skirl
catrina
blackbomber
psychic equalizer
oeste
tadini

Rata Blanca: 'Magos, espadas y rosas'. 30 años del disco que les convirtió en leyenda

24 abril, 2020 2:19 pm Publicado por  8 Comentarios

Un día como hoy, el 24 de abril pero de 1990, se publicaba el que probablemente sea el disco de heavy latino más popular de la historia, 'Magos, espadas y rosas´. Una obra monumental que catapultó a Rata Blanca al máximo estrellato tanto en el continente latinoamericano como en España. Desde Argentina, el periodista Hernán Osuna nos recuerda los momentos vividos durante su publicación, ahora hace 30 años, con Walter Giardino y Adrián Barilari como grandes referentes de un momento que cambió nuestra historia para siempre.

Hay personas que están en el lugar justo y en el momento adecuado. En las postrimerías de la década de los 80’ el metal necesitaba una renovación, un cambio de aire: V8 pasó de ‘Luchando por el metal’ (1983) a volcarse al cristianismo y Pappo había dicho adiós con Riff. La bocanada de aire fresco, la inyección de oxígeno que necesitaba el heavy metal argentino, la trajo Rata Blanca, un grupo del Bajo Flores, zona residencial de clase baja ubicada al sur de Buenos Aires.

Rata Blanca surgió en 1985 a partir de la idiosincrasia particular de Walter Giardino, un ex V8 que vio la posibilidad de combinar lo mejor del hard rock, metal neoclásico y power metal, en un nuevo grupo. Sin embargo, el grupo alcanzó su cénit definitivo con el ingreso de Adrián Barilari, carismático y potente frontman que supo capitalizar – y complementar- el enjambre de riffs pesados del guitarrista con una técnica vocal depurada y un vibrato distintivo. Sin duda, la llegada de Barilari le dio a la banda un salto cualitativo y cuantitativo en lo musical que devino en la proyección nacional e internacional de Rata Blanca. El vocalista venía de cantar en Días de Gloria: fueron sus propios ex compañeros de grupo quienes lo incitaron a probar suerte en el grupo de Giardino. El resto es historia.

‘Magos, Espadas y Rosas’ vio la luz el 24 de abril de 1990 a través de la discográfica Polydor. El material, que cuenta con nueve canciones (incluído el corte de difusión "La leyenda del hada y el mago" y la épica "Mujer Amante") y marcaría un antes y un después en la historia del grupo, fue registrado junto a Mario Sanguinet, como ingeniero de grabación y mezcla y Roberto "Ricci" Conso en la producción ejecutiva. Fue presentado el 14 de julio de 1991 en el Estadio de Obras ante miles de fans y fue la piedra basal para el éxito masivo. En casi ocho meses, este larga duración alcanzó el Disco de Oro, y en menos de dos años, el Doble Disco de Platino, siendo el disco más vendido de la historia del metal argentino.

Con ‘Magos, Espadas y Rosas’, Rata Blanca introdujo toda la imaginería épica del power metal europeo: magos, hadas, castillos, brujas, bosques encantados eran el leitmotiv recurrente en diferentes canciones. Una temática que beneficiaría a bandas europeas como Rhapsody, Helloween, Blind Guardian, Gamma Ray y más, pero que terminaría perdiende fuerza cuando el metal dejó los pantalones ajustados, los elfos, dragones y solos de guitarra atiborrados de sweep picking y tapping, y apareció el grunge con toda su desesperanza, melancolía, riffs más simples, camisas a cuadros y bermudas.

‘Magos, Espadas y Rosas’ irrumpió en pleno gobierno de Carlos Menem e introdujo un raro fenómeno en la música argentina: una banda de heavy metal que llega a las masas y es popular, inaugurando la figura del guitar hero criollo (paréntesis: Oscar Alemán había sido un prodigio del jazz y Pappo era increíble, pero nadie había llegado a semejantes cotas de nivel técnico como Walter Giardino), cruce de Ritchie Blackmore e Yngwie Malmsteen, que se fusiona con un magistral vocalista. Claro está, ese fenómeno fue impulsado además por un track como “Mujer Amante”, una power ballad que definía el modus operandi de cualquier banda heavy o de hard rock de la época: los discos tenían que tener temas pesados, pero siempre había una balada. Era ley. Si Whitesnake compuso “Is This Love” en 1987, Europe le cantaba a “Carrie”, “More Than Words” de Extreme sonaba en 1990 hasta cuando tirabas la cadena del baño; Mr.Big tenía “Wild World” o “To Be With You”, ¿por qué Rata Blanca no podía concebir una canción como “Mujer Amante”? Y si Yngwie Malmsteen componía temas instrumentales atiborrados de virtuosismo y Eddie Van Halen, el rey del tapping, había grabado “Eruption”, ¿acaso era un delito que Walter Giardino fuera el poseedor de una pieza instrumental de metal neoclásico como “Preludio obsesivo”? Claramente no. El LP además contenía piezas como la galopante “El Beso de la Bruja”, el hard rock “Días duros” y otras obras igual de atrapantes como “Haz tu jugada”, entre otras.

Tiempo después de editado ‘Magos, Espadas y Rosas’, los puristas del metal, los fans acérrimos de la primera hora, los más ortodoxos, se sintieron traicionados cuando el grupo se presentó un año más tarde en el popular show televisivo Ritmo de la Noche, conducido por Marcelo Tinelli y en distintas discotecas. Pero así era y es Rata Blanca: un grupo honesto, que no discriminaba a nadie y te invitaba, seas de Bajo Flores, como Giardino, San Isidro o de cualquier barrio, y que hacía lo que quería. El propio guitarrista y líder así lo definió en su momento: “Nos dijeron caretas desde el primer día que alcanzamos el éxito y grasas cuando tocamos en bailantas. Pero soy del pueblo y fui a tocar para el pueblo”.

Lo cierto es que tanta sobreexposición y un track edulcorado como “Mujer Amante” colándose en las FM pop románticas, terminó de alguna manera jugándole en contra al grupo en su propio país. Pero, pese a ello, el despegue internacional de Rata Blanca era una realidad y comenzaron las giras por Latinoamérica y Europa con gran éxito.

Como dijo alguna vez Giardino, amado por algunos, vituperado por otros: “Las puertas del metal grande se abrieron con Rata Blanca”. La frase quizás no sea de lo más modesta, pero ¿qué banda argentina logró vender más de cinco millones de copias (‘Magos, Espadas y Rosas’ alcanzó esa cifra de ventas a nivel mundial) y más tarde, en 1991, congregar a 40 mil personas en el Estadio de Vélez Sarsfield para la presentación de Guerrero del Arco Iris y girar con éxito por Europa y Latinoamérica? Ninguna. Solo Rata Blanca, la agrupación que estuvo en el lugar y momentos adecuados.

Rata marcó un precedente en Argentina, al igual que Barón Rojo en España: bandas nacionales, con letras en castellano, que se hicieron masivas y llevaron el heavy metal al resto del mundo. Nada tenían que envidiarles a las bandas del exterior. Y en ambos casos, décadas de trayectoria y éxito, demostraron el por qué de su vigencia. ¡Feliz aniversario, Rata Blanca!

 

*Hernán Osuna es un baterista y periodista argentino. Actualmente toca en Vuelo (indie-alternativo) y formó parte de Benetnasch (tributo a Rammstein). Como periodista, trabajó en RosarioRock.com, Página/12, diario La Capital y Revista Rec Or Play.

 

 

Redacción
¡Síguenos!
Etiquetas: , , , , ,

Categorizado en: , , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

8 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.