Madness Live!
leyendasdelrock
resurrection
farragua
bajacalifornia
interesvariable
landevir2
camorock
evildog
crazydrummersday
vargas2019
saurombarcelona

Las 20 mejores versiones de The Beatles: Lemmy Kilmister, Aerosmith, Helloween…

29 noviembre, 2016 12:05 pm Publicado por  Deja tus comentarios

Su influencia ha trascendido géneros que antaño parecían antagónicos y la nómina de artistas que les han rendido homenaje en algún momento de su trayectoria es inabarcable. Sumergirse en tales profundidades abisales requiere un esfuerzo casi sobrehumano de documentación, pero con motivo del 15 aniversario de la muerte de George Harrison, Alfredo Villaescusa bucea en la inmensidad del océano de adaptaciones para encontrar las más logradas. He aquí los ejemplos más representativos.


 DESPEINANDO A LOS FAB FOUR

1. Joe Cocker “With A Little Help From My Friends”

Sería inconcebible no empezar este artículo con una de esas versiones que por unanimidad supera a la original, compuesta en 1967 para el mítico álbum ‘Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band’ por la eterna dupla Lennon-Mc Cartney en honor a su amigo Ringo Starr, que se ocupaba de la voz cantante con un especial carisma. Esta canción que en teoría reproduce un diálogo entre el vocalista y un grupo de gente fue sometida a un lavado de cara de arriba abajo por parte de Joe Cocker, que la ralentizó en clave blues rock, cambió los tonos y los acordes y añadió una introducción instrumental en la que participó el mismísimo Jimmy Page. Además de formar parte de una de las actuaciones más emblemáticas de Cocker en el festival de Woodstock de 1969, adquirió notable carga sentimental al convertirse en la sintonía de cabecera de la nostálgica serie ‘Aquellos maravillosos años’. Ay, la adolescencia.

2. Aerosmith “Come Together”

La devoción de los de Boston por John, Paul, Ringo y George raya casi lo enfermizo, puesto que aparte de la pieza que nos ocupa también han facturado muy notables versiones de “Helter Skelter” o “I’m Down”. Nada como los característicos grititos de Steven Tyler para insuflar garra a unas composiciones que ya poseían cierta fuerza en comparación con el resto del cancionero de los de Liverpool. Esta revisión cuyo tema original abría el disco ‘Abbey Road’ fue grabada en 1978 y apareció en la película y correspondiente banda sonora de ‘Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band’ dirigida por Michael Schultz, pero no se editaría oficialmente en estudio hasta dos años después en el recopilatorio ‘Aerosmith’s Greatest Hits’. De vez en cuando hasta la suelen interpretar en directo, quizás caiga en su próxima visita peninsular.

3. David Bowie “Across The Universe”

Concebida como una mera excusa para arrastrar a John Lennon al estudio, Bowie grabó esta adaptación en 1975 para ‘Young Americans’ y no se le ocurrió otra cosa que llamar al ex Beatle para que metiera coros y guitarra acústica. Ambas estrellas ya habían coincidido previamente en 1974 en una fiesta en un hotel de Nueva York en la que ni se dirigieron la palabra hasta que la cocaína y el coñac empezaron a surtir efecto y acabaron dibujando caricaturas el uno del otro en sus respectivas libretas. El productor Tony Visconti, que esa misma noche conoció a su futura esposa, la entonces novia de Lennon May Pang, recuerda que al final del jolgorio todo el mundo andaba preguntándose acerca del verdadero significado de la vida. ¿Qué habrían tomado?

4. Alice Cooper “Hey Bulldog”

No suele aparecer en recopilatorios ni constituye una de las piedras angulares de la discografía de los Fab Four, pero los entendidos en la materia sabrán de sobra que “Hey Bulldog” era una de las piezas más destacadas de la BSO de ‘Yellow Submarine’ y una de las pocas composiciones surgidas tras unas notas de piano. El bueno de Alice Cooper se rodeó aquí de una espectacular banda formada por el virtuoso Steve Vai, el carismático bajista Duff McKagan y el no menos importante batería Mikkey Dee en el marco de ese proyecto chaladura llamado ‘Butchering The Beatles’ que incluía versiones pasadas de revoluciones de los de Liverpool. Pese a que esta revisión no resulta tan ida de olla como la original, en la que no escatiman en ladridos, gana en contundencia y la parte final con los punteos de Vai de fondo es de órdago.

5. Mötley Crüe “Helter Skelter”

Considerada por su sonido agresivo como un precedente del heavy metal y el punk, lo cierto es que la vuelta de tuerca a la que le sometieron estos macarras angelinos superó en empaque la que ya habían grabado con anterioridad sus compatriotas Aerosmith. Procedente de su celebrado ‘Shout At The Devil’, con esas cabalgadas y solos de guitarra endiablados cualquiera diría que se trata de otro tema salvaje suyo que encaja sin estridencias como una exaltación de autenticidad más. No en vano el asesino Charles Manson, cuya obsesión con los Beatles era notoria, interpretó el título de la canción como una señal del fin del mundo. Arrepentidos los quiere el Señor.

