64 nudos
icaro
motores
psychic equalizer
jax diaries
gallos
romeo

Entrevista a Leo Jiménez: “Tengo 36 palos y ninguna gana de aguantar tonterías”

17 septiembre, 2015 4:09 pm Publicado por  12 Comentarios

Se acerca ese sábado 26 de septiembre en el que el fuenlabreño constatará una vez que juega en la liga de los grandes del metal español, llenando La Riviera, una sala de Madrid solo apta para los artistas con gran poder de convocatoria. 20 años después de que empezara a cantar es, según vuestros votos en el Rockferéndum, el mejor vocalista nacional, y con esos honores le recibe JUAN DESTROYER.

rawleomariskal

Esta entrevista forma parte de un todo en forma de larga conversación de cuyo primer capítulo hicimos entrega en La Heavy 376 que está a la venta en todos los kioscos. Allí Leo nos contaba cómo va a ser el setlist del concierto, nos daba posibles colaboradores, y nos adelantaba detalles sobre el nuevo disco que ha estado grabando durante este verano. Todo lo que no cupo en esa doble página de revista –y como puedes ver fue mucho- lo tienes aquí. ¡Que lo disfrutes!

¿Reconocimientos como el de nuestro Rockferéndum no hacen que te sientas tentado a acomodarte un poco? Ya sabes, cría fama y échate a dormir.

“Sin menospreciar los premios ni los galardones, ni mucho menos, nunca les he prestado atención. No es que no me los crea, sino que es lo que opina determinado tipo de público, no lo que opino yo. En España hay cantantes muy buenos, muy, muy buenos. Te pongo un ejemplo, Cano de Centinela. Quien me diga que ese tío no canta heavy metal igual de bien que yo o mejor está sordo. Otra cosa es que yo enganche más o llegue más a la gente o, por circunstancias ajenas a la voz, tenga más aceptación que él. Como yo no me siento el mejor en ese aspecto, siempre que le veo digo “Tú eres el mejor”, y él me dice “No, no, tío, dónde va a parar, ¡tú eres el mejor!”. A mí me gusta muchísimo cómo canta y le admiro profundamente, pero es ejemplo de los muchísimos que hay. Precisamente porque yo no creo que sea el mejor, ni lo quiero ser, me mantengo siempre en constante estudio de voz, en constante cuidado y procurando que el instrumento esté a la perfección. Además, como productor, ahora mismo me meto más caña y oigo cosas que antes no oía. Quizás ahora tengo menos facilidad para cantar, sobre todo ciertas notas, pero las doy con más… ¿cómo te diría? Madurez es la palabra. No soy el mismo Leo del ‘Vientos de guerra’, que era como una máquina. Podía hacer todos los tonos que quisieras pero a veces era un poco como un caballo desbocado, con menos control. Ahora no tengo esa facilidad, pero aunque me cueste más dar una nota de lo que me costaba con 18 o 19 años, cuando la doy, la doy más bonita y con más sentido. Por otro lado, como la gente siempre me tiene en tela de juicio, no me preguntes por qué, también eso hace que no me duerma en los laureles. No, nunca he tenido la necesidad de pensar que lo tengo todo hecho. Lo cierto es que aquí estoy, dando por culo. Gracias a mi manera de pensar sigo estando aquí, mientras que hay mucha gente que se ha quedado en el camino”.

Has comentado que en el nuevo disco va a haber influencias lejanas de la música flamenca y que también reforzarástu lado más trallero.¿Nunca te ha dado por probar a cantar en esas dos tesituras?

“En este disco he grabado bastantes guturales, y conStravaganzzatambién los hacía”.

Los había, pero me refiero…

“Un tema entero”.

Sí, no un detalle.

“Soy muy consciente de que hay a quien le encantaría, pero también soy muy consciente de que hay gente que no lo entendería, y yo a mi público le tengo muchísimo respeto. Te voy a contar un ejemplo. Aunque unas más que otras, a mí Metallica me apasiona en todas las épocas, pero yo considero que si a partir del ‘Load’ y el ‘Reload’ se hubieran cambiado el nombre, sus fans de toda la vida les habrían respetado muchísimo más. Si te aprovechas de un nombre que ya tiene unos seguidores para hacer una cosa bastante diferente, al final tienes a mucha gente enfadada, y yo no tengo ninguna necesidad de enfadar a nadie. Hay muchos seguidores míos, sobre todo seguidoras, a los que no les gusta nada el gutural. A mí me apasiona, pero yo entiendo que a ellos no, que lo que les gusta es mi voz melódica aunque me ponga muy bruto a veces. Esos puntos de vez en cuando de brutalidad sí los entienden, pero si de repente me canto un tema entero gutural, habrá muchísima gente que no lo va a entender y que no le va a gustar. No tengo esa necesidad.

Bien es cierto que en el disco va a haber bastantes partes guturales cantadas por mí, pero muchas se las dejo a mi segundo cantante de gutural, que es Toni Mero Mero de Cuernos de Chivo. Y como la gente le tiene asimilado como el que viene conmigo y canta gutural, pues de esa manera sí lo entiende. Lamentablemente,en el mundo del heavy metal cualquier cosa en la que te aventuras, cualquier cambio que hagas un poquito drástico, puede no ser entendido, y aunque lo hagas con la mejor intención del mundo, hay mucha gente que te la pones de contra.

Es una cosa que a mí me jode, porque yo soy una persona que me gusta la libertad, y me gustaría tener la libertad para hacer lo que me diera la gana en todo momento. Pese a que yo soy de los que más lo hacen en este país, porque tiendo a hacer lo que me da la gana siempre, aun con todo y con eso, siempre tengo en cuenta al público que me va a escuchar y no me lo paso por el forro de los huevos, todo lo contrario. Los tengo muy en mente para respetar que ellos me conocen y me quieren por determinadas cosas. No voy a hacer siempre el mismo disco como si fuera AC/DC, ni de coña, pero me manejo dentro de una amalgama de mi estilo, que es bastante amplio. Hay veces que me salgo un poco del tiesto, pero siempre con cuidado de que no vaya a haber alguien que me diga “Esto es una idea de pinza del Leo”. Intento dar la parte de Leo Jiménez que la gente va a entender, porque si les diera lo que no van a comprender, madre mía.

Respecto a lo que decías de cantar flamenco, en este disco quizás sí me he aventurado un poquito más a sacar ese rollo. Yo lo canto en la intimidad, no soy un gran cantante de flamenco pero sí lo estudio bastante y escucho bastante artistas de flamenco puro. Y volviendo al gutural, es lo que más canto en casa, para que te hagas una idea. Lamentablemente, en este país -y siempre digo en este país porque el heavy metal no es igual en todos los países- todavía queda mucho trabajo por hacer; y yo me incluyo dentro de los que estamos abogando por abrirle la mente a la gente del rock. Parece mentira que en el año casi 2016 todavía no puedas investigar sin que la gente se lo tome a mal. O que no puedas hacer ciertas cosas de una importancia absurda como cambiar de imagen o cortarte el pelo, la gente lo  lleva mal. A mí, afortunadamente, me gusta mi estética, siempre llevo la misma más o menos. Pero tú imagínate que un día le da el punto a Víctor García de cortarse el pelo como un hombre normal de su edad, cortito. Se monta un pollo en este país que alucinas. Yo lo veo un poco retraso con respecto a la moral del heavy metal, creo que eso ya está muy desfasado, tío”.

intleo1

Recuerdo que en tiempos de Saratoga se te criticaba por salir a escena con una camisa blanca o con pantalones de campana. Había gente que se lo tomaba a mal.

“Sí, afortunadamente desde el primer día les fui metiendo en mi estilo, que no soy un purista, no voy con pinchos ni soy un heavy al uso, así que a mí más o menos me tienen muy aceptado. Hay muchos que no me aguantan y no me aguantarán nunca precisamente por eso, pero hay otros muchos a los que les mola que yo no sea un heavy, por decirlo de alguna manera, de los típicos que van con los flecos y con los pinchos. Yo no soy eso, no. Puse el ejemplo de Víctor porque a lo mejor sí que siempre lleva una estética más heavy estándar. Si ahora mismo llega mi compañero Víctor y se corta el pelo… ¡lo mismo pierde fans porque este país es así de absurdo! Esa es una cosa que me gustaría que cambiase, ojalá se tuviese la libertad para cambiar de estilo sin que la gente lo dejara de aceptar, o para dejar de vestir de negro y hacerlo de amarillo. En el resto de músicas no pasa nada cuando un cantante decide cambiar, da igual si los Vetusta Morla se dejan el pelo largo o se lo cortan, sin embargo en el nuestro es como una seña de identidad muy importante. La gente se aferra demasiado a la estética, como si esto fuera un partido político o una religión, y yo es que no creo en nada. A mí me gusta el heavy metal por encima de todas las cosas, pero antes del heavy metal está mi propia persona. Es algo que sí me gustaría que variase, porque a mí me gusta ser libre y el estilo que practicamos deja pocos márgenes de libertad para según qué cosas”.

