Madness Live!
suru
guadalupeplata
abducidos
vagos
pendejo
morlanriver
gatoventura
eldromedariorobedvd
ironmaiden
gritandoensilencio
leyendasdelrock
javiersolo

Entrevistas |Manuel Martínez, Paco Ventura y Manuel Ibáñez

«El flamenco ha quedado atrás»

Por: Juan Destroyer

Pronto se cumplirán cuarenta años del lanzamiento de su primer disco y, desde entonces, no nos han dejado pasar hambre de su particular visión del rock y el heavy metal. ‘Trece rosas’ es el último trabajo de los cordobeses y Manuel Martínez (voz), Paco Ventura (guitarra) y Manuel Ibáñez (teclas) se reunieron con Juan Destroyer para ahondar en cada detalle del álbum y de los planes de la banda. 

¿Se podría hablar con ‘Trece rosas’ de un disco conceptual? Las letras, algunas sí que parece que hablan directamente de la Guerra Civil, pero otras parecen aparte.

(P) “Está claro que el mensaje siempre lleva a pensar que es un trabajo conceptual, pero no tiene nada que ver. El todo que forma el disco siempre viene de cada una de las personalidades de las canciones. Por supuesto que “Trece rosas” ya marca muchísimo el camino que va a seguir el disco, pero todo cobra significado a medida que vas escuchando canciones. Pero no tiene por qué ser un disco conceptual”.

(M.M) “Es más o menos lo que siempre hemos intentado, defender los derechos de la gente en todos los sentidos. En este caso hemos hecho un homenaje a las trece mujeres asesinadas por el régimen franquista en el año 39. No estamos en contra o a favor de un bando u otro, porque sabemos que ambos tuvieron su parte de culpa. Es un hecho real y lo hemos querido hacer como canción”.

¿Serías capaz de decir que los dos bandos tuvieron la misma culpa? Yo no lo creo.

(M.M) “Pienso que no, pero yo porque tengo otra historia para no creer que fueran dos partes iguales. La canción sí que está hecha con ese ánimo de denunciar lo que fue un asesinato fuera de la Guerra Civil. La guerra había terminado, no tenía sentido el asesinato de una gente para dar ejemplo. ¿Para dar ejemplo de qué?”

Aunque el disco no sea conceptual, ¿la idea de para “Trece Rosas” viene de la película, leíste el libro de Carlos Fonseca, o simplemente conocías la historia?

(M.M) “Concretamente, la música la había hecho Paco y esta canción tenía otra letra, pero justamente estaba terminando de escribir mi libro (ndr: ‘Confesiones de un roquero andaluz’) y también coincide en una parte del libro que habla de la Guerra Civil, con las Trece Rosas, donde denuncio varios hechos con pruebas y papeles de aquella época, que nos ha costado mucho trabajo encontrar. A partir de ahí ya me como el coco y, aparte de mi libro, que lo van a leer cuatro, creí que sería mucho más bonito hacer una canción. Le propuse la letra a Paco, a él le gustó y decidimos sacarlo adelante, hacer la canción tal cual como la queríamos hacer. Sin ningún prejuicio”.

Metiéndonos en lo musical, si despiezamos la música de Medina Azahara en tres géneros, estaría por un lado el hard rock/heavy metal, el flamenco y la parte más sinfónica progresiva. Yo diría que esta vez la última parte pierde fuerza con respecto a las otras dos.

(P) “Cuando me puse a componer los temas de este disco estaba en plan rockero e intentando recuperar lo que muchos fans querían, hacer ese retorno a lo que eran discos como ‘Sin tiempo’, ‘Dónde está la luz’… y no te digo ‘Árabe’ porque en ese sí que había una parte más protagonista de lo que era la música más étnica-árabe, pero en este he intentado hacer canciones con riffs potentes, sin dejar atrás ningún tipo de influencia que haya tenido, temas que luego se puedan defender muy bien en un concierto, para que la gente disfrute y nosotros podamos disfrutar con ellos. Aunque no sea muy sinfónico, la parte “purpleliana”, a Manolín (Manuel Ibáñez) le he visto mucho más Jon Lord que Jordan Rudess. Él con un Hammond te puede hacer locuras y este disco ha sido muy dado a eso. Muchos de los solos los ha doblado con el Hammond, así que, digamos que la masa madre ha estado ahí, que es la parte “purpleliana” de Medina, se ha dejado mucho más arriba y se ha quedado más atrás la parte flamenca y la parte progresiva o sinfónica”.

