Madness 2
gusylosimpostores
Ars Amandi

10 motivos para recordar a Chris Cornell (Soundgarden, Audioslave, Temple of the Dog)

22 mayo, 2017 2:19 pm Publicado por  3 Comentarios

portada-chris-cornell-ok-final

Quién nos iba decir que con el paso de los años el movimiento grunge se convertiría en toda una cuna del malditismo contemporáneo con la mayoría de sus iconos ya criando malvas. Hace escasos días conocíamos la triste noticia de la muerte del vocalista de Soundgarden en unas circunstancias no del todo claras y que aspiran a alimentar tantas teorías conspirativas como el suicidio de Cobain. Alfredo Villaescusa rebusca en el legado de un cantante irrepetible y recupera los temas más reseñables de su trayectoria.


La versión oficial dice que hacia las 12:15 de la noche del 18 de mayo de 2017 encontraron a Chris Cornell en el baño de su habitación en el hotel MGM Grand de Detroit. Antes había estado tocando con su banda Soundgarden en el Fox Theatre de esa misma ciudad ofreciendo el repertorio habitual que solían hacer en la actual gira repasando las diversas etapas del grupo; también se hallaban inmersos en la grabación de un próximo disco en estudio, por lo que nada podría presagiar el fatal desenlace que truncaría de un plumazo todos los planes horas después. Para los ávidos de morbo, mencionar que la última canción que Cornell entonaría en vida sería la versión de Led Zeppelin “In My Time Of Dying” con palabras que ahora suenan escalofriantes a tenor de los recientes hechos: “En el momento de mi muerte no quiero que nadie me llore, todo lo que quiero es que lleven mi cuerpo a casa”.

Una vez confirmada por las autoridades la causa de suicidio, surgen voces por otra parte que apuntan a que el vocalista no estaba en pleno uso de sus facultades mentales y que algún medicamento le pudo inducir a acabar con su vida. Su amigo y músico Kevin Morris, por ejemplo, relata que durante la actuación de Detroit “podrías ver que algo no iba bien. Al segundo tema comenzó a sentirse desorientado o algo así. Me imaginé que simplemente no se sentía bien”.

Y para alimentar esta hipótesis, no duda en añadir lo siguiente: “Creo que nunca sabremos lo que le preocupaba, pero me parece que estaba nervioso por el hecho de tocar en Detroit, la capital mundial de la música y tomó quizás demasiado Altivan para relajarse”. Este producto se utiliza para tratar la ansiedad, el síndrome de abstinencia de drogas o la agorafobia, entre otras cosas, aunque sus efectos adversos pueden desencadenar pensamientos suicidas o comportamiento irregular.

A medida que pase el tiempo seguramente seguirán surgiendo detalles acerca de la muerte de Cornell y no cabría descartar que al igual que en el caso de Cobain escuchemos explicaciones de lo más rocambolescas, pero lejos de alimentar polémicas, preferimos quedarnos con todo aquello que lega para la historia de la música. El grupo bilbaíno Quaoar dejó un emotivo mensaje en redes sociales con frases tan sentidas como estas: “En contadas ocasiones, aparece en el mundo gente cuya misión, aun sin ellos saberlo, es descorrer el velo y así destapar la belleza, el amor, la verdad, (¿no es todo lo mismo?) y ponérnosla en la cara… Y es que eso es lo que hacen los grandes artistas… esculpir la verdad para que podamos entenderla, o al menos, atisbarla. A pesar de eso, demasiadas veces esas mismas personas no pueden ver su propia luz, y tanto dan hacia fuera que con nada se quedan dentro”. Sin más preámbulos, ahí van sus principales actos de generosidad.

1. Soundgarden – “Black Hole Sun”

Allá por mediados de los noventa no existía Internet y si queríamos ver vídeos decentes teníamos que tragarnos el estercolero televisivo de Los 40 Principales con esas cansinas listas que a día de hoy seguimos sin saber qué criterios utilizaban para confeccionar. Entre tanta ponzoña pop ombliguista, de vez en cuando despuntaba alguna cosa curiosa como ese videoclip de “Crazy” de Aerosmith que nos llevó a adorar a perpetuidad tanto a Liv Tyler como a Alicia Silverstone o ese embriagante vídeo de “Black Hole Sun” de Soundgarden con aterradores personajes de ojos saltones que se quedaría marcado a fuego para cualquiera nacido al abrigo de la Generación X.

Una pieza que supuso la consagración del grupo como un fenómeno planetario que abarcaba desde la mayoría de los jóvenes en edad de instituto hasta madres de casa que se hacían las modernas, recordemos que en aquella época la tele era el verdadero hilo musical perpetuo en muchos hogares. Este tercer single de su recordado rompepistas ‘Superunknown’ se convirtió en banda sonora fundamental de los noventa, a pesar de que Chris Cornell la compuso en apenas 15 minutos pensando que a la banda no le iba a gustar y al final ocupó un lugar en sus directos similar al “Dream On” de Aerosmith, según afirmó el guitarrista Kim Thayil al catalogarla como “la cucharada de azúcar que ayuda a bajar la medicina”.

2. Soundgarden – “Spoonman”

Casi tan mítico como el corte anterior resultaba el primer adelanto de ‘Superunknown’, que fue compuesto originalmente para ‘Singles’, película icono del movimiento grunge en cuya banda sonora trabajaba el bajista de Pearl Jam Jeff Ament. Antes de decantarse por el nombre de Citizen Dick para el grupo ficticio que aparece en el film, Jeff escribió una lista con otras posibilidades entre las que estaban el título de esta canción emblemática que aludía a un artista callejero de California que hacía música con cucharas. De hecho, ese personaje es la atención principal de un videoclip en el que Soundgarden únicamente aparecen en fotografías en blanco y negro.