Habría que ser estúpido, o por lo menos osado, para decir que no eres un gran cantante, porque lo eres, al menos en tu estilo. Sin embargo, sí que hay quien ha señalado que para brillar del todo necesitas un compositor al lado, se llame Jero, Ix o Pepe. ¿Vuelves a contar con esa pieza en tu actual formación o quieres reafirmarte como compositor?

“No estoy de acuerdo en absoluto con eso que dicen, pero no me molesta porque no es verdad. Alo largo de los años he tenido la suerte de compartir banda con muy buenos compositores. Los mejores temas de Saratoga son de Jero, bajo mi punto de vista, pero que a nadie se le olvide que “Resurrección” es mío, que “Parte de mí” es mío, que la melodía de una canción que cantan todos que es “Las puertas del cielo” es mía… Grandes canciones que la gente ama, a lo mejor ni siquiera sabe que son mías. Pepe Herrero es posiblemente el mejor orquestador y de los mejores compositores de este país, para mí el mejor, pero que a nadie se le olvide que “Impotencia” es mía, así como gran parte de la culpa de que Stravaganzza haga “Hijo de la luna” aunque no sea mía”.

Te refieres a la adaptación del tema de Mecano, vaya.

“Sí, la hicimos entre Pepe y yo, pero partiendo de una idea que tenía yo desde los dieciséis años. Grandes temas de Stravaganzza que a la peña le apasionan son míos. En mi carrera en solitario hay temas muy buenos y la mayoría son míos. No voy a renegar jamás de lo que han compuesto para mí otras personas, de hecho me encanta trabajar en conjunto con otros músicos y con otros compositores, pero cuando la gente dice que necesito de otros es porque no tiene otra cosa con la que criticarme y hacerme blanco fácil. Vocalmente no me pueden sacar ninguna pega, no porque sea el mejor sino porque saben que lo cuido y no fallo, es decir; si yo doy un concierto hoy y mañana y pasado los tres van a tener el mismo nivel.¿Entonces con qué se meten? Con mis pintas, con que si soy gay, con que si soy un gilipollas, con que si de repente soy culo de mal asiento, con que si no compongo bien… Cosas subjetivas, porque el que te guste o no una canción es algo personal. Otros muchos opinan que las canciones que más le gustan de mi carrera son las mías. Cuando hicimos en Stravaganzza el concierto de ‘Requiem’ el setlist íntegro lo eligió el público. Y cuando hice el Heavy Metal Orchestra, el set de las canciones de Saratoga y Stravaganzza las escogió la gente. El 70 u 80 % de las canciones que eligió el público son mías. Curiosamente la más elegida de Saratoga fue “Siento que no estás”, una canción mía de ‘Tierra de Lobos’ que no fue single pero ganó por goleada a todas las demás. Y cuando hicimos el concierto ‘Requiem’, no sé si fue “Impotencia” u otra del disco ‘Sentimientos’ que ahora mismo no recuerdo. Para decirte un nombre erróneo prefiero no decírtelo, pero sé con seguridad que era un tema mío porque se encargó Carlos Expósito de los resultados y me lo dijo. No le voy a prestar demasiada atención a mis detractores, les tengo ahí, siempre van a estar, son mi china en el zapato al igual que Leo Jiménez es la china en el suyo. Soy siempre el artista español que les jode la vida porque no soy políticamente correcto y siempre me salto a la torera lo que ellos consideran que, según su criterio, un cantante de heavy metal debe hacer. Hago todo lo contrario porque no veo el heavy metal de la misma manera que ellos. No me voy a venir abajo ni voy a dejar de componer porque haya un determinado público al que no le guste. Esa gente no va a mis conciertos -y si viene es para criticarme- ni compra mis discos ni nada. ¿No te gustan mis temas? De puta madre, aquí tengo una legión a los que sí les gustan”.

No sé por qué me da la sensación de que si no tuvieras tantas chicas en las primeras filas no les jodería tanto que Leo estuviera arriba triunfara.

“Casi con seguridad. Me gusta que saques ese tema, porque cuando yo entré a Saratoga, con 19 años, estaba en mi más alto nivel de fanatismo porMetallica y Pantera. Mi estética siempre he intentado que sea la de Phil Anselmo, aunque yo no estoy así de fuerte, y pese a que siempre llevé el pelo largo, mi puesta en escena es mucho más metalera que la típica de heavy. La pose del heavy metal de toda la vida es un poquito menos agresiva que la mía, y cuando cojo la guitarra siempre intento emular a mi padre que es Hetfield.

Yo nunca he ido ni de Sebastian Bach, de Bon Jovi, de heavy guapo por la vida. Eso es un apelativo o una etiqueta que te pone la gente, principalmente los medios de comunicación si ven que una foto de un cantante funciona como reclamo para las chicas. Lógicamente siempre tienden a poner en primera plana o a darle un poquito más de visibilidad a una foto de un tipo que luce más para según qué público. Y donde hay chicas hay chicos y todo vende, ¿no? Es como cuando en las discotecas dejan pasar gratis a las chicas para que los chicos entren pagando. Pues esto es así. A mí ya desde los 19 años se me puso el calificativo, ajeno a mí, del cantante guaperas. Me dio por culo desde el primer momento, porque nunca he ido de ni he defendido eso. La gente decía “Ya, pero te quitabas la camiseta”, ¡Coño, James Hetfield y Phil Anselmo también se la quitan! Cuando estás en un concierto y tienes calor bajo los focos te quitas la camiseta. Y si da la casualidad de que eres agraciado físicamente, pues habrá gente a la que le guste. Y si eres un fanegas, pues habrá gente a la que no le guste, pero no te van a criticar por guapo porque no lo eres. El que no va de guapo y tiene la suerte de que le gusta a la gente, pues chico… ¿qué hago? ¿Me tengo que desfigurar la cara o ponerme gordo para empezar a caerle bien a esos que me odian? Pues tío, no lo voy a hacer, pero que quede bien claro que jamás en mi vida intenté ir de guapo. Nunca. Otra cosa cierta es que desde que se me puso ese apelativo no pude huir de él, porque si la gente piensa que eres una determinada cosa, es lo que eres y punto. Cuando te das cuenta de que funciona y en directo tienes las primeras filas llenas de tías, y bastante sexys además, no reniegas de ello, te aprovechas, bienvenidas sean, peroyo preferiría tener metaleros haciendo headbanging, molinillos y pogos todo el rato. Lo digo de corazón, que nadie se sienta ofendido por esto, lo cambiaría en este mismo instante porque yo me identifico más con ese rollo, soy más de la saga del hardcore y el metal extremo. Me transmite mucho más ver a peña pateándose el culo que a cuatro niñas echándome fotos y suspirando “¡Ay, qué guapo está!”. A mí no me gusta eso, pero es lo que es y no lo puedo cambiar.

El problema que tiene el público es que se piensa que un artista puede elegir todo lo que le pasa en su vida. Yo no he elegido gustarle a las tías, ni caerle mal a los que no les gusta que le guste a las tías, te viene lo que te viene. ¿Qué hago? ¿Intento convencerles? Se tienen que convencer ellos solos de que yo hago música bastante pura, de que soy un metalero como el que más y de que tengo la suerte de que muevo un público femenino. Desde aquí le mando un besazo a todas las mujeres, bienvenidas sean en el heavy metal”.

Son muchos más los fans que los vituperadores, como dice el proverbio árabe: “Los perros ladran, la caravana pasa”. Tienes detractores porque tienes seguidores, si fueras un don nadie no te pasaría…

“Eso es, y al Leo Jiménez artista se la resbala, le hace bien, de hecho: “Vosotros hablad, que mientras vosotros habláis a mí esto me da la primera plana”. Pero a Juan Daniel Jiménez, a la persona, este tipo de cosas me cuesta mucho entenderlas, porque yo soy un tío que vivo muy en mi mundo y no miro a mi alrededor, me importa una mierda lo que los demás hagan con sus vidas, no opino sobre ello. A nivel personal, no es que me afecte, pero sí estoy un poco cansado de eso, es como que siempre tengo que demostrar que soy un artista de heavy metal. Yo en 20 años podía haber hecho pop, reggae, house, lo que me saliese de la polla, tengo voz para hacer lo que me dé la gana. Y ofertas. Afortunadamente, gracias a que no soy un tío feo, podía haber cambiado de estética, haberme cortado el pelo para cambiar de rollo y hacer un éxito del verano. Pero he hecho metal y cada día más duro, que no se le olvide a nadie. ¿La maricona de Leo? Hago música más dura que la que haces tú con tu banda, hay grupos de thrash o incluso de metal moderno que meten menos caña que yo en directo. Hemos aplastado a muchas bandas en festivales, aquí, la maricona del Leo. Tengo 36 palos, no me quedan ganas de seguir aguantando tonterías, y como eso no va a cesar, simplemente dejo que se aburran. Seguramente, con 45 años seguiré oyendo ese tipo de cosas, pero cada día me sudará más la polla”.

