motorhead
keith richards
johnnybzero
songofanhubis
pulse
nuclear chile
cives
evil seeds
luback
retales
el rey salitre

50 años del Nº1 de “Light My Fire” de The Doors: Intenta incendiar la noche…

Blog: Mariano Muniesa

28 julio, 2017 8:56 am Publicado por  1 Comentario

JIM-MORRISON

Julio de 1967. El mundo de la música vive inmerso en la revolución hippie, la resaca del festival de Monterey, la detención, juicio y posterior puesta en libertad de Mick Jagger y Keith Richards por supuesta posesión de drogas, la psicodelia y el nuevo rock experimental sinfónico-progresivo de The Moddy Blues y Pink Floyd y la conmoción hard rock que llega con Cream y The Jimi Hendrix Experience. Mientras tanto, en todas las emisoras de radio de América suena ese verano una canción que no pocos historiadores y críticos de rock consideran la primera gran pieza de acid-rock de la historia. Se trata de un ambiguo relato que puede hacer referencia tanto a la pasión amorosa de una pareja como a las sensaciones vividas bajo el consumo de drogas alucinógenas. Una canción que llegó al nº1 tanto de la lista oficial de singles en los USA como a la afamada lista de Billboard, ocupando esa privilegiada plaza durante varias semanas. Su historia, tan compleja, poliédrica y fascinante como la de los músicos que la compusieron.

El nacimiento de la criatura

Morisson

Mayo de 1966. The Doors, que empiezan a ser un grupo del que ya se habla como de una de las bandas más originales e interesantes de la escena del rock underground californiano, empiezan a ser el grupo residente del conocido club de Los Angeles Whisky A Go-Go, mítico local al cual está indisolublemente unida no solo la historia de los Doors, sino la de todo el rock americano. Las actuaciones de los Doors, y especialmente la forma de interpretar, en el sentido más amplio del término por parte de Jim Morrison, no tardan en convertirse en la nueva sensación de LA, y noche tras noche, el local se llena hasta agotar entradas.

El grupo, que alternaba sus shows en el Whisky con otras actuaciones como teloneros de otros grupos, como los Them de Van Morrison o los Love de Arthur Lee, precisamente por la mediación de éste, que se hizo muy amigo de Jim Morrison – el cantante de los Doors incluso llegó a instalarse una temporada en la casa de Arthur Lee en el norte de Los Angeles- atraen la atención del máximo capo de Elektra Jac Holzman, quien acompañado por el propio Arthur Lee y el productor e ingeniero de sonido habitual de la compañía, Paul Rothchild, acudieron a ver a The Doors al Whisky A Go-Go, interesados en su posible fichaje a sabiendas de que se sabía que Columbia Records, a pesar de que llegó a estar en negociaciones bastante avanzadas con la banda para ofrecerles un contrato, finalmente optó por no ficharles.

Contrariamente a lo que que se ha dicho, incluso en algunos blogs publicados en esta misma página, a Jac Holzman no le gustó absolutamente nada el show de los Doors y de hecho, dijo airadamente a Lee que no le gustaba que le hicieran perder el tiempo de esa manera con esa bazofia de grupo. Paul Rothchild, tal y como contó a Stephen Davis en su libro ‘El Enigma Jim Morrison’, explicó: “Esto ya me había pasado otras veces. Siguiendo la ley de Murphy, siempre que un directivo de una compañía de discos iba a ver a un grupo a un club, el grupo, lo supiera o no, solía hacer una actuación desastrosa, o fallaba todo el equipo de sonido, o lo que fuera. Le dije a Holzman, que quería irse a su casa y dijo que nos olvidásemos de los Doors, que esperase al segundo pase, que un grupo al que la gente seguía llenando el Whisky todas las noches merecía una segunda oportunidad. Todo fue por culpa de Jim, que supongo que debía haberse fumado media tonelada de marihuana y estaba totalmente ido. El caso es que en efecto, 40 minutos más tarde salieron a hacer el segundo pase y en ese set vi a los mejores Doors que nunca volví a ver jamás. Holzman recapacitó en parte y dijo que se lo pensaría”.

