Madness 2
gusylosimpostores

Entrevistas |El Drogas

«Estamos dejando que nuestra parte de Abascal florezca»

Por: Álvaro González

El Drogas. Foto: Daniel Fernández

Un reflejo que brota de unas gafas de cristales amarillos, unas cuantas rastas cubiertas de un sinfín de abalorios, cuencas y cordones, y una habitación en la que una pequeña bandera tricolor asoma tras las cortinas. Estamos en una de las dependencias de “La Bajera”, el cuartel de operaciones de El Drogas a tan solo unos minutos en coche de Pamplona y a un par andando de “El Kutxitril”, templo de Marea. El motivo de esta visita es el inminente lanzamiento de ‘Solo quiero brujas en esta noche sin compañía‘, el nuevo proyecto de Enrique Villarreal en forma de disco quíntuple con ambientaciones en las que nunca antes hemos visto sumergirse al veterano artista que saldrá el próximo 4 de octubre. Álvaro González departe con el hijo pródigo de La Txantrea acerca de este inminente lanzamiento, la gira que lo sucederá.

Te animas con el lanzamiento de 42 temas de repente… ¿Desde cuándo llevas preparando esto?

“Empecé el curro hace tres años y medio. La composición y la pre-maqueta estaban terminadas para antes de la grabación de ‘Un día nada más’. Desde luego, no es algo que surja de un día para otro; el proceso ha sido largo: primero la composición y luego ir grabando la pre-maqueta. Eso pasa por el grupo y las canciones se van deformando, destrozando entre todos… Y luego se graba el disco consiguiente. Con lo cual, hacer los tres que están hechos con grupo – en los dos últimos lo he hecho casi todo yo,  grabar casi todo para darle otro punto a las canciones – es un proceso largo, pero bastante meditado y controlado”.

En ese sentido, tengo la sensación de que este nuevo quíntuple disco toma el testigo de ‘Demasiado tonto en la corteza’. Tres discos frente a cinco y una experimentación en tu sonido que va a más progresivamente. ¿Volveremos a ver la faceta más clásica de El Drogas algún día o esta va a ser tu tónica a partir de ahora?

No sé, la historia es que yo vivo en una especie de sueño del cual no me quiero despertar. Y en un país en el que es tan complicado vivir de lo que a uno le gusta. Dentro de esa dificultad, para mí es un lujo lo que me está pasando. Si a eso le añado el asunto de dedicarme a la composición, donde para aprender tengo que escuchar a otra gente (que es otra de mis pasiones), donde tengo que leer para seguir aprendiendo a escribir… Se junta el hobby con la obligación, y no me importa ni hostias (risas). Entonces acaba siendo todo un estado constante de placer que me parece interesante. No quiero decir que esté todo el día contento y todo esto, quiero decir, tengo criterio propio a la hora de desguazar canciones de la gente, con lo cual con las mías también a la hora de escribir. Me gusta comerme el tarro cada vez más con todas las composiciones, pero a la vez soy un privilegiado de esta vida porque me dedico a lo que me gusta. Para mí no es tan importante el planteamiento que pueda tener de cara al futuro como el del presente cada vez que hago algo. Para mí no ha sido tan importante llegar al fin del trabajo sino todo el proceso: cómo lo empiezas tu pensando, cuando lo quieres terminar… En el transcurso han sucedido cosas que no las he calculado ni he podido calcularlas. Me gusta disfrutar del trayecto sobre todo”.

La idea de que fuera un quíntuple disco ha llegado conforme ibas componiendo o ya la tenias preconcebida antes y simplemente has alcanzado esta marca?

Foto: Daniel Fernández

En un principio iba a andar en… Sabía que iba a ser más de uno (risas). Me gusta que duren más de 28 minutos y menos de 30, un tiempo lo suficientemente interesante como para engullir a la gente con esa ambientación musical que hayas querido hacer y a la vez no se pasa de largo para que se empiecen a notar en excesos los defectos que uno pueda tener metido en esas ambientaciones. O simplemente perdería si fuesen más largos la esencia del intruso, que es lo que me gustar sentir cuando hago estas cosas. Si junto dos de los discos, que suelen ser de ocho canciones, serían 16, que pueden entrar en cualquier CD de cualquier otro grupo. Es un formato que a mí me resulta muy cómodo para trabajar. Esto lleva a que ya no es tanto el número en cantidad de discos que van a salir, sino en qué ambientaciones me quiero empezar a bucear.