La lectura es la principal fuente de inspiración para muchos letristas. Tú sin embargo ya en su momento dijiste que no leías…

“No, eso no es cierto. Yo no sé quién dijo eso, no, no”.

Leo y su banda en México

Leo y su banda en México

Dijiste que no leías libros…

“Eso está mal interpretado. Dije que yo soy hiperactivo, y los que lo son, saben que concentrarse es muy difícil. Cuando llevo dos páginas ya tengo la cabeza pensando en otra cosa, es un estado de concentración más grande del que yo puedo mantener muchas veces, así que en vez de leerme un libro al mes, me leo uno al año. Yo leo, no demasiado, pero unos tochos que te cagas, libros de 1000 páginas que me duran un año entero. Mira, en el último año me he leído la vida de Metallica y la vida de Ozzy, pero leo cosas que me interesan mucho, mucho, y que sé que me van a gustar, como “Los pilares de la tierra”, si no, no me concentro. Me es mucho más fácil ver cine, que no series, porque como son muchos capítulos, tampoco me concentro. En el cine, en dos horas, dos horas y media a lo sumo, sucede todo. Yo en mi casa tengo unos 1500 CDs originales, pero como 3000 películas en DVD, no te exagero, más VHS que sigo teniendo. Soy un gran fanático del cine, tanto o más que de la música, y ese es mi fuerte a la hora de buscar inspiración. Por ejemplo te voy a contar una cosa que la gente no sabe. En ‘20 años tras el apocalipsis’ hay un tema que se llama “Él no llorará”. La gente no tiene ni puta idea de qué va esa letra, porque habla de una situación, pero no dice de qué, ni dónde, ni quién. Pues esa canción está basada en “Conan el Bárbaro”, en la escena en la que él está a punto de incinerar a la que era su pareja y le está poniendo en el lecho de ramas haciendo una especie de ritual. En ese instante el ladrón empieza a llorar, le pregunta el mago “¿Por qué lloras?” Y responde: “Él es Conan. Él no llorará. Yo lloro por él”. Mira, se me pone la carne de gallina, soy más heavy que el viento(risas). La canción habla de ese momento, de toda la escena en la que él está preparando, superserio y tranquilo, el lecho de muerte de su pareja, la que le daba paz, la que le había sacado de la ira esa que tenía constantemente y le estaba haciendo feliz. Y de repente se la cargan. Según la incinera es cuando te das cuenta de que no va a quedar en pie ni dios, y por eso el estribillo dice “Tiemblan los dioses a su paso”. No va a respetar a nadie, y se carga a todos.

Te doy otro ejemplo. En el próximo disco hay una canción que se va a llamar, y se llama, “Soy libertad”. Habla de la escena de “Braveheart” en la que se acaba de casar con la chica y de repente vienen los soldados e intentan violarla. Él consigue escapar junto a ella, pero a ella le mandan por un lado y se tienen  que reunir en el río donde se casaron. Cuando llega él al sitio de la reunión no está la chica. A la que vuelve se la encuentra puesta en un madero y le han cortado el cuello. Me encanta la escena en la que está volviendo, cómo el director ralentiza la cámara, las pisadas del caballo sobre el barro, todo eso lo relato en la letra, así como lo que sucede después.

Me es más fácil inspirarme en el cine -y he puesto de ejemplos dos películas que me apasionan- porque lo retengo todo mejor, me es más fácil de digerir. Es más mi rollo, pero eso no quiere decir que no lea”.

Cuánto va a durar el concierto de La Riviera, ¿más que una película?

“¡Claro! La hiperactividad en mi caso me la curo encima del escenario, es como si saliera a un ring donde descargar todas las iras o las frustraciones de la vida, como el típico que va al gimnasio a darle al saco para quitarse el estrés del jefe o el atasco. Yo le doy hostias al micrófono, encima de un escenario me quito todo y me quedo nuevo. Pierdo entre un kilo y medio y dos en cada concierto, por eso estoy así de flaco. Encima del escenario lo doy todo, y cuando digo todo, quiero decir todo, más incluso que lo que debiera. Ya han habido médicos que me han recomendado que frene un poco, perono lo pienso hacer, porque ese es mi fuerte, el escenario. Hay mucha gente que está deseando ir de bolo para las birritas de después, vienen a verte las chicas, tienes el postureo de que eres el cantante o el guitarrista de… a mí eso me la pela. Yo a un concierto voy feliz porque voy a cantar y a tocar, y cuando me cuelgo la Explorer y tengo ahí al público, ese es mi momento. Nada hay mejor en el mundo mejor, para mí es mejor que follar. El concierto tiene que ser largo, porque es mi momento, llevo esperando toda la vida para esas dos putas horas. Si por mí fuera daría conciertos de tres o cuatro horas, aunque entonces moriría joven. Siempre intento que sean conciertos largos, la gente lo quiere y ha pagado, si puedes tocar 20 canciones en lugar de 15, mejor. Dos horitas va a durar el de La Riviera”.

Al contrario de lo que cree mucha gente esto no es ni mucho menos un camino de rosas, sino una pelea constante salvo que te llames Alice Cooper o Gene Simmons, no podéis saber qué va a ser de vosotros en el futuro. Supongo que durante estos 20 años ha habido momentos en los que las experiencias negativas te han hecho mella. ¿Alguna vez se te pasó por la cabeza a mandarlo todo a tomar todo por culo y a desaparecer una temporada?

“Muy buena pregunta, tío. Nunca he pensado en dejarlo, ni una sola vez. Como te decía antes, para mí esto es lo más importante, si lo dejo, estoy quitándome la vida. Sería absurdo por mi parte, pero bien es cierto que sí hay momentos muy malos en los cuales te planteas “¿Pero por qué tengo yo que aguantar esto?”. Como cuando te topas con algún compañero que es mala persona y se intenta nutrir de ti, o cuando te encuentras con detractores que trasgreden ya los márgenes de un comentario y te agreden con cosas muy personales… Mira, te voy a contar un ejemplo, tío. Y me vas a entender. Cuando falleció mi abuelo hice la canción “Parte de mí”. Yo estaba tremendamente dolido, hecho polvo, porque era una persona que yo amaba. Pues a los pocos días me llega un SMS, no sé de quién, en el que ponía literalmente: “Eres la escoria del heavy metal, me cago en tu abuelo”. Como estás oyendo, literalmente. Se me quedó grabado en mi mente. Si yo tengo ese tío delante, ahora mismo creo que estaría en la cárcel, con toda seguridad, porque lo mato, le saco los ojos a puñetazos. En esos instantes, cuando la persona está muy por encima del personaje y estás afectado y preocupado por cosas realmente más importantes que la música, es cuando uno dice: “¿Pero por qué tengo yo que aguantar esto?”. Viniendo además de un tío que se supone que escuchará heavy metal, que es lo que yo hago. ¿Tanto odio me tiene o qué mal le he hecho yo al metal como para que alguien se moleste en conseguir mi teléfono personal y me mande un mensaje así en un momento de duelo, tío? Es algo demasiado grave. Hay veces que al bajarme del escenario ha habido gente que me ha dicho que estaba especialmente rabioso, y es porque ese tipo de cosas las tengo guardadas. Afortunadamente lo que hago es darle la vuelta a la tortilla y canalizo para escapar de esos estados en los que te dan ganas de mandarlo todo a tomar por culo. Hago todo lo contrario: ¿No os gusta Leo Jiménez? Dos tazas. ¿No os gusta que vayan tías a primera fila? No pasa nada. Yo no hago nada para que vengan pero sé que el año que viene van a venir más. A ese tipo de gente cada día le doy más donde le duele y yo sigo ganando. ¿Dejarlo? Nunca, pero sí he tenido que aguantar ciertas cosas que no le deseo a nadie, de verdad”.

A casi todo el mundo le entusiasmaba ver a Mägo de Oz con Leo a la voz. Se anunció el regreso de Saratoga y se esperaba que aparcaras por un tiempo tu carrera solista… Eres un aguafiestas, pero nadie debe dudar de que los tienes bien puestos, ¿verdad?

