kelevra
Gernika Fest
adamantia
duro
fantactels
wrathnoise
four trips ahead
bow
aie
Deskarria2
escuela de rock de palencia
tridente

Entrevistas |Iker Hervás (Usuales)

«Siempre he pertenecido al hard rock»

Por: David Esteban

‘Algo que contar’ es el álbum debut de Usuales, una banda de hard rock del País Vasco comandada por el cantante y bajista Iker Hervás, también en Lined.Con él se ha reunido David Esteban para conversar acerca de este primer lanzamiento, que ha contado con el apoyo de Pedro J. Monge (guitarrista de Vhäldemar) en la producción.

Iker, enhorabuena por el formidable álbum debut. 

“Muchas gracias, agradecido por la acogida que está teniendo y de estar hoy aquí”.

¿Se trata Usuales de un proyecto paralelo a tu banda de death metal melódico Lined o alberga el cariz de banda en solitario?

“En absoluto, se trata de algo en solitario, es completamente un proyecto en paralelo a mi otra banda; aunque comprendo el posible desconcierto que puede causar el hecho de que alguien entre prácticamente sin músicos a un estudio y se embarque en una aventura como esta. Personalmente, lo considero como una apuesta y un reto”.

¿Nos podrías presentar al resto de la banda?

“Sabía que llegaría el día en que alguien me preguntaría esto. De momento no puedo presentar al resto de la banda, pero sí puedo decir que estoy a falta de un último miembro para consolidar la formación. No está siendo fácil, pero creo que estoy dando con los músicos adecuados para el proyecto. Espero poder presentarlos dentro de poco y hacer oficial la noticia”.

¿Qué le lleva a Iker Hervás, bajista de una banda de death metal, a expresarse por medio de un grupo de heavy hard? 

“Digamos que siempre he pertenecido al hard rock. Es por excelencia mi género musical favorito, el lugar donde se esconden mis mayores influencias y el grupo al que más admiro (Guns N’ Roses, ejem…). Es cierto que hago death y thrash metal con mis compañeros de Lined, pero también es cierto que nunca he podido dejar de lado lo que soy; menos aún mis raíces y orígenes. Renunciar a este género nunca ha sido una opción”.

¿Qué le dirías a todos aquellos retrógrados del pasado que polarizaban la escena entre los que escuchaban a Metallica o a Bon jovi?

“Les diría que yo lo hubiera hecho mucho mejor (risas). Hablando en serio, me resulta difícil dar respuesta a tu pregunta, pues no me imagino la cantidad de buenos grupos y canciones que me hubiera llegado a perder si no hubiera dejado de lado mis prejuicios musicales a tiempo. Es más, los que me estaré perdiendo… Precisamente creo que el disco de Usuales suena como lo hace en gran parte debido a esta razón, pues una de las cosas que más me gusta hacer es descubrir música nueva. Si no que se lo pregunten al algoritmo de mi Spotify, que llegó a recomendarme el género de “Rock” … ¡incluso me sugirió a los Rolling el otro día! Seguro que aquellos que polarizaban la escena se perdieron cosas geniales… ya no solo grupos, sino producciones y otro tipo de cosas relacionadas con el mundillo”. 

El disco, siendo heavy hard clásico suena moderno y actual, ¿ha sido algo premeditado a la hora de producir el álbum? Incluso en cortes como en “Hasta el Final” se incluyen sonidos electrónicos y sintetizados, ¿ha sido una propuesta personalmente tuya o mero ornamento musical sin más?

“Sin duda alguna, el hecho de que el disco suene así ha sido algo premeditado, a excepción de algún que otro detalle y arreglo. Gran culpa de ello se debe a la apertura de gustos musicales que comentaba hace un momento. Es cierto que llegué sin músicos al estudio, pero sí con las ideas muy claras (algo que considero casi más importante). Sabía en todo momento lo que quería y cómo quería sonar. También lo hice abierto a nuevas ideas y propuestas, como lo hago siempre. Antes comentaba que no se puede escapar de ciertas cosas, al igual que tampoco a la época en la que pertenecemos; repleta de sintetizadores y sonidos modernos. Decidí que era el momento de intentar combinar (en su justa medida) ambas cosas: el sonido más moderno y actual con el estilo más puro y tradicional del hard rock y heavy metal. Creo que el resultado habla por sí solo y que lo que podemos escuchar es sin duda algo fresco y diferente, cuanto menos”.

En el plástico se pueden escuchar diversos cortes que albergan pegadizos coros, ¿lo consideras un recurso estilístico más o pretendes transmitir algo con ello?

“Diría que se trata de ambas cosas. Imagina poder utilizar un recurso que es estilísticamente atractivo y con el que además pudieras transmitir un mensaje repleto de actitud y significado… ¡Te cagas! Los coros siempre han sido una combinación muy explosiva que me ha gustado utilizar”.

En contraste, creo que todo el disco esconde un trabajo guitarrístico inconmensurable. Lo solos son realmente soberbios, ¿cómo hacéis para encajar cada uno de ellos en el lugar y momento adecuado?

“Creo que todos estamos maravillados con los solos… es lo que tiene si te llamas Pedro J. Monge y eres el guitarrista de Vhäldemar, que suenas y tocas así de bestial. Son todo cosa suya. De todas formas, el guitarrista que ha llegado a la banda estará a la altura. Supongo que en cuanto al lugar y al momento en que cada uno de ellos debe ir encajado es algo que la propia canción te va pidiendo. Eso, y cómo no, el hecho de toda la música del estilo que puedas haber llegado a consumir y que te haya podido influenciar. Sea como fuere, a cada canción le corresponde su solo, sino es que algo estamos haciendo mal (risas)”.

¿Con cuál de tus facetas como músico te sientes más cómodo? Bajista, cantante o compositor…

“Vaya, parece que lo de cantante ha colado (risas). Con la de bajista y compositor, indudablemente. A veces la gente se sorprende, pero sí, compongo con un bajo; no me hace falta más. Pese a ello, y en cualquiera de las facetas, mi recorrido es corto; me falta mucho por aprender y aún me queda camino por recorrer. Eso sí, siempre con ilusión y ganas”.

¿Cómo ha sido la experiencia de grabar con el gran Pedro J. Monge en los Chromacity Studios? 

“Si no fuera gracias a un par de amigxs que me lo recomendaron, seguramente no hubiera acudido a donde él… les mando un saludo desde aquí y aprovecho para darles las gracias de nuevo. Barajaba otras opciones y a otros músicos antes que a Pedro la verdad, pero qué decir… ¡Una pasada! Te faltan adjetivos y pañuelos de papel para secarte la baba de lo bueno que es, pero sobre todo de lo que puedes aprender con él. Además de eso está rodeado de un equipo de profesionales increíbles allí, en Chromaticity. En definitiva, una experiencia única en todo el sentido de la palabra, no como esa que se dice cada vez que vas a un estudio. “Una experiencia única…ñiñiñi” (risas)”.

¿Existen probabilidades de veros en directo teniendo en cuenta las actuales dificultades? 

“Y si además de a esas dificultades podemos añadirle un par más como son el hecho de tener que ponerte a buscar músicos y conseguir un local de ensayo… ¡Por supuesto! El show debe continuar”.

Etiquetas: , , , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.