Madness Live!
leyendasdelrock
resurrection
farragua
bajacalifornia
interesvariable
landevir2
camorock
evildog
crazydrummersday
vargas2019
saurombarcelona

Entrevista a Status Quo: “Llegaremos al 50º aniversario”

21 septiembre, 2015 11:13 am Publicado por  2 Comentarios

Los Quo han sacado recientemente un álbum en formato acústico titulado ‘Aquostic Stripped Bare’ entrando y manteniéndose durante 11 semanas en las listas de éxitos británicas. En sus 48 años de carrera ha publicado 100 singles, pasando 415 semanas en la listas de éxitos; ha vendido 130 millones de discos, ha realizado más de 6.000 conciertos y ha actuado ante más de 25 millones de personas, recorriendo más de 6,5 millones de kilómetros y pasando 23 años fuera de casa. Edu Soronellas se reúne con el guitarrista Rick Parfitt para hacer un repaso de la trayectoria del conjunto.

intstatus1

Cada vez que subís al escenario lo dais todo. ¿Es la seña de identidad de Status Quo?

Es la forma de hacerlo. Desconozco cómo enfocan sus actuaciones otras bandas, pero en Quo, si no te subes al escenario con la férrea intención de dar el 100 por 100, sean cuales sean las dimensiones del recinto, o las características de la audiencia o su número, no seríamos nosotros. Esa es nuestra actitud. Darlo todo y ver qué pasa. Si no tuviésemos esa actitud sería como ir a un curro cualquiera y cumplir con el expediente. Y no es así. No hay nada mejor que ser miembro de una banda, subirse a un escenario y tener frente a ti a una gran audiencia. No hay nada comparable a eso, nada. La otra noche estuve viendo un video de un concierto de los AC/DC. Entiéndeme, me encanta AC/DC, pero pensé que quizá son una banda no demasiado dotada técnicamente, a lo mejor como nosotros. Pero al mismo tiempo se hace evidente que existe química, que hay una magia que hace grandes a esos músicos. Miré la banda y a su público y toda la escena era maravillosa”.

Después de casi 50 años dándole caña a tu telecaster blanca debe haber sido toda una aventura cambiar para grabar el ‘Aquostic’.

Fue difícil para mí cambiar la guitarra eléctrica por la acústica, sí. Todo el asunto fue un reto. Disfruté saliendo a tocar sentado. Además de que tampoco estuve en los primeros ensayos. Estuve en casa por un problema con los niños y buena parte del álbum se hizo sin mí; puse mi guitarra después. Así que yo no soy responsable de las canciones o del álbum, yo sólo toco en él”.

¿Habrá un segundo ‘Aquostic’?

Se ha hablado del tema y muy posiblemente habrá un segundo álbum acústico. No hay nada decidido en firme. pero hay conversaciones al respecto. A ver qué pasa. Pero si te digo la verdad, yo estoy contento con el repertorio actual”.

Comparando entre el álbum ‘Aquostic’, las actuaciones con los Quo actuales y las correspondientes a los Reunion Tour de 2013 y 2014, permíteme que te diga que te vi especialmente pletórico y enchufado en los Reunion Tour, en los que trabajaste como una bestia con tu guitarra.

“Sí, en aquellas giras tuve más responsabilidad con la guitarra al tocar sin teclados detrás. Tocar con teclados es como hacer una tortilla española: pones los ingredientes aquí y allá y luego echas los huevos cubriéndolo todo. De la misma forma, las teclas te rellenan los espacios vacíos. Sin teclados, yo tuve que hacer esa función. Mientras Francis se dedicaba a sus melodías y a hacer sus solos, yo tenía que mantener la maquinaria funcionando a toda potencia. Como Alan (Lancaster), por razones de salud, tenía problemas incluso para mantener la púa entre sus dedos, yo me acoplaba a John (Coghlan), que hizo un gran trabajo en esas giras, o él conmigo, y golpeábamos tan duro como podíamos.

Tras haber vuelto a tocar con Alan y John debes haber rememorado cosas de aquellos nefastos mediados de los 80 en los que se dio por finiquitada la época de los Frantic Four.