(Risas) “Bueno, esto es muy sencillo de explicar. Yo dejé Saratoga en el 2006 si mal no recuerdo después de 8 o 9 años de carrera en los que di todo. Que la gente tenga claro que los mejores años de mi carrera se los llevó Saratoga, porque era cuando más vitalidad y fuerza tenía, cuando más inocente era, y lo entregas todo a pecho descubierto. De los 19 años a los 25 estás hecho un toro, puedes con todo. Los mejores años de mi carrera están entregados a Saratoga, y precisamente por ello, llegó un momento, en 2006, en que me di cuenta de que ya había hecho todo lo que tenía que hacer junto a esa formación. Después de ‘Tierra de Lobos’, que era exactamente el disco que yo quería hacer, dije “Bueno, pues ya lo he hecho. La gente ha obtenido de mí lo que tenía que obtener y, a partir de ahora, ya va a ser repetirse”. Vi claro que yo no puedo estar repitiéndome, no hay un solo disco en mi carrera que sea igual que el anterior aunque siempre suenen a mí. Si llega ese día dejaré la música, porque yo me aburro con mucha facilidad. Cuando se ha reunido Saratoga de nuevas yo no he entendido volver porque mi camino junto a esa formación ya lo finalicé y no soy de dar pasos atrás. Soy muy consciente de que a la gente le gustaría, y me lo pasaría muy bien con mis compañeros porque les tengo mucho cariño, pero también ellos son muy conscientes, por las muchas veces que me lo han propuesto, de que yo soy un tío que cuando inicio un camino ya no vuelvo atrás. Ya tiro por ese camino hasta que me encuentro en otro sitio, y es más posible que termine haciendo death metal que verme retroceder. Ya no me refiero con respecto a Saratoga, sino en general. Es como cuando uno con 20 años se emancipa y se va de casa de sus padres porque ya tiene ganas de vivir solo. Comienzo a adquirir una libertad y una forma de vivir: tus horarios, comes cuando quieres, te acuestas cuando quieres…

Al formar Stravaganzza más a mi rollo adquirí una manera de trabajar y una dinámica que es como si me hubiera emancipado en cierto modo. Ya no me veo volviendo a tocar en una banda, donde compartas cada micra de lo que sucede. Yo soy una persona que tiene muy clara la forma de trabajar, me funciona muy bien. Cuando tienes ofrecimientos tan importantes como los de Saratoga o el de Mägo de Oz, por supuesto que te los planteas, pero luego los pones en la balanza y dices: “Si es que yo estoy muy bien como estoy”. Trabajo a mi manera, poquito a poquito, bajo mi forma de pensar, con mi criterio, con mi opinión y con buenos compañeros que me siguen a pies juntillas, no porque yo les mande y sea un impositivo o un dictador que les diga lo que tengo que hacer, sino porque asumo el mando y también el riesgo. Ellos están supercómodos. Para qué voy a cambiar lo que tengo, si estoy superbien. En Mägo de Oz tendría muchísimo más reconocimiento a nivel mundial, y posiblemente un nivel económico infinitamente superior, pero tendría que volver a estar en una banda donde tengo que hacer las cosas según el punto de vista de muchas otras personas. Con todo el cariño del mundo lo comenté con Txus y él me entendió a la perfección, dijo: “Es que tú ya vas por otro camino, tío”. Y con Saratoga lo mismo. Me lo comentó Jeroen su momento varias veces y Niko, la última vez por teléfono. Lo entendieron perfectamente. Nunca cierro puertas, ¿quién sabe? Igual dentro de unos años lo que me apetece es lo contrario, pero lo dudo mucho según soy yo, tengo las ideas muy claras. Casi con seguridad seguiré por el camino que estoy, por la línea que llevo trabajando en solitario. Y luego tengo también tengo muchas ganas de volver a reiniciar Stravaganzza, que para mí es prioritario al 100%”.

Que también lo sientes como tuyo y no como si estuvieras trabajando para otros…

“En cierto modo Stravaganzza es el hijo de Pepe Herrero y Leo Jiménez, y nos entendemos a las mil maravillas. Cada nota que doy yo a Pepe le satisface y viceversa. No hay discusión, cuando yo hago alguna cosa para Stravaganzza, Pepe siempre lo entiende y lo ve claramente. Los dos queremos llegar al mismo sitio. Y luego encima con el restoocurre lo mismo. Patricio es muy abierto de mente y funcionamos perfectamente; y Carlos es un tipo que lo mismo está tocando hoy con Merche que mañana con el Marismeño flamenco, un tío que nos abre las miras aún más, estilísticamente hablando. Y eso no lo cambio por nada, porque no me veo haciendo un estilo definido toda la vida”.

¿Nuevo disco de Stravaganzza en 2016?

“Uff… eso sí que sería mucho aventurarse. Stravaganzza tiene un curro que la gente ni se imagina. No te voy a hablar de mi trabajo dentro de la banda porque ya hemos hablado mucho de mí, pero para que te hagas una idea, Pepe para hacer las instrumentaciones y orquestaciones clásicas ha llegado a incluir ciento cuarenta y pico instrumentos entre virtuales y reales. ¿Tú sabes el trabajo que tiene eso? Solo el transcribirlo a la partitura para la gente que lo va a tocar –porque lo toca de verdad, no es teclado ni ordenador- lleva meses. La gente que quiera Stravaganzza tiene que esperar, será la hostia, pero requiere un tiempo y requiere una maduración. Y si tarda 5 años más, va a ser para bien. Cuando Stravaganzza decidimos parar, yo no vi que nadie se pusiera a llorar, ni creo que nadie se pusiera a llorar ahora tampoco, aunque bien es cierto que la gente, cuando te pierde, es cuando empieza a cogerle el gusto a la cosa. ¡Cabrones, Stravaganzza teníais que haberlo defendido cuando estaba!”.

Leo y Juan. Foto: Aitor Nova

Leo y Juan. Foto: Aitor Nova

Fue echando raíces con los años, no se valoró tanto en el momento, la verdad.

“Yo creo que llenaba un hueco y un espacio dentro del panorama español que se echa en falta. No hay grupos como Stravaganzza en el sentido de esa apertura mental, hacíamos lo que nos daba la gana y nos daba igual. Ahí nos poníamos el escudo y ¡hala, que vengan las críticas! Es curioso cómo cambian los tiempos. Cuando hicimos en 2006 la cover de “Hijo de la luna” nos llovieron hostias hasta en el cielo de la boca, muy críticas, muy duras. Y nosotros aguantamos ahí. Justo ese mismo año o al año siguiente fuimos a tocar al Viña Rock y recuerdo que había 22.000 personas viéndonos, más de las que nunca tuvo o volvió a tener Stravaganzza. Llegó “Hijo de la Luna” y vi que la gente se ponía muy nerviosa, no sabía si para bien o para mal. Presenté la canción diciendo “Bueno, espero que esta canción la conozcáis, vamos a tocar un tema de Mecano”, y ya empezaron muchos a abuchear, pero llegado el estribillo, 22.000 personas cantaron “Hijo de la luuuuna”. Dije por micrófono: “Muy heavys todos, muy rockeros todos, pero estáis cantando Mecano, amigos. Buenas noches”. Pasan unos años y llega un programa de televisión de cuyo nombre no quiero acordarme que machaca nota por nota incluso la esencia de los bailarines que sacaron a escena., incluso trajeron a un baterista distinto para esa canción con respecto al resto del programa. Llega el chaval, la canta, Bisbal la canta con él y a todo el mundo le parece estupendo. A todo el mundo le parece genial. Por eso mi actitud fue en plan “Luego diréis que me quejo. Hace 5 años me despellejasteis vivo y me echasteis a la hoguera porque lo hago yo. De repente lo hace otro, cuando yo ya me he comido el marrón y os he acostumbrado a todos a que eso puede ser, y no es tan malo”. De repente España es heavy, que recuerdo que ese era el hashtag. Heavy por los cojones, ya nadie se acuerda del heavy de “La voz”, ni del “Hijo de la Luna” de “La voz”. Los que lo hicimos y los que nos comimos ese marrón fuimos Stravaganzza”.

Es que en cierto modo eres el hermano mayor de una generación de cantantes de la forman parte Tete o Rafa Blas, y como tal te ha tocado comerte los marrones. Por cierto, me he dado cuenta de que has omitido deliberadamente llamar a Rafa por su nombre.