Paul Rothchild convenció a la compañía y finalmente Elektra ofreció un contrato a los Doors para editar un primer disco, que se grabó entre el 15 de agosto y el 6 de septiembre de 1966 en los Sunset Sound Studios de Los Angeles. Rotschild recordaba: “En el Sunset por las mañanas se grababa el doblaje de las películas de dibujos animados de Mickey Mouse, por las tardes solían grabarse bandas sonoras de películas, y entre las 8 de la tarde y las 6 ó 7 de la mañana, venían a grabar los Doors. Los actores de doblaje se quejaban todos los días de que en la cabina principal apestaba a tabaco y marihuana y de que había botellas de bourbon y latas de cerveza tiradas por el suelo”.

Doors-london-fog-1966-slid

“Light My Fire” fue una de las últimas canciones en ser grabadas y como suele pasar en multitud de ocasiones, el grupo nunca imaginó que llegaría a ser una canción de gran éxito, ni pensaban tampoco que podía ser una de las mejores del álbum. La idea originaria de “Light My Fire” surgió una noche de junio de 1966, en la que como a veces sucedía, Jim Morrison no se presentó a la actuación en el Whisky A Go-Go y los Doors tocaron sin él. Al terminar, decidieron ir al Tropicana Club, uno de los lugares favoritos de Jim en Los Ángeles y en donde se le solía encontrar bebiendo cuando no se presentaba a un show. En el trayecto, Robbie Krieger y Ray Manzarek estuvieron hablando de que Jim estaba tomando demasiadas drogas y que eso podía perjudicar la carrera del grupo, a lo que Ray Manzarek le sugirió: “Bueno, si hablas con Jim de este asunto, lo más probable es que no te escuche, de manera que deberías encontrar la forma de comunicarte con él a ese nivel”.

Robbie Krieger entonces pensó en hacer una canción cuya letra pudiera ser interpretada por Jim Morrison como una, llamémosle así, indirecta. Por tal motivo, aunque el propio Morrison sugirió algunas ideas para la letra de la canción y modificó algunos versos –a la autoría de Morrison se atribuye la estrofa que dice “No time to wallow in the mire / Try now, we can only lose / And our love became a funeral pyre” (No hay tiempo para revolcarnos en el fango / Inténtalo ahora, solo podemos perder / y que nuestro amor se convierta en una pira funeraria) –  “Light My Fire” es fundamentalmente una composición de Robbie Krieger y Ray Manzarek, que añadió, una vez montada la primera versión del tema la famosa intro de piano eléctrico y compuso el pasaje instrumental intermedio.

Con motivo de una entrevista que pude hacer personalmente con Ray Manzarek en julio de 1997 para la revista Kerrang!, el teclista me explicó sobre “Light My Fire”: “En la primavera de 1966 se había editado el disco de los Rolling Stones ‘Aftermath’, y en ese álbum había una pieza muy larga, de 11 minutos llamada “Goin´Home” que nos impresionó mucho a todos porque rompía con el esquema establecido de canciones de tres minutos para la radio, demostraba que ya no había reglas, que el rock te permitía experimentar con la música y explorar nuevos horizontes, nuevas posibilidades para expresar diferentes cosas a través de piezas más elaboradas y más extensas. Nosotros queríamos hacer también un tema así, de manera que cuando Robbie Krieger vino con la estructura básica de “Light My Fire”, vi que esa canción se prestaba a experimentar, y por ese motivo, aunque luego el single se redujo por exigencia de Elektra a los tres minutos y pico de rigor, la versión original que se incluyó en el disco de larga duración sobrepasaba los 7 minutos. Por otra parte, en ocasiones Jim atraía la atención del público en las actuaciones casi de manera exclusiva en él, en su forma de actuar, y queríamos que hubiera algunas canciones en las que la gente apreciara que los Doors no éramos los acompañantes de Jim, sino una banda, que éramos músicos que podíamos desarrollarnos en directo de muchas maneras, y un tema como “Light My Fire”, que te permite improvisar sobre él, darle la vuelta, cambiarlo, alargarlo, era idóneo para algo así”.