6. Helloween “All My Loving”

En una ristra de nombres legendarios donde no faltaban David Bowie, Cream, Scorpions o Jethro Tull era inevitable que los hamburgueses se acordaran de la primera época de Lennon y compañía en su álbum de versiones ‘Metal Jukebox’. El risueño “All My Loving” ya ha sufrido mutaciones en clave jazz o incluso rumba catalana, por lo que toca en esta ocasión pisar el acelerador y crear una base contundente con ese sonido característico de los de las calabazas en su periodo post ‘Better Than Raw’. La devoción al legendario cuarteto no se ha quedado aquí, puesto que el acorde de piano al final de su himno “Dr. Stein” corresponde a un sampleado de “A Day In The Life”. Para que no haya dudas acerca de influencias y demás.

7. Running Wild “Revolution”

Y sin abandonar la capital del norte de Alemania, el anhelo por un mundo mejor siempre ha estado presente en la historia de la música, por lo que no era de extrañar que los piratas más célebres recuperaran esta canción nacida al hilo de las protestas contra la guerra de Vietnam. Un grito de rebeldía sensata que llevó a ciertos sectores de la izquierda de la época a asegurar que los Beatles se habían aburguesado por sus reticencias hacia la revolución, de hecho, el propio Lennon se convirtió en objetivo de grupos leninistas, marxistas y maoístas. Aquí el capitán Rolf Kasparek arrima como nunca el ascua a su sardina hasta el punto de conseguir que esas características guitarras parte fundamental de su sonido se fundan casi en una composición suya más si no fuera por ese tono excesivamente alegre. En Port Royal también hay espacio para los buenos sentimientos.

8. Coroner “I Want You (She’s So Heavy)”

Esta composición inusual en el cancionero de los de Liverpool llegaba casi hasta los ocho minutos, apenas tenía letra, pues no se utilizaban más de 14 palabras, y según algunos estudiosos, preludió incluso el doom metal en una época en la que Black Sabbath todavía ni habían sacado disco. Unos mimbres suficientes para que los suizos la incluyeran en su obra magna del thrash metal técnico ‘Mental Vortex’ y la sometieran a un lavado de cara donde se sacan punta a las guitarras, en especial en esos intervalos hacia la mitad de la canción donde los virtuosos se desfogan a gusto. Para los puristas, mencionar que la melodía se respeta casi íntegramente, aunque esa atmósfera lúgubre ni siquiera hubiera podido imaginarse en la original. Una amalgama perfecta entre tradición y vanguardia.

9. Today Is The Day “Why Don’t We Do It In The Road”

Una pareja de monos copulando en plena calle inspiró a Paul McCartney este fugaz corte mientras estaba de retiro espiritual en la India junto a su gurú de cabecera Maharishi Mahesh Yogi. Una curiosa estampa que le llevó a reflexionar acerca de por qué los humanos no se comportaban de idéntica manera respecto al acto sexual. Ideal para que la versionaran en una de sus demos estos pioneros de la fusión de noise rock y heavy metal que en sus letras tratan asuntos tan amables como los estados alterados de conciencia, el abuso de drogas o la psicosis y la paranoia.

10. Debauchery “Eight Days A Week”

Y seguimos con la tralla bruta con otra de esas revisiones que pondrían los pelos de punta a Lennon y McCartney. Mira que existen piezas en el catálogo de los Fab Four susceptibles de transformarse en algo más sobrio, pero a estos death metaleros germanos parece ser que lo que verdaderamente les ponía era adaptar esta pieza cuya original irradia una felicidad absoluta casi vomitiva. El resultado se asemeja a una de esas coñas en las que uno se atreve a cantar borracho con voz gutural hasta pasodobles o copla española. Su versión del “I Can’t Dance” de Genesis también tiene tela.

11. Bathory “I’m Only Sleeping”

Con el currículum de estos pioneros del black metal cualquiera podría imaginarse una salvajada de tres pares de narices, pero nada más lejos de la realidad, puesto que escogen esta delicada composición escrita principalmente por Lennon para homenajear a su fundador Quorthon, fallecido en 2004. Y le otorgan un tono épico muy de su terruño con el que se podría invocar hasta a Odín. Una inmejorable banda sonora para desfilar hasta el Valhalla.

12. Realm “Eleanor Rigby”

Probablemente a sus creadores les daría un soponcio pensar que su himno sobre la soledad con arreglos de cuerda ha evolucionado hasta mutar en una pieza de frenético thrash metal con doble bombo y solos endiablados que hacen que el corte primigenio suene poco menos que a gaita. ¿Quién dijo que los mosh pits estaban reñidos con la profundidad y la introspección

13. Neurotica “I Am The Walrus”

John Lennon recibió una carta de un alumno del Quarry Bank High School en donde comentaba que uno de sus profesores les obligaba a analizar las letras de los Beatles. Asombrado por el hecho de que un docente dedicara tanto esfuerzo a semejante actividad, decidió escribir una de las letras más delirantes que se recuerdan y décadas más tarde recogieron el testigo estos metaleros chalados de Sarasota (Florida) que añadieron contundencia a la obra primigenia y no dudaron en mantener ese carácter ácido y esquizofrénico que hace pensar en porros, LSD y demás sustancias alucinógenas.

