magictostadora

Sons of Exodus

Sons of Exodus

Lugh Records, 2020

Por: Javier Pérez

8

Ambiciosa a la par que muy interesante se presenta esta obra concebida y puesta en marcha por Carlos Cernadas, un músico polifacético que, imagino, a base de un esfuerzo titánico, ha sacado a la calle trece temas unificados que cuentan una historia; conceptual, sí. De esas que a mí personalmente me fascinan.

‘Sons of Exodus’ es un álbum cuyo objetivo reposa en promover la cultura gallega a base de rock, metal, folk, y todo aquel aderezo que cuadre. Y son muchos. Para ello, nos cuenta una historia ambientada en la Galicia de principios del siglo XIX, centrada en la Batalla de Elviña, con la leyenda de la figura de la Reina Lupa de fondo. Casi todo en inglés, lo cual entiendo que permite que el trabajo extienda sus tentáculos más allá de nuestras fronteras, mas a mi parecer el castellano le habría dado un regusto de grandilocuencia acorde al lugar y al hecho en sí. Muy probablemente elegir el idioma de Shakespeare a nivel global le sume puntos, lo que no quita para que alguna que otra pronunciación desprotegida de la música titubee.

Entrando ya en materia puramente musical, ‘Sons of Exodus’ no se corta en recoger de aquí y de allá, de lindar géneros al gusto de cada tema. El resultado es un compendio enriquecido que hay que escuchar detenidamente. Una y otra vez. Sí, no entra a la primera, ni a la segunda.

Lo que pasa es que, si te gusta la música en general, aunque se te haya hecho bola en los instantes de reconocimiento, sabes que aquí hay materia. Y te basta con encajar bien la gigante cantinela de estilos que abarca tan amplia creación.

La intro, de título simplemente “Prologue”, se lleva más de dos minutos de pomposidad y grandilocuencia. Muy a lo Mägo de Oz. He aquí, cuando entra el segundo corte, “Blind Man song”, que te chocas frontalmente con tus expectativas. Y es que cuando esperas un azote de metal o, al menos, rock contundente, una flauta calma el ánimo para poco a poco ceder a la potencia coordinada que recorre estos compases iniciales. Después cae “The Botafumeiro”, una canción oscura que nos lleva a Ghost, al igual que el despegue lo había hecho a Ñu o Jethro Tull.

A medio camino entre sus dos hermanas predecesoras encontramos “Amanita muscaria”, cortando el ritmo con la balada de taberna medieval “Exodus”. “Prisioners” sigue sin subir revoluciones… ni falta que hace. Otro medio tiempo de aires arabescos a voz femenina que encaja las aristas descolocadas.

“Gods fight” mantiene la estela de los suecos que os comentábamos antes, los del Papa y los fantasmas, en su onda más oscura. Viene “O pico sacro” para dejar el inglés de lado y recuperar ritmos menos cadentes en una de las joyas de la corona sin duda. Las altas pulsaciones reaparecen en la pista que da nombre al LP y al proyecto: “Sons of Exodus”, con estribillos coreables a lo…. ¡Slipknot! Sí, sin la aberración sonora de los de Iowa, pero aquí hay, intencionadamente o no, un halo “Psychosocial” palpable.

La instrumental “Campus stellae” sesga cualquier aliento de desenfreno para volver a recrear el medievo con suavidad y encajar perfecta en “John Moore”, marcha militar épica que desemboca en el epopéyico final que es “Brigantium”, a la que echa todas las salsas por las que se han movido a lo largo de estos embriagadores tres cuartos de hora.

Para redondear el envite, en su web ha decidido colgar un artwork donde explican tema a tema lo que va sucediendo en el avance de los acontecimientos.

No es perfecto, no es sencillo de ingerir, incluso puede que le falte garra; todo ello no quita para encontrarnos ante un ejercicio de imaginación, creatividad y trabajo de renombre.

Etiquetas: , , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Javier Pérez

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.