“No tengo nada en contra de Rafa, todo lo contrario, hace poquito hablé con él. Pero bien es cierto que el programa no me gusta nada, lo odio profundamente y lo digo claramente. Me da asco, me parece todo lo contrario a lo que se supone que venden, es un anti-cantantes. Ahí lo que venden realmente es el producto de los coachers, de los que ya son famosos, al chavalito que va a cantar y a dejarse la vida flaco favor le hacen, no saca nada de ello. A Rafa me lo encontré precisamente en un fiesta hecha por La Heavy y MariskalRock, y le dije “Cualquier cosa que necesites aquí estoy, toma mi teléfono”. Yo contra él no tengo nada, pero contra el programa tengo todo, no me mola que después de años de pelea, de una sentada te cojan y te quiten a ti algo que tú has hecho. Es como si de repente sale otra revista y a todo el mundo le parece genial cuando es exactamente igual que la tuya, o incluso peor. Un poquito de reconocimiento, nadie está pidiendo que nos echéis alabanzas, pero coño, por lo menos al César lo que es del César”.

Has abierto brecha en muchos aspectos y los que han venido detrás cantando en tu estilo lo han tenido más fácil. Realmente eres la cabeza más visible de una escuela, y de hecho a algunos de esos cantantes hasta les has dado clases…

“No sé si más fácil, pero en cierto modo, cuando un hermano mayor abre la brecha, lo hace para todo. Si se come la charla de su padre por venir a las dos de la madrugada, pues ya el hermano pequeño puede permitirse ciertas licencias. Yo me alegro haber creado escuela, para mí es un honor, estoy encantado de haber influenciado a la gente, pero tampoco considero que haya hecho nada del otro mundo. Yo me fijé en dos cantantes de aquí de España. Uno era Juan Gallardo, que era el más afín a mi estilo, él más rollo Judas, yo más tipoHelloween quizás. El otro era Fortu, que también se comió el marrón bien el hombre, un tipo que aunque tenía la voz más desgarrada, siempre quiso intentar hacer voces más agudas, con melodías un poco más heavies. Yo llegué en un momento en el que depuré de algún modo lo que ya venía de esos dos cantantes, con toda mi influencia de los de fuera, de Eric Adams, Dickinson… todos los clásicos. Estudié canto, y después de mucho machacar la voz, tenía claro dónde quería llegar, y creo que llené un espacio que en este país no estaba lleno. Pero ha habido muchos buenos cantantes, hace poquito estuve escuchando un disco que me encanta que es el ‘Imágenes de Dolor’ de Aspid, una banda que desde aquí recomiendo a todo el mundo, es una maravilla aunque no llegara a mucho. El cantante tenía unos agudos de la hostia, en plan “Cemetery Gates” de Pantera. No fui el primero precisamente, ni seré el último, pero lo que sí es cierto es que creo que tengo una serie de ingredientes que en conjunto hacen que esté donde esté. Soy un tío que se cuida, que se lo trabaja bien, que no voy a pillarme el pedo después ni voy tampoco al ligoteo, sino que lo que realmente quiero es hacer bien mi trabajo; intento mejorarme y superarme con cada disco. Creo que todos esos ingredientes hacen que esté donde estoy, y sí es cierto que en el camino se han quedado muchos que tenían buenas expectativas, pero es que la fiesta de después del concierto,y las anteriores sobre todo, van destrozando la voz. Hay muchos cantantes que ya no sé dónde están, y eso es una pena. El que quiera ser cantante y esté influenciado en cierto modo por el legado que he ido dejando, que sepa que esto no lo dan las cervezas, porros o fiestas desmesuradas, sinoel quedarte muchos días en casa y hacer mucho ejercicio físico. Mientras los demás están en el bar tomándose un cubata, tú estás en tu casa viendo una peli. No te queda otra”.

¿Y qué consejo le darías al músico que se sienta como tú te sentiste en ‘Tierra de Lobos’? ¿Aconsejarías tomar ese riesgo o fue una locura por tu parte aunque te haya salido bien?

“A ver, yo es que soy un poco loco, tío. A veces hago las cosas con muchísima determinación mía personal sin ninguna certeza de que me vayan a salir bien. No sé si es que lo hago con tanta decisión que a veces la suerte está de mi lado o que la suerte simplemente me ha sonreído, pero yo me decanto más por lo primero: lo he hecho todo con tantísima seguridad en mí mismo sabiendo que pasase lo que pasase lo iba a aceptar; que al final funciona. Y creo que eso se transmite. Funciona precisamente porque se transmite y la gente lo ve. Hay muchos seguidores míos a los que lo que les gusta de mí es la autenticidad, el seguir en pie pese a que mucha gente quiere tirar la torre. Yo les recomendaría que, primero, estuvieran muy seguros de cualquier paso que vayan a dar. Y segundo, que si realmente están seguros, miren otros factores: ¿Realmente tengo seguidores a día de hoy? ¿Puedo mantener esta nueva etapa? ¿La puedo sufragar a nivel económico? Y ha de tener una  credibilidad. Si se reúnen todas las condiciones, por supuesto que les animo al 100%. Fue lo que yo hice, me senté un día conmigo mismo y dije: “Mi camino aquí ya está hecho. Yo ya he dejado mi legado donde tenía que dejarlo con respecto a Saratoga. Hay muchas cosas por hacer todavía, queda mucho trabajo por delante. ¿Tienes un público que te va a seguir? Sí. ¿Estás seguro al 100% de que tú tienes fuerzas para hacerlo y vas a sufragar todo lo que te venga? Sí”. Y con dos cojones tiré pa’lante, pero por supuesto siempre tienes que pensar dónde vas. No puedes coger y decir “Pues venga, llevo toda la vida tocando en esta banda y nos va bien, pero como soy más chulo que nadie, cojo, me piro, y hago lo que me da la gana”. No, eso hay que pensarlo bien porque lo poquito que tenemos hay que guardarlo. Yo siempre tengo muchísimo respeto por mis seguidores, porque ellos hacen posible que esté aquí. Si ellos no estuvieran, yo seguiría siendo fontanero. Desde aquí todo mi apoyo a toda la gente que sea emprendedora, pero también le pido que tenga cabeza. De ahí viene el título de ‘Títere con cabeza’”.

‘Los fuertes sobreviven’, ‘Títere con cabeza’… todo siempre muy heavy, sin embargo el otro día conocí al Leo sensible, ese que se encuentra una paloma malherida en la calle y la lleva al veterinario aunque pueda morírsele por el camino como de hecho así ocurrió.

“Se me murió en las manos la pobre. Es un poquito lo que llevo contando durante toda la entrevista. La gente no tiene ni idea de cómo es Juan Destroyer, ni de cómo es Leo Jiménez oFortu Sánchez. La gente se piensa que porque ha visto a Fortu en la tele ya le conoce. Y eso no es así, Fortu puede perfectamente haber enseñado al público lo que él ha querido enseñar. Puede que sea una persona muchísimo más cariñosa, muchísimo más fuerte, muchísimo más sensible o todo lo contrario. Mi personalidad, el yo de todos los días, no se lo muestro a nadie nada más que a mis amigos de verdad. ¿Qué sensación tiene la gente de Leo Jiménez? Lo que ve encima del escenario: un tío que sale a matar, con cierto aire altivo en muchos casos. Muchos pensarán que soy un gilipollas por eso, pero es curioso, porque esa misma gente luego quiere un dios encima del escenario. Si vas de tío normal por la vida, pierdes seguidores. ¿Quieres un dios? Os voy a dar dos, pero no tienen ni idea de cómo es Juan Daniel Jiménez, afortunadamente, y yo soy un tío bastante, bastante sensible. Una persona que no me importa, me da igual, pero una que me importa y a la que quiero puede hacerme daño con facilidad.

Tengo un montón de cosas de mi vida que no muestro, no le voy contando a la gente si hago donaciones o dejo de hacerlas a según qué asociaciones benéficas, por ponerte un ejemplo. No soy de los que lo cuentan, como no voy contando que he salvado un animal o que voy a apadrinar un niño. Es curioso, hay un personaje dentro del fútbol al que le ponen verde por todos los lados, que es Cristiano Ronaldo. Como el tío es bueno y un guaperas y lo que hace, lo hace con una determinación brutal, pues vamos a ponerle a caldo. Como es el clavo que más sobresale, hay que darle de hostias siempre, pero luego investigas un poquito sobre él y resulta que te enteras que mientras otros futbolistas lo máximo que hacen es ceder una camiseta o un balón firmado para recaudar dinero para la operación de una niña, llega Cristiano, pregunta cuánto cuesta y lo paga él. Y no lo hace una vez o dos, sino muchas. Y dirás: “Es que ese tío se lo puede permitir”, pero muchos se lo pueden permitir y no lo hacen. Muy gilipollas, mala persona y egocéntrico no será cuando tiene ese corazón, porque en lugar de gastarse esos 50.000 o 60.000 pavos de la operación en irse a las Maldivas con una tía a hincharse a follar, lo coge y se los gasta en ayudar a una persona que ni siquiera conoce. Quiero decirte que afortunadamente todavía nos queda la parte personal, íntima, de cada uno, de puertas para dentro solo los que te quieren y los que están a tu lado saben realmente cómo eres. Yo duermo supertranquilo y no tengo por qué explicar a la gente que soy buena persona porque lo tengo superclaro, es lo único que soy. ¿Soy el mejor cantante de España? No. ¿Soy buena persona? Sí. Eso sí lo tengo muy, muy claro, y mientras yo lo sepa y esté tranquilo… He oído burradas sobre mí, tío, que no te quiero ni citar, pero burradas serias, serias. Bueno, que digan, no voy a contrarrestar con las miles de cosas buenas que hago al cabo del día porque no tiene sentido”.

