Madness Live!

30º aniversario del ‘Hysteria’ de Def Leppard: Nada es imposible

Blog: Mariano Muniesa

2 agosto, 2017 5:05 pm Publicado por  2 Comentarios

Portada-Def-Leppard-Hysteria-30-aniversario

Pocas veces en la historia del rock un disco fue tan difícil y costoso de grabar, atravesó tantas vicisitudes, supuso en muchos aspectos un cambio tan arriesgado con respecto a lo que los fans esperaban de la banda y sin embargo, logró un impacto de ventas tan absolutamente masivo y una repercusión que con los años otorgase a este disco la vitola de leyenda absoluta que hoy posee y que nos lleva a celebrar su 30 aniversario. El álbum que consagró a Def Leppard como una de las bandas más multimillonarias en ventas de la historia del Heavy Metal y que en muchos aspectos marcó una época, estableciendo cuales serían las claves, las señas de identidad sonoras de esa misma época en el ámbito del Hard Rock. Curiosamente, uno de los álbumes más elaborados, trabajados y cuadriculados que se hayan grabado nunca, tuvo por nombre… ‘Hysteria’.


Del paraíso al purgatorio

Después de que el 7 de febrero de 1984 Def Leppard hicieran en el Indoor Stadium Huamark de Bangkok en Tailandia el último concierto de la gira mundial de presentación de ‘Pyromania’, y tras haber estado 13 meses sin parar en la carretera por todo el planeta, el grupo entero se tomó seis meses de parón y hacia el mes de septiembre volvieron a reunirse para empezar a trabajar en el nuevo disco.

Def Leppard 87 Hysteria

¡Qué tiempos aquellos!

En principio, las perspectivas para la banda no podían ser más halagüeñas; ‘Pyromania’ había superado los 5 millones de copias vendidas en todo el mundo, la gira había sido un éxito espectacular en todos los sentidos y Phonogram Records había firmado con ellos un nuevo contrato según el cual sus ganancias a partir de hora iban a ser mucho más sustanciosas. Poco podían imaginarse el calvario por el que iban a pasar durante los siguientes tres años.

A mediados de octubre empezaron a hacer la preproducción de lo por aquel entonces se iba a llamar ‘Animal Instinct’ con el productor que había sido el responsable máximo del inmenso éxito de ‘Pyromania’,  Robert John “Mutt” Lange, pero a las tres semanas, cuando la pre-producción estaba casi terminada Lange, aduciendo problemas personales y cansancio debido al exceso de trabajo, comunicó al grupo que no seguiría trabajando con ellos en el disco. Algunas fuentes, muchas de ellas próximas al propio Lange, aseguran que el motivo real no obstante por el cual decidió dejar el proyecto ‘Hysteria’ fue que no estaba de acuerdo con la orientación musical que el grupo quería dar a este disco.

Según se dice en especial por insistencia de Joe Elliot, se llamó al legendario productor y co-escritor del mítico ‘Bat Out Of Hell’ de Meat Loaf Jim Steinman para que se hiciera cargo de la producción del disco, fundamentalmente por el magnífico trabajo, a juicio de Elliot que Steinman había hecho en los últimos discos de Bonnie Tyler y Billy Squier, discos de rock más soft, con un sonido y una producción mucho más orientada al AOR e incluso al pop que al Heavy Metal, que era lo que los Leps querían hacer en ese momento. Jim Steinman se reunió en noviembre de 1984 con la banda en los Windmill Lane Studios de Dublín, Irlanda, pero el desencuentro, la falta de entendimiento mutuo y hasta las muy conflictivas discusiones, que parece llegaron a ser muy subidas de tono entre las dos partes hizo que la intentona se saldase con un fracaso absoluto. Dos semanas después de la primera sesión de grabación, solo se había avanzado en una muy rudimentaria versión de “Animal” y en una “Don´t Shoot Shotgun” de la que el grupo se mostraba muy descontento y que habían repetido mil y una veces, con lo cual Steinman abandonó el proyecto.

