bones factory 2
magictostadora
dragonfly
swimming in a pan
lady tattoo
zalez
soul teller
grimner
beyond dystopia
haches
javier rodriguez jimenez

25 años de 'Images and Words' de Dream Theater: La piedra filosofal del rock progresivo actual

Blog: Mariano Muniesa

7 julio, 2017 12:05 pm Publicado por  Deja tus comentarios

Dream-Theater-Images-And-WordsEn el verano de 1992 toda la escena musical estaba dominada por la explosión del fenómeno grunge a niveles de éxito masivo; cualquiera que paseara  habitualmente por las calles de Londres en aquellos meses – como fue el caso de quien subscribe estas líneas- vería una y otra vez chicos y chicas con camisas de cuadros con las mangas cortadas, gorros de lana y camisetas de Mudhoney, Pearl Jam o Soundgarden, en cualquier pub donde se sintonizara la MTV temas como “Jeremy” de Pearl Jam o “Smells Like A Teen Spirit” de Nirvana se programaban constantemente y en todas las estaciones de metro gigantescos anuncios en los andenes publicitaban la celebración de una nueva edición del Festival de Reading, cuyos principales cabezas de cartel eran precisamente Nirvana. En medio de todo ese ambiente ¿podía imaginar alguien que un disco de un grupo americano que hacía un estilo a medio camino entre el Hard-Heavy más tradicional y el rock sinfónico-progresivo iba a convertirse en una de las sensaciomes musicales del año? Pues sucedió. El grupo, unos casi desconocidos hasta entonces Dream Theater y el álbum, el excelso ‘Images And Words’.

Una historia que comenzó allá por 1985…

Dream-theater

De izq. a der.: John Petrucci, Mike Portnoy, Charlie Dominici, Kevin Moore y John Myung

Aunque hay no poca gente que piensa que ‘Images and Words’ es el primer disco de Dream Theater, lo cierto es que además de tener un disco previo a este con otra formación, los orígenes del grupo se remontan a mediados de los años 80. Allá por el curso 1984-85, tres alumnos de la Berkelee School Of Music, el guitarrista John Petrucci, el bajista John Myung y el batería Mike Portnoy decidieron formar una banda a la que en un primer momento denominaron Majesty, que en sus comienzos se dedicaba fundamentalmente a hacer versiones de sus grupos favoritos, Rush y Iron Maiden. A ellos se unió como teclista Kevin Moore y como cantante un amigo común de varios de sus miembros, Chris Collins.

Este line up grabó a comienzos de 1986 algunas primeras maquetas que lograron una cierta repercusión en el mundo más underground del heavy metal americano, especialmente en la zona de Nueva York. No tardaron en empezar a hacer numerosas actuaciones en clubes, aunque según se ha dicho siempre, por diferencias personales imposibles de reconducir con Collins, en el otoño de 1986 el cantante fue despedido. Tardaron más de un año en encontrar al vocalista adecuado para reemplazar a Collins, Charlie Dominicci, que sería con quien reincidirían la actividad en directo, al tiempo que cambiaban su nombre a Dream Theater, ante las quejas de otro grupo con el mismo nombre que lo tenía registrado.
Un A&R de Mechanic Records, una filial de MCA, se prendó de Dream Theater al verles en directo en un club de Nueva York, y les ofreció en el verano de 1988 su primer contrato discográfico, en virtud del cual grabaron en 1989 su primer disco, ‘When Day And Dream Unite’. El disco, en el que ya se adivina cual va a ser el terreno musical en el que la banda se va a mover, era musicalmente un bombazo, y dentro del rock más melódico, era un trabajo que si hubiera gozado de una promoción mejor, sin duda les hubiera lanzado en ese momento a la fama, pero… el sello no cumplió las promesas de apoyo y promoción para la banda y en ese momento el disco pasó comercialmente desapercibido, además de que a nivel de directo tampoco encontraron apoyo económico suficiente como para hacer más allá de ocho o diez actuaciones sin salir del estado de Nueva York. Tras unas actuaciones como teloneros de Marillion en el otoño de 1989 en parte de su gira americana de aquel año, Charlie Dominicci, decepcionado por la situación y poco motivado musicalmente ante los desacuerdos con el resto del grupo ante el rumbo musical que querían tomar, dejó el grupo.

Tras un largo periodo de diferentes audiciones, -se dice en algunas fuentes biográficas que más de cien, e incluso uno de los elegidos, Steve Stone, fue despedido tras hacer un primer show con ellos que resultó un desastre-  incorporaron como nuevo cantante a la banda a James LaBrie, procedente de la banda de Glam Metal, Winter Rose a comienzos de 1991.

