Madness 2
gusylosimpostores
dobleesfera
omniatransit
reinodehades
mrgoliath
emgrace
azrael
bronco
marionettes
puenterock
noctambul
kingaspo
rulo
strangers
graspop

Entrevistas |Rulo

«Lo que no se pueda silbar, no me interesa»

Por: Juan Destroyer

Tantas ganas tenía de hablar de su cuarto disco con la Contrabanda que Juan Destroyer podría haberse ahorrado la lista de preguntas. A ratos más que una entrevista aquello pareció un largo y sustancioso soliloquio en el que Rulo lo contó todo sobre ‘Basado en hechos reales’. La mitad de esas revelaciones las tienes aquí, la otra fracción, en La Heavy nº418, revista que ya está a la venta; el álbum, sin embargo, no sale hasta el 15 de noviembre.

Por primera vez el cantante y guitarrista se ha atrevido a grabar fuera de España. Y se fue lejos, hasta North Hollywood, en Los Ángeles, para ponerse en manos del reputado Thom Russo, productor principalmente reconocido por su labor para grandes de la música latina como Alejandro Sanz o Maná pero que también tiene en su haber trabajos para Audioslave o Toto. En la batería, Randy Cooke (Ringo Starr, Ian Gillan, Alanis Morissette), y al bajo, Eric Holden (Shakira, Richard Marx, Nina Hagen). No es de extrañar que Rulo solo tenga palabras de agradecimiento para su discográfica, Warner Music Spain, que dobló el presupuesto para la grabación con respecto a ‘El doble de tu mitad’ (2016) para que el artista de Reinosa tenga todo a favor para ascender al siguiente escalafón de popularidad. De ese término deriva la palabra pop, que desmerece, por eso muchos artistas blandengues quieren que se les cuelgue la etiqueta de rockeros. En la hoja de prensa se le denomina como uno de los referentes del pop rock en nuestro país. No soy yo partidario de esa ambigüedad, de hecho me escuece un poco. “A mí no, porque sé que dentro del disco están los Beatles además de Tom Petty. En España tendemos siempre a etiquetar y aquí la palabra pop está muy devaluada, tristemente. ¿A quién no le gustan los Beatles? Y no es rock”. Eso es discutible, al menos en el caso de su segunda época. Me da la razón. “Pero no me escuece ninguna palabra y me escuecen todas porque no me siento cómodo con ninguna. Lo que no me mola es el encasillamiento, pero quién es el iluso que pretende que no le etiqueten, es inevitable”. Él defiende la diversidad del disco. “Hay un poco de todo, tanto que no me gusta tener que elegir un single -es lo único que le dejo escoger a la compañía- porque parece que solo haces eso ahora, y están “Bienes y males”, que es súper Neil Young, o “El blues de los sueños rotos”. Pero en mis canciones siempre ha habido pop también, compongo con mucha melodía. Como dice McCartney: todo lo que no se pueda silbar, no me interesa. Intento que en los discos haya de todo, un recorrido de intenciones, musical y también en las letras”.

Nada más empezar la entrevista ha nombrado a Tom Petty y a Neil Young, precisamente dos de las influencias que tenía señaladas para sacar a la palestra cuando habláramos de un álbum que, en general, está muy influido por el rock americano de autor. “A Tom Petty lo descubrí muy tarde, pero hace dos años le fui a ver a Hyde Park”. Por cierto que en el célebre parque londinense coincidió con nuestro corresponsal en UK, Ñako Martínez. “Pati, el guitarrista de mi banda, me ha metido en ese rollo de rock americano cuando yo antes era siempre de producto nacional. Entre eso y que el productor es de allí, la verdad es que se nota. Como también se nota que Craig Ross ha tocado en dos temas y les ha dado ese sonido”. Sorprendente la conexión entre famosos que propició la colaboración del guitarrista de Lenny Kravitz, algo que te contamos en la entrevista de La Heavy. Ross aparece en “Bienes y males” -en el que Rulo encuentra analogías con “Rockin’ in the Free World” de Neil Young- y el blues. “Está mal llamarlo así. Cuando cogí confianza con Thom le dije: “Cuando te lo mandé pensarías: “Este puto español de mierda, ¿qué me está mandando aquí?”. Es algo tan suyo… y ni siquiera es el compás puro. Las estrofas sí son más blues, pero el estribillo es melódico”.