Aquella fue una época muy triste para mí. Lamentablemente las drogas habían irrumpido con fuerza dentro de la banda. Aquella amistad, aquella camaradería de la que hacíamos gala en el pasado, desapareció repentinamente. Hasta entonces lo habíamos pasado muy bien, esa es mi visión, pero supongo que es lo mismo que les ha pasado a muchas bandas. En nuestro caso, empezamos a hablar menos entre nosotros; a perder la unión, la amistad y todo ello dio como resultado que empezáramos a perder lo básico en una banda: la dirección musical. Supongo que todo podría haberse llevado de otra forma. Quizás, siendo más sensibles los unos con los otros y trabajando por la banda, que era lo que realmente importaba. Así era como yo lo veía. Me esforcé para volver a encauzar las cosas pero el caso era que yo me llevaba bien con Alan y también con Francis; era Francis quien ya no soportaba a Alan. Lo intenté, pero no conseguí resultados positivos. Incluso hice venir a Alan a mi casa y montar un encuentro. Pero Francis, simplemente, desapareció. Después de aquello, con Alan ya en Australia, fue cuando apareció Bob Geldoff con toda aquella historia del Live Aid. Recuerdo que le dije que ya no éramos una banda, que hacía tiempo que no ensayábamos, pero Bob insistió diciendo que debíamos tocar “Rockin’ All Over The World” para abrir el Live Aid y que le importaba una mierda cómo sonáramos”.

Esto coincide con la grabación de tu álbum en solitario ‘Recorded Delivery’ que jamás fue publicado y tu encuentro con John “Rhino” Edwards y Jeff Rich ¿verdad?

“Los temas se me acumulaban. Paralelamente, recibí una llamada de la compañía discográfica en la que me advirtieron que los Quo les debíamos la entrega de un nuevo álbum. La invitación de Bob Geldoff sirvió para pode rencontrarme con Francis y hablar con él. Le recordé que contractualmente estábamos obligados a publicar un nuevo álbum de Status Quo. Él se mostró conforme, no tenía otra opción; la discográfica nos hubiera metido en un pleito si no se le entregaba ese nuevo álbum. Estaba en el contrato. Francis no tenía reparos en trabajar conmigo pero volvió a insistir en no querer volver a ver a Alan. Así que tuve que decirle que conocía a un bajista y a un batería, ambos muy buenos, que habían trabajado conmigo en mi álbum en solitario. Eran John “Rhino” Edwards y Jeff Rich. Pero bueno, al final se hizo lo del Live Aid. Alan vino desde Australia para un solo concierto, lo que dice mucho de la actitud que aún latía en Status Quo. Y después de aquello, nada. No recuerdo nada, para mí es como un periodo de no-existencia. No tenía vida, no tenía banda, me metía droga, bebía alcohol…”.

Pero fue entonces cuando se inició la grabación del álbum ‘In the Army Now’, ¿no?

“Si. Empezamos a trabajar en él con John y Jeff. Francis encontró la canción “In The Army Now”. Yo le dije: “No me gusta, no creo que sea apropiada para Quo”. Pero aun así le di una oportunidad y la grabamos. Es una prueba de lo equivocado que puede estar uno en sus opiniones, porque la canción fue un hit masivo para la banda”.

Rick, viendo las cosas desde fuera de esa burbuja en la que estáis metidos los Quo, uno tiene la impresión de que tú eres la persona, en el seno de la banda, que siempre está ahí, empujando y arrimando el hombro para que los Quo sigan adelante sea como sea. ¿Me equivoco al considerarte como la fuerza motriz de la banda?

“Para nada. Es correcto. Escucha. Desde que dejé la escuela con 15 años lo único que yo quería hacer era subirme a un escenario. Jamás llegué a considerar otra opción. Yo sólo quería subirme allí arriba con mi guitarra. Luego tuve la suerte de hacerme amigo de The Spectres, una banda de Rock. Lo consideré como una oportunidad para mí y así se confirmó posteriormente, porque cuando The Spectres se convirtieron en los Status Quo, yo me uní a ellos y es sorprendente lo que logramos hasta 1985. Por supuesto que no quiero que esto acabe, por supuesto que amo lo que hacemos y por supuesto que aún quiero a las personas con las que hice el camino: Alan y Francis. Pasamos muy buenos tiempos juntos. Con ambos: con Alan y con Francis. Ojalá hubiésemos seguido juntos, pero al mismo tiempo tengo que decir que fue muy positivo encontrar a John y a Jeff, a quienes conocí porque los contraté para grabar mi álbum en solitario”.

intstatus2

Positivo porque funcionó.

