bones factory 2
magictostadora
brotherhood of wolves
la munición
invaders
soul teller
dragonfly
swimming in a pan
lady tattoo
zalez
samu ortiga
grimner

Entrevista a Lee Aaron: “En mi corazón soy un marimacho”

30 junio, 2016 11:23 am Publicado por  1 Comentario

Lee Aaron fue la protagonista de los sueños húmedos de toda una legión de adolescentes ochenteros que suspiraban por sus huesos. El desmedido entusiasmo de sus seguidores en aquella época le llevó incluso a contratar guardaespaldas y bastante le costó desprenderse del sambenito de mujer objeto. Tras una larga temporada más centrada en el jazz y el blues, ha vuelto al rock con ‘Fire and Gasoline’ y Alfredo Villaescusa muestra sus respetos a la antaño majestad metálica.

lee-aaron

¿Por qué elegiste un título tan rotundo como ‘Fire and Gasoline’?

“Quería algo que evocase al rock por los cuatro costados y que no dejase lugar a dudas, marcar de alguna manera distancia con los otros discos de jazz y blues que había hecho en el pasado”.

¿Sabías que existe un disco del ex-Sex Pistols Steve Jones del mismo título?

“Ah, pues no, no tenía ni idea, me suena un poco el nombre de Steve Jones, pero no estoy segura ahora mismo…perdóname, es que estoy todavía un poco espesa, aquí en Canadá son todavía las cinco de la mañana (risas). Pero bueno, a mí me parece un título perfecto para un disco del rock, seguro que lo ha utilizado también más gente”.

‘Fire and Gasoline’ es tu primer disco en estudio desde el 2004, ¿qué has hecho todos esos años?

“Pues fui madre de dos hijos y les estuve criando, por lo que me alejé del mundo musical por una temporada. Necesitaba desconectar de esa presión del próximo disco, las giras, etc. y por eso preferí centrarme en mi familia, ahora ya han crecido y creo que puedo retomar de nuevo mi carrera artística”.

En lo musical parece que no ha pasado el tiempo porque el álbum suena muy ochentero…

“Es curioso, pero otros periodistas me han dicho exactamente lo contrario, que suena muy moderno, supongo que al final dependerá del punto de vista de cada cual…”.

¿Qué me dices acerca del primer tema “Tom Boy” (ndr: marimacho)¿Eres un poco marimacho?

“(risas) Sí, totalmente, en mi corazón soy un marimacho, aunque la verdad es que me inspiré más en esa energía que desprenden las chicas preadolescentes que no son realmente conscientes de ello. De hecho, en el vídeo de la canción aparece mi hija con sus amigas del colegio. Fue divertido verles coger los instrumentos y dejarse la piel, en los descansos andábamos comiendo pizza y haciendo bromas y esa alegría y buen rollo creo que se contagió también a la pantalla”.

“Popular” se antoja una reflexión acerca de tu carrera, ¿es así?

“Sí, puede ser, porque habla de los efectos adversos de la fama, algo que también sufrí durante los ochenta, en una época tuve incluso que contratar varios guardaespaldas porque había un perturbado que me seguía a todos lados nada más salir de casa, aunque solo fuera a comprar pan, era una situación muy incómoda”.

Creo que fue importante en tu trayectoria reciente conocer a Sean Kelly, ¿verdad?

“Sí, es un guitarrista que estuvo tocando con Nelly Furtado o Helix y la conexión fue casi instantánea, él fue el que me ayudó a componer gran parte de los temas del disco. Hicimos la mayor parte del trabajo a distancia, ya que al vivir cada uno en una punta reunirnos se convertía en un lujo demasiado caro, aparte de que también andábamos en la carretera haciendo conciertos, por lo que aprovechamos al máximo las posibilidades de la tecnología contemporánea”.

¿Tienes planes de presentar el álbum en Europa?

