Madness 2
ironmaiden
dobleesfera
azrael
elhombredelvalle
rulo
strangers
effe
javiersolo
graspop
saratoga

De mear en la comida a robar bongos. Bruce Dickinson (Iron Maiden) confiesa sus anécdotas más graciosas

3 diciembre, 2019 3:50 pm Publicado por  6 Comentarios

Barcelona tuvo la suerte este pasado domingo noche de ser una de las ciudades elegidas para acoger la conferencia (más bien monólogo) de Bruce Dickinson. Con “An Evening With Bruce Dickinson”, el cantante británico se plantó en el Hotel Catalonia Barcelona Plaza frente a un público ansioso por escucharle contar sus mil y una anécdotas. El espectáculo, dividido en dos partes, empezó con un Dickinson bromista que la tomó con el excesivo, en su opinión, photoshop de la foto de la portada de su libro “What Does This Button Do?”.

Con el apoyo de una pantalla en la que iban pasando imágenes de su vida, Dickinson dejó bien claro desde un primer momento sus diversos problemas con la autoridad. El primero de todos, contó, fue el tener que salir de la barriga de su madre cuando él realmente no quería. Después de que sus padres se enrolasen en un circo y le dejasen bajo la tutela de su abuelo, su rechazo a la autoridad se acrecentó y se tradujo en pequeñas fechorías de niño. El británico nunca se ha andado con chiquitas y llegó a mearse en la comida de los profesores, robar unos bongos de la clase de música (sí, el pequeño Bruce quería ser batería) e incluso encargar dos toneladas de excrementos a nombre del director, con entrega en la puerta del colegio.

Pasó rápidamente a hablar sobre sus tiempos de juventud en la universidad y de cómo descubrió lo que era la marihuana gracias a su compañero de piso hippie, el cual acabó tristemente arrestado. No le faltaron palabras para Samson, su primera banda, que se acabó yendo a pique por una fatal coincidencia: por aquel entonces, hubo el caso del violador de Cambridge, el cual llevaba una máscara muy parecida a la de Thunderstick, el batería de la banda. De ellos dijo que hicieron en tan solo 18 meses todos los errores que podía hacer un grupo en la industria de la música en ese momento.

Portada de la autobiografía «What Does This Button Do?»

La charla se tornó un poco más seria cuando habló del cáncer de garganta que sufrió, aunque aprovechó para reírse del mostacho que llevaba entonces, y de paso, del sinfín de looks horteras que ha llegado a usar. Él mismo admitió que a veces vestía como si hubiese entrado en una tienda de caridad desnudo y ciego. Todo lo contrario a Steve Harris, del cual dijo que le quedaba todo como un guante.

No faltaron anécdotas como la vez en que conocieron personalmente a la reina de Inglaterra y Bruce solo podía concentrarse en no tirarse un pedo. O aquel mítico Rock in Rio 1985, en el que actuaron ante dios sabe cuanta gente exactamente. El sonido durante ese concierto fue más bien pésimo, y Bruce, preso de la rabia, fue a echarle bronca al técnico de sonido, pero al quitarse la guitarra de encima, se abrió una brecha en la frente. Al día siguiente, todos los periódicos del país publicaron la imagen de un momento que se volvió épico. Dickinson dijo entonces que la primera parte del espectáculo había finalizado y se retiró durante unos minutos.

Después de un breve pero necesario descanso, Dickinson volvió a aparecer en escena. En esta segunda parte del espectáculo, el frontman respondió una selección de preguntas que el público le había escrito al inicio del show. Fue un momento divertido, en el que hubo peticiones muy diversas, aunque acabó haciéndose un poco largo. Al responder la pregunta de cuál es la canción más complicada de cantar para él, Dickinson respondió que dependía de lo rápido que fuese Nicko McBrain. Como es bien sabida la multitud de facetas del británico, alguien del público le sugirió que su próximo objetivo podría ser convertirse en presidente, provocando las carcajadas de los que allí estaban. Las risas siguieron cuando le preguntaron cuándo tenía pensado escribir una canción sobre la inquisición española. “Nadie se esperaría eso”, afirmó Dickinson.

También resolvió dudas acerca de cómo se planifica un tour y cómo es su logística en general, para pasar a hablar de uno de sus outfits más extraños: un traje que tenía luces y que decidió dejar de funcionar a la mitad de la primera canción que tocó la banda en un concierto. Después de cantar a capela durante unos minutos en los que el público se emocionó, Bruce acabó despidiéndose un poco a la francesa, algo a lo que ya nos tiene acostumbrados, y dando por finalizada una velada increíble.

Texto: Cristina Gutiérrez

Redacción
¡Síguenos!

Redacción

El equipo de redactores de MariskalRock te trae toda la información del mundo del rock y del metal, en todas sus vertientes.
Redacción
¡Síguenos!
Etiquetas: , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

6 comentarios

  • Juandie says:

    Que bien ver de nuevo a un histórico como Bruce Dickinson luciendo melena como antaño. Menudas anécdotas se marco en dicha charla.

  • Ester says:

    Un crack, un héroe, un totem sagrado. Inspiración inteligente… y divertida

  • Zofia says:

    Fue lo más, es un tío muy interesante y olé por él y su capacidad de contar historias y por decir algunas verdades como puños sin preocuparse por lo que es y no es políticamente correcto. Un crack!

  • Boris says:

    Un crack!! Dickinson un IDOLO total..volvio con la melena…

  • Joe Black says:

    Un gran evento de un gran Dickinson empañado por una mala organización de la compañía CATWORK, ya que empezó 20 minutos tarde por abrir las puertas del evento solo 20 minutos antes del comienzo, obligar a los asistentes a dejar las chaquetas y abrigos en guardarropa y hubo otras personas que entraron con los mismos y por la política de aceptación de menores. Era un evento para mayores de 18, pero entraron menores de corta edad. Mala organización!

  • Fran Fresnedo says:

    Yo también tuve problemas con Catwork.
    Me puse en contacto con ellos para preguntar movilidad reducida y jamas me contestaron.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.