Madness 2
gusylosimpostores
Ars Amandi

30 razones para admirar a Slash (Guns N’ Roses) 

23 julio, 2018 11:25 am Publicado por  1 Comentario

Foto: Elena Marco

Hoy cumple 53 años alguien a quien probablemente solo conozcas como Slash, pero cuyo verdadero nombre es Saul Hudson, un músico, guitarrista y compositor consumado. Nació en Hampstead, Londres, y creció en un hogar impregnado de libertad y creatividad gracias a que su madre era diseñadora de moda y su padre, creador de portadas de álbumes musicales. El arte en todas sus manifestaciones, pero la música en particular, hicieron que a los cinco años se mudará a Los Ángeles junto a su madre, quien  había viajado a tierras californianas en busca de una mejor carrera en su difícil sector.

Se formó como artista en el West Hollywood de los 80, involucrándose en grupos efímeros como London y Road Crew en 1983, conformado por el baterista Steven Adler y el bajista Duff McKagan. Fueron pruebas interesantes antes de llegar a la gran futura maquinaria del hard rock: Guns N’ Roses, banda de la que pasó a formar parte tras toparse con el vocalista Axl Rose y el guitarrista Izzy Stradlin. Tras finalizar el ‘Use Your Illusion Tour’ en 1991 se convirtió en ciudadano estadounidense y, a pesar de que el hard rock había perdido fuerza frente al grunge, se constituyó como uno de los mejores y más emblemáticos guitarristas contemporáneos. Su trayectoria y su talento le sitúan entre los guitarristas más legendarios de la historia, a la par de Jimi Hendrix, Jimmy Page, Keith Richards o, su favorito, B.B. King. Os presentamos apenas 30 razones de las tantas que te harán aplaudirle y ponerte a sus pies.

Conociendo al mago de las guitarras

Sí, la primera guitarra de Slash fue parecida a esta. Nada que ver con su clásica Les Paul…

1. Una celosa pasión: En 1981 empuñó su primera guitarra, una BC Rich Mockingbird. Al hacerla sonar en un amplificador Sunn, comprendió dónde residía su verdadera pasión. A partir de entonces, supo que sería uno de los principales vínculos que tendría con el mundo. Pocos técnicos, como Adam Day en sus comienzos o Ace Bergman en la actualidad, le inspirarían la confianza suficiente a la hora de afinárselas, encargándoles a ellos casi exclusivamente la misión de cuidar a sus “bebés”. Slash, de hecho, llegó a declarar que “si algún día no tocase más la guitarra, sentiría que tendría seca el alma”. Su espíritu y esencia están fuertemente ligados a este instrumento.

2. Su prestigio: Contando con la aprobación y reconocimiento de admiradores y colegas, varios periódicos le han colocado en la cima de sus listas, incluso aquellos que no han sido condescendientes con él con el paso de los años. El Times lo nombró n°1 entre los 11 mejores guitarristas eléctricos en 2009, Guitar World ubicó en el puesto n°6 a su solo en “November Rain” entre los 100 solos más espectaculares (2008); Total Guitar le dio el puesto n°1 a su riff de “Sweet Child O’ Mine” entre los 100 mejores (2004) y Rolling Stone, en 2011, le posicionó en el n°65 en la clasificación de los 100 guitarristas más grandes de todos los tiempos. Slash escaló con honor cada peldaño.

3. Su humildad: A pesar de estar situado en los más altos rankings de guitarristas, eso no le aleja del calor de sus fans. Muy activo en redes sociales, no olvida saludar y felicitar cada aniversario de las múltiples páginas dedicadas a su figura a nivel mundial. En algunos casos, hasta las sigue, con tal de mostrar su agradecimiento por tanto amor y apoyo recibido.

4. Su marca registrada: Es bien conocido ese estilo blusero que le brindó a Guns N’ Roses. Eso se suma a su característica imagen de abultado cabello rizado bajo un sombrero de copa. Todo empezó cuando, en el pasado, se arriesgó a robar una chistera. Fue entonces cuando comenzó a mostrar únicamente una pequeña parte de sus definidos rasgos mulatos. Hoy en día sigue usando una, añadiendo distinción a una figura imponente que inspira respeto, presentándose como una pantera negra lista para atacar. En definitiva, su estética y estilo conforman un pack completo. Su apodo lo define bien: su talento es inmenso, un latigazo que deja su marca.

5. Infancia rockera: Sus padres estaban metidos en la industria del rock. Su madre, Ola Hudson, fue una diseñadora de moda afroamericana, encargada de vestuario de David Bowie (incluso tuvo un romance con él). Su padre, Anthony Hudson, era un diseñador británico de portadas de álbumes que trabajaba para músicos como Alice Cooper, Joni Mitchell y Ron Wood. Esto provocó que, desde pequeño, se codeara con grandes personalidades. Se inspiró en ellos sin pensar que, algún día, formaría parte de su club.

6. Excelente dibujante: De niño solía dibujar sobre los pupitres. De adolescente, estampaba algún que otro boceto en graffitis y cartas de amor. Diseñó el tatuaje que desde los 16 años luce en su brazo que, aunque muchos crean se trata de su alter ego femenino, en realidad se lo adjudica a Shirley, madre de uno de sus amigos. Creó la insignia del fusil del ya inexistente sello discográfico UZI Suicide Record Co. usado por Guns N’ Roses para editar el EP ‘Live!? Like a Suicide’ en 1986, aportando además al icono de armas y rosas. Además, participó en la creación de las maquinas pinballs de Guns N’ Roses que se vendían hace un tiempo. El don, probablemente, lo heredó de su padre. Una buena forma de acostumbrarse a hacer magia con sus manos.

Slash también aportó su creatividad al logo de UZI Suicide Record Co., compañía usada por Guns N’ Roses para editar el ‘Live?!@ Like a Suicide’

7. Llamando a David Geffen: Cuando Guns N’ Roses se preparaba para ser una de las mejores bandas de la historia, ese valiosísimo contacto con Geffen vino por parte de Slash. David era un amigo de su familia y Tony era un padre orgulloso que insistía que, al menos una vez, presenciara un concierto del grupo de su hijo. Tom Zutaut, representante del sello, regresó una noche fascinado, aseverado que había conocido a la nueva sensación del hard rock más salvaje en vivo, dando inicio así a una carrera meteórica. Según su autobiografía, poco después de que esto sucediera, David le preguntó a Ola: “¿Cómo anda tu hijo Slash?”. Ella respondió: “Deberías saberlo, su banda acaba de firmar para tu compañía”.

8. The Drunk Fux: Fue un grupo formado por Slash, Duff McKagan, West Arkeen, Del James y Todd Crew que tocaba covers en las viejas épocas de Hellhouse, casa donde, durante un par de años, llegaron a vivir juntos la mayoría de ellos. No ensayaban, solo le daban espacio a la espontaneidad. Tras la muerte de Todd a los 22 años a causa de una sobredosis de heroína, no volvieron a tocar hasta 1993. The Drunk Fux ofreció su directo en el Palladium Hollywood y Lemmy Kilmister fue uno de sus invitados.

9. Alma de niño, eterno adolescente: Se hizo un experto en dinosaurios, cautivado por unas esculturas prehistóricas gigantes del London Crystal Palace Park y una exhibición del Museo Natural de Historia. Le fascinan los dibujos animados como Bob Esponja y posee una fuerte atracción por las mujeres voluptuosas. Fiel fanático del género de terror y la ciencia ficción más bizarra, en 2010 creó su propia productora Slasher Film para idear sus propias películas. Sus camisetas suelen lucir imágenes relacionadas con estas temáticas y es muy fácil detectar cuáles son sus preferidas.

10. Es atlético: La fuerza que trasmite no solo se desprende de su alma, sino también de su llamativo físico fornido, gracias a una privilegiada genética y a ser alguien inquieto que solía trasladarse en su bicicleta como si fuera un juego, sólo por diversión. Sus saltos en escena son cada vez más elevados, impulsado por esa adrenalina que hace que al final de cada show se despida con una acrobacia que nos remite a los 90: caminar con sus manos, boca abajo, por unos segundos, sin que su galera se caiga. Que no nos extrañe que en cualquier momento hasta pueda volar con todas sus capacidades de superhéroe de historieta.

La portada de la Heavy Rock 164 fue testigo de la falta de prejuicios de Slash en el mundo de la música. ¡Aquí puedes ver al guitarrista junto a Marta Sánchez!

11. Sin prejuicios: Pocos artistas deben contar con tantas colaboraciones en disímiles géneros musicales: Brian May y Ace Frehley son algunos dentro del espectro del rock, coqueteando con el pop a través de Michael Jackson y artistas hispanos como Marta Sánchez y Paulina Rubio. En febrero de 2011 interpretó “Sweet Child O’ Mine” junto a Fergie de Black Eyed Peas en el entretiempo del Superbowl XLV y en 2013 se sumó Tomorrowland, el festival de música electrónica, durante el set de DJ Chuckie. Por otro lado, aportó sus riffs al tema “Rockstar 101” de Rihanna, trasgrediendo una barrera musical que solo alguien con tanto amor por la música se puede permitir.

12. Su timidez: Este es un rasgo que le convierte en un personaje misterioso. Durante años, sus adicciones se encargaron de ocultar su inseguridad y miedo escénico, superando ambas cuestiones a medida que llegaba su madurez. Su galera, sus rulos y el humo de algún cigarrillo quemándose en su boca servían de escudo de una personalidad introspectiva que debía adaptarse bajo potentes luminarias. Pocas son las entrevistas y declaraciones a lo largo de su prolífera carrera. Por lo general, sus apariciones suelen estar relacionadas estrictamente con el plano musical, prefiriendo comunicarse siempre a través de sus preciadas cuerdas.

13. Tocar por tocar: Slash’s Blues Ball fue una aventura creada por Slash para tocar en directo covers de estilos bluseros entre 1995 y 1998. Lo que empezó como una aventura, le llevó a girar por el mundo durante dos años. Estaba formada por Slash en guitarra, Teddy Andreadis en voz, armónica y órgano, Johnny Griparic en bajo, Alvino Bennet en batería, Bobby Schneck en guitarra y Dave McClarem en saxofón. A pesar de no haber editado material, fueron parte de un evento masivo como el Sziget Festival en 1995. Asistieron al festival 206.000 personas y compartieron cartel con Iggy Pop, Sonic Youth, The Prodigy y Stones Roses, entre otros.

14. Su perseverancia: Cuando no se sintió cómodo dentro de Guns N’ Roses, no se quedó de brazos cruzados. Siguió su instinto y corazón, recopiló el material que había compuesto y buscó a sus propios músicos para impulsar su proyecto: Slash’s Snakepit. Mientras tanto, en intervalos, se dedicaba a hacer covers de blues con Slash’s Blues Ball. Más tarde, conformó Velvet Revolver y se animó a relanzar su exitosa carrera solista en 2010, acompañado por Myles Kennedy & The Conspirators. Regresó a la nave nodriza Guns N’ Roses en 2016, cosechando el aplauso de legiones de fans.

15. Cercano a sus fans: Nunca fue prisionero de su éxito ni perdió interacción con su público, presentándose tanto en grandes festivales como en reducidos espacios. Confesó que le agradan los Meet & Greets y que, cuando la euforia por Guns N’ Roses había disminuido en épocas de Slash’s Blues Ball, disfrutó haber pasado tiempo con sus fans antes y después de sus shows. En aquellos tiempos sorprendía a los admiradores que, apostados en la entrada de algún hotel circunstancial, le esperaban. Eran invitados a conocerlo, conversar y tomarse una foto con él, haciendo que las largas colas para un autógrafo en la piel, devenido más tarde en un tatuaje, valieran la pena.

La autobiografía de Slash es la mejor forma de bucear en su vida

16. Su autobiografía: Llamada simplemente “Slash”, fue editada en 2007 y narrada por Anthony Bozza y su protagonista. Pronto se transformó en un best seller. Refleja una crónica personal sincera que expone su costado más humano, íntimo y vulnerable, sus triunfos y tragedias; sus debilidades y adicciones al vodka Black Death, heroína y cocaína. Desglosó sus anécdotas con quienes lo consideran un ídolo viviente, por más que nunca se vio a si mismo sobre un pedestal. Nos permite asomar las narices a través de las rendijas de ese conjunto de vivencias que, en retrospectiva, le convierten en el hombre y el mito que hoy vemos ante nuestros ojos.

17. Memorias de un superviviente: Clínicamente muerto tras sufrir una sobredosis de heroína en 1992, estuvo sin pulso y de color azul durante ocho minutos mientras la ambulancia se demoraba en llegar. Despertó en un hospital, con desfibriladores golpeando su pecho para que su corazón volviera a latir. Según Friedrich Nietzsche, lo que no te mata, te fortalece. Agiganta su leyenda el ser un hombre que volvió de la muerte.

18. Rehabilitado: Desde 1988, consumió una botella de Jack Daniel’s al día durante cinco años. Superar su adicción al alcohol fue algo progresivo. Años de beber compulsivamente dejaron a su corazón bajo un estrés desmedido que le obligó a someterse a una compleja cirugía en la cual le instalaron un marcapasos a modo de prevención. El médico no creía que sería capaz de abandonar sus malos hábitos, vislumbrando un máximo de seis meses de expectativas de vida. Mediante una terapia de rehabilitación cardíaca, comenzó a sanarse. Sus convicciones y aspiraciones hicieron el resto, ayudándole a vencer esos aspectos que lo dañaron física y emocionalmente. Ya no bebe ni fuma: se encuentra completamente desintoxicado desde el 2007.

19. Su trayectoria: El libro “Improvising Rock Guitar” que encontró en una tienda de segunda mano fue el puntapié inicial. Aunque ya tomaba clases, la ansiedad por interpretar fragmentos de Rolling Stones o Led Zeppelin le impulsaron a comprarlo, con el fin de perfeccionar y aprender mucha técnica. London en 1981 y Road Crew en 1983 le sumergieron de llenó en su carrera. En 1985 ocupó el puesto que Tracii Guns dejaba en Guns N’ Roses, en 1994 creó Slash’s Snakepit y editó dos discos; en 2004 co-funda Velvet Revolver junto a Duff McKagan, Matt Sorum, Dave Kushner y Scott Weiland; en 2010, empieza a triunfar como solista con su álbum homónimo. Luego vino ‘Apocalyptic Love’, ‘World On Fire’ y ‘Living The Dream’. Es parte de Rock N’ Roll Hall of Fame desde 2012 gracias a su aportación artística.

20. Una estrella tiene su nombre: En el 2012, el mismo año en el que se convirtió en un miembro del Rock N’ Roll Hall Of Fame junto a Guns N’ Roses, recibió una estrella en el Walk of Fame, ganándose un estatus estelar sobre Hollywood Boulevard. Asistió a su inauguración y recibió una réplica de la baldosa con su nombre en una estrella dorada. El local de instrumentos Guitar Center tampoco se quedó atrás y le solicitó estampar sus manos en la vereda del legendario negocio, donde otros memorables músicos dejaron su huella en el pasado. Todo es simbólico: un homenaje y merecido reconocimiento. En Sunset Boulevard se erige un universo de guitarras, el mejor lugar en el que Slash podría imprimir sus manos.

21. Compañerismo y generosidad: Siempre dispuesto a escuchar propuestas y ofrecer su casa como espacio de creación, no duda en participar en eventos con las guitarras como protagonistas. En 1994 formó parte de la memorable The Night Of The 100 Guitars en Londres, con la compañía de colegas y amigos. Por otro lado, Slash contó con diversos artistas como Ozzy Osbourne, Iggy Pop, Lemmy Kilmister o Chris Cornell, quienes aportaron su talento en 15 canciones de su álbum debut en solitario. También hubiera querido contar con Thom Yorke de Radiohead para entonar “Saint is a Sinner Too”, pero no se animó a pedírselo.

22. Sin divismos: Mantiene los pies en la tierra, sin molestarle tocar en pequeños sitios como The Roxy o Whisky a Go Go, donde comenzó. Tampoco le importa comprar un ticket para presenciar el concierto de algún amigo, como el actor, director de cine y músico Billy Bob Thornton en The Mint mientras Guns N’ Roses hacia un stop en su gira “Not In This Lifetime”. De esta forma alimenta su bajo perfil. No se ve a sí mismo como un pro de la guitarra, sino que procura siempre hacer bien su trabajo sumando diversión. De esta forma, se afirma como alguien querible y sencillo.

23. Viejos amigos: Sabe mantener amistades, como esa que consolidó con Marc Canter desde los once años, dueño del resto Canter’s Deli y autor del libro “Reckless Road”. Sucede igual con Steven Adler, compañero de clases que le prestó su guitarra y con quien luego formó su primer proyecto musical en 1981, a los 15 años, en el Beverly Hills High School. Conoció al actor Nicolas Cage y los músicos Tracii Guns y Lenny Kravitz, con quien no sólo colaboró artísticamente, sino que además es el padrino de su hija, la modelo y actriz Zoe Kravitz, conservando un fuerte lazo de amistad que el tiempo ni distancias pudieron separar.

24. Protector de animales: De niño tuvo de mascota a un ratón de nombre Mickey y adoptó serpientes en su juventud. Se trata de un excéntrico con una sensibilidad que provocó que se convirtiera en un activista por los derechos de los animales en general: rinocerontes, gorilas, tigres, etc. Compuso “Beneath The Savage Sun” inspirado en un viaje a África, donde vivió de cerca la caza furtiva de elefantes, y participó del concierto anual Beasty Ball, emitido en realidad virtual con motivo del 50 aniversario del Zoo de Los Ángeles a beneficio de una red norteamericana de conservación de especies en extinción y reservas naturales.

25. Padre de familia: Cuando supo que iba a ser padre, dolorosamente tuvo que desprenderse de sus serpientes. Perla Ferrar es la madre de sus dos hijos: London y Cash. Algunos fans la acusaban de ser una especie de Yoko Ono por el control que aparentaba ejercer sobre los asuntos de su esposo y no permitir el ansiado encuentro con Axl Rose. Cuando se separaron en 2014, tras 13 años de casados, volvió con Meegan Hodges, su novia de la adolescencia. Hoy en día, como músico consagrado, se muestra orgulloso, acompañando a su hijo London cada vez que toca con su banda Classless Act, brindándole todo su apoyo.

26. Su propia línea de guitarras: Les Paul Standard es su modelo favorito, tomándose como un halago que el equipo Gibson le propusiera su propia versión Les Paul Slash’s Appetite Signature. En la actualidad, prefiere los modelos Signature para los directos, relegando los más antiguos de los 50 y 60 para desenvolverse en un estudio de grabación. Es el primer músico en contar con su línea de amplificadores creada por Marshall, además de colaborar con Dunlop en su primer pedal Signature ‘The Slash Wah’, que aúna wah wah y distorsión.

27. Actor de reparto: En 1988 hizo una breve aparición en el film “The Dead Pool” junto a sus compañeros en la escena de un funeral. En 1994 hizo un pequeño cameo en Tales From The Crypt en el episodio “El último grito” y en la serie South Park; puso sus acordes en Angry Birds y fue un personaje seleccionable en Guitar Hero Legends of Rock. Hay más: tuvo la voluntad de colaborar en la película “Sid & Nancy” en un papel segundario de Punk Rocker. Se presentó en el set, pero decidió esconderse hasta que finalizara la grabación.

28. Sin rencores: Cuando reveló que había limado sus asperezas con Axl Rose, luego de dos décadas, fue una conmoción que alentó a que la ya demorada reunión pudiera concretarse. De hecho, fue quien se acercó a la mansión que el cantante tiene en Malibú para recomponer su relación y regresar a Guns N’ Roses, ofreciendo un primer show en el Festival Coachella con un borrón y cuenta nueva. Toda una alegría para sus fans de la vieja escuela.

29. El padrino: Incorporar “Speak Softly Love Theme” de The Godfather en el “Use Your Illusion Tour” fue una idea exclusiva de Slash. Posiblemente se trata de una de las piezas más extensas, afinadas y emotivas que puedan existir: un magnífico tinte nostálgico y emocionante que nos anticipa “Sweet Child O’ Mine”. Slash se encuentra en el podio de esos elegidos que llegan a estremecer y transmitir a través de una guitarra. Parece que nos habla y nos cuenta lo que hay dentro de su alma en cada una de sus interpretaciones.

30. Rompiendo Records: Guns N’ Roses es el grupo más exitoso de Youtube en cuanto a los 80 y 90, pero recientemente la épica balada “November Rain” batió un nuevo record al superar la barrera de las mil millones de reproducciones, recibiendo 560.000 visualizaciones por día en 2017. Además, se convierte así en la primera banda de la categoría rock en conseguirlo, lo cual es un doble mérito. “November Rain” es seguida por “Sweet Child O’ Mine”, “Don’t Cry” y “Estranged” en ese respectivo orden, en cuanto a reproducciones. Sin ninguna duda, son composiciones que no dejan de ser admiradas gracias a sus introducciones y solos de antología.

Estar frente a él es lo más parecido a un espejismo, sin poder diferenciar si es un ser mitológico o alguien real. Slash es una leyenda que decidió reinventarse a sí mismo, convirtiéndose en un eterno icono de rock mundial. Le deseamos un muy feliz cumpleaños y le agradecemos compartir con nosotros su inconmensurable talento.

(Por Lucy Dávalos)
Twitter/Instagram @lucydavalosOk

Redacción
¡Síguenos!

Redacción

El equipo de redactores de MariskalRock te trae toda la información del mundo del rock y del metal, en todas sus vertientes.
Redacción
¡Síguenos!
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Categorizado en: , , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

1 comentario

  • Ernesto Medina says:

    Excelente reportaje. Con muchos datos interesante. Lo único que faltó es… en colaboraciones, su aparición en la pelicula de la caricatura Phineas y Pherf. Sale unos segundos, después se vuelve caricatura y él metió la música de la canción final. Saludos y buen trabajo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.