“Por supuesto. Cayeron bien a Francis y a partir de ahí todo fue rodado: álbum publicado y de nuevo con banda. ¡Yo estaba tan feliz con eso! ¡De nuevo en la carretera!”.

Tuve ocasión de hablar con John Coghlan hace un tiempo. Fui a Francia a verle actuar con su John Coghlan’s Band y durante la conversación me comentó que no estuvo muy al día en todo aquello, pero que le hubiera gustado recibir una llamada para actuar en el Live Aid si esa iba a ser la última aparición de los Quo sobre un escenario.

“Eso no es verdad. No, eso no es verdad. Todo el mundo sabía que el de Milton Keynes Bowl iba a ser el último show. El nombre de aquella gira lo dice todo: “End Of The Road”. Como sabes, John Coghlan nunca fue “uno de los chicos”. Era un solitario dentro de la banda. Él se limitaba a beber, beber, beber, beber y beber hasta pillar borracheras antológicas. El porqué John esperaba actuar en el Live Aid, no lo sé… como tampoco sé por qué no actuó con nosotros aquel día. En fin, debo admitir que aquella época mi cerebro también estaba frito y algunos detalles se me escapan”.

La cuestión es que Alan y John quedaron tristemente atrás pero que pudisteis relanzar a los Quo contando con John y Jeff.

Puedes decirlo así, pero aquello no fue una continuación: fue el nacimiento de un nuevo Quo. Con un enfoque diferente. Te aseguro que nada puede reemplazar a los originales Frantic Four. Nada ni nadie. Ahora somos unos nuevos Quo. Diferentes. ¿”In the Army”? ¿Peor? ¿Mejor? Es diferente, pero ahí estábamos de nuevo, con Andrew, John y Jeff. Francis se unió y el resultado fue que estábamos de nuevo en la carretera. Y que todavía estábamos inmersos en una fase de locura: fumábamos, esnifábamos, bebíamos… De todo. Muy malo. No se cómo aún estamos vivos, especialmente yo. Yo fui un animal. Era una bestia fiestera. He superado tres infartos. De verdad, no sé cómo aún estoy aquí”.

Pues la verdad es que se te ve muy bien actualmente. Fumas de un cigarrillo electrónico y has perdido un montón de peso. ¿Me pasas tu dieta?.

“(Risas). Es fácil: sólo tienes que dejar de beber”.

Recientemente, Gene Simmons, bajista de Kiss, hizo unas declaraciones en las que aseveraba que el Rock and Roll está muerto. Quisiera que me dieras tu opinión al respecto.

“Rock and roll. Sonará a cliché, pero el rock and roll nunca morirá. Siempre estará ahí. Cambió el mundo de alguna forma e influenció la cultura de cualquier sitio al que vayas. No tiene sustitutivo. Joder. Es rock and roll, está ahí, estará siempre ahí. La primera vez que apareció Elvis en la tele el mundo cambió y el resto de nosotros adoptamos el rock and roll como una forma de hacer música. Puede que ahora el rock no exista para las televisiones, pero nunca se fue, nunca desapareció. No coincido con el Sr. Simmons; estoy en desacuerdo con él. En el campo tecnológico, ahora te puedes subir a un escenario y ya no es necesario enchufarse a un amplificador. Puedes hacerlo todo con sintetizadores y… (sonríe) y esas jodidas máquinas que no sé cómo se llaman. Pero todo eso no es para mí. Yo era feliz cuando las torres de amplificadores eran más altas que yo y la potencia del volumen que desplegábamos me empujaba el pelo hacia delante. Ahora tenemos que competir con todos los que van apareciendo. El sonido ha mejorado mucho gracias a la tecnología. Si ahora tocas demasiado alto es una mierda porque no se puede mezclar y tienes que bajar el volumen, pero aun así, todavía rockeamos, todavía es rock and roll. Pero nada es comparable a la “Wall of Death”. ¡Era acojonante!”.

Con los Marshall “Up to eleven”, ¿eh?

