Madness 2
leyendasdelrock
Taken
evildog
Tequila

Entrevistas |N.E.O. (Alberto Cereijo, Tino Mojón, Diego P. Castro y Pedro Regueira)

«Ningún proyecto es excluyente. Si se quieren hacer las cosas se pueden hacer»

Por: Jorge Bobadilla

‘Objeto cercano a La Tierra’ es el título del primer paso de la nueva etapa que emprenden los “Suaves” Alberto Cereijo (guitarra) y Tino Mojón (batería), junto al bajista Diego P. Castro, con el que ya formaron en Eco, y el vocalista Pedro Regueira. Un nuevo camino en forma de canciones de las que pudimos hablar con sus cuatro protagonistas tras su visita a nuestra radio. Jorge Bobadilla pone la curiosidad y la banda tiene todas las respuestas.

La primera duda que me surgió fue el porqué cambiar de nombre, siendo prácticamente los mismos.

(A) “Se puede enfocar de dos maneras la respuesta: si lo quieres ligar al proyecto de Eco, que se ha distanciado tanto, por suerte o por desgracia, en el tiempo, y también se ha redirigido musicalmente hacia otro espacio que parecía también un poco fuera para darle continuidad a algo cuando realmente estábamos redirigiéndonos hacia otro sitio. Además con la coincidencia de que Roberto, cuando dejó el grupo, en 2010 o 2011, que nos comunicó que dejaba Eco, él es el que tiene el registro del nombre Eco. Creo que el año pasado hizo una fecha con el nombre de Eco en Coruña… En ese sentido, nosotros, Tino, Diego y yo, hemos terminado también esa etapa, por el tiempo y la redirección de lo que estábamos haciendo ahora, está Pedro con nosotros, que es un factor más, era oportuno, es una nueva idea, una nueva etapa, y es volver a empezar. ¡Tenemos mucho tiempo por delante!”

¿Esa es la sensación que tenéis, de volver a empezar, de un proyecto nuevo?

(A) “Sí, es lo que creo que nos merecíamos todos con todo este nuevo planteamiento”.

N.E.O. en la oficina de MariskalRock. Foto: Chema Gallego

Pero las canciones, seguro que alguna ya venía de mucho tiempo atrás.

(A) “Sí, a lo mejor algún riff, alguna parte de algún tema, sí que venía de bastante atrás. El germen de todo esto que está en el disco lo empezamos Diego y yo a finales de 2011, 2012, y había cosas que evidentemente ya venían de atrás, que ya estaban o hechas o esbozadas, tanto por su parte como por la mía. Otra cosa es cuando ya te pones a quedar de una manera habitual, en casa con las ideas, yo tengo un cacho, él tiene otro entero… le vas dando forma a los temas y llevó tiempo hasta darle la forma que hemos conseguido”.

¿Ha habido un trabajo conjunto de letras y música o ha ido cada cosa por un lado?

(D) “A la hora de montar los temas en casa de Alberto no teníamos una fórmula para trabajar, más allá de que los textos ya en algunos temas ya los traía yo hechos de casa, y quedaron más o menos como estaban, otros Alberto decía “esto no vale para nada” (risas), pero hay una parte que puede ser interesante, otros era música que ya tenía Alberto hecha y me decía a ver si tenía un texto que encajara… eso era el germen. Después, a la hora de arreglar los temas, de montarlos, sí fue una cosa conjunta, de ser los cuatro aportando cosas, y creo que eso se refleja en el disco, ese concepto de grupo, independientemente de quién fuese la primera persona que dijese “mira, tengo esto…”, el resultado final es una obra conjunta”.

(A) “Quizá también por eso ha pasado tanto tiempo, como te decía, de que comenzamos. Es ese tiempo que necesitamos para ir conociéndonos un poco en ese sentido, unos con otros… No teníamos tampoco ninguna presión, ninguna prisa, que eso es lo bueno, poder conocernos, trabajar con él (Diego), luego trabajar los temas con Tino, después a finales de 2014 se incorpora Pedro, que es otro elemento más, lo que siempre provoca un cambio en todo el entorno. Fue ir viendo cómo podíamos redirigirnos con cada elemento y cada factor nuevo que vas añadiendo a todo el lío”.