“No quiero volver a ver jamás un jodido televisor en este estudio”

Algunos detalles conocidos sobre la grabación de “Light My Fire”: a pesar de que los Doors no tenían bajista, por consejo de Paul Rotshhild para darle un aire algo más groovy a la canción, en “Light My Fire” un músico de sesión, Larry Knetchel, grabó unas líneas de bajo en la menor que iban a fa sostenido menor, logrando con ello, según unas declaraciones de Ray Manzarek a Stephen Davis, “el efecto Sonny And Cher”. Manzarek recuerda también que Robbie Krieger, que escuchaba mucho jazz por aquella época, introdujo algunos dibujos de guitarra inspirados en los discos de John Coltrane y que la inspiración básica de la intro de teclado para el tema le vino de cuando estudiaba música clásica. “En realidad, era un círculo de quintas muy típico de Bach, del Barroco, que incluso podía haberse tocado con un clavicordio”.

9673bbd2b2b2691d714b52c5d804e879

Se dice que Jim grabó las voces de la canción en apenas dos o tres tomas. “Fue de esas noches en las que Jim llegó al estudio de muy buen humor, con ganas de trabajar, y cuando estaba así, grababa con mucha rapidez. En cambio, el día que tenía la cabeza en otra cosa, podíamos estar haciendo tomas de voz seis horas seguidas y después tirar todo a la basura” recordaba Paul Rothchild.

Sin embargo, ese buen rollo y ese buen humor le duró poco al cantante… al terminar de grabar sus tomas de voz para “Light My Fire” salió de la cabina y vio que uno de los ingenieros de sonido había instalado un pequeño aparato de televisor a través del cual estaban viendo la semifinal de un importante torneo nacional de béisbol mientras grababan. Morrison se enfureció, desenchufó el cable del aparato, lo cogió y lo estrelló violentamente contra la luna de cristal de la cabina principal de grabación. Se volvió hacia el personal que estaba allí y les dijo: “No quiero volver a ver jamás un jodido televisor en este estudio”.

En la cima del éxito y desafiando la censura

“Light My Fire” fue interpretada en directo por primera vez el 6 de enero de 1967, dos días después de que ‘The Doors’, el álbum debut del grupo se pusiera a la venta en la primera actuación del grupo en el Fillmore de San Francisco. Ya en ese primer concierto la reacción del público fue muy entusiasta con respecto a la canción, y a medida que la iban tocando en los siguientes conciertos, la respuesta de la gente era cada vez mejor, por ello, a pesar de que no se había pensado en ella como opción para single, se consideró tal posibilidad y finalmente, se sacó como segundo sencillo tras “Break On Through (To The Other Side)” el 24 de abril de 1967 con “The Crystal Ship” como cara B.

En tanto que las ventas del álbum estaban resultando muy buenas, ello obviamente arrastró el éxito del single, que fue escalando semana a semana posiciones en los charts hasta que en junio, se colocó por delante del “With A Little Help From My Friends” de los Beatles, que acababan de poner a la venta su legendario ‘Sargent Pepper´s Lonely Hearts Club Band’. Y en julio, era nº1 en Estados Unidos y permaneció 3 semanas como nº1 en las listas oficiales de singles de Billboard y Cashbox. Sólo fue desbancado por el “All You Need Is Love” de los Beatles.

Los Doors se habían convertido en pocos meses en una de las bandas de rock más famosas de América, sus conciertos se llenaban por todas las ciudades del país y “Light My Fire” había sido la canción rock del verano de 1967. Así que su compañía de discos decidió impulsar más aún el éxito de “Light My Fire” llevando al grupo al show de televisión de mayor audiencia a nivel nacional y que había convertido en estrellas absolutas en América tras pasar por su plató a gente como Elvis Presley, los Beatles o los Stones: El Ed Sullivan Show.

The Ed Sullivan Show era un programa de variedades, entrevistas y actuaciones musicales muy diferentes entre sí; en un mismo programa podían intervenir un grupo de equilibristas haciendo un número circense, una cantante country, Laurence Oliver recitando poemas, un grupo de rock o hasta un cuadro flamenco, –la legendaria bailaora de flamenco La Chunga actuó en el programa en 1968- se emitía los domingos por la noche por la cadena CBS y tenía una audiencia de millones de espectadores cada semana, teniendo además otra peculiaridad que le hacía diferente de otros programas similares de otras cadenas: era el único en el que las actuaciones musicales eran en directo.