El álbum se llama ‘Basado en hechos reales’ en clara referencia a que lo que cuenta lo ha vivido en primera persona, pero hay más desamor que amor en las letras aun cuando en lo sentimental todo le va viento en popa. “En el disco anterior fue al revés. Es rarísimo, porque estoy en un buen momento personal. Pero bueno, también me pasó con ‘Negociando gasolina’”. Quinto disco de La Fuga, del año 2005. “Había mucho desamor en él y también vivía un momento muy guay. Igual luego estás en un momento muy dark y no te da por ahí. No es que tú premedites nada, en plan, “Qué jodido estuvo en el 98, voy a hacer una canción”; es un error, a mí no me salen las cosas así”.

Rulo crece como letrista con cada trabajo, alcanzando ya el nivel de los grandes del rock español. A quien suscribe, le es imposible escuchar “Como una luna” sin sentir congoja. “Está hecha para un miembro de la banda al que le partieron el corazón, nunca le vi tan jodido. Me es fácil cantarlo porque también me ha sucedido. Le compuse esta canción en casa cuando estuvo diagnosticado con depresión y se la grabé con la guitarra cantándole al móvil. Lo único que le añadí después fue la parte C, la de “Lo malo es tropezarte con tu fantasma en el pasillo”. Como curiosidad cabe señalar que se tituló “Lo malo” hasta que supo que Aitana tenía una canción llamada así.

También de una separación amorosa habla “The End”, aunque en este caso desde un prisma menos fatalista, secundado igualmente por una música más alegre. “No es una ruptura heavy, es un “Me voy antes”, que no lo hace nadie, esa canción es una farsa (risas). Tal vez deberíamos, pero no lo hacemos aunque sepamos que luego va a pasar todo eso que enumero. Dice el estribillo que hay que irse “Sin lágrimas, cortavenas”, y toda la mierda que viene después, que es un puto agujero muy gordo”. El resultado es brillante, algo muy reconfortante para el artista por todo el tiempo que le ha dedicado. “La compuse en 2015. Iba a haber entrado en el disco anterior y llegué a trabajarla con Carlos –Raya, productor de ‘El doble de tu mitad’-, pero la métrica de las estrofas iba de una manera y no funcionaba porque el estribillo se iba tomar por culo. Hay colegas que dicen que cuando hacen una canción la acaban, yo sin embargo la parte C puedo terminarla meses después, o darle más y más vueltas a un estribillo. Creí que merecía la pena retomarla porque las estrofas eran muy bonitas, y finalmente conseguí hacerle un estribillo que fuera con ellas. Ahora es una de las canciones que más gusta a la gente”.

No todo es amor o desamor en ‘Basado en hechos reales’. Con “Verano del 95” el cantante hace un retrato de su niñez y adolescencia, y lo emparenta con “las canicas y un patín” de “Barrio gris”, tema del segundo disco de La Fuga, ‘A golpes de rock & roll’ (2000). Uno de los versos dice “Aún me sorprendo cuando veo mi foto en las revistas que compraba de niño”. Abajo la falsa modestia, me doy por aludido. “La vuestra, habla de vosotros. La crisis de los 40 está traducida en esa canción. Mi primera bicicleta, con amortiguador central, que me regalaron por la primera comunión con 9 años, era lo más en mi barrio, que es muy humilde. Los reyes magos vinieron con la primera guitarra a los 11. Hay cosas de cuando en 8º de EGB me fui a vivir a Santander con mi madre. Como dice Ariel Rot en una canción: “Estoy en el medio de la vida, si hay suerte, tal vez” (“Cenizas en el aire”). Le he dado la vuelta al jamón, pero a ver dónde está el hueso. Yo firmaba llegar a los 80 con dignidad”.