He leído a algún compañero que dice que le recuerda la música de NEO a Los Suaves, supongo que el hecho de estar vosotros (Alberto y Tino), a mí en cambio me suena a una tendencia de rock más americana y actual, por así decirlo. ¿Sois muy permeables todavía a lo que escucháis o ya hay una fórmula marcada de composición?

(A) “Yo creo que, personalmente, somos muy permeables a lo que escuchamos. Yo escucho cosas que se editan este año, el año pasado…grupos actuales, me gustan mucho Of Mice and Men, o grupos como Alter Bridge también, tampoco me importa escuchar a Avenged Sevenfold o Mastodon que también le gustan a él (Diego), o a Pedro que le gustan las cosas de tipo progresivo instrumental (vestía camiseta de Toundra), sí, es el cantante, lo sé, pero hay gente para todo (risas). Estamos escuchando cosas y todo salpica. El ponernos una etiqueta, como dice Diego, somos un grupo de rock, con todo lo que eso significa, para nosotros es muy difícil querer poner una denominación, eso es cosa vuestra o de la gente, la sensación que le dé a cada uno”.

 “Es necesario tener un pensamiento crítico, conocimientos, educación, para intentar ser combativos”

Lo que sí que tiene que ver que estéis vosotros tres (Alberto, Diego y Tino) es con que se pueda ver alguna relación con ‘Réplica’, el disco de Eco.

(A) “Algo… evidentemente, somos las mismas tres personas, y eso hace que pueda dar alguna sensación de continuidad, pero creo que son dos cosas distintas. Si pones los temas de un grupo y los del otro, independientemente de lo temporal, no es que no encajen, pero sí notas que son dos cosas distintas”.

La pregunta fácil ¿Por qué N.E.O. y por qué titular el disco ‘Objeto cercano a La Tierra’?

(T) “El título del disco es la traducción literal del nombre del grupo, Near Earth Object, que es un concepto que nos gustaba, tiene un carácter espacial, alude a los objetos tipo cometas, meteoritos, que se pueden acercar a las inmediaciones del planeta Tierra, incluso algunos pueden convertirse en objetos potencialmente peligrosos y pueden entrar en ruta de colisión con La Tierra, cosas muy serias que siguen agencias como la NASA, la ESA. El concepto nos permite generar desde una portada con esa imagen de La Tierra vista desde ese Objeto Cercano, en el que se supone que vamos nosotros, que va el observador, esa idea nos gustaba. A partir de ahí se genera un poco el concepto global del disco. La otra acepción del nombre de la banda, sería el prefijo neo, que significa nuevo, y también nos gusta en el sentido de que este es un proyecto nuevo que estamos arrancando. Ahí confluyen las dos acepciones”.

Todo eso, al ver el nombre de la banda, el título, todo me hacía pensar que me iba a encontrar letras muy espaciales o más etéreas, y lo que te encuentras son letras directas, comprometidas y combativas.

(A) “Este (Diego), que nos salió muy punki”.

(D) “Es que realmente el nombre del grupo fue bastante posterior a lo que fueron las letras. Puede tener relación, porque entre los distintos nombres que manejamos había una serie de cosas que sí que parecía que nos gustaban a todos y el que fuese un concepto relacionado con la astronomía, o con la ciencia, que salieron muchas cosas también de química, o de distintos conceptos científicos, sí que era algo que nos gustaba a todos. En las letras, en algunos textos al menos subyace, el tener un pensamiento crítico, que es necesario tener conocimientos, educación, para intentar ser combativos, saber qué está pasando… Es también parte del concepto global del que hablaba antes”.

Pedro, ¿cómo te ves tú finalmente involucrado en este proyecto?

(P) “Yo estudio voz, armonía y piano en la escuela en la que Alberto da clases de guitarra, y él que es director del apartado de rock de la escuela, también dirige el combo de rock, que es básicamente juntar a alumnos de batería, guitarra, etc. y preparar temas para las fiestas de la escuela. Normalmente siempre preparaba canciones instrumentales, porque no tenía un cantante. Un día, hablando con mi profesor de voz, le dijo que hablara conmigo, que podría tirar de mí y a lo mejor molaba. Preparamos los primeros temas y parece que le gustó, porque un día me pilló en la escuela aparte y me dijo “mira, tengo este proyecto, necesitamos un cantante y he pensado en ti, mírate estos temas, vienes al local, los miramos, sin ningún compromiso…”, creo que les gusté, ellos me gustaron, la química surgió…”

(D) “Musicalmente hablando (risas).”