“Pues sí que me gustaría hacer algunas fechas, todavía me acuerdo del recibimiento que me ofreció el público en el Sweden Rock hace unos años, la verdad es que no me esperaba eso después de tanto tiempo, así que intentaré regresar lo antes posible, en estos momentos hay conversaciones al respecto, así que confío en que algo se materialice en breve”.


Sobre las artistas pop como Miley Cyrus que utilizan su cuerpo para vender discos: "me dan mucha pena, no me gustaría que sirvieran de ejemplo para mi hija ni para nadie”.


Llegaste a acabar harta de la canción “Metal Queen”. ¿Fue para tanto la cosa?

“Sí, la verdad, se convirtió en una especie de losa que lastraba cualquier posibilidad de evolución, un cliché, y me revelé contra esa situación, por lo que dejé de tocarla durante una temporada. Por suerte, superé ya esa etapa de aversión y ya no me avergüenzo en absoluto de ese tema, por lo que ya no tengo problema alguno en interpretarla en directo”.

¿Echas de menos la escena de los ochenta?

“Pues en muchas cosas sí, había cierta inocencia en el ambiente y a la hora de producir o componer un disco todo era más artesanal, había un proceso que tenía su encanto, ahora por ejemplo podemos trabajar en una canción estando cada uno en una parte del país, pero resulta más frío”.

¿Qué tipo de gente acude hoy en día a tus conciertos?

“Pues en Canadá suelo ver a familias enteras al completo, con chavales de la edad de mi hija, son aquellos fans de los ochenta que se han casado, pero no por ello han dejado de ir a conciertos”.

Hubo un proyecto llamado 2preciious en el que intentaste despojarte del nombre artístico de Lee Aaron, ¿por qué?

“Ah sí, eso fue durante aquella época en la que estaba muy desilusionada con el negocio discográfico, quería dejar atrás el pasado y comenzar una carrera que no tuviera nada que ver con lo anterior, fue un proyecto muy ambicioso que no tuvo demasiado eco comercial”.

lee-aaron-colorAhora tienes tu propia compañía de discos, ¿te cansaste de depender de otros?

“Pues sí, aparte de que ya se ha demostrado que en la actualidad ya no es un negocio rentable. Me sugirieron la opción del crowdfunding, lo estuve mirando un rato y acabé abrumada con todas las plataformas que existían, aparte del tremendo trabajo que suponía luego mandar cientos de paquetes con micrófonos firmados o cualquier otra cosa que se pudiera ofrecer, no me gusta tampoco la idea esa de sacar un disco con el dinero de los fans… Así que la única opción que me quedaba era aprovechar el verano para hacer el mayor número posible de conciertos y así reunir la cantidad necesaria de dinero que me permitiera sacar algo sin deber nada a nadie, y eso fue lo que hice finalmente”.

Tu nombre verdadero es Karen, ¿de dónde viene lo de Lee Aaron?

“Así se llamaba el grupo en el que estaba en el instituto, lo he utilizado desde entonces”.

En 1982 posaste en topless para una revista masculina, aunque luego te arrepentiste bastante de haberlo hecho, ¿qué sucedió realmente?

“Pues se juntaron varios factores, para empezar, recibí una tremenda presión por parte de la discográfica y de mi manager de aquel entonces y no me quedó otra que ceder. Era también muy jovencita, no sabía nada del negocio musical, por lo que escuché los consejos que me decían que sería bueno para mi carrera, aunque al final fuera todo lo contrario”.

¿Y qué piensas cuando ves a mujeres como Miley Cyrus utilizando su cuerpo para vender discos?

“Pues me dan mucha pena, no me gustaría que sirvieran de ejemplo para mi hija ni para nadie”.

¿Qué se siente al haber protagonizado los sueños eróticos de miles de adolescentes ochenteros?

“(risas) No sé, es una mezcla de agradecimiento y cierta repugnancia (más risas)”.

Redacción
Etiquetas: ,

Categorizado en: ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *