motorhead
keith richards
johnnybzero
songofanhubis
pulse
nuclear chile
cives
evil seeds
luback
retales
el rey salitre

Día Internacional contra la Violencia de Género: 10 himnos rockeros para plantarle cara

24 noviembre, 2017 12:07 pm Publicado por  5 Comentarios

Por muchos años que pasen hay problemas endémicos en nuestra sociedad que no tienen visos de solucionarse y la legislación para ello se antoja todavía a todas luces insuficiente. Según un informe de las Naciones Unidas, un 70% de las mujeres experimentará algún tipo de violencia a lo largo de su vida, una cifra lo suficientemente escalofriante como para no perder la más que necesaria concienciación sobre el tema y promover la absoluta erradicación. Alfredo Villaescusa  contribuye a la causa buceando en el panorama patrio hasta encontrar diez canciones que abordan el asunto de una u otra manera. Mensajes nítidos sin barreras idiomáticas.

1. Reincidentes:  “¡Ay Dolores!”

En un tiempo en el que apenas existía la repulsa social de hoy en día ni campañas que se preocuparan por la integridad física de las féminas, los sevillanos ya se encargaban de denunciar una problemática que por entonces pertenecía al ámbito de lo privado, cosas de parejas, como se solía decir. Perteneciente a su disco ‘¿Y ahora qué?’ del 2000, esta canción cargada de deje aflamencado con una parte final en la que se escuchan guitarras flamencas, palmas y jaleos sigue la línea incisiva habitual de Fernando Madina y compañía de coger el toro por los cuernos y abordar la cuestión sin paños calientes, como también harían con la tauromaquia, el derecho al aborto, la memoria histórica o el conflico palestino-israelí. Llagas calientes que merecen airearse de vez en cuando.

El estribillo con ínfulas propias del sur despeja ambiguedades al calificar como “tortura” el martirio que sufren muchas chicas al regresar a casa y encontrarse con un troglodita carente de la más mínima noción de respeto. Pero siempre aparece un tímido rayo de luz incluso en las circunstancias más adversas y eso se refleja en esas emocionantes estrofas finales que ponen fin al cautiverio: “Por fin esta historia ya terminó/ Dolores cambió su nombre por Libertad/ Escapando del cabrón que tu vida destrozó/ Porque la vida es solo un cuento que hay que vivir en el momento”. Todo un acto de valentía en una época oscura en la que todavía ni siquiera se había redactado ley alguna de protección al respecto, una medida que no llegaría hasta el 2004 con el habitual retraso que nos caracteriza en este país. Y conviene no bajar la guardia cuando cierto partido anaranjado amenaza con quitarla en su programa electoral.

2. Tahúres Zurdos: “Chicas fuertes”

Si de verdad existe una luchadora por los derechos de la mujer en el panorama patrio esa sería Aurora Beltrán, nuestra Patti Smith particular y una figura que debería reivindicar cualquier feminista de pro. Ya desde pequeña estuvo acostumbrada a sacar los dientes y tirar para delante al sufrir una dolencia que le obligaba a permanecer muchas horas sentada. En el 2005 le diagnosticaron una enfermedad renal crónica, pero ni con esas perdió la ilusión por seguir haciendo cosas y demostrar que quizás puede estar debilitada, “pero jamás vencida”, tal y como decía en “Invicta”.

Un tema que desde luego habla de todas esas cruzadas diarias que tienen que soportar muchas desde que se levantan para ir al trabajo sería esta pieza de Tahúres Zurdos de su álbum ‘Árido’ que sacude prejuicios atávicos. A ritmo de rock, refuta aquellos argumentos que sirvieron de coartada en otras épocas para reducir a una parte importante de la población a seres de segunda categoría sin derecho siquiera para abrirse una cuenta en un banco. Lejos del hembrismo ni de cualquier tipo de superioridad moral, deja patentes sus intenciones al afirmar “quiero entiendas que tu virilidad es similar a mi feminidad”. Gracias a composiciones como esta somos mucho más fuertes. Ellas y ellos.