(P) “Y como personas también… hasta ese punto (risas). Al final las canciones molan, quedó un trabajo muy bueno”.

¿Os habéis quedado tan a gusto cada uno individualmente, cada uno con su instrumento, como con las canciones en general?

(P) “Yo personalmente me he quedado a gusto en ambas facetas. Creo que la voz suena bien, pero también creo que los temas suenan muy, muy, muy bien. Personalmente estoy muy contento de cómo ha quedado el disco”.

(D) “Hay que tener en cuenta que detrás hay una labor de producción, mezcla… y eso tiene que ser lo importante, que el resultado final esté bien. No estoy diciendo que no esté a gusto con cómo suena el bajo. Cuando empecé a tocar con ellos, en uno de los primeros ensayos estábamos Alberto y yo solos, y me puse a tocar el bajo y él a enredar con los botones del ampli… y me dice ¿te gusta cómo suena? Y sonaba de puta madre, y entonces me dice, lo que pasa es que así no va a sonar bien con la guitarra… y tenía toda la razón. Aunque yo pueda ponerme a jugar con el ampli pensando cómo me gustaría que sonara el bajo, creo que eso sería un error en el contexto de un grupo. En el momento en el que yo, Diego P. Castro, saque mi disco en solitario, sí que diré “así tiene que sonar el bajo y el resto os jodéis” (risas), pero creo que eso no es un grupo, o al menos no es lo que estamos buscando aquí”.

En tu caso, Alberto, la gente rápido relaciona un disco tuyo con que va a ser un disco de virtuosismo guitarrero. ¿En algún momento tienes el pensamiento de hacer algún solo o alguna parte que destaque por encima de la canción?

(A) “Yo lo que he intentado siempre es que haya una compensación. Como decía Diego, lo importante es la canción, y que lo que hagas en ese espacio de tiempo tenga esa continuidad, porque te debes a eso. Por otro lado, a veces, también hay que hacer un extra. Consiste en encontrar qué temas piden una cosa y qué temas piden otra, pero hay cosas, cómo decirlo, hay cosas que pueden escucharse más amables de interpretar, de tocar, o como yo digo, de fabricar, y son un poco más complejas de lo que parece. Por ejemplo, el solo central del primer tema del disco, que puede parecer muy sencillo, y “no lo es tanto”, pero ya no solo por la parte de ejecución, sino por cómo está ordenado y cómo está pensado, y a lo mejor otros que parece que vas… son más fáciles, porque sea otra forma de enfocarlo más flash, y llegas más fácil. Pero yo lo que intento siempre es que tengan coherencia, que tengan continuidad con lo que se está escuchando, que no moleste o dé sensación de que hay un bache respecto a la melodía o la voz. A veces hay que dar un poco de aquí o de allá para llamar un poco la atención, pero eso es lo que intento hacer”.

Hace unos días le preguntaba a John Petrucci (Dream Theater) si a estas alturas todavía había alguna técnica o algo que no dominara y me decía que sí…

(A) “Yo practico todos los días, siempre hay una pequeña cosa más, algo que incorporas, que haces que rediriges, que re-entiendes o reubicas… esto (de la guitarra) es infinito, es un fracaso continuo”.

(P) “Doy fe. De que, estando aquí en Madrid, cuando estábamos con la grabación, una de las cosas que más me sorprendió, porque compartíamos habitación, y antes de irse a la cama, y lo primero que hace al levantarse es tener la guitarra en las manos. Con eso ya lo dices todo”.

“Inmortal”, por el sentido de la canción, esa letra, como músicos, ¿os queda esa sensación de haber dejado un legado “inmortal”?