The Doors llegaron al plató de televisión en la tarde del 17 de septiembre de 1967. El propio Ed Sullivan en persona fue a saludarles al camerino y les felicitó por el éxito que estaban teniendo, aunque media hora después pasó a saludarles el productor del programa, Bob Precht con la siguiente indicación: Cuando tocasen “Light My Fire”, tendrían que cambiar la frase “Girl, you could´t get much higher” (“Chica, no podrías estar más colocada”) por “Girl, You could´t get much better” (“Chica, no podrías estar mejor”) por que el término “higher” se podría interpretar como una invitación al consumo de drogas y ello les acarrearía problemas con el departamento de “normas y disposiciones”, es decir, de censura, de la CBS. Según algunas versiones, el grupo se quedó perplejo ante tal pretensión y Jim Morrison le dijo a Precht: “¡Vamos tío, que te jodan!” y que ambos empezaron a discutir, pero que el resto del grupo intercedió, apaciguó los ánimos y aseguró al productor que cooperarían. Según otra versión, como la que narran Jerry Hopkins y Danny Saugerman en la excelente biografía ‘Jim Morrison: de aquí nadie sale vivo’ cuando Precht les dijo que deberían cantar la canción de otra manera, Jim Morrison se limitó a sonreír socarronamente y dijo: “Ok, de acuerdo. Creo que se nos ocurrirá algo, no te preocupes”.

The Doors salieron a hacer “Light My Fire” y no solamente no cambiaron la letra, sino que Jim Morrison gritó la palabra “higher” vociferando como si fuera un cantante de auténtico heavy metal. Al terminar la actuación, el público estalló en aplausos y ovaciones, y las cámaras captaron a un Ed Sullivan visiblemente contrariado, que se limitó a aplaudir tímidamente y que se negó a dar la mano al grupo. Cuando en el camerino un desesperado Bob Precht les recriminó su actitud, el grupo se limitó a decir que ante la emoción de actuar en un show de televisión tan importante, simplemente se les olvidó cambiar la letra de la canción. Fue la primera y la última vez que The Doors actuaron en el Ed Sullivan Show.

El legado

Escasamente unos días después del célebre incidente del Ed Sullivan Show, la Recording Industry Association of America certificó que como single “Light My Fire” era ya disco de oro, mientras que en diciembre de 1971 había vendido un total de 927.000 copias. Fue el single más vendido de toda la carrera de los Doors. Es considerada una de las canciones más representativas y emblemáticas de la década de los 60, y su éxito se vio reforzado en gran medida por alguna de las numerosas versiones que de ella se hicieron, especialmente la del músico portorriqueño afincado en los Estados Unidos José Feliciano, quien grabó y editó una versión más suave, con influencias de la música latina de “Light My Fire” en julio de 1968, que llegó al nº3 de las listas de ventas americanas y que volvió a grabar en dúo con la cantante Minnie Ripperton en 1979. Por esta versión, que fue nº1 en países como Brasil, Canadá o Argentina, ganó el Grammy al mejor artista latino en 1969.

En otros ámbitos musicales, los finlandeses Amorphis tienen una versión en metal extremo de “Light My Fire”, el ganador del concurso ‘Pop Idol’ Will Young grabó una versión de este tema llevada a su terreno en su álbum de debut en 2002 y dentro del rock latinoamericano, los argentinos Divididos grabaron un cover de este clásico para su álbum ’40 dibujos ahí, en el piso’.

“Light My Fire” estuvo a punto de servir como música para un anuncio televisivo de la factoría de automóviles Buick, que pretendió en el otoño de 1968 usar la canción cambiando la letra para que dijera “Come On Baby, Buick My Fire”, a lo que Jim Morrison se negó tajantemente.

Cincuenta años después, “Light My Fire” es una canción que conserva lo fundamental que debe tener una canción para convertirse en un clásico de clásicos: Cada vez que se escucha, se puede viajar con los sentidos y vivir, o revivir aquel histórico año de 1967, aquel verano del amor en el que el rock cambió la sociedad, revolucionó la cultura y abrió un horizonte de posibilidades infinitas de evolución para la música como forma de expresión de toda una nueva forma de vida.

Try to set the night on fire…

Mariano Muniesa

Mariano Muniesa
Sígueme
Etiquetas: , , , , , , , , ,

Categorizado en: , , , , ,

Esta entrada fue escrita por Mariano Muniesa

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.