(M.I) “También tiene mucho que ver la composición de los temas. En este disco la mayoría los ha compuesto Paco, entonces es lógico que los teclados pierdan protagonismo, aunque lo tengan”.

(P) “Cuando Manolín compone temas tienen riffs de guitarras súper potentes y cuando yo hago temas los teclados también tienen protagonismo. Lo que pasa es que, a veces, te salen las canciones de una forma o de otra y cobran vida propia. En este caso hemos estado mucho más metidos en la parte más “purpleliana”. El flamenco ha quedado atrás y también la parte de progresivo”.

Nombrabas a Jordan Rudess y “A Medina Azahara” a mí sí me suena un poco a Dream Theater, por la parte del riff, y, por la parte de los teclados, un poco a los últimos Europe, muy clásicos pero con sonido moderno al mismo tiempo. ¿Los Dream Theater o los Europe de hoy os dicen algo a nivel musical o simplemente habéis llegado a un punto en común sin quererlo?

(P) “Crece mucho el riff. Es muy John Petrucci, está hecho con una guitarra de siete cuerdas, con una afinación más grave y luego el teclado también tiene una parte lead que es muy protagonista en la melodía que te puede recordar a Europe. Tanto a Ibáñez como a mí nos gusta Europe, así que es normal que se deje entrever alguna influencia. Luego por supuesto la letra que rinde homenaje a la calificación de este año como Patrimonio de la Humanidad de Medina Azahara, comenzó Manuel a darle forma a la letra dando rienda suelta a ese merecido homenaje que necesita Medina Azahara”.

Solo son cobardes” me parece un himno como para que esté hacia el final del disco. ¿Hay alguna razón para que la hayáis empujado hacia el final?

(M.M) “No, realmente no sé por qué esa está de las últimas. Al principio yo pensé que estaba entre las tres o cuatro primeras y luego me di cuenta de que la habíamos puesto al final sin ninguna razón. Pienso que es un buen tema, de esos que se dejan cantar, que la gente va a participar mucho”.

(P) “Sí, como tú has dicho, es muy hímnico. Resistiré, aguantaré, venceré…”

Podría ser un futuro clásico del grupo, el tiempo y los fans lo dirán.

(M.M) “La compañía también estuvo pensando en que fuera el primer single, pero bueno, vimos que tenía más fuerza “Trece Rosas”.

(P) “También da más que hablar”.

Es el tipo de mensaje que a la gente le gusta hacer suyo. ¿Habéis tenido la oportunidad de testear alguno en directo?

(M.I) “No, no podíamos hacer eso porque en cuanto lo hagamos estará en todas las redes”.

 

“Esta es nuestra razón de ser, siempre que la gente nos respete y esté de acuerdo con que sigamos, no vamos a parar”

 

¿Cuándo va a empezar la nueva gira?

(M.I) “Tenemos varias fechas (5 de diciembre en Barcelona, sala Razzmatazz, 15 de febrero en Pamplona, sala Totem) el 30 de Marzo estaremos en la Sala Shoko de Madrid”.

El comienzo de “Mi Pequeño Corazón” me recuerda a “Tears In Heaven” de Eric Clapton, aunque luego la voz se lo lleva a otro lado.

(P) “Es una de estas cosas que te quedas con la guitarra en el salón un poquito después de la cena. Luego se lo paso a Manuel y él puede hacer malabares y enfocar la canción hasta donde quiera, en este caso, a “Mi Pequeño Corazón””.

En “Ana y Raquel” no sé si hablabas de la Guerra Civil, pero es un claro alegato al amor libre.

(M.M) “Sí, está claro, al amor libre que siempre hemos defendido todo el mundo.

(P) “Menos algunos, ¿no?”

(M.M) “Habla de la libertad para que las personas del mismo sexo puedan estar juntas. En este caso se la dedicamos a una pareja de amigas, pero se puede aplicar a cualquier pareja que conviva. Es un homenaje a ellos, por tener la valentía de vivir su amor sin importarles lo que digan los demás”.

¿“Donde sopla el viento” a quién va dirigida? Le hablas a una persona con bastante inquina.