(D) “Sí, a la hora de escribir las letras de este disco realmente iban fluyendo, quizá hacia otra parte que no era la inicial, normalmente se me ocurre una idea, que puedo tenerla madurando un par de meses en la cabeza, o se me ocurre una frase, o un par de frases, y ¡hostia! Esta imagen tiene mucha fuerza. Pero a la hora de escribir el resto a lo mejor va fluyendo. Lo que pasó con esta letra fue eso, empezó con otra idea, pero al ir escribiendo, fluyendo, se convirtió en otra idea que también tenía en la cabeza. Lo que va a quedar, el legado que vamos a dejar cuando no estemos. Intenta dejar un mundo mejor de como lo encontraste, lo que te ha sido entregado devuélvelo. Sigue aprendiendo cada día, ese tipo de cosas. Fue la idea final y para mí las letras, todo el disco, pero estas letras en particular, sí que lo puedo considerar un legado”.

(Alberto Cereijo) “Es una cuestión de organización, durante 31 años fui capaz de hacerlo, yo creo que uno más, o cinco, o veinte, yo creo que podré”

¿Cómo se os ocurrió meter en el disco una versión de Genesis como “Land of Confusion”?

(T) “Es un tema mítico de la banda, que nos gusta a todos. Cuando se llevó al local de ensayo y lo probamos enseguida se vio que podía funcionar y decidimos hacerlo como versión. Acabó teniendo la anécdota de que, realmente hizo más “divertido” el lanzamiento del disco. Es un tema original en inglés, y nosotros hacemos letras en español, pues se hizo una adaptación, la traducción literal en algunas partes siempre puede ser un poco restrictiva, y se puede variar un poco para que quede bien la métrica, pero tratamos de respetar el espíritu original. Pero ese no fue el problema. El problema fue, cuando solicitamos el permiso, por intentar hacer las cosas bien, a la editorial de Genesis, y vino denegado, porque es una política general que tienen, que ciertos temas emblemáticos de la banda no se permite una variación, lo pida quien lo pida, solo te permiten hacerlo en inglés. Nos encontramos a un mes de tener que enviar el disco a fábrica con que nos faltaba un tema, ¿qué hacemos? Entramos en pánico y la opción más lógica fue rehacer la letra en inglés, tuvieron que venir Alberto y Pedro para regrabar la letra, reabrir la mezcla, ya estaba masterizado el tema. Se reabrió la mezcla, se regrabó, se volvió a mezclar, se volvió a masterizar y es la que se escucha en el disco. Tenemos intención, dado que está preparada en español, de, en los conciertos, cantarla en español. Y la batería también en español (risas)”.

N.E.O. en la escucha en Madrid. Foto: Borja Díaz

Vuelve a coincidir el momento de arrancar un proyecto paralelo con un momento malo, o raro, de Los Suaves. Suponiendo que no hubiera pasado el accidente de Yosi, la banda habría acabado su gira de despedida y ahora arrancaríais N.E.O. ¿Ese era el plan?

(A) “Siempre, con algún otro proyecto que he hecho, o que haya participado también Tino, como en ‘Evasión’ en 2001, que fue también cuando el grupo pasó de Universal a Locomotive, que tuvimos también un pequeño parón, o en 2007 con lo de Eco, que se dio un espacio muy grande discográficamente en el grupo. Esto, como te comentábamos, llevábamos un tiempo quedando, preparando las cosas, sin ningún tipo de prisa ni… Respecto a lo que pasó en 2016 (ndr: el accidente de Yosi en Santander), nosotros seguimos con nuestra rutina, a nuestro paso, nada más. Evidentemente estás en ese impase de saber un poco cómo finalmente se va a resolver o redirigir el tema… Pero no ha sido relevante para que esto hubiese salido antes o después. Vamos a nuestra marcha, son cosas que tienes que ir haciendo cuando van saliendo y no tiene mucha más explicación. No ha salido justo a finales de 2016, deprisa y corriendo, no, ha salido… fíjate, estamos ya en 2019, y llevamos desde 2012… Por un lado ya teníamos ganas de por fin terminar todo esto, porque sí, somos muy lentos y empiezas a estar… Claro, la gente ahora escucha los temas y son nuevos, pero nosotros ya, ¡uf! Estamos deseando terminar esta etapa, de hecho ya empezamos un poco la siguiente, porque ya teníamos los temas terminados bastante antes de empezar la grabación, en marzo de 2018, estamos ya con temas nuevos, esa necesidad de hacer temas nuevos para parar con estos, porque si no seguiríamos dándole vueltas a estos hasta el último minuto, hasta el fin de los días. Había que sacar el hacha y decir, chicos, vamos a darlo por terminado, mejor que rompamos la cabeza con otra cosa”.