“(Risas) “Up to eleven”, yeah… Pero bueno, cada uno tiene sus opiniones. Yo creo que las palabras rock and roll, así como la música, nunca, jamás morirán. ¿Te imaginas un mundo en el que las emisoras de radio no pusieran nunca más a Elvis Presley, a los Beatles o a Buddy Holly? ¿Crees que es posible? ¿Crees que les olvidaremos? ¡Nunca! El rock and roll jamás morirá”.

¿Qué canciones de vuestro catálogo recuperarías para el setlist de los Quo?

“En una buena noche: “Forty Five Hundred Times”. Es una de las piezas más grandes que te puedes poner a tocar, seas Status Quo o seas cualquier otra banda de rock. Es la canción con más “departamentos” que he visto jamás. Tiene muchos pasajes, cambios de ritmo, de intensidad, de nota. Incluso contiene afinaciones difíciles. Encontré esa afinación en B (SI) grave que ahora usan un montón de bandas como Dream Theater con ese sonido heavy, metal, sucio, horrible y desagradable. “Forty Five Hundred Times” es una canción increíble a la hora de interpretarla. También “Roadhouse Blues”, aunque sin la voz de Alan no es lo mismo. “Don’t Waste My Time” en la que Francis toma la voz solista. Pero en líneas generales, estoy contento con el repertorio que estamos interpretando actualmente. Si me dieras una hoja de papel en blanco y me dieras a escoger, seguramente mi lista se parecería bastante a lo que hacemos. Lo disfruto. En una buena noche, porque todos tenemos nuestros momentos. Nosotros tenemos buenas y malas noches y la audiencia también tiene sus días más o menos afortunados”.

¿Sois conscientes de lo que vosotros y vuestra música significáis para ciertos fans?

“Por supuesto. Somos muy conscientes de eso. A veces salgo al escenario y veo fans como tú en primera fila, que dedicáis vuestras vidas a Quo. Entonces pienso que si, por alguna razón, tenemos que dejar esto, será un día muy triste. Pienso mucho en ello y ahora mismo, tal y como me encuentro, te diría que podría continuar de gira para siempre. Pero eso sólo el tiempo lo dirá. Vete a saber si físicamente o psíquicamente podré aguantar mucho tiempo haciendo lo que hago. He pasado tres infartos. Mi brazo derecho está bien, pero el hombro izquierdo no tanto. Quizás caeré muerto sobre el escenario, quien sabe. Pero lo que más nos preocupa es no defraudar a nadie. Mientras eso no suceda, seguiremos haciendo lo que sabemos hacer y siendo lo que somos sin dejar a ningún fan desilusionado. Porque somos conscientes que somos una parte de la vida de esos fans. Al menos hasta que el libro de mi vida se cierre tras pasar unos años junto a mis niños viviendo una vida tranquila y normal”.

¿Podemos esperar que los Quo llegarán en forma a su 50º aniversario en 2017, calculado sobre su primer hit en listas “Pictures of Matchstick Men” de 1967?

“Sí, siempre y cuando Francis y yo nos encontremos”.

Redacción
¡Síguenos!

Redacción

El equipo de redactores de MariskalRock te trae toda la información del mundo del rock y del metal, en todas sus vertientes.
Redacción
¡Síguenos!
Etiquetas: , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

2 comentarios

  • Juandie says:

    Estupenda y extensa entrevista de la que ha sido un placer disfrutarla leyéndola hacia éste pedazo de músico como es RICK PARFITT sobre este nuevo álbum en acústico con sus QUO de la que ha sido toda una experiencia para él y el resto de músicos grabarlo junto con otras anécdotas de su vida como por ejemplo fundó los STATUS QUO con sus compañeros siendo él un chaval y sus conflictivos años ochenta cuando estaba enganchado a dichas sustancias poniendo en peligro su vida y la de la banda.Al SIMMONS ni caso ya que parece que la vida rockera ha pasado para él mientras el señor PARFITT siendo más mayor que SIMMONS sigue rockeando y sintiéndose joven en dicho aspecto por eso estoy seguro que llegaran a su 50 aniversario esta mitica banda inglesa.Larga vida a los QUO!!!

  • enrique says:

    Mi vida siempre es un Status Quo (estado actual) y estos grandes músicos han influido en mi forma de ser , de la cual me enorgullezco.
    ¡ SIEMPRE QUO!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.