Venga, cuéntame al menos una de esas burradas que hayan dicho sobre ti.

(Risas) “Pues, la última que me hizo mucha gracia, es que yo tenía sexo con abuelos y con abuelas, con gente de más de 80 años. Ese sí que se lo ha currado, porque lo de que soy maricón ya no cuela: “Este hijoputa siempre va con pibones”. Nos partimos el culo, me la pasó un colega y nos reímos durante una hora. Vaya tela”.

En 1998 ya me contabas que te encantaba Mónica Naranjo y que era más heavy que muchos cantantes de heavy. Por lo que dice Alberto Martín, su guitarrista, el nuevo disco de la catalana te va a acabar por dar la razón.

“Cuando tenía 18 años, de las cosas más heavies que salieron ese año fue el ‘Palabra de mujer’ de Mónica Naranjo, y rápidamente muchos se engancharon a ese rollo. En la intimidad, muchos de los que reniegan de ella, la escuchan. Lo que veníamos diciendo: nadie sabe realmente cómo eres. Para mí Mónica es una gran inspiración, una tipa con la que me identifico mucho porque termina haciendo lo que le da la gana dentro de unos márgenes. Y como tú mismo decías, es más heavy que muchos otros cantantes heavies. Esta tía se pone a cantar cualquier tema de Helloween y nos funde a todos, y seguro que canta “Painkiller” mil veces mejor que yo. Ojo con ella. Y haber cantado en directo a su lado para mí fue… me hubiera gustado prepararlo más. No se ensayó nada, salté delante de “nosecuantas” mil personasun poco a lo loco. Pero bueno, yo salí a matar, como siempre, y lo defendí como pude, porque no veas lo que es cantar una canción de esta mujer. Pero me moló, a ver si ahora me devuelve la pelota y se viene a cantar un día conmigo”.

El concierto de La Riviera puede ser una gran ocasión.

“Bueno, ahí lo dejo. A ver sí desde aquí se anima”.

¿Qué no has hecho todavía y no morirás sin hacer?

“No he tocado con Metallica y lo lograré, por mis santos cojones, aunque tenga que secuestrarles o algo así. Me quedó con las ganas de compartir escenario con Pantera y eso no creo que vuelva a suceder, y si sucedeno será Pantera de verdad. ¿Qué más me queda por hacer? Conquistar ciertos países de Europa, como cuando voy a Latinoamérica, que es mi segundo hogar. Terminar de conquistar Estados Unidos. Tengo en mente todo el día Japón, porque muchos de los mejores conciertos que yo tengo en casa en vídeo son del Budokan y es un sitio en el que quiero tocar y reventarlo. En base a lo que veníamos hablando durante toda esta conversación, también me queda convencer al mundo, o por lo menos al mundo del rock en España, de que tenga una apertura de mente mayor; que cuando yo tenga 80 años y mire atrás, en lugar de decir “Soy el mejor” diga, “Joder, yo conseguí que “nosecuantos mil heavies cantaran un tema de Mecano y terminaran reconociendo que mola”. Digamos que yo siempre veo la música como un caramelo con distintos envoltorios, y mi mayor obsesión en la vida es conseguir que vean el caramelo y no el envoltorio, porque hay un montón de grupos de heavy metal que lo único que tienen de heavy es que meten guitarra, pero luego las canciones no son tan heavies. Si la gente investiga un poquito más se va a dar cuenta de que ni todos los poperos son tan poperos ni todos los heavies son tan heavies. Hay una infinidad de canciones que nos las han vendido con el envoltorio del heavy metal y en el fondo son una mariconada tremenda, y viceversa, canciones que nos las han vendido con un envoltorio mucho más suave, con sintetizadores, guitarras acústicas, voz femenina… que si las tocara Pantera serían grandes temas de metal. Esa es mi obsesión, Conseguir que la gente del heavy metal en España vea más allá de la distorsión, tío”.

¿Eres reacio a la reunión de Pantera incluso con Zakk Wylde, que era amigo de Dimebag?

“Pero no porque sea un purista, sino porque Dimebag no era un guitarrista normal tío. Me cuesta hablar de esto, no te imaginas lo mal que lo pasé cuando murió, estuve muy jodido, casi como si se me hubiera muerto un familiar. Dimebag tenía la esencia de Van Halen pero con la genialidad de alguien de otro planeta. Y no digo que Van Halen no sea genial, es incluso más genial queDimebag, pero lo que tenía Dimebag es que era… ¿cómo explicarlo? Es que inventó cosas en los 90, cuando ya era muy difícil inventar nada. Reinventó el acero, como se llama el disco de Pantera. Lo que hacían antes del ‘Cowboys FromHell’ era un poco rollo heavy glam, como lo que hacía cualquiera en Los Ángeles de los 80. Y de repente salen con el ‘Cowboys FromHell’, que no tenía precedentes por más que digan de otros grupos. Era un sonido eléctrico que tenía un poco de Van Halen y un poco de Kiss en las melodías, pero ellos crearon el groove, el rollo del metal de los 90. Ellos, junto a Sepultura, son los padres de ese rollo, detrás vinieron todos los demás. Dimebag es tan importante como Jimmy Page en un momento dado, el padre de todo esto. Cada vez que haces un armónico en la guitarra, estás imitando a Dimebag. Por eso admiro tanto a Van Halen, porque hasta él se dio cuenta de eso y en la tumba le dejó su guitarra, como diciendo “¡Hostia, este tío era más grande de lo que parece! Voy a darle mi guitarra, la Frankenstein, la más importante”.

ZakkWylde es la polla, flipo con él, pero no le llega a Dimebag ni a la suela de los zapatos, no creo que haya creado nada ni que haya hecho nada tan sumamente brillante como lo que hizoDimebag en Pantera. Es así. Que nadie piense que me cae mal ZakkWylde ni que no me gusta, me encanta Black Label y me encanta ZakkWylde, pero me gustan más su pose, su rollo y su estética, que lo que le ha dado a la música. Sin embargo creo que Dimebag es una cosa fuera de lo común”.

¿Algún otro proyecto por tu parte? O quizás tienes en mente recuperar Supra, la Heavy Metal Orchestra, los musicales…

“Heavy Metal Orchestra no es un proyecto, sino que fue el nombre de una gira aislada y ya está”.

O sea, que no volverás a hacerlo.

“Igual cuando haya otro aniversario, dentro de 10 años, hago una gira que se llame Heavy Metal Orchestra II, pero no fue… es la mala información de la gente lo que lleva a engaño. Se decía: “Otro proyecto de Leo Jiménez”, pero no era un proyecto, sino una serie de conciertos de Leo Jiménez y su banda bajo ese nombre, no cambié a un solo componente. Ahora mismo, proyectos en mente, solo tengo mi carrera en solitario y, si surgiese la oportunidad de volver a hacer Jesucristo Superstar, sí me gustaría estar, pero no hay nada en mente. Stravaganzza estará en standby todavía por mucho tiempo, así que, de momento, nada. Me queda mucho trabajo con Leo Jiménez en solitario”.

Hace ya años que no crees que Rob Halford haga un buen papel en Judas Priest. ¿Deberían retirarse los cantantes cuando ya no dan el nivel? Y ten cuidado a la hora de responder que cuando uno escupe hacia arriba…

(Risas) “No tengo miedo en ese aspecto. Lo dije en su momento y lo vuelvo a repetir: soy fan de Halford hasta la muerte, pero hasta Fight, estamos hablando del año noventa y poco. ‘War of Words’ me apasiona, es uno de mis discos favoritos, pero después no ha habido mucho más de ese hombre. Considero que cualquier músico y cualquier persona que trabaja con el cuerpo… Tú imagínate una stripper que sale con las carnes colgando, un atleta que ahora tarda el doble en hacer los 100 metros o un futbolista que ya no hace nada y solo está para seguir llevándose millones cada temporada. Llega un momento en el que igual los millones no son tan importantes y mola más acabar la carrera en un punto álgido. Yo te digo desde aquí, lo firmo y te va a gustar tenerlo, que dejaré de cantar mucho antes de que una sola persona diga “Leo ya no tiene voz”. Antes de que llegue ese momento yo ya no estaré cantando, con toda seguridad, porque en mi vida hay muchas otras cosas: me gusta producir, me gusta componer, me gusta muchísimo tocar la guitarra… No tengo por qué dejar la música, simplemente dejaré de cantar. Cuando yo tenga 60 años, por ponerte un ejemplo, si ya no puedo cantar los temas como a mí me gustaría cantarlos, pues intentaré adaptarlos para poder seguir. Si aun así, mi voz, por la circunstancia que sea, ya no funciona bien, o si ya físicamente se acabó mi momento, ¿qué necesidad hay de romper el mito haciendo discos con la voz chunga o conciertos donde no llegas al final?”

El dinero, hay que comer.

“Sí, pero yo no creo que Rob Halford esté muerto de hambre”.

No, Rob Halford no, ¿pero en tu caso? Será difícil que tengas el dinero de Rob Halford cuando llegues a esa edad.

“Ojalá sí, yo aspiro a mejorar y espero que me queden muchísimos años de carrera por delante, pero mira, tengo laringitis crónica, una de las enfermedades más grave que puede sufrir para un cantante. Por eso no puedo tener aire acondicionado y por eso no puedo entrar a un sitio con humo. Tengo la voz bastante tocada en ese aspecto, pero físicamente está bien porque contrarresto todo eso con trabajo y disciplina. Si el día de mañana va a peor y yo ya no puedo porque físicamente tengo una enfermedad degenerativa -toquemos madera para que no sea así- pues tronco, tengo que asumirlo y dejar de hacer este trabajo, haré otra cosa, no se me van a caer los anillos. Yo no voy a ser cantante hasta el final de mis días, eso lo firmo en este instante, porque es que  no me gustan los grupos que lo hacen así, no quiero ir a ver una banda y ver las ruinas de lo que fue. A mí me gusta ver a los grupos con dignidad. Y yo no digo que RobHalford no sea digno, ole sus huevos que está ahí el tío como el que más, pero era uno de los tres mejores cantantes de la historia del heavy metal y ahora no llega ni a un 2% de lo que fue. Hay que dejar paso a las nuevas generaciones, si pasado mañana yo no puedo cantar como cantaba y llega un nuevo Leo Jiménez que se llame Pepito Flores y lo hace de puta madre, coño, hay que dejarle sitio a ese chaval también. Y yo tendré que producirle discos, aconsejarle, intentar formar parte de lo que él está empezando para yo seguir dentro de la música, pero desde otro sitio. No tengo la necesidad de estar siempre delante de la cámara, lo tengo superclaro, además. Hay que retirarse a tiempo”.

¿Qué disco te metió de lleno en el rock y qué recuerdos guardas?

“El ‘The Final Countdown’, en 1986. Yo tenía 6 años y medio. Flipé tanto, tanto que cogía un palo y hacía el “tinonino” con el cabeceo de los Europe. Mi abuelo -el que murió, el de “Parte de mí”- lo vio, le hizo mucha gracia y se recorrió toda la ciudad estando cojo, con su garrotita el pobre hombre, hasta que encontró una juguetería donde había una guitarra. Por fin pude hacer el baile de los Europe con una guitarra de verdad y desde ese instante no quise volver a cortarme el pelo. Claro, entre los 6 años y los 10, si no tienes ningún familiar heavy, que no lo tuve, ni nadie que te pueda seguir pasando música, pues lógicamente eres un niño, ¿qué vas a oír? Miliki. Pero se me quedó grabado ese disco y lo tenía., me sabía “Danger on the Track”, “Cherokee”… todos los temas me apasionaban. Ya con 10 años entró en juego el hermano mayor de un vecino míoy buen amigo. Tendría 16 años y era superheavy, tenía una discografía brutal de Motörhead, de Yngwie, de Maiden, de Metallica, y me dijo: “Toma este disco, que igual te gusta”, tirando encima de la mesa el ‘The Number of the Beast’ de Iron Maiden. Ahí sí que flipé y me dije: “No quiero otra cosa”. Ya con 10 años no quería otra cosa, lo que pasa es que yo de primeras flipaba más con la guitarra que con la voz, no me veía cantante. Siempre me he visto muy tímido y parece que detrás de la guitarra estás como más protegido. Flipaba con los solos y los imitaba con la voz. Luego este mismo chico me dejó un disco de YngwieMalmsteen, el ‘MarchingOut’, que fue el segundo o tercer disco de heavy metal que tuve. Cuando vi cómo tocaba Yngwie dije: “Pues va a ser que no, aquí no llego ni de coña” (risas). Siempre he sido como muy previsor y dije “Joder, si en el año 80 y poco ya hay gente que toca como este tío, cuando yo tenga su edad, ¿cómo tocarán?”. Me dediqué un poquillo más a cantar. Un día quedé con Pepe, Pepe Herrero, tendría yo 13 años. Me dijo que subiera a su casa y le pregunté si me llevaba la guitarra eléctrica que me había comprado, pero dijo que mejor sin ella. “¿Entonces pa’qué”, le pregunté, y me puso a cantar. “¡Hostia, cabrón, vamos a hacer un grupo!”. Y ya de ahí pa’ lante”.

¿Cuál fue esa primera banda?

“Se llamó Crisálida, y era un poquito parecido a Stravaganzza, aunque muy malo, muy malo. Pero el cabrón de Pepe ya era bueno, yo recuerdo oírle tocar todos los temas de YngwieMalmsteen de este disco que te estoy comentando, del ‘MarchingOut’, sonando igual, superrápido. De repente venía su madre y le decía “¡Pepe, a comer!”, y el tío se daba la vuelta y mantenía una conversación mientras seguía haciendo el solo, me dejaba con la boca abierta. Por entonces tendría 14 años, y siempre fue muy bueno, fuera de lo normal, sobre todo componiendo. Nunca compuso temas de heavy metal al uso, la típica canción en plan cuatro acordes, siempre, desde el primer instante, hizo cosas peculiares, armonías complicadas, aun sin saberlo. Estudió tuba en el conservatorio…”

Claro, ya desde pequeño era músico.

“Siempre, y para mí es el músico por excelencia de este país”.

Esta llega un poco tarde, pero como no lo sé, pregunto mejor que quedarme con la duda. Si eres Juan Daniel, ¿por qué coño te haces llamar Leo?

“Pues mira, yo de pequeño era grafitero. Todos pintan la primera gilipollez que les viene, pero yo quería pintar algo que tuviera que ver conmigo, y soy muy Leo, desde siempre. Ese símbolo del zodiaco, punto por punto, me define a mí, así que empecé a pintar Leo como el que podía haber empezado a pintar Aries. En el argot de los grafiteros se tiende a llamar al tío en cuestión con lo que pinta, y al final hasta mi padre me llama Leo”.

https://www.facebook.com/juandestroyeroficial

@juandestroyermr

Etiquetas: , , , ,

Categorizado en: , , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

12 comentarios

  • Juandie dice:

    Pedazo de entrevista hacia éste genio de nuestra música como es LEO JIMENEZ de la que ha sido un puto placer echar una hora en leerla y a la vez disfrutarla con sus muchas anécdotas más allá de su banda y de las bandas por las que pasó hasta llegar donde ha llegado el bueno de LEO.Como a mi también me van las pelis al igual que al LEO solo le puedo decir a la peña que no contaré nada de dicha entrevista y que leérsela es lo mejor de todo.Éste músico ha hecho historia en el heavy rock hispano y al que le pese que se JODA!!!

  • MA0U dice:

    Qué puedo decir? Ser uno más de los putos de este podrido país y ponerle a parir? No joder. Este hombre es un jodido ejemplo. Y si alguna vez dudé de los derroteros que tomó o toma me trago lo que pensé y pa’lante apoyando a esta bestia. Grande Leo. Una entrevista que sin ser emotiva llega, con el Destroyer de heavy implacable a ratos pero ahi está la calma. Mucho éxito en todo.

    Me hubiese gustado saber, como Leo es archifan de Maiden, qué opina del The Book of Souls? Mierda, que uno lamenta no ser periodista a veces.

  • Oscar dice:

    Buena entrevista. Aunque Leo parece estar enfadado todo el rato, igual que en sus canciones que casi siempre habla de la gente que odia o no soporta XD.
    En fin, no estoi de acuerdo con que hoy en día seamos tan nazis si un cantante se corta el pelo dejar de seguirlo. Lo de fortu tuvo polémica pero más bien porque lo hizo en un programucho de tele5. Yo personalmente deje de ser fan de Victor porque se lo ganó a pulso a base de sacar malos discos, especialmente el último que es terriblemente malo. Aunque se cortase el pelo si no hubiese sacado discos como revolución o inmortal lo admiraria como antaño.
    Cano de centinela tiene mejor voz que leo, cierto es. Pero el estilo, las letras, la música… No llaman tanto, son un grupo bastante mediocre para la grandisima voz de cano. Podrían dar mucho más de si especialmente con 2 guitarras en vez de 1.
    Y si yo fuese leo haría aún hoy en día todo lo posible para localizar al gracioso del mensaje y pegarle una paliza. Menudo hijo de puta. En fin, no se como puede existir gente así pero tampoco somos tan nazis el público heavy como nos pintan.

  • Anónimo dice:

    Hace unos 15 años que soy seguidora de Leo Jiménez, me encanta su manera de cantar, de componer, tengo todo su material original, se cual son sus letras y composiciones, tanto en solitario como en Stravaganzza y pasando por la etapa de Saratoga, me encanta leerle y escucharle en las entrevistas y sobre todo cuando va pasando el tiempo y realmente te das cuenta que merece la pena estar con él, es una persona muy fiel a si misma, terca y con dos cojones bien puestos. Hace tiempo escribí a vuestra revista enviando un comentario acerca del tema niñas y Leo…las hay que son pateticas y que por “ellas” pagamos todas…por suerte o desgracia todos tenemos móvil, estamos empeñados en grabar todo lo que pasa…y para eso estan los fotografos acreditados, no hay nada más bonito que ir a un concierto y agarrarte al compadre de al lado e hincharte a cantar y meter saltos, vivir el concierto con la misma intensidad que tu grupo. Por eso desde aquí y una vez más siempre le deseare lo mejor a él y a los miembros de la banda, Antonio, Edu, Carlos, Rufo y la Bestia.

  • Juandie dice:

    ¿CENTINELA un “grupo mediocre”?.Escucha sus cuatro primero albumnes en especial el PÁNICO y el LA NUEVA IRA y verás si son “mediocres”.Cuanto TONTO IGNORANTE (oscarsss)!!!

  • Oscar dice:

    Juandie, he oído todos los discos de centinela, y si, digo mediocres ahora, en general lo que han sacado después de claustrofobia. Aunque ningún disco esta tampoco a la altura de agotaras, tierra de lobos y el clan de la lucha. Podrían dar mucho más de si pero no, se conforman con sacar discos chapuceros como teoría de la fidelidad y pura satisfacción. Y las letras no me dicen nada. Esta claro que si sacasen discos mejores triunfarian mucho más y habrían llegado más lejos de lo que han llegado.

  • Juandie dice:

    ¿Las letras no te dicen nada?.Pues solo falta que vayas al local de ensayo de la banda y que te canten una nana a ver si quedas “satisfecho”!!!

  • Susana dice:

    Yo soy una de las miles y miles de fans femeninas que tiene leo q al contrario de muchas no suele estar nunca en primera fila en sus conciertos ni suspirando continuamente x sus huesos, el que es Guapo es guapo pese a quien le pese y la envidia es muy mala ya sabemos y q leo es un tío muy atractivo es evidente pero estoy un poco arta de q por ser chica y asistir a sus conciertos ya nos encasillen,llevo escuchando a grupos como avalanch, tierra Santa, saratoga… Desde que tenía 15 años y me volvía loca cada vez q los veía y ninguno me gustaba físicamente,la primera vez q escuche a ♌ le escuche y le escuche pero no vi una foto suya hasta mucho más tarde y ya me había enamorado de su Voz y cuando le llevo en el coche continuamente tampoco voy con una foto suya en el retrovisor
    Asíq entérate y q la gente se entere x si no lo saben ya q no es un rostro y no todas las chicas vamos por su cara guapa sino por su tremenda voz y por esas canciones cañeras y esas preciosas baladas q a mi tanto me gustan
    Gracias mil gracias por hacer lo que te gusta y compartirlo

  • Lara Ormeño Vasco dice:

    Hola Leo (te llamaría Juan Daniel, por dirigirme a la persona y no al personaje, pero como dices que hasta tu padre te llama Leo…). Sé que no vas a leer esto y que, aunque lo hicieras, te la sudaría bastante; pero me apetecía compartir contigo y con todo el que lo lea la historia de cómo llegaste a mis oídos.
    No puedo decir que sea fan tuya (entendiéndolo como alguien que sigue a un cantante/grupo desde sus inicios, que sabe todo sobre su vida, sus canciones, etc.) pero allá por el 2004, con 17 años, tuve un novio al que le encantaba Saratoga. A mí me sonaba a freaky total, porque yo ni por asomo había escuchado nunca heavy, y menos en español (que parece que en inglés llega más); de hecho me he considerado siempre más de pop. Pero de verdad que jamás olvidaré aquella noche, con unos 8 colegas en mitad del campo en una cabaña hecha con 4 maderas mal puestas, cuando mi novio me dijo: “mira, escucha ésta, ya verás como te gusta”. Y empezó a sonar “Si amaneciera”. Pienso en ello y parece que lo estoy reviviendo. Recuerdo que me recorrió un escalofrío por todo el cuerpo, y puedo jurar que desde aquel día vivo enamorada de esa canción y de tu voz. Si digo que la he escuchado o cantado mentalmente o a viva voz unas 5000 veces, no exagero (hasta el punto de discutir ayer con mi actual novio porque decía que “ya me estaba rayando con la cancioncita”… No es heavy tampoco, no).
    Pero mira, jamás me dio por escuchar nada más tuyo hasta ayer, que se me cruzó el cable y empecé a buscar vídeos en Youtube. Y así fui teniendo noticia de todo el trabajo que has hecho durante más de dos décadas y, como me fui enganchando, quise indagar más y busqué información tuya en internet y así he llegado aquí. Y la conclusión que saco es que todo lo que tocas lo conviertes en oro (y tu trabajo tiene que costarte, sin duda). Pero me quedo más aún con la gran persona que demuestras ser (y no digo que eres porque no tengo la suerte de conocerte y no puedo opinar).
    Ya ves tú, todo este rollo para decirte que resulta que una mindundi que básicamente escucha música comercial (porque sí, tienes razón, en este país no hay mucha cultura musical y menos aún se aprecia a los grandes cantantes) ha descubierto que aquella voz que le ponía los pelos de punta con 17 años es, sin ningún género de dudas, el mejor cantante que hay en este país.
    Así que, en pocas palabras: eres muy grande Leo y, más grande aún, Juan Daniel.

  • Onys dice:

    Hola. Yo te conocí con Saratoga y porque mentir, lo cierto es que estaba con unos amigos y hablando de este tipo de música llegamos al comentario de que muy pocos eran super atractivos como en el pop, y uno de mis amigos dijo q había un grupo con un chaval que era la caña, y lo fuiste. Y tu voz no defraudó nunca, dejaste de ser el guaperas para ser el tío que canta y lo mismo te emociona que te vuelve muy salvaje.
    Cierto es que aunque suene raro te debo o mejor dicho os debo A Stravaganzza salir de un bache muy malo, pues con Réquiem diré que me levante durante meses y Deja de llorar me saco de mi agujero y me recordaba todos los días al levantar que no podía seguir así. Y aquí estoy, sin toda esa ocuridad mala.
    Si leyeras esto solo quiero q lo sepas, en un concierto en getafe, sector 3 tuvimos la oportunidad de hablar con todos vosotros, nos invitasteis a ir a la firma en la rosa negra ( hace una eternidad), yo plantee mi problema de ir con una pequeña muy chinorri y enseguida nos dijisteis venir por detrás pasar y os firmamos, y lo cumplisteis, os acordasteis, eso dice mucho de lo que os preocupais cómo grupo por nosotros.
    Hay temas q me gustan más o menos, pero lo que me gusta es oírte y en directo disfruto cómo una enana de tu fuerza.
    Así q gracias por todo, yo te seguiré a ratos cómo siempre y desde un lateral para disfrutarlo mejor. Seguir haciendo lo vuestro que hay mucha gente a la que llegáis y seguro levantais de sus problemas aunq solo sea un rato, es un rato de olvido de la mierda que hay. GRACIAS

  • Ronald dice:

    Stravaganzza me cambio La vida para siempre.. gracias Juan Daniel por regalarnos a Leo Jimenez… Gracias por 037 gracias por Saratoga.. gracias por Stravaganzza…gracias por todo… Grande Leo Jimenez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.