Respecto a su significado, Chris ponía en esta ocasión el énfasis en la enorme distancia existente entre lo que es una persona en realidad y lo que otra gente percibe de él, todo ello aplicado al artista mencionado anteriormente. “Piensan que es un indigente o que hace eso porque no puede conservar un trabajo normal, le bajan unas cuantas posiciones en el escalafón social debido a la manera en que perciben a alguien que se viste de manera diferente”. Ese eterno y repugnante clasismo que lleva todavía a algunos a escandalizarse por unas rastas en el Congreso y no por la proliferación de ladrones de traje en las instituciones.

3. Soundgarden – “Fell On Black Days”

El miedo a caer en la depresión siempre fue una constante a lo largo de la trayectoria de Cornell, por eso no extraña para nada la letra de esta canción prototípica del movimiento grunge. Si un extraterrestre llegara a nuestro planeta y nos preguntara qué era todo aquello surgido en Seattle, bastaría con mostrarle este tema para que se hiciera una idea muy aproximada. Aquí tenemos abierta en canal el alma de Chris al confesarnos uno de sus más íntimos pavores: la sensación de haber conseguido grandes cosas en la vida, pero a la vez descubrir que, a pesar de todo, uno no es feliz en absoluto. Algo así como llevar al extremo ese sentimiento de desmotivación que se puede experimentar en ciertos días lluviosos. Pero lo que distancia a este corte de otras composiciones melancólicas es la introducción de una variable diferente: la adicción a las drogas, que se transluce en esa rabia contenida que poseen tanto los riffs como la forma de cantar, así como en ese contraste entre una vida apacible y otra decadente llena de agonía. Un frágil equilibrio que podría romperse en cualquier momento.

4. Soundgarden – “Outshined”

Y si ‘Superunknown’ les abrió las puertas de las masas, no menos cierto es que alcanzaron cierto prestigio entre los metaleros y aficionados al hard rock con su tercer álbum ‘Badmotorfinger’, que fue nominado a un Grammy en la categoría de metal y les sirvió de pasaporte para abrir la mastodóntica gira del ‘Use Your Illusion’ de Guns N’ Roses. Con un marcado poso a lo Black Sabbath, este plástico supuso un salto importante en términos de composición, incluido en el aspecto letrístico, con esa memorable frase que dice “I’m looking California, and feeling Minnesota” que inspiró hasta una película.

Aunque pueda parecer increíble, se trata también de uno de los primeros intentos de Cornell a la hora de mostrarse abiertamente autobiográfico al hablar de la sensación de invencibilidad que parece casi inherente al vocalista de un grupo de rock y a continuación sumirse en el bajón más absoluto por algún comentario o hecho desafortunado. Otra prueba más de que determinados estados de ánimo son como una balsa de aceite.

5. Soundgarden – “Jesus Christ Pose”

Este himno para muchos de sus seguidores de verdad antes de que pegaran el pelotazo surgió a partir del caos de una jam session en la que a base de juguetear con los instrumentos lograron alcanzar cierta coherencia, pese a que parezca que cada uno va a su bola. La guitarra se acerca al post punk o al ruido blanco de Sonic Youth, mientras la intrincada batería reproduce unos esquemas casi delirantes. El toque maestro lo puso Chris al darle vueltas en casa a la letra y convertirla en un vehículo de denuncia hacia aquellos que utilizan la religión en beneficio propio y tratan de mostrarse como mártires mejores que los demás.

Sobra decir que la canción generó la inevitable polémica en el país de los miedosos armados y la MTV incluso prohibió su videoclip, algo que no tranquilizó en absoluto los ánimos, pues los miembros del grupo recibieron amenazas de muerte en su gira británica a principios de los noventa. Con las fuerzas vivas hemos topado.

6. Audioslave – “Cochise”

Una de las colaboraciones más brillantes que pasará a la historia del rock es ese tándem formado por Chris Cornell con tres cuartas partes de Rage Against The Machine conocido por el nombre de Audioslave, una simbiosis espectacular que aunaba poderío vocal con los personales riffs de Tom Morello, un genio de las seis cuerdas que ha trabajado con gente tan alejada a priori de su zona de confort como Bruce Springsteen. Con este tema dedicado a un jefe apache que declaró la guerra al hombre blanco y expulsó a miles de colonos, se iniciaba un debut antológico al que para darle más bombo presentaron en el popular programa televisivo de David Letterman y sirvió desde entonces para cerrar la mayoría de las actuaciones de su consiguiente gira.

No escatimaron gastos tampoco a la hora de grabar un videoclip con abundante uso de material pirotécnico hasta el punto de que muchos residentes del lugar pensaron que las explosiones eran provocadas por terroristas. El propio Morello recordaba cómo las autoridades de la zona “recibieron cientos de llamadas de personas que pensaban que la ciudad estaba sitiada… Todas las autopistas se bloquearon porque creían que se estaba produciendo un ataque”. Las consecuencias de tirar la casa por la ventana.

Redacción
¡Síguenos!

Redacción

El equipo de redactores de MariskalRock te trae toda la información del mundo del rock y del metal, en todas sus vertientes.
Redacción
¡Síguenos!
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Categorizado en: , , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

3 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.