14. Trouble “Tomorrow Never Knows”

Pocas piezas existen más flotantes en la historia de la música que esta extravagancia psicodélica cuya letra alude al ‘Libro Tibetano de los Muertos’, una agradable lectura que solía realizar el propio Lennon con puestazo de LSD. Estos doom metaleros de Chicago, seguramente seducidos por su ida de olla, no dudaron en incluirla en su álbum de 1995 ‘Plastic Green Head’, que también incluía otros homenajes para arrasar plantaciones de marihuana como el “Porpoise Song” de The Monkees.

15. Type O Negative “Day Tripper (Medley)”

Nadie diría que detrás de la voz profunda y el carácter sombrío de Peter Steele se escondía un auténtico fanático de los Fab Four, que se arrancaba con alguna de sus composiciones en directo a la menor ocasión. De hecho, la última vez que tocó en la sala Caracol en Madrid inició el concierto con la psicotrópica “Magical Mystery Tour” y en otras ocasiones ha recurrido también a “Back In The USSR” o “You’ve Got To Hide Your Love Away”. Los aficionados seguro que también recuerdan ese soberbio medley incluido en su álbum ‘World Coming Down’ en el que fundían una arrastrada y casi doom “Day Tripper” con una etérea y contundente “If I Needed Someone” antes de sumergirse en el abismo de distorsión chirriante y coros atormentados de “I Want You (She’s so Heavy)”. Esto incita a cualquiera a levantarse de la tumba.

16. The Cure “Hello Goodbye”

No nos podemos resistir a mencionar a uno de esos grupos que tiene una habilidad fuera de lo normal a la hora de capturar el espíritu de determinados artistas y darles una vuelta de tuerca hasta desembocar en una creación con personalidad propia a años luz de las simples copias. En su catalogo ya tienen versiones para quitarse el sombrero como aquella del “Don’t Believe A Word” de Thin Lizzy en la que el tono lastimero de Robert Smith suena con tanta convicción como si realmente la hubieran compuesto para él. Con motivo de un homenaje a Sir Paul McCartney, registraron esta deliciosa versión acompañados por un teclista y corista de excepción, James McCartney, hijo del Beatle y de Linda Eastman. Un documento histórico.

17. Siouxsie & The Banshees “Dear Prudence”

Sin abandonar la tenebrosidad post punk, la versátil dama gótica Siouxsie también demostró pleitesía a Lennon y McCartney con esta flotante revisión que lanzaron como single en 1983 y se convirtió en uno de sus mayores éxitos al alcanzar el tercer puesto en las listas. Apareció asimismo en el disco en directo ‘Nocturne’ y coincidió con aquel periodo en el que el mismísimo Robert Smith de The Cure formaba parte de la banda. Todo queda entre amigos.

18. Tim Ripper Owens “Hey Jude”

Desde luego hay que tenerlos bien cuadrados para atreverse con uno de los mayores himnos de la historia de la música, que en realidad era un canto de esperanza inspirado por el hijo de John Lennon, Julian, ante el futuro divorcio de sus padres. Una empresa complicada en la que Ripper estuvo acompañado por estrellas del calibre de los guitarristas George Lynch (Dokken) y Bob Kulick (Kiss, Meat Loaf) o el batería Chris Slade (AC/DC, Uriah Heep) y donde se explayó a gusto con sus característicos chillidos. La parte final en la que  sustituyen los sinfonismos por virtuosismos varios podría dejar ojiplático a más de un purista.

19. John Bush “I Feel Fine”

Otro ejemplo en el que una canción risueña de esas de tararear mientras uno pasea por el campo se transforma en una pieza contundente para agitar la cabellera. Una llamada al optimismo que rehúye cualquier ñoñería con solos de guitarra de los de pillar la escoba y subirse a un taburete o a la barra más próxima

20. Lemmy Kilmister “Back In The USSR”

Y para cerrar este especial nada como este desenterramiento a tumba abierta de uno de los temas más rockeros de The Beatles en el que dejaban traslucir en los coros esa admiración por The Beach Boys. El viejo zorro Lemmy se rodeaba para la ocasión de una formación de lujo con el versátil John 5 (Marilyn Manson, Rob Zombie) a la guitarra y Eric Singer (Kiss) a la batería. Una apisonadora sónica que podría haber sido firmada por Motörhead dado el embriagante aroma que imprime la voz arrastrada y anticipa los desorbitantes punteos hacia la mitad. Aliento a whisky y cola.

Redacción
¡Síguenos!

Redacción

El equipo de redactores de MariskalRock te trae toda la información del mundo del rock y del metal, en todas sus vertientes.
Redacción
¡Síguenos!
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Categorizado en: , , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.