ABEL FRANCO: “DESCUBRIR MÚSICA NUEVA ES MUY MOTIVADOR”

26 agosto, 2014 3:51 pm Publicado por  1 Comentario

«En algún lugar del mundo»

El guitarrista madrileño es capaz de dejarnos ‘Sin Palabras’ (título de su primer disco en solitario) con su fusión de rock y jazz, pero él también se queda sin palabras ante algunos lugares lejanos que le han servido de inspiración a la hora de componer el disco. YORGOS GOUMAS se puso en contacto con él y esto es lo que le cuenta.

intabelfranco¿Qué porcentaje de rock, jazz y blues respectivamente dirías que tiene el álbum?

El rock se lleva el trozo grande de la tarta con un 70%. El jazz está sobre todo presente en armonías, y junto al componente melódico se llevaría un 20%, que en sí mismo constituye el lado “fusionero” del disco. Fíjate que yo no lo encuentro blusero, quizás porque no me llama demasiado el blues y, aunque el jazz tiene corazón de blues, me siento más identificado con un lado funk que se llevaría el 10% restante. Sobre todo, este componente funk se nota en las baterías. Las medidas del set de Zebensui para nada son grandes, es más, se alejan de los típicos bombos de rock de 22” y de sonido enorme. De todas formas, siempre es agradable cuando escucho opiniones de compañeros y gente menos conocida que asocia mi estilo o sonido con músicos que apenas he escuchado o con los que no me siento identificado. Eso me despierta curiosidad y me digo: “¡quizás haya más de ese guitarrista en mí de lo que creo!”

¿Cuáles son tus músicos y estilos de música de referencia?

Comencé escuchando a guitarristas rockeros y bandas de metal, thrash y speed como Yngwie Malmsteen, Tafolla, Becker, Kreator, Stryper, Judas Priest, Manowar, Scorpions, Metallica, Helloween, Testament, Tankard, Gary Moore, Europe, King Diamond, Maiden, etc. Estamos hablando de hace ya veinticinco años y esa música ha dejado huella. La música clásica siempre me ha gustado, especialmente Mozart, Paganini, Vivaldi o Telemann. A medida que el tiempo ha ido pasando, he ido descubriendo mucha música y estilos muy diversos. Con los años, mis tendencias han evolucionado en la dirección de la fusión y el jazz. Frank Gambale, Nelson Faria, Brett Garsed, Joe Pass, Wes Montgomery, Brecker brothers, Nosso Trio, Robben Ford en Yellow Jackets, Mike Stern, Tom Kennedy, Mike Stern, Coltrane, Oscar Peterson, Pat Martino, Joey De Francesco, John Scofield, Andy Timmons, Greg Howe y otros tantos formaron parte de mis referencias en una etapa intermedia, al igual que Casiopea, Dave Weckl, Lee Ritenour, George Benson, Herb Ellis, etc. El poder descubrir nueva música es muy motivador, y conocer a nuevos artistas de calidad me atrae mucho.

Parece que cada tema ha sido inspirado por lugares lejanos, exóticos y místicos. ¿Son lugares que ya has visitado o que te gustaría visitar algún día?

Me encantaría viajar a todos esos sitios. No he tenido el gustazo de visitarlos aún.

¿Qué significan para ti estos lugares?

Japón me atrae especialmente desde hace mucho tiempo. La época feudal, las artes marciales, el concepto de respeto y de disciplina me provoca un sentimiento de afinidad. Espero poder tocar algún día allí. Quizás sea más una sensación de “cómo es” Japón más que una realidad, pero en cualquier caso, es una sociedad ejemplar en muchas facetas (y a no imitar en otras, como todas las sociedades), que conserva mucho de su pasado debido al cerramiento político que tuvo hasta hace poco más de doscientos años. Esa burbuja en la que estuvo sumido ha provocado que aún se pueda percibir mucho sabor en ciertas facetas de la cultura japonesa. Los Ángeles es una de “las grandes” de Estados Unidos. Junto a Nueva York serían dos destinos tremendos para visitar y tocar. La amazonia es ese gran tesoro que se está destruyendo en poco tiempo y que necesitamos como el respirar. “Amazonia” recrea un vuelo en avioneta por la cuenca amazónica, disfrutando de un atardecer. Poco más se puede explicar de un lugar así. “Autobahn” es el tema “adrenalina” del disco junto a “Bushido”, pero con menos “fondo”, por así decirlo. Me gusta mucho esta composición pero su idea es más sencilla: alta velocidad sin que te quiten los puntos (risas).

¿Te consideras una persona espiritual?