Rick Savage: “Ni “Mutt” Lange ni Jim Steinman entendieron lo que queríamos hacer. No se trataba de hacer un remake de ‘Pyromania’, queríamos evolucionar hacia un tipo de rock más sofisticado, más asimilable a lo que estaba funcionando en ese momento. ¿Recuerdas ‘1984’ de Van Halen? ¿O ‘Eliminator’ de ZZ Top? Eran discos sensacionales, que habían arrasado en listas gracias a que exploraban nuevos sonidos que nos gustaban y que queríamos incorporar a nuestras nuevas canciones. Pero en cambio ellos, en especial Jim Steinman tenía un punto de vista completamente distinto, nos seguía viendo como un grupo de la New Wave Of British Heavy Metal y se empeñaba en que siguiéramos sonando así. No estuvimos de acuerdo en un solo detalle con Jim, de manera que se desligó del proyecto”.

La siguiente opción entonces fue autoproducirse el disco con la ayuda de un buen ingeniero de sonido, alguien que incluso pudiera co-producir con ellos. Se llamó entonces a Nigel Green, que ya había trabajado con el grupo como ingeniero asistente en la grabación de su segundo disco ‘High’n’Dry’ y que ahora era el jefe de técnicos de los Battery Studios, donde habían grabado en esos años entre otros Iron Maiden y Barón Rojo. Se reanudó la grabación y lentamente se fue avanzando -se dice que de las sesiones de entre finales de noviembre y comienzos de diciembre salieron en “rough-mix” temas como “Women” y “Armageddon It”– hasta que se hizo el habitual parón de navidad el 21 de diciembre. Pero la grabación de ‘Hysteria’ no volvería a retomarse hasta un año y medio después…

La tragedia

En la nochevieja de 1984, el batería Rick Allen sufrió un grave accidente automovilístico en el que salvó la vida, pero perdió el brazo izquierdo. Cuando todo indicaba que no solo tendría que dejar Def Leppard, sino que probablemente ya no podría volver a dedicarse a la música, Rick habló con el grupo y les manifestó su disposición de volver al grupo y de encontrar un medio para poder seguir tocando a pesar de su discapacidad. El resto del grupo estuvo de acuerdo y unos meses más tarde se le adaptó un kit electrónico / acústico combinado con un conjunto de pedales que podría disparar y que reemplazarían los golpes que daría con su brazo izquierdo. De esta manera, hacia la primavera de 1985 – Rick Allen se sometió a un tratamiento de choque para poder acabar mucho antes de lo previsto su programa de rehabilitación- el grupo pudo reanudar los ensayos y la grabación, contando además con una agradable sorpresa con la que no contaban: Robert John “Mutt” Lange se puso en contacto con el grupo y se ofreció a intentarlo de nuevo. Pero…

coche rick allen

El coche de Rick Allen horas después del accidente

Joe Elliot asegura que nunca ha estado tan cerca de sufrir un infarto cuando una mañana de domingo en la que estaba en casa todavía durmiendo, recibió una llamada de teléfono y la voz que había al otro lado del aparato le comunicó que “Mutt” Lange había sufrido un accidente de automóvil. Afortunadamente, las lesiones que el productor sufrió no resultaron de excesiva gravedad, pero el periodo de hospitalización y su convalecencia provocó que la grabación del disco se retrasase otros tres meses. Y para colmo de males, cuando en enero de 1986 Lange ya estaba recuperado y podía volver al estudio, Joe Elliot enfermó de paperas. Esta enfermedad, que resulta casi inofensiva en los niños, de no tratarse adecuadamente puede traer consecuencias muy complicadas en los adultos, y de hecho, por prescripción médica el cantante tuvo que abandonar la grabación durante seis semanas.

Cuando tanto Elliot como Lange estuvieron totalmente repuestos y Rick Allen dominó por completo su kit de batería personalizado y partiendo prácticamente de cero, se instalaron en los Hilversum Studios de Wiseloord en Holanda y allí se fue dando forma al material que finalmente conformaría ‘Hysteria’. Durante la grabación, se logró un sonido muy especial, que en efecto y tal y como deseaba el grupo, llevo a Def Leppard a hacer un disco básicamente de canciones pop, muy melódicas, reforzadas con guitarras más limpias o más recargadas según la naturaleza de cada canción y en donde jugaron un papel clave el uso de los famosos previos Rockman inventados por Tom Scholz de Boston, que proporcionaban un sonido de guitarra completamente limpio con distorsión agregada a posteriori.