¿Cómo se plantea la gira entonces, tocar mucho o seleccionar bien pensando ya en ese próximo paso?

(A) “¡Muchísima! (risas) Una vez más, como con todo, somos bastante lentos, vale, ahora estamos con la promo, terminamos la parte principal, sale ya el disco y vamos a por el siguiente paso. Un poco con esa discreción de que, con el tiempo que llevamos, empezamos a grabar y no comunicamos nada, creemos que hay que comunicar las cosas cuando es el momento, no comunicamos nada hasta que lo teníamos terminado y cerramos la licencia con Maldito y teníamos algo firmado con la agencia de contratación… hay que hacer las cosas en los plazos que parecen oportunos. Así que, el siguiente paso, cuando sea oportuno, también lo iremos comunicando. Somos así de discretos, no queremos vender humo de “¡vamos a hacer…! ¡Queremos hacer…!” Evidentemente “vamos” y “queremos”, pero queremos contar las cosas en su momento”.

¿Y si en algún momento hay una llamada de los hermanos Domínguez (Yosi y Charly)?

(A) “Ningún problema. Nos hemos organizado muchos años para poder tener proyectos como estos funcionando, cuando fue lo de Eco estábamos tocando con los dos proyectos al mismo tiempo, se puede combinar perfectamente. Ningún proyecto, nunca, es excluyente al otro, siempre hemos sido capaces de combinar eso con nuestra vida personal o familiar y con nuestras otras ocupaciones dentro de la música, o dentro de otras actividades que podamos tener, es una cuestión de organización. Realmente lo de ser músico es eso de cómo combinar horarios, y de sacrificar tiempo o redirigirlo de un lado a otro. Si se quieren hacer las cosas, se pueden hacer. Lo hemos hecho, yo personalmente, durante treinta años, creo que lo podré volver a hacer (risas), desde los veinte años que empecé en la carretera, tengo 51, durante 31 años fui capaz de hacerlo, yo creo que uno más, o dos, o cinco, veinte, yo creo que podré”.

Para terminar, recuerdo que hace 10 años, hablando contigo (Alberto) te preguntaba qué grupos veías que te estuvieran llamando la atención, qué estabas escuchando o qué nos recomendabas, y me dijiste: “Hay unos chicos de Albacete…” Y mira dónde está Angelus Apatrida hoy en día.

(A) “Sí, habían tocado con nosotros (Suaves), y me llamó la atención, “estos tíos molan”. Aun coincidimos en el último Rock Fest que estuvimos con ellos, que alguno se había partido una pierna, lo recuerdo. Y sí, me alegra mucho que, en este tiempo, el éxito que han tenido, sobre todo fuera, más que aquí yo creo, y me alegro doblemente por esa circunstancia. Hace tiempo que no coincidimos, pero me alegro de que hayan hecho las cosas como hay que hacerlas y que continúen. Es un orgullo, yo creo, para todos”.

¿Y a quién estás escuchando ahora? Adelántanos quién lo va a petar de aquí a 10 años.

(A) “¡Ah, que vas por ahí! No lo sé, me pillas… quizás… ¿N.E.O., puede ser? (risas)

Redacción
¡Síguenos!

Redacción

El equipo de redactores de MariskalRock te trae toda la información del mundo del rock y del metal, en todas sus vertientes.
Redacción
¡Síguenos!
Etiquetas: , , , , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

2 comentarios

  • Juandie says:

    La semana pasada le pegue una escucha a la entrevista a Alberto Cereijo en ROCKSTAR y la verdar que me encantó porque habló de todos los pormenores hacia esta nueva banda como son N.E.O y otras interesantes anécdotas. Me pillaré su nuevo álbum al igual como hice hace unos años con su banda ECO y su único álbum de estudio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.