Sigue una profunda reflexión que le mete el miedo en el cuerpo a cualquiera. Ciudadano de a pie o rutilante estrella, prohombre o gusano, nunca sabes lo que aguarda tras la próxima esquina. “El martes pasado se ha muerto un colega mío de Extremadura que el jueves anterior se había hecho una foto con Robe y la había puesto en su estado de whatsapp como su foto soñada. El domingo fue a un hospital porque le dolía el pecho mogollón. Tenía leucemia en un grado tal que a los dos días sufrió un fallo multiorgánico y murió dejando dos niñas de 12 años. Ese día fui con mi hijo al Retiro, alquilamos una pedaleta y estaba todo el rato pensando que nunca sabes cuándo es tu última puta vez. Como para no hacer lo que te salga de los huevos. Yo la verdad es que siempre lo he hecho, pero ahora más, porque soy más libre que nunca”.

Del mal nadie se libra, los músicos de éxito están expuestos a los reveses de la vida como todo hijo de vecino; y también tienen sus desventuras particulares, como la sequía creativa que Rulo rompió con “Mal de altura”. “Estuve dos meses de bajón porque no me salía nada, y aunque los nueve anteriores fuesen la hostia, en ese momento te sientes una mierda. Me pasaron tantas cosas… Cuando estás jodido no compones. A mi madre le detectaron un cáncer muy pillado a tiempo y hubo otros asuntos menos importantes de salud en la familia. No tenía cojones de componer. Yo soy de exteriorizar poco, siempre aparento estar bien, pero tenía un nudo dentro. Fueron muchos días de acompañar a mi madre al hospital, de ver el filo ahí. De repente, un día, salió “Mal de altura”. Y como tantas veces en las letras de Rulo, el mismo título la canción es ya una metáfora que poco tiene que ver con el malestar provocado por el aumento de la presión atmosférica. “Yo soy un friki del mundo de la aviación y me salió así -“Ya sé que estoy perdiendo altura”- porque me encontraba mal”. Es otra de las canciones que necesitó tiempo de maceración. “Llegué a Los Ángeles sin letra para la parte C, era la última que me faltaba, y ya estaba grabando guitarras Pati. Me acordé de unos versos de la poetisa argentina Alfonsina Storni, que se suicidó tirándose al mar, de ahí la canción “Alfonsina y el mar”. Me sonaba que algo decía ella de “Tiemblo”, que es la palabra en la que termina el estribillo, así que la enlacé con la parte C y tomé sus versos “Tiemblo como las luces tiemblan sobre las aguas / Tiemblo como en las carnes sabe temblar el alma / Tiemblo como en los ojos suelen temblar las lágrimas”. El cuarto ya es mío: “Tiemblo como esas hojas al vientecillo de la mañana”.

Juan Destroyer y Rulo durante la entrevista en Warner

Donde el oyente solo escucha una buena canción, a veces hay muchos quebraderos de cabeza detrás. La superación es motor de ilusiones, y lejos de acomodarse en su estatus, el artista cántabro sigue desarrollándose tanto en lo personal como en lo profesional. “La vida son retos. Había dos cosas que me jodían: no saber inglés y no saber tocar el piano. Tengo una profesora australiana que viene tres días en semana, dos horas por clase, y me saca una pasta que te cagas”. También se tomó en serio lo de darle a las teclas. “Hace años empecé con Jaime Córdoba, que es un tío que venía a casa y estudiaba con él piano moderno. Luego dejó la docencia, y siempre que le veo por ahí le digo “¡Lo dejaste por mi culpa!”. Ahora estoy sin recibir clases, pero ya he compuesto una canción al piano, me defiendo”. Un hito personal sin duda ese “Señales”, por cuanto que desde sus inicios con La Fuga, todo lo componía con la guitarra acústica. “Si la banda tiene un perfil, todas las canciones van a ese perfil, pero ahora, al no tener ese corsé, puedo disparar a todos los lados. Con una guitarra eso no te sale, tiene un rollo en las estrofas como Fito Páez”. Como en el caso de Petty y Young, también lo tenía apuntado en mis notas. “Cuando yo era crío sacó ‘Circo beat’, cuyo single fue “Mariposa tecnicolor”. Me fascinaba el videoclip, con aquel loco de voz aguda cantando a toda hostia, metiendo mil palabras como con calzador, pero me compré el disco y no me gustó en su momento. Después de ir a tocar mucho a Argentina le cogí el punto, le he visto allí en el Gran Rex, aquí en el Price… a raíz de ir a sus conciertos y de empaparme de la música argentina, sé que ha pasado a formar parte de mi bagaje también. Igual que Calamaro, “Como a veces lo hice yo”, del primer disco, es una rumba rock”.

Además de consagrado productor, del que Rulo destaca que “solo ha añadido un barniz por encima a las canciones, no ha sido intrusivo”, Thom Russo es un excelente teclista que ha grabado todos los órganos del disco –y los hay en la mayoría de temas-, así como los pianos de “Como la luna” y “Señales”. Dado que Rulo aún no domina del todo el instrumento de cuerdas percutidas, se siente especialmente orgulloso de que Russo no le haya modificado ni una nota de “Señales”. “El motivo del principio lo hice yo, toda la estructura del tema, hasta la parte central del solo, es mi canción. Lo que no hago es grabarlo yo, porque él es un pianista increíble”. Como ya señalé, este disco ha contado con el doble de presupuesto para la grabación que –valga la redundancia- ‘El doble de tu mitad’. Pudieron permitirse lujos como el de bajar al estudio Steakhouse – Thom tiene su The WoomRoom en el piso superior- para usar un piano Steinway de 1916, en su día propiedad de los estudios RCA y con el que se grabaron la mayoría de los hits de Elvis.

En estudio no se atrevió, pero me adelanta que en directo será él quien defienda al piano “Señales”. Ya ha venido haciendo sus pinitos. “En los siete festivales que hemos hecho este año ha venido Alicia Morote, que es más hammond. Piano había en dos y lo tocaba yo: “Noviembre” que la hacía solo, y “Heridas del Rock & Roll”, en la que se me sumaba la banda. Para mí es un instrumento cada vez más importante, digno de todo bandón que se precie: Tom Petty, Springsteen…”. Cada vez se abre más campo. En el disco hay violines y detalles sinfónicos también. “En “Polaroid” son un poco concepto Beatles, más pequeñitos, como de caja de música. En “Señales” –cuyo arreglo es de Thom- son más grandilocuentes”. En este caso, la magia la puso Stevie Blacke. “Es la hostia, hace todas las pistas él, y ha trabajado con con Madonna o Foreigner entre muchos otros”. Dentro de sus posibilidades, no escatima en esfuerzos para sacarle el máximo rendimiento a las canciones. También en directo, pues en algunas de las primeras presentaciones se le sumará a la Contrabanda un cuarteto de cuerda.

Por otro lado, la escenografía de los conciertos, en sintonía con el tono peliculero del título del álbum, va a ser de lo más original, recreando con fidelidad un plató de cine. Pero es parte de lo que se cuenta en la mitad de la entrevista que ha ido para La Heavy y que ya puedes encontrar en tu kiosco o punto de venta habitual o visitando nuestra tienda online.

@JuanDestroyerMR 
@juandestroyeroficial

Redacción
¡Síguenos!

Redacción

El equipo de redactores de MariskalRock te trae toda la información del mundo del rock y del metal, en todas sus vertientes.
Redacción
¡Síguenos!
Etiquetas: , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.