Me considero una persona que intenta mejorar en todos los aspectos. La espiritualidad, entendida como una vía de conocimiento interior para desarrollarnos y crecer, me parece una necesidad. De hecho, no encuentro otro sentido al ser humano más que recorrer un camino del que aún llevamos muy poco. Parecemos cromañones dándonos porrazos con el as de bastos, ¿no crees? Siempre estamos quejándonos por todo, complicándonos la vida y, cómo no, al de al lado antes que a nosotros mismos si podemos. Somos unos bebés aún y nos tenemos que apoyar y comprender mutuamente. La música es un camino, el trato personal y la empatía un gran camino. Cada uno elige el suyo o, mejor dicho, es elegido por el suyo.

¿Son los músicos del disco los mismos que te acompañan en directo?

No. Por motivos de trabajo tanto Ricardo (Tirado, bajo) como Miguel (Simancas, teclados) tuvieron que irse varios meses fuera de España. Además, esto ocurrió la semana en que íbamos a comenzar los ensayos, con lo que me quedé “compuesto y sin dos novias” (risas). Fue una pena, porque siempre sentí que el equipo funcionaría muy bien en vivo, pero no pudo ser. Actualmente y desde hace bastantes meses, cuento con otro estupendo bajista: Daniel Copquin. Es un bajista experimentado que ha trabajado para el Berklee College en Buenos Aires y ha teloneado a Mike Stern. También ha tocado con Luis Salinas y otra gran cantidad de artistas en América y en Europa. Es muy complicado encontrar músicos para esta banda, ya que es importante que les guste el estilo, lo entiendan y lo toquen. Una dificultad añadida es que técnicamente es difícil y no se puede resolver en unos pocos ensayos: el trabajo debe ser continuado y estable para asimilar los temas. No se trata de progresivo ni fusión dura, pero sí que hay poco espacio para la improvisación y cada cosa tiene su lugar y su momento. Al tratarse de un estilo instrumental y ser todos profesionales, es complicado encontrar a compañeros que quieran involucrarse en esta aventura sabiendo que tienen que dedicar bastante tiempo a prepararlo y quizás no haya todas las fechas que nos gustaría. Daniel desde el primer encuentro que tuvimos se mostró muy interesado en el disco. Él venía de haber tocado en tríos instrumentales en su país y, además, su vertiente de músico de jazz me daba la combinación que buscaba en cada uno de los músicos. En cuanto al teclista, aún no lo he encontrado. ¡¿Dónde estás?! (risas). De momento y al igual que pueden hacer Rush, Neil Zaza o tantos otros, llevo las partes de piano, teclado y acústicas desde ordenador. El papel del teclista es laborioso en cuanto a cambios de sonido y preparación de las partes, y por eso, mientras llega la persona adecuada, iré en formato de trío a las salas.

¿Cuáles son las lecciones más importantes que has aprendido desde tus inicios a esto de la música?

La primera, que sólo hay un Vai, un Becker, un Garsed, un Timmons, etc. No hay que intentar imitar a nadie. Me parece un poco triste (desde el lado respetuoso, sin desprecio alguno) que se utilice energía y tiempo en imitar a otros más allá de lo meramente casual o temporal. Cada uno es único e irrepetible, y nadie, absolutamente nadie, puede hacer lo que cada uno de nosotros hace del mismo modo. Por ello, cada uno que se dedique a lo suyo y que lo comparta con cariño y respeto, pero que se reduzca el ego y la obsesión por aparentar, que hace mucho daño y en nuestro gremio lo vemos a diario. Es desagradable hasta decir “basta” y no beneficia a nadie. La segunda lección es que hay que respetar, evitar prejuzgar y eludir la crítica fácil. La tercera: Trabaja duro para creer en ti mismo. El resultado te tiene que gustar a ti. Si después de esto le gusta a alguien más entonces has logrado algo grande. Por último, la cuarta consiste en que hay dos caminos: el de que aparentar o el de ser honesto. Aunque el camino sea duro no hay dilema posible y sólo existe una elección. Te cerrarás puertas, pero con el tiempo, ves que no eran puertas, si no trampas. Quizás no seas famoso pero estarás en paz.

¿Hasta qué punto has estado implicado en la segunda parte de ‘Legado de una tragedia’?

Hace muchos años que conozco a Joaquín (Padilla, principal artífice del proyecto). Colaboré en la primera parte grabando y arreglando con él el 80% de las guitarras. En esta segunda parte, tomé parte encantado. Joaquín tenía la experiencia de la primera parte y tenía más visión y claridad a la hora de preproducir, lo que hizo que las guitarras estuvieran mucho más definidas y mi labor fuera más de cesionista. Grabé todas las rítmicas del disco y hay tres solos míos también. El resultado de la ópera ha sido estupendo y suena realmente bien.

Redacción
Etiquetas: , , , ,

Categorizado en: ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

1 comentario

  • Juandie dice:

    Muy interesante esta entrevista hacia éste genial hacha como es ABEL acerca de su nuevo plástico donde combina de puta madre el rock con el jazz además de estar influenciado por grandes guitarristas como sensacionales bandas historicas de rock.La mejor demostración será escuchando algún que otro tema de su nuevo álbum!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *