motorhead
Madness Live!
leyendasdelrock
resurrection
farragua
barbarablack
nonno
rivasrock
valira
mrc
villadebilbao
interesvariable
agaisntmyself
ciconia

Crónicas

Crónica de Barón Rojo + Obús: "Por debajo de las expectativas"

«Se echó de menos mayor entrega, compromiso y fraternidad entre unos artistas que forman parte de la historia de la música popular de este país»

11 enero 2019

La Riviera, Madrid

Texto: David Esteban. Fotos: Alfonso Dávila

Fría e histórica noche en La Riviera para albergar uno de los acontecimientos más esperados desde hacía años. En la noche del pasado 11 de enero, Barón Rojo y Obús unieron sus fuerzas para ofrecer al respetable un evento que muchos de nosotros anhelábamos desde hacía largo tiempo y nos preguntábamos por qué no se había llevado a cabo antes. Quizás fruto de la siempre existente rivalidad entre bandas o por cuestiones varias que ahora no vienen al caso, el resultado es que, hasta comienzo de este año 2019, los dos grupos más legendarios de la escena metálica nacional nunca habían compartido escenario más allá de alguna que otra coincidencia esporádica en el contexto festivalero.

Era el día clave. Una cita en el calendario marcada en rojo para que las dos formaciones más grandes del heavy metal español hicieran algo para el recuerdo. Todos sabemos que una gira conjunta entre dos grandes bandas es siempre algo especial, pero incluso en esta ocasión, por todo lo que cada uno de los grupos representa, se percibían un halo y una magia singulares. Incluso durante la larga cola de acceso al local había quien lo describía como un momento histórico. Por todo ello, nada podía fallar. El enclave idóneo y las expectativas altas. Expectativas que, honesta y lamentablemente, no se vieron cumplidas para la inmensa mayoría de viejas glorias que copaban La Riviera henchidas de esperanza e ilusión. Una lástima.

Con puntualidad británica y ambientazo espectacular, antesala de las grandes citas, El Pirata mediante, irrumpían sobre el escenario los vallecanos Obús. Con algún que otro problemilla de sonido, durante toda la velada no terminó de ser redondo, salieron como un torbellino con “Juego Sucio”, imperecedero clásico de ‘El que más’. Sin ofrecer ningún tipo de concesión y con Fortu llevando a cabo sus primeras poses en escena, continuaron con el ritmo rockero y vacilón de “Necesito Más”. A partir de “La Raya” el sonido pareció enderezarse sin llegar a las cotas que creo exigía el evento en cuestión. Dos clasicazos como “Te Visitará la Muerte” y “Que Te jodan” dejaron en claro quién sigue siendo una de las personalidades más célebres de la escena heavy rock nacional. Tras “El Que Más” y su historia de ruina social, que contrastó frontalmente con las palabras del propio Fortu con respecto a su salida de la casa de Guadalix (paradojas de la vida teniendo en cuenta sus continuos coqueteos con el mundo de la farándula), acometieron “Autopista” y la pesada “Corre Mamón”. Con la llegada de otro clásico como “Dinero, Dinero” es cuando la nostalgia invade al respetable y echa de menos la continuación de la clásica formación. En la parte final, “Esta Ronda la Paga Obús”, la cual no sonó del todo bien, “Va a Estallar el Obús”, con la presentación del resto de la banda más un simpático Carlos Mirat golpeando con sus baquetas una escalera y el propio Fortu apoyando desde el set de batería. Desafortunado fue el solo del experimentado bajista Luisma Herández… cosas del directo. Como no podía ser de otro modo, “Vamos Muy Bien” cerró una actuación correcta con algún que otro pequeño problema técnico y la sensación de que Fortu estaba más pendiente de su ausencia de la casa de Guadalix que de rockear como él bien sabe.

Poco tiempo de espera y una vez llevados a cabo los correspondientes cambios en el escenario, los Barón salieron a escena por medio de “Los Desertores del Rock”. Una vez más, el sonido no fue el adecuado no pudiendo oírse correctamente la voz de Carlos. “Incomunicación” continuó en la misma línea de imperfecciones sonoras demostrando a unos desiguales hermanos de Castro. Mientras Carlos demostraba una actitud poco entregada no más allá de cubrir el expediente, Armando intentaba mantener la compostura con sus múltiples “ladeos” e innumerables muecas faciales. “Noches de Rock n Roll” del álbum ‘Desafío’ (el cual resultó ser todo un reto para la banda después de la marcha de Sherpa y Hermes Calabria, ahí es nada) sonó algo mejor. Preludio de tapping marca de la casa para introducirnos “Seguimos Vivos”, toda una declaración de intenciones. “Hermano del Rock n Roll” tuvo la capacidad de retrotraer a los presentes hasta 1982 y levantar un concierto que comenzó de manera irregular. A partir de este momento todo fue un claro y celebrado in crescendo. Más metido en el papel, y al nivel de las circunstancias, Carlos se midió con su buen hermano Armando por medio del juego de voces de “Caso Perdido”. Excelente. Tras el clásico tonteo con el público de “yo digo, vosotros repetís”, irrumpieron de manera soberbia con un “Cuerdas de Acero” que terminó por levantar el ánimo de todos y cada uno de los presentes. En pleno cénit musical, con la banda en el mejor momento de la noche y la gente bien entregada, “Hijos de Caín” supuso uno de los momentos más especiales de la velada. Por medio de otra perenne e inmortal pieza, “Con Botas Sucias”, los “jefes de Castro” pasaron a presentar al nuevo miembro de la banda, José Luis Morán, al bajo.

En la parte final, “Los Rockeros Van Al Infierno”, puso el local patas arriba demostrando las ganas que había de Barón Rojo en la capital. Destrozo de guitarra contra el suelo incluido, la banda acometió el tema que da nombre a la banda, además de “Son Como Hormigas”, sin la más mínima de las licencias. “Concierto Para Ellos” supuso un bonito homenaje tanto musical como visual por medio de las pantallas que bien adornaban la escena en cuestión. Imágenes de Janis Joplin, Bon Scott, Malcom Young, Ronnie James Dio, John Lennon, Hendrix… se fueron sucediendo de manera entrañable. De carácter más ideológico, “Resistiré”, fue la antesala de la gran y siempre emotiva despedida mediante “Siempre Estás Allí” con la banda desapareciendo del escenario con un emotivo fade out.    

En conclusión, la noche resultó una oportunidad única para que ambas formaciones hicieran algo histórico, fuera de serie. La situación y el contexto parecían idóneos para ello, pero, quizás por el momento, con unos Obús más pendientes de la casa de Guadalix que de rockear como ellos bien saben y unos Barón Rojo por momentos desganados -eso sin contar la eterna y absurda rivalidad entre bandas- se fueron a pique todas y cada una de las expectativas puestas en el evento. Se echó de menos mayor entrega, compromiso y fraternidad entre unos artistas que forman parte de la historia de la música popular de este país. Gestos como una colaboración conjunta o una bonita jam sobre el escenario hubiesen cerrado un concierto histórico a la par que esperado por todos. Otra vez será.

Redacción
¡Síguenos!

Redacción

El equipo de redactores de MariskalRock te trae toda la información del mundo del rock y del metal, en todas sus vertientes.
Redacción
¡Síguenos!
Etiquetas: ,

Categorizado en: , , , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

24 comentarios

  • Koskito says:

    Hace ya mucho que Barón Rojo no suena como debe y les falta compromiso y entrega. Una pena para una de, en otro tiempo, las mejores bandas del heavy patrio

  • Juandie says:

    Quizás hubiese pasado más a la historia si por parte de ambas bandas se hubiesen juntado con los miembros más clásicos tanto de OBUS como de BARON ROJO aunque sabemos de sobra que sus años dorados para ambas bandas fueron los 80.

  • Javier says:

    Ni unos ni otros estan para muchos trotes,salen a cubrir el expediente y para casa,cada uno a la “suya”

  • Eduardo says:

    Falta de entrega……..creo que estas muy equivocado. Obus con un mal sonido y un fortu no en su mejor momento quiza no fue de sus mejores conciertos, pero fueron correctos.
    Barón sonaron de lujo, con un muy buen espectaculo de luces y a una gran altura. Calidad, y un compromiso fuera de toda duda. Una de los mejores conciertos que recuerdo en madrid.

  • Ignacio says:

    Hay que ser muy, pero que muy forofo de lo que fue Barón para seguir pagando para ver a la banda de los hermanos de Castro. No sé qué prefiero, si oír a Carlos cantar Hijos de Caín, o media hora seguida de reguetón… (bueno, sí lo sé).

  • Fran says:

    Hombre como antes ya no son pero barón aun da gusto verlo lo que no me moló mucho obús an perdido su encanto

  • Pablo says:

    Para mantener el tipo con un mal sonido y más aún las voces hay que ser un gran profesional. Se de lo que hablo y no crítico al técnico pues tampoco se las circunstancias. Aún con todo son historia y los años pasan para todos así que no hay que engañarse nosotros tampoco tenemos veintitantos

  • David says:

    A Barón Rojo, lo que le falta es un cantante decente. Como guitarristas, tanto Carlos como Armando son fantásticos, simplemente encontrando un cantante que de la talla posiblemente el grupo volvería a resurgir, y bueno el tema del sonido también tendrían que pulirlo, ya que hace unos meses acudí a un concierto suyo y dejaba bastante que desear, y al parecer ya llevan tiempo con esos problemas.

    El fichaje de José Luis Morán me pareció un gran acierto, ya que tiene “salsa” de Barón.