3. Barricada: “Obsesión”

Sin alejarnos de Navarra, los de la Txantrea también fueron pioneros a la hora de abordar los malos tratos cuando allá por 1988 sacaron su disco ‘Rojo’ e incluyeron este corte muy políticamente incorrecto para la época. Y según ha admitido recientemente el propio El Drogas, “por desgracia la situación no ha cambiado en todos estos años”, aunque por fortuna ahora exista una mayor concienciación social que antaño. La situación ya se plantea desde el comienzo cuando a voz en grito se escucha “No, de esta noche no pasa, mucho tiempo bajo su mano, aguantando como un trapo usado” y se sugiere una solución expeditiva sin medias tintas al reparar que “en tus manos, un cuchillo, decidida a terminar, en la silla sentado, borracho está como siempre, un buen golpe en el corazón, ojalá nunca despierte”. Fin del problema.

4. Parabellum: “Imaginas”

Estos punkis barakaldeses también abogaban por los métodos contundentes para desprenderse de un ciclo perverso en el que “pasaron cintos, corrieron besos”. No era la primera vez que esta recordada banda vizcaína se sumergía en el lado más perjudicial de las relaciones humanas con prodigiosas composiciones como “Anoche dije adiós” o su celebérrimo “La Locura”, que todavía sigue desatando encendidas pasiones en recintos festivos. Y es que  era desbordante el talento de Josu Korkostegui y compañía para crear himnos punk con letras en ocasiones bastante más viscerales que la música. “La sangre, hermano, no hierve tanto”.

5. Los Suaves:  “No le grites”

La falta de empatía es uno de los rasgos predominantes en el perfil de un maltratador, ponerse en la piel del otro y mirar con sus propios ojos, tal y como preconizaba la novela ‘Matar a un ruiseñor’ de Harper Lee. Quizás la voz cazallera de Yosi no parezca lo más apropiado para provocar sentimientos afectuosos, pero si el carismático vocalista adopta el papel de censor de ciertas actitudes la cosa puede cambiar sustancialmente. Y más todavía su añadimos una monumental letra que se extiende durante más de siete minutos con palabras tan sentidas como las siguientes: “ ¿No se rompe tu corazón cuando la ves deformar sus manos en un taller de sol a sol?/ Horas extras de trabajos forzados./ Tal vez cuando el día se va y la ves regresar agotada./ Tú sigue aplastando el sofá, a ella aún le quedan las cosas de casa./ Sigue cometiendo errores, empujando su vida a la desgracia./ Zapea tirado en la sala mientras sola solloza en la cama”. El final de la historia no es apto para aquellos con lágrima fácil.

6. Inconscientes: “Luna”

Si Platero y Tú ya abordaron la violencia física hacia las mujeres en “La maté porque era mía”, este proyecto de Iñaki Antón “Uoho” tampoco se quedó atrás en ese sentido con este corte procedente de su debut con aroma cien por cien embriagante a su antigua banda hasta el punto de que si uno cierra los ojos casi podría imaginarse a Fito cantándola. Con ese rotundo poso guitarrero marca de la casa, la voz de Jon Calvo se complementa a la perfección con punteos en los que poco falta para que echen chispas, al tiempo que se desgrana una de esas tragedias cotidianas tan habituales en nuestros días. El invierno para algunos no se acaba en marzo.

7. Nacho Vegas: “En la ardiente oscuridad”

El bardo asturiano en su etapa decadente siempre hizo gala de un talento inaudito para dar vueltas de tuerca a asuntos a priori desagradables como el suicidio, el consumo de cocaína o la prostitución en este caso. Con ese aire de epifanía o revelación presente en muchas de sus composiciones, Vegas relata con calculada ambigüedad y una considerable destreza poética lo que parece ser el día a día de una prostituta de lujo, y por extensión, la violencia hacia las mujeres derivada de tal condición, de hecho, por los comentarios que se pueden leer por internet, no han sido pocas las féminas que se han sentido identificadas con las situaciones que describe el ex Manta Ray. Antes de su transformación populista, era todo un experto en rebuscar en los rincones recónditos del corazón.

8. Penadas por la ley: “No es no”

A veces es conveniente lanzar mensajes nítidos que no den lugar a diversas interpretaciones. Es el caso de este himno punk de estas argentinas afincadas en Bilbao cuya trayectoria se remonta hasta principios de los noventa. Si ya con su debut ‘¿Sexo débil?’ se comprometían de lleno con la causa femenina, en su álbum ‘Hirugarrena’ se apropiaron de un lema que corrió como la pólvora hace unos años tras las violaciones acaecidas durante las fiestas veraniegas y que todavía hoy en día se sigue utilizando para mostrar rechazo a cualquier tipo de agresión sexual.

Con su característico estilo visceral a medio camino entre Eskorbuto y Parálisis Permanente, en su letra van desmontando todos los tópicos machistas que sufren las féminas como aquello de “provocar” con la vestimenta o el lamentable hecho de no poder estar sola en un bar sin que te vengan a dar la brasa mil y un babosos. En tiempos de regresión democrática nunca está de más recuperar consignas que resuenan cual ladrillos colándose por la ventana de la conformidad.

9. Ilegales: “Princesa equivocada”

La mente prodigiosa de Jorge Martínez es capaz de jugar a la pura provocación hasta escandalizar a los biempensantes en “Eres una puta” o “Heil Hitler” y también de arroparse de una sorprendente ternura en “La chica del club de golf” o esta pieza que nos ocupa en la que aparca la rudeza punk para abrazar un medio tiempo con cierto aire a The Police. No es que trate exactamente de malos tratos, pero su aproximación a las almas femeninas descarriadas bien merece la inclusión en esta lista, por mucho que esté escrita por un personaje polémico, y seguramente molesto para algunos.

Pero hay obras que pueden redimir a sus autores de casi cualquier desatino pasado y si alguien ha observado algún rasgo sexista en la discografía de Ilegales que no fuera con la sana intención de tocar los cojones, debería cambiar el chip de inmediato al escuchar frases para derretirse del calibre de “Yo no voy a besarte, solo soy un desertor, yo no sé nada de palabras de amor”. Incluso los macarras esconden un lado sensible. Un pájaro azul, como diría Bukowski.

10. Loquillo: “La Mataré”

Una de las controversias más sonadas de los últimos tiempos ha sido esta confesión de un maltratador en primera persona que ha llevado a diversos colectivos feministas a pedir su censura e incluso a declarar al pobre Loco “persona non grata”. Y es que en épocas en las que el que no se siente ofendido de alguna manera es porque no quiere, es muy fácil sacar punta al lápiz sin detenerse a analizar las circunstancias y transformar así de porrazo una canción de denuncia en una apología de la violencia.

Para despejar dudas, recuperamos las palabras que escribió en el periódico ABC el compositor de la misma Sabino Méndez: “A mediados de los ochenta, disfrutábamos de éxito y popularidad con nuestra banda de rock Loquillo y Los Trogloditas. Teníamos veinticinco años y hacíamos constantes giras por toda la geografía nacional. Como varones jóvenes, saludables y llenos de ímpetu —que encima han sido tocados por la euforia del éxito— todos los músicos estábamos enternecedoramente locos por tener relaciones. Las costumbres sexuales de las españolas habían cambiado mucho tras la Transición y habían perdido el elemento pacato de pocos años antes. Se notaba que habían decidido mandar en su cuerpo y que querían elegir. Sin embargo, a pesar de ello, con frecuencia se daba un paisaje de conductas anómalas que nos encontrábamos repetidamente. Sucedía que, sobre todo en las actuaciones pequeñas de pueblos, establecías una corriente de simpatía con una chica a la que proponías pasar la noche en el hotel. Ella, en gran parte de los casos, se planteaba seriamente la propuesta sin melindres, pero decidía que no podía hacerlo porque si se enteraba su novio, pareja o admirador local «seguramente es que me mata”.

Por lo tanto, lejos de glorificar agresiones hacia las mujeres, lo que pretendía Sabino al meterse en la mente de un maltratador era retratar esas costumbres arcaícas todavía presentes en la España profunda. Y así entendió el público la canción en 1987 y por ello recibió el premio nacional de la emisora Radio 3, que por aquel entonces contaba con una audiencia eminentemente progre. Décadas después, la interpretación del mensaje ha cambiado por completo. Que cada cual juzgue con los datos en la mano.

Redacción
Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

5 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.