En cuanto al tratamiento de las voces, las pistas de coros y las capas de voz se superponían de manera predominante a todo el armazón sonoro del álbum, mientras que por otra parte, Mike Shipley, que compartió con Nigel Green las tareas de ingeniería de sonido, ayudó a Allen en determinadas partes de batería con el apoyo de los sintetizadores Fairlight, que ya se habían usado en ‘Pyromania’. Todo ello para lograr un sonido de rock vanguardista y novedoso, muy melódico, orientado abiertamente a las radios americanas y en el que además y de manera totalmente deliberada, se trabajó cada canción como si se tratara de un single. No es de extrañar por ello que entre 1987 y 1988 llegaran a extraerse hasta siete singles de ‘Hysteria’.

Sin más pormenores y con el aliciente que supuso para la banda poder participar en agosto de 1986 en el Festival de los Monsters Of Rock en Donington Park junto a Motörhead, Warlock, Scorpions y Ozzy Osbourne y que supuso el debut de la banda con Rick Allen completamente recuperado y siendo capaz de hacer un concierto sensacional, la grabación y las mezclas de ‘Hysteria’ terminaron en enero de 1987 en París.

62 minutos que cambiaron la historia

Analizando tema por tema el álbum que apareció en las tiendas de todo el mundo a comienzo de 1987, el tema de comienzo, “Women”, un hard rock muy denso, muy sólido, un medio tiempo que quizá no destaque entre las más logradas del tracklisting, sin embargo ya da una idea bastante precisa de cómo va a ser el disco. Voces limpias con abundancia de coros perfectamente superpuestos, guitarras muy fuertes, muy recargadas pero sin exceso alguno de distorsión, unas baterías al más puro estilo de los 80 y un sonido plenamente actual, al servicio de unas canciones en las que la melodía predomina a lo largo de todo el álbum.

“Rocket” sigue esa misma línea, aunque es algo más dura, más directa -tiene un aire al Glam Rock británico de los 70- y en “Animal” ya nos encontramos con la canción más emblemática del álbum, que fue el primer single del disco. Una melodía pegadiza, pero en ningún momento ñoña ni blanda, de hecho hay momentos en que recuerda a “Photograph” de ‘Pyromania’ y en donde las guitarras de Steve Clark y Phil Collen arropan la canción dándole esa fuerza más rockera por un lado y el contrapunto más suave que se acopla a la perfección a la voz de Joe Elliot. Como dato para la historia, “Animal” fue la primera canción que se empezó a grabar para el disco, resultó la más difícil de hacer, se llegaron a grabar decenas y decenas de tomas y de hecho, la última toma definitiva se grabó ya en enero de 1987, cuando el disco estaba prácticamente terminado.

Si en canciones como “Bringing On The Heartbreak” Def Leppard ya habían demostrado que las power-ballads era un terreno en el que se desenvolvían con destreza, en este disco reafirmaron sus capacidades en este sentido con “Love Bites”, una tierna canción en la que quizá sea en la que más destacan los efectos Rockman, hasta el punto que en más de una ocasión parece que quien esté tocando la guitarra sea el propio Tom Scholz. Aunque comercialmente funcionó mejor como single la otra balada del disco que era además la pieza que le daba título genérico, “Hysteria”, algo más alejada del arquetipo de balada heavymetalera clásica de los 80 aunque quizá por ello más accesible, guarda una evidente proximidad con Reo Speedwagon o Foreigner.

“Pour Some Sugar On Me”, uno de los singles que mayor éxito tuvo del disco, ciertamente es casi un homenaje al “We Will Rock You” de Queen, es pegadiza, directa y es con toda seguridad otra de las canciones que más caracterizan este trabajo, aunque no sea de las más elaboradas musicalmente. “Armageddon It” recupera a los Leps más directos y en esta canción, como en la muy vanguardista “Gods Of War”, que posee algunos fragmentos que la podrían acercar incluso al rock progresivo, un dato interesante que pocas veces se comenta al hablar o escribir sobre Def Leppard; la letra de esta canción, ataca abiertamente la política de bloques militares típica de la guerra fría de los años 80, en la que el presidente Reagan en los USA y la primera ministra del Reino Unido Margaret Thatcher habían iniciado una disparatada carrera de armamentos que amenazaba la paz mundial. De hecho al final de “Gods Of War” introdujeron fragmentos de un discurso de Reagan.