    • joseroko says:

      Totalmente de acuerdo. Un cantante tipo Ronnie Romero y un teclista de apoyo ( esto menos importante ) y la banda de los hermanos de Castro subiria como la espuma otra vez…No creo que sea tan difícil. debe haber legión de cantantes jovenes deseosos de tocar con los Barones . Y los hermanos de castro a seguir guitarreando que es lo que hacen de maravilla….

  • Jose says:

    En Agosto les estuve viendo y me quedé muy decepcionado de mi grupo preferido de mi adolescencia.Sali del concierto viendo que mis viejas glorias habían muerto .Una pena para el Rock.

  • El barón no vuela, se arrastra says:

    Esto en los 80s hubiese tenido sentido [hasta la rivalidad entre barón y obús} , pasión y entrega. Ahora son ciborgs sin alma, hombres de negocios que van a por la pasta como se puede ver en la película de barón rojo.
    Lo de Carlos de castro es alucinante, que alguien que le quiera y aprecie le diga que deje de berrear y cargarse los clásicos.
    En cuanto a obús pues eso fortu esta más a otras cosas.

  • Patriciaco says:

    Vaya. Creía que Obús iba a comerse a Barón. Ya he leído en varios sitios que Carlos va a cubrir el expediente, cantando mal y con una actitud de pasota (de guitarra ya toca lo justo). Pero un guitarra cómo Armando ya debe de saber que con el brother poco más va a conseguir.
    Actualmente paso de escuchar las canciones de Sherpa cantadas por Carlos. Si alguna vez deciden no hacer esto volveré a verles.

  • Jose says:

    Sinceramente creo que ambos están ya para dejarlo.
    Aún así me quedo con barón.
    Obús tienen perdido su encanto hace tiempo pero es que barón llevan con problemas de sonido desde hace mucho.
    Ya en el tema de rivalidades no entro eso al gusto de cada uno.

  • tommy says:

    Baron Rojo fue una grandisima banda cuando Carolina Cortes les escribía las letras. Y creo que no se ha reivindicado su figura lo suficiente. Y a partir de que se fuera junto con Sherpa ya nada fue igual. La última vez que los vi fue hace 15 años, y aunque no sonaron nada mal, la magia ya no estaba. Y en cuanto a Obús, siempre me pareció que había mejores bandas que ellos en los ochenta, como Ñu, Ángeles del Infierno o Banzai.

  • Sus. says:

    Hola. No Estoy de acuerdo con lo que dices de obús. Fortu lo dio todo. La gente estuvo muy animada y participativa. No fue nada aburrido. Si el sonido en algún momento no estuvo bien….. de quien fue la.culpa. ? Me quito el.sombrero ante este grupo. Obús. No menosprecio a Barón rojo por supuesto. Saludos.

  • avana says:

    Hola. Estoy de acuerdo con muchos de vosotros, en el caso de Barón Rojo lo que necesita para seguir es un cantante. Hace menos de 1 año un chaval llamada Rafa gano un concurso en televisivo que le vendría de perlas al grupo. Es una pena oir cantar los clasicos a Carlos y Armando.

  • Motero Rojo says:

    Con Barón siempre estamos igual. Luego pagamos 100 pavos o más por ver a superbandas internacionales con cantantes que dejan mucho que desear y meamos colonia por ellos. Nadie valora la honestidad de un cantante de 63 tabas que intenta seguir cantando los temas clásicos en el mismo tono (altísimo) de hace casi 40 años. Eso sí, el día que no los tengamos hablaremos maravillas de ellos. Disfrutemoslos mientras podamos.

    • Eduardo says:

      Que razón tienes.

    • Patriciaco says:

      Totalmente en desacuerdo. Una cosa es no llegar a tener la potencia de antaño, y otra desafinar como si fuera una gallina a la que despluman. Ya a estas alturas creo que hay más posibilidades de encontrarte a ese Carlos que al que simplemente el que da el callo (que eso estaría muy bien para alguien de su edad). Si encima añadimos la actitud que muestra, por muy buen guitarra que sea Armando…

  • Ramón says:

    Excelente artículo y excelentes bandas.

  • Patriciaco says:

    Todavía recuerdo cuando en la gira de reunión decidieron llevar las 2 formaciones a la vez, y cuando se la cargaron y dijeron que tenían un as en la manga, y nos salieron con el Tommy Barón. Su último as era la formación original, y a ese revolver se le acabaron las balas.
    FIN.

  • DARKSEID says:

    La crónica publicada en Heavy Rock parece escrita por una persona que estuvo en un concierto diferente. Versiones totalmente contradictorias. Y lo cierto es que la de Heavy Rock refleja mucho mejor la realidad de lo que pasó. Que no se cumplieron las expectativas… ¿pero de verdad estuvisteis allí? Por cierto, mucho poner a parir a Carlos, pero nadie es capaz de decir que Fortu no cantó completa ni una sola canción, venga a poner el micro hacia la gente para disimular. Y aun así, el tío hizo todo lo que pudo y la gente lo agradeció.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.