A lo largo de todo el año 1990 el grupo mientras iba probando a diferentes vocalistas, fue componiendo e incluso grabando algunas demos de trabajo con todo el grueso de lo que sería ‘Images And Words’. Al mismo tiempo, y tras no pocas dificultades, consiguieron desligarse legalmente de Mechanic y MCA, con lo cual, en el verano de 1991, con la base de un nuevo disco muy avanzada, libres de ataduras discográficas y con un nuevo cantante que, esta vez sí, se implicaba al cien por cien con el proyecto y se identificaba musicalmente con lo que Dream Theater querían hacer sin reservas, es cuando empieza de verdad nuestra historia.

Un difícil comienzo

Después de hacer diversas gestiones con diferentes compañías, finalmente en septiembre de 1991 Atlantic Records a través de su subsidiaria Atco se interesó por Dream Theater y les ofreció un nuevo contrato, que esta vez sí resultaría satisfactorio para ambas partes y que se inauguraría con ‘Images And Words’. Tras dos meses de intensos ensayos, entre el 25 de noviembre y el 22 de diciembre de 1991 se grabó a caballo entre los Bear Tracks y los Hit Factory Studios de Nueva York ‘Images and Words’ con David Prater como productor. La masterización corrió a cargo en enero de 1992 de Ted Jensen en los Sterling Studios, también en Nueva York.

El disco, que tenía prevista su salida en la última semana de febrero como álbum doble, vio retrasada su puesta en la circulación hasta el 7 de Julio de 1992. ¿Motivo? Pues que a pesar de que en un primer momento Atco había estado de acuerdo con la intención de Dream Theater de que se editara como disco doble en estudio, posteriormente valoraron que el riesgo de sacar un disco doble de una banda de calidad innegable pero prácticamente desconocida y que además practicaba un estilo musical totalmente distinto de lo que era la tendencia dominante en ese momento, el grunge, el rock alternativo, las nuevas tendencias y el funk-metal era demasiado alto y tuvieron que convencerles, en unas negociaciones que resultaron largas, no exentas de discusiones muy conflictivas y en las que la banda asegura que estuvo a punto de romper con Atco y no sacar el disco, de que ‘Images and Words’ debía ser un álbum sencillo.

Ello motivó que el material que finalmente se descartó fuera apareciendo en otros discos del grupo a lo largo de su trayectoria. Por ejemplo, “A Change Of Seasons”, que se grabó para este disco, se re-grabó más tarde para el EP del mismo nombre que se sacó a la venta en 1995.

Una obra que cambió conceptos en el rock y creó un nuevo lenguaje

‘Images and Words’ es una obra de una complejidad musical tal, con unas canciones tan elaboradas, con tal cantidad de matices, elementos y detalles de producción tan trabajados, que no sorprende que a pesar de haber sido editada en un momento en el que el rock sinfónico era un lejano recuerdo de los años 70, causara un impacto de las dimensiones que causó, lograra un éxito comercial de la categoría que alcanzó y que con la perspectiva de hoy, a los 25 años de su edición, se pueda considerar el disco sobre el cual se pondría en pie todo un nuevo estilo musical, la piedra angular del rock progresivo contemporáneo, que une a las estructuras de composición clásicas del prog-rock de los 70, llenas de largas transiciones instrumentales, un desarrollo musical de los temas muy enrevesado en ocasiones y unas piezas musicales concebidas en cierta manera a modo de fragmentos, de movimientos de música clásica unidos por un hilo conductor que proporciona homogeneidad a todo el resultado final, la contundencia, la dureza y la intensidad del heavy metal y el toque melódico incorporado por unas voces que se sitúan en unos estándares AOR muy definidos.

Eso es en esencia ‘Images and Words’.  Una redefinición del rock progresivo que en este disco en concreto sentó las bases del metal progresivo actual y cuya influencia será en muy poco tiempo decisiva en muchos estilos del rock que con mayor o menor fortuna, encontrarán en ‘Images and Words’ su inspiración para experimentar y tratar de crear nuevos horizontes de evolución y progresión musical. La lista de músicos que afirman haberse sentido influenciados por este trabajo y para los cuales Dream Theater pasó a ser una referencia, un modelo al que siempre han mirado a lo largo de su trayectoria es larguísima, pero basten los nombres de Tony Kakko, Arjen Lucassen, Tobias Sammet o Mikael Akerfeldt para hacerse una idea de la profunda huella que este disco ha dejado en el heavy metal de las dos últimas décadas.

Indudablemente, “Pull me Under” es el tema mas conocido y de mayor éxito del disco, y a pesar de su inusual duración como para ser un single – 8,14 minutos- se editó como tal y contra todo pronóstico, fue un éxito sin precedentes: nº10 en la lista de singles de Billboard en la segunda semana de julio de 1992, y nº5 en Inglaterra. Desde que Marillion entraron al nº2 de los UK charts oficiales en septiembre de 1983, nunca un grupo de rock sinfónico-progresivo entró en el Top-10 de listas en el Reino Unido hasta ese momento.

Claro que tampoco “Pull Me Under” era un single cualquiera. Tras el inicio con una guitarra acústica tan cálida como sugerente, entraba con una fuerza incontenible todo el grupo en una suerte de in crescendo cada vez más intenso, con un tratamiento de las voces fabuloso, una batería demoledora y unas guitarras densas, recargadas, sólidas… un tema de los que hacen historia. En modo alguno le iban a la zaga en cuanto a calidad, sensibilidad y fuerza la balada “Another Day”, en el que destacan especialmente la sección de viento y el saxofón de Jay Beckenstein, que le dan a toda la canción un aire que de inmediato te trae a la memoria los mejores Supertramp de la década de los 70. Excelente “Surrounded”, que desde los teclados crea una atmósfera que en esta ocasión te lleva a Kansas o Styx, magistral “Under A Glass Moon”, que bien podría definirse como una fusion entre Genesis, Deep Purple y Camel y secillamente única, “Learning To Live”, que cierra ‘Images and Words' a lo grande.

Detalles que quizá pasan desapercibidos a las primeras escuchas, pero que merece la pena recordar en este artículo de aniversario, son como en “Take The Time”, la más heavymetalera del álbum, se incluyen samplers del “Christmas Rappin” de Kurtis Blow y de piezas de Frank Zappa y Public Enemy y que cuando se eligió como título para una de las canciones “Metropolis Pt. 1: "The Miracle and the Sleeper" no había ninguna intención de componer una segunda parte, pero que les pareció original dar ese título al tema para crear expectación entre sus fans. Lo cierto es que acabó por convertirse en uno de los más aclamados por los seguidores de la banda, y ante las constantes preguntas acerca de cuando se editaría la segunda parte, optaron finalmente por hacerla y en 1996, para la grabación de ‘Falling Into Infinity’ se montó una primera versión que se llegó a grabar al menos en “rough mix”, pero debido a su extensa duración, que sobrepasaba los 25 minutos, se quedó fuera aunque a partir de ella, crearon todo un álbum conceptual que es considerado otro de los mejores de toda su carrera:  ‘Metropolis, Pt. 2: Scenes From A Memory’, editado en 1999.

El legado

Portada-de-Dream-Theater-Images-And-WordsDebido al gran éxito que en poco tiempo consiguió este disco, Dream Theater hicieron entre el septiembre de 1992 y marzo de 1993 dos largas giras por Estados Unidos, entre las que se intercaló un tour por Japón en noviembre de 1992. En la primavera de 1993 hicieron su primer gran tour europeo –desgraciadamente sin fechas en España en aquella ocasión -de cuyos conciertos en Londres se extrajo el material para su álbum en directo ‘Live At Marquee’, editado en septiembre de 1993. Dos meses más tarde, se pondría a la venta ‘Images and Words: Live In Tokyo’, con fragmentos de los conciertos de ese tour en el país del sol naciente e imágenes de backstage, viajes, etc.

Dream Theater, quienes son muy aficionados a tocar discos completos en algunas de sus giras, han interpretado en su integridad ‘Images and Words’ en su gira europea de 2007, ‘Chaos In Motion’ con motivo del 15 aniversario de su edición. Y justo en estos meses, para conmemorar este 25 aniversario que estamos comentando en este artículo, están de gira por todo el mundo tocándolo en su integridad en el marco del ‘Images, Words & Beyond Tour’.

Una obra maestra de imaginación, virtuosismo, musicalidad, potencia y creatividad. ‘Images And Words’ es de esos discos que trascienden su tiempo y por todas las razones que hemos expuesto, es un trabajo a partir del cual, se crean nuevos caminos de evolución, se reinventa todo un estilo y se recupera y reivindica el valor en el heavy metal del verdadero talento musical, del esfuerzo, la técnica y la sensibilidad. Pasarán 25 ó 50 años más, y el valor de este grandioso trabajo no habrá hecho sino crecer. Uno de los discos de los que el rock se puede sentir orgulloso.

Mariano Muniesa  

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Categorizado en: , , , , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *