kelevra
Gernika Fest
adamantia
duro
fantactels
wrathnoise
láudano
all sounds
four trips ahead
bow
aie
Deskarria2
escuela de rock de palencia
tridente

WALTER TROUT: “TOCO HASTA QUE ME ECHAN DEL ESCENARIO”

20 septiembre, 2010 7:51 pm Publicado por  – Deja tus comentarios

El bluesman de Nueva Jersey, que lleva más de 40 años dándole caña a su Stratocaster y que ha formado parte de Canned Heat o de las bandas de John Lee Hooker y John Mayall, llega a España en octubre para dar nuevas muestras de su maestría. Las citas son el día 12 en la sala Heineken de Madrid y el 14 en el XXIII Festival Internacional de Blues de Cerdanyola (Barcelona), donde compartirá cartel con Robin Trower o Ten Years After. JUAN DESTROYER quiere profundizar un poco más en la vida y obra de este pedazo de artista, que en julio editó su LP ‘Common ground’.

En tu último disco cantas “If there’s a place where the truth can still be found, Lord, lead us to the common ground” (Si hay un lugar en el que todavía se pueda hallar la verdad, Señor, guíanos hasta ese punto en común). ¿Dónde residiría esa verdad, en las creencias religiosas o en la política?

“Vivimos en un mundo en el que prima la tendencia a fijarnos en lo que nos separa en vez de en lo que nos une, tanto en términos de religión como de política. Los medios de comunicación alimentan esa costumbre y estoy seguro que sus audiencias aumentan cuando enfatizan esos contrastes, prenden la mecha del conflicto y llevan las cosas al extremo. Tanto en política como en religión se quiere “ganar” con el argumento en vez de encontrar una solución que satisfaga a todas las partes. Creo que los seres humanos no somos tan distintos entre nosotros. La mayor parte de la gente, sea musulmana, cristiana, hinduista, republicana, demócrata, de derechas o de izquierdas, quiere vivir en paz, poder alimentar a sus familias y contribuir al bien común. Quería escribir una canción sobre la imperiosa necesidad de dejar de mirarnos el ombligo y empezar a fijarnos en lo que tenemos en común para evitar las fricciones que buscan todos los extremismos. En un principio pensaba enfocar la letra desde un plano político, pero acabó siendo más espiritual y teniendo más lecturas”.

Para mezclar blues y rock, ¿es la Fender Stratocaster la mejor guitarra de todos los tiempos?

“Yo tengo una conexión especial con mi instrumento. Encuentro que con la Strato puedo expresar mis emociones sin esfuerzo, de forma intuitiva, sin tener que pensar. Todo está en su sitio. Es algo muy personal, no obstante. Toco blues rock como lo siento, y la Strato es el cauce perfecto para sacarlo fuera, sí. Combinada con el nuevo amplificador Mark V de MesaBoogie, creo que es el equipo ideal para desarrollar mi propia visión del blues rockeado”.

¿Qué recuerdas de los años que pasaste junto a John Lee Hooker, Canned Heat o John Mayall?

“Podría pasarme horas hablando sobre ello, hay tantas historias que contar. Para generalizar te diré que fue una época en la que los músicos estaban muy inmersos en los clichés de sexo y drogas. Yo no fui una excepción, con lo que muchos de los días que pasé a su lado los recuerdo como borrosos. Por suerte estaba sobrio para cuando pasé tres días con Carlos Santana, que vino a verme tocar con John Mayall y se hospedó en el mismo hotel que yo. Esa es otra historia en sí misma. Pero fue un honor tocar con John Lee. En aquella época la música disco arrasaba y era casi imposible sobrevivir para las bandas de blues. Pero adquirí el conocimiento del auténtico modo de vida del blues conviviendo con su banda durante un tiempo. Yo era el único blanco y vagábamos por la noche por Watts, un barrio negro de Los Ángeles. Era muy pobre por entonces y todos vivíamos al día. Canned Heat me aportó el estar en una banda que giraba con regularidad y me dio la primera oportunidad real de vivir de la música. Todavía soy muy amigo de Fito de la Parra y sólo tengo buenas palabras para una gente con más de 40 años de carrera y cuya estela sigue vigente. Lo mismo puedo decir de John Mayall. Entrar en su banda fue para mí lo más parecido a un sueño hecho realidad. Caminar a su lado y ocupar el puesto que antes habían ocupado Eric Clapton, Peter Green y Mick Taylor fue una experiencia inolvidable. Jonh me enseñó  a cómo ser el líder de una banda y a cómo mantener la inspiración intacta. De vez en cuando creábamos una canción nueva en mitad de un concierto, o cambiábamos la tonalidad de otra sin inmutarnos. Creo que la mayor parte del trabajo creativo puede ser realizado de esa manera. John es como un padre para mí y le tengo el máximo respeto y cariño”.

¿Por qué crees que actualmente los bluesmen blancos son más famosos que los negros?

“La fama es un animal extraño y a menudo no se rige por el talento, sino por la publicidad. Si hay una gran maquinaria promocional detrás de alguien, se hará más famoso, sobre todo si además es bueno. Quizás es lo que está ocurriendo también en el mundo del blues. Yo creo que las grandes leyendas vivas como BB King o Buddy Guy son todavía respetadas y famosas. Sin embargo hay un montón de músicos buenísimos, tanto negros como blancos, con los que he tenido la suerte de tocar o coincidir a lo largo de mi vida, que nunca han conseguido trascender, teniendo que luchar durante toda su carrera; en algunos casos vivieron y aún viven en la pobreza. Esos instrumentistas tienen tanto talento, si no más, que aquellos que lograron la fama”.

¿Te gustan estrellas actuales como Joe Bonamassa?

“Es una de las personas en las que estaba pensando cuando hablaba de la fama y de la maquinaria promocional. Joe es un músico con mucho talento y una técnica tremenda, además de un tío estupendo. Si ha crecido tanto ha sido a base de trabajar duro y con tesón, tanto él como la gente de su entorno. Merece todo mi respeto por haber llevado el blues hasta una nueva generación de chavales. Es muy importante encontrar el camino para llegar hasta ellos, que están rodeados de música pop prefabricada, y enseñarles que la música tiene una magia que brota del verdadero talento y de una tradición que se remonta a los tiempos del Delta del Mississippi”.

¿Qué esperas de tu tour ibérico?

“Siempre trato de acortar la distancia entre el artista y la audiencia para que todos vivamos una experiencia común. Me alimento del público, así que si éste me responde, si siente la emoción de mis canciones, yo eso lo noto y me inspira de tal forma que acaban llegándonos más a ambos. O si se mueven con algunas de las más cañeras, enseguida lo noto también y pongo toda la carne en el asador. ¡A veces parece que el techo va a volar de la energía que se concentra en la sala! Eso es lo que espero de cada concierto que doy: Una experiencia compartida que sea memorable para todos. Ojalá la audiencia española aprecie la montaña rusa de emociones que mis shows pueden llegar a ser. Buscaré a toda costa conectar con ellos”.

¿Cuánto duran tus conciertos?

“¡Hasta que me echan del escenario! Toco tanto como puedo, a menudo hay restricciones de tiempo, como por ejemplo en los festivales, donde a veces tengo la sensación de tener que ir terminando justo cuando estaba empezando lo mejor. A pesar de todo en muchos casos la duración de un concierto depende de la audiencia también, tengo fama poder estar tocando varias horas si no hay límite impuesto y la respuesta del público es buena, pero cada show es diferente”.

JUAN DESTROYER

Etiquetas: , , , , ,

Categorizado en: ,

Esta entrada fue escrita por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.