“Don´t Shoot Shotgun” es la más heavymetalera del disco, es donde las voces, aunque melódicas tienden más a la crudeza y tanto por el sonido de las guitarras como por la estructura de su composición podría haber sido perfectamente compuesta y grabada para ‘Pyromania’. No le va en modo alguno a la zaga “Run Riot”, que incluso, recuerda por momentos a algunos temas de ‘High’N’Dry’ y que es otra de las canciones más fuertes, más cercanas a los orígenes de Def Leppard. Se cierra el disco con un tema que sin embargo, es lo más pop que los de Sheffield grabaron nunca hasta que cortaron “Slang” en 1996 y que podría ser perfectamente, de no estar cantado por Joe Elliot, un tema de Men At Work o Level 42, “Excitable” y con un “Love And Affection” que viene a ser una suerte de cierre del círculo, un medio tiempo accesible y pegadizo, que deja tras los 62 minutos de escucha completa del disco, un buen sabor de boca.

Un lento regreso al Olimpo

Cuando salió a la venta ‘Hysteria’, entre los cambios de productor, estudio, los cientos de horas de grabación entre Irlanda, Francia y Holanda, el equipamiento técnico que se compró para la grabación del disco y una larga serie de gastos contabilizados y presupuestados, Phonogram informó al grupo que solamente para cubrir todos lo que había costado sacar ‘Hysteria’ adelante, era necesario vender un mínimo de cinco millones de copias. Y en las primeras semanas, las ventas no fueron especialmente estimulantes; “Animal” llegó con dificultades al Top-10 de singles en Gran Bretaña y en Estados Unidos, arranco con unos números en las primeras semanas que hacían imaginar una debacle, todo ello unido a unas críticas en general poco elogiosas y que desaprobaban la excesiva “comercialidad” del álbum, pero… poco a poco, el álbum fue escalando posiciones, en los USA, en Europa, Japón, y antes del final del año, llegó al nº1 de la lista de álbumes de Billboard y al número 1 en las listas oficiales británicas, llegando a vender 12 millones de copias solo en Estados Unidos, y 26 millones en todo el mundo.

De largo, el disco más vendido de toda la carrera de Def Leppard, el considerado por muchos de sus fans su obra cumbre -quizá en dura competencia con ‘Pyromania’- y uno de los álbumes sin los cuales no puede explicarse la evolución del Hard Rock melódico como tal estilo. Testimonio sonoro de toda una época, sus canciones, que si bien no despertaron gran entusiasmo entre sus seguidores más metaleros, hoy son clásicos absolutos de la música popular contemporánea.

Los días 29 y 30 de marzo de 2013, en el marco de una serie de actuaciones del grupo como residentes en el Hard Rock Hotel & Casino de Las Vegas, el grupo en sus conciertos tocó ‘Hysteria’ en su totalidad y cada canción en el mismo orden en el que aparecieron en el disco junto a una selección de clásicos de otras épocas de la banda. En octubre de ese mismo año esos conciertos quedaron plasmados en un doble disco en directo y DVD que editó bajo el título de ‘Viva! Hysteria’, y con motivo de este 30 aniversario, se prepara un reedición en vinilo y diversos formatos para coleccionistas. Todos los detalles acerca de esta reedición 30 Aniversario puedes conocerlos aquí.

 “Hicimos un disco que estábamos convencidos de que era genial” – dijo Joe Elliott a Rolling Stone en 1995. “Confiábamos en esas canciones sin reserva alguna. Después de todo el trabajo que pusimos en él, no podíamos sentirlo de otra manera. Cuando pienso en ‘Hysteria’, obviamente se me vienen a la cabeza los mil y un problemas que tuvimos en los tres años que tardamos en grabarlo, pero creo que aprendimos algo muy importante: Después de ‘Hysteria’, el término “no es posible” desapareció para siempre del vocabulario de Def Leppard. Quiero decir, teníamos un batería con un solo brazo, un guitarrista con problemas de alcoholismo, trabajamos con tres productores distintos a lo largo de tres años, empezamos a tener problemas con la hacienda británica e invertimos una fortuna en un disco que si no hubiera funcionado, nos habría arruinado de por vida. Y seguimos aquí, de manera que para nosotros ‘Hysteria’ fue la experiencia que nos demostró que nada es imposible. Excepto quizá, que seamos capaz de grabar un disco en seis semanas”.  

Una fascinante historia y canciones que 30 años después, siguen siendo maravillosas.

Mariano Muniesa

Redacción
¡Síguenos!

Redacción

El equipo de redactores de MariskalRock te trae toda la información del mundo del rock y del metal, en todas sus vertientes.
Redacción
¡Síguenos!
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Categorizado en: , , , , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción