enseñó a amar la música, tan solo a que la música, sin personalidad, sin formato físico, podía acompañarles en un aparatillo pequeñajo conectado a unos cascos mientras trataban de ligar en las redes.

El domingo 11 de diciembre, nada más amanecer y antes de hacer nada más, mi domadora y yo nos dispusimos a ver el DVD. Habíamos disfrutado mucho el directo, y queríamos ver que daba de sí el DVD. Nos encontramos con las presentaciones del Piri y del Mariskal, que ejercen a las mil maravillas de maestros de ceremonia, estando acertados en sus comentarios, teniendo tiempo para recordar a los que se fueron, tiempo para ser divertidos y también para animar. Un Piri que nos recuerda que en 1978, en Carabanchel, en el Campo de la Mina, se celebraba la primera edición del Rocktiembre y que de ahí salieron disco y peli. Lo primero que echo de menos en el DVD es que no vuelven a aparecer, a partir de ahí habla la música. El sonido es muy bueno (ya os comentaré algunas cosillas, pero vamos, muy bueno) y las imágenes también. No en vano aquello estuvo plagado de cámaras, el resultado es excelente y te permite sentirte en el concierto, y en primera fila.

Arranca la actuación de Coz. La recordaba con mucho cariño y como una gran actuación, pero al ver el DVD me doy cuenta de que el sonido que tuvieron no fue tan bueno como yo recordaba y que los solos del Cachorro sin embargo sí lo eran, cosa por la que profeso devoción por él. Una cosa por la otra. Con gafas de sol, los chicos de la banda dieron un buen concierto, ideal para abrir de nuevo el Rocktiembre como ya hiciera Juan Márquez en el 78, aunque entonces fue con Mad.

Estoy seguro de que cuando ves un DVD en el que has estado de público empiezas a jugar al “¿Dónde está Wally?” con dos objetivos: a ver a quién conoces y a ver si salgo, ¿eh? Eso mismo hicimos mi domadora y yo, y nos topamos con Mariano, de Piruleta de Hormigón (y muchos más grupos como Rock Dam, Desconocido o DinkyDau), de Gasteiz. Inconfundible su melena blanca, se convierte en un fijo al que veo un montón de veces más. Esta persona nos da otra pista del éxito del Rocktiembre: han viajado de todas las partes del estado. Este DVD refleja la llamada a todo el rockerío patrio a celebrar su fiesta, e incluso conozco varias caras de las primeras filas que son fijos en los conciertos de sus ciudades cuando aterrizo por ahí con mis Lujuria. En ese momento pienso, dios, la de peña que no saludé, así que aprovecho estas líneas para pediros disculpas. Estaba enfrascado en el concierto, estas cosas me encantan, y sé que me conocéis y lo sabéis. Un abrazo desde aquí (también a ti, Mariano).

En estas estamos cuando notamos una subida del sonido de batería que puede percibir hasta el más profano, es exagerada. “Las chicas son guerreras” es el tema que estamos viendo cuando eso sucede. Desde entonces es una constante en el DVD. Hay veces en las que no se sabe bien por qué el sonido de la bataca sube muchísimo. A esto me refería cuando os decía que el sonido es excelente pero que os iba a comentar algunas cosillas.

Me encantan los conciertos en vivo, pero también disfruto mucho de documentos como este, y más cuando lo haces en compañía de gente que entiende, porque te hace ver cosas que sobre las que tal vez tú no habías reflexionado. Estamos ya viendo el CON-CIER-TA-ZO (que hay que ponerlo así para que sea fiel a la realidad) de Topo cuando mi domadora, que además es guitarrista (Totënwolf, Malavita y los increíbles Sinfonity son sus bandas), suelta sin más: “si tengo que elegir un guitarra nacional, Luis Cruz sin duda”. Es entonces cuando vuelvo a valorar que exista este DVD y cuando empiezo a ver cosas que en directo no vi. “Fíjate en el mástil de la Gibson por detrás, por donde pasa el dedo gordo Luis”, me dice. Me fijo en las imágenes, está totalmente desgastado, sin pintura. “¿Lo ves?”, me pregunta. Sí. “Pues eso es del desgaste del dedo, de tanto que ha tocado la guitarra, hazte una idea de lo que ha tocado Luis”. Lo anoté inmediatamente para compartirlo con vosotras y vosotros. Fijaos cuando tengáis el DVD, es impresionante. Y ya puestos, y sin perderos un ápice de la actuación de Topo que es de enmarcar, fijaos en Luis, en sus constantes arreglos, punteos, adornos… No me extraña que le guste tanto Topo, no para de divertirse. Es increíble su trabajo a la guitarra. De verdad, ponedle atención.

A estas alturas de la crítica ya habréis detectado que no voy a hacer una crónica del concierto, eso ya lo hice, estoy tratando de destacar lo interesante del DVD. He querido escribir estas líneas para recomendároslo y más aún si estuvisteis en el concierto. Podréis ver, oír, sentir otras cosas que van a completar esa vivencia única.

Ya está el Molina en la pantalla. Vuelvo a pensar lo mismo que pensé entonces, que viene con el chaleco de las grandes ocasiones y que la va a liar. Y la lía, vaya que la lía, y con él su banda, enormes todos. Con la calma que te permite el DVD me doy cuenta que todo el concierto me está sonando mas heavy que como lo recuerdo. Divertido, preciso, perfecto, cuando lleguéis a este punto deteneos y fijaos bien, os va a merecer mucho la pena. Es lo que tiene ser un genio, que puede salirte una actuación genial. Para gloria del rock estatal y gracias a este DVD, esta queda grabada para siempre.

Un precioso plano de la luna que se había convertido en una espectadora más nos presenta a Asfalto. Otra actuación genial. Otra vez que tenemos que agradecer que este DVD vea la luz y otro motivo más para correr a por él incluso antes de acabar de leerme. Tranquilo que aquí seguirán estas líneas, vuela, vuela a por tu copia y entrégate a Asfalto. A su blanco inmaculado, a su maestría musical, a sus eternos temas himnos de una generación.

Turno para los Barón. Despliego todos mis sentidos. Voy a escudriñar la grabación. No soy ajeno a lo que se ha comentado (es más, en la crónica que hice ya hay varios comentarios), y no voy a escurrir el bulto. Vamos a ver, hombre. Acaba el solo de “Incomunicación” (que así se llama el tema y no “Reino de la incomunicación” como han puesto en los créditos, un poco de mimo con estas cosas por favor) y estoy con la boca abierta. Sinceramente, y creedme que no tengo por qué decir lo que no pienso, ni me obligan en esta santa casa ni me obliga ningún tipo de amistad que pueda tener, o favoritismo, o lo que sea, acabo de ver el mejor solo del DVD. Así de claro. Me pasa lo mismo con “Hermano del rock and roll”. Qué burrada de solo, joder. Afortunadamente esta no es la opinión de una actuación que no podemos volver a ver para ver quién tiene o no razón, porque ahí está grabada. Mirad esos solos y ya puestos mirad toda la actuación de Armando. Pero cómo lo van a dejar, muchachos, ¿estáis locos? Yo quiero ver esa guitarra mil veces más, por dios…y ya que estamos con ese tema, escuchad al público. Sí, está, estamos, cantando, estamos disfrutando. ¿Abucheos? ¿Silbidos? Volved a poner el DVD en su inicio, yo lo hice. ¿Qué escucháis? Oh sí, aplausos y silbidos. ¿Ya os habíais olvidado? La peña en los conciertos, allá por mis queridos y añorados ochenta, HACÍA RUIDO, aplaudía, gritaba, y silbaba y eso no era signo de desaprobación, ni mucho menos.

¿Y la voz de Carlos? Seguro que estáis pensando eso, lo sé, os leo y sé que eso será lo siguiente. Bien, antes de llegar a eso, un apunte. Sí es cierto que el sonido de Barón es peor que el de los anteriores, desconozco el por qué la verdad, pero eso es cierto. Vayamos con Carlos que no soy yo de escurrir nada. Para empezar imagino que sabréis que algunos temas de los que canta, los tocaba Sherpa. Es muy difícil luchar contra la memoria musical. Me explico, no recordamos solo los temas de Barón, sino que nuestra memoria los tiene grabados con la voz de Sherpa, por lo que cualquier otra voz no respondería a lo que nuestra memoria musical tiene archivado. Dicho esto, y tan solo porque sé que esto es casi tema de debate nacional a nivel del rock, voy a tener la osadía de señalar una cosilla que me parece todo un atrevimiento por mi parte al hablar de un maestro. Yo lo único que no haría es alargar como lo hace los finales de las frases. Fijaos, tan solo eso, y sería bastante distinto. Carlos canta: “suelo concebiiiiiiiiiir mi satánico plaaaaaaaaaaaan”. Eso es lo que hace que mantenga el vibrato en la voz en cada final. Es mi humilde opinión, y quizás no acabe de resultar todo lo agradable que nos gustaría, pero de ahí a decir que no canta, que está sin voz… A ver, que se mete bolos de 3 horas, eso sin voz no se hace. Pero volvamos a lo bueno de su actuación, disfrutadlo, mirad cuando Armando se calza el slide para volumen brutal. Disfrutad eso, por dios, y tirad la lupa que hasta me habéis hecho sacarla a mí. ¡¡Larga vida al Barón!!

Fin de fiesta para el concierto y para el DVD con mis adorados Burning. Les podemos observar en todo sus detalles: Nico Álvarez tocando sin púa y haciéndolo como los ángeles (que no es cualquiera, aviso, La Frontera, Buenas Noches Rose, Garaje Jack y bastantes más saben de su maestría), la sección de vientos, el percusionista y sobre todo a Johnny. Mejor fin de fiesta imposible.

Como conclusión, un gran DVD más que recomendado para la noche de Nochevieja (así evitáis las tonterías de programas que se avecinan) y un conciertazo que queda perfectamente reflejado en él con un sonido excelente (salvo eso de la bataca, maldita sea) e imágenes únicas.  Es el fiel reflejo de la fiesta que vivió una generación que creció amando la música.

¡Por el puto rock and roll!

Oscar Lujuria

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Categorizado en:

Esta entrada fue escrita por Redacción