(M.M) “Ahora mismo no me acuerdo de cómo empieza la canción (ndr: canta). Yo creo que habla en primera persona, de mí mismo. Dice que cuando estoy disconforme conmigo mismo voy a donde sopla el viento, es un sitio imaginario donde mi alma vuela libre y no tengo ninguna presión por ninguna parte”.

Han pasado 40 años del primer disco y, haciendo la cuenta, sale a un disco cada año y pico. Muchas bandas estiran su discografía, pero vosotros seguís al pie del cañón.

(M.I) “A nosotros nos da la vida, somos estudio, carretera, estudio, carretera. Somos almas inquietas. Yo, por ejemplo, no he compuesto nada en este álbum, pero me ha hecho muchísima ilusión estar a los mandos de la grabación. Los temas se ven desde otro prisma. Nunca paramos, salimos de viaje y ya está Manuel con el móvil -antes con el casete- y Paco en casa no para de componer. Esta es nuestra razón de ser y, siempre que la gente nos respete y esté de acuerdo con que sigamos, no vamos a parar”.

(P) “Vamos a juntar la gira de ‘Trece Rosas’ con la de nuestro 40º aniversario, para fin de año vamos a intentar hacerlo de alguna manera para presentar el disco de forma decente y, al mismo tiempo, seleccionar canciones de todos los discos y hacer una gira “Trece Rosas/40 Aniversario”.

Entonces serán conciertos muy largos.

(P) “Es muy probable que no toquemos temas enteros, sino que hagamos un popurrí, una especie de “medley”. Llevábamos tiempo sin hacerlo”.

(M.I) “Es que si no, con todos los discos que tenemos, es imposible. Hay más de doscientas canciones”.

(P) “Una vez hicimos un repertorio de singles y, por extensión, resultó casi imposible”.

En la hoja de prensa hay agradecimientos a la Gerencia de Urbanismo de Sevilla, ¿por qué es  eso?

(M.I) “A la hora de hacer el vídeo y la sesión de fotos estuvimos en una fábrica antigua de armamento que normalmente no es visitable, pero hicieron una excepción para dejarnos hacer unas fotos y rodar el videoclip”.

(M.M) “Es impresionante. La compañía fue la que consiguió el contacto para dejarnos grabar allí”.

¿Cuánto lleva la actual formación del grupo?

(M.M) “Desde 2012 como Medina, desde 2011 como La Luz”.

(M.I) “En 2011 comenzamos a hacer la experiencia paralela de La Luz, en el que recuperamos muchos de los primeros temas de Medina, de rock andaluz, de Triana o incluso de Alameda y a partir de ahí grabamos ‘La Memoria Perdida’, pero lo hicimos como La Luz. Después hablamos con la compañía y volvimos a ser Medina. A partir de ahí empezó la andadura con Senador Música, hicimos ‘Las Puertas del Cielo’, ‘Paraíso Perdido’ y ahora ‘Trece Rosas’”.

Me imagino que este es uno de los periodos de mayor estabilidad de la banda

(M.I) “Juanjo y Nacho Santiago nos acompañan y la verdad es que tenemos la facilidad de elegir un tema en la prueba de sonido y tocarlo, cosa que antes no podíamos hacer por diferentes motivos. Son unos músicos muy estables tanto personal como musicalmente y eso es algo que la banda agradece. Ahora la banda suena como una apisonadora y estamos trabajando muy a gusto”.

¿Lo del que el disco haya salido al mismo tiempo que el libro es premeditado o coincidencia?

(M.M): “No, pura coincidencia. De todas formas nosotros pensábamos sacar para octubre o noviembre el libro, pero la compañía dijo que iba a coincidir y sacamos el libro primero. Además hubo un problema familiar por el que tuvimos que posponer firmas y demás. Perdimos mucho tiempo, pero se recuperará”.

Juan Destroyer
¡Sígueme!

Juan Destroyer

Coordinador General at Mariskal Rock & La Heavy
No dejes para mañana lo que puedas subir hoy.
Juan Destroyer
¡Sígueme!
Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Juan Destroyer

1 comentario

  • Juandie says:

    Interesante y extensa entrevista hacia una de nuestras mejores bandas de todos los tiempos y haciendo balance sobre su nuevo álbum de estudio como de otros temas interesantes. Me encantaría pillarmelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.