¿Qué nos puedes contar de estas ambientaciones?

“El primero es ‘Timbre acústico’. Después de haber trabajado con contrabajo, piano, acústicas.. Es un proceso interesante. El siguiente disco tenia que ser todo lo contrario, con lo cual sabía que dos ya iba a haber (risas). En ese segundo, además, la composición musical me apetecía que arrancase a partir del flaco de Txus y de Brigi sin participar yo sin nada de eso y luego que me pasaran la música y yo meter melodía y letra sin que ellos participasen en eso. Quería buscar una hostia en la cara. Así se empezó a trabajar el segundo.

De ahí fue viendo que tenía un tema más social y así… Iba componiendo canciones que no me entraban en ‘Timbre acústico’ porque ya lo tenía configurado y no quería pasarme, y a la vez veía que empezaban a ser letras que podían haber estado en un libro, que podían haber sido escrito, imaginándome que voy a recitarlos y en vez de dejar que la musicalidad del propio escritor fluyese, como si me hubiera acompañado con una guitarra en ese recitado. Así aparece el último, que ahora es el quinto, por eso se llama ‘Timbre equivocado’, es como llamar a un sitio al que nadie te ha llamado. No tiene ninguna unidad ni música… Sus letras sí en cuanto a que…. Ya te digo, luego terminan teniendo estribillo (que es algo que en los escritos no me gusta hacer) por lo que ya empiezan a formar parte de canciones. Es un disco que no tiene como punto común más que el amor que una persona puede sentir por otra. Siempre me ha gustado escribir sobre el tema de amor y desamor, pero sobre todo sobre esa visión de qué puede llegar a pasar si te falta ese apoyo que durante muchos años has tenido… En fin, no sé, una paja mental que termina en disco.

Otra de las historias que veía clara era el asunto del idioma lunfardo, de la pampa, el rollo del tango… Siempre me han llamado la atención las expresiones y todo eso. Y no sé, empiezo pues a pillar expresiones del lunfardo, metía letras que no me importaba ni hostias que pegasen o que no… Yo las metía. Y tenían una especie de sabor a tango cuando grabo la pre-maqueta. Pero cuando lo traigo aquí pasa de esa especie de medio tango mal hecho a ser rhythm and blues con la banda. Tiene un proceso las canciones que terminan así (excepto las dos últimas, que siguen teniendo ese rollo tanguero y que a la vez unifica muy bien, quiero decir, hay un blues clásico de toda la vida, y la última es un rollo tanguero pero con un toque más rumano). En fin, un puñetero intruso haciendo cosas. Y bueno, pilla forma tanto musical como desde el punto de vista de los escritos, porque es como si estuvieras viendo un cómic, una historia… Pues eso, ‘Timbre canalla y de bullanga’.

Ya tenía cuatro y echaba en falta un quinto que tenía que tener alguna relación con la segunda parte del disco de la venganza del abuela. Un rollo industrial. Después de haber estado escuchando y desgranando a Nine Inch Nails, echaba en falta una ambientación más industrial, no metal industrial sino industrial. Y dije: “pues a por ello”. Ahí justo coincide que estaba leyendo a Julio Ramón Ribeyro, que los cuentos que más me gustan están escritos por este escritor, y uno de los cuentos, ‘Fénix’, habla de un circo. Y me da pie a ir hablando de los distintos personajes de un circo, que puede ser uno mismo en la vida; un día eres el payaso, otro el oso, otro el forzudo, otro la contorsionista… Y al mismo tiempo cuenta historias individuales de cada personaje y cómo se van entremezclando en la trama que hay. Quería basarme en él porque quería hacer este trabajo basado en el cuento de Ribeyro y que lo lean para que a partir de ahí conozcan a un personaje que realmente vale la pena”.

Me gustaría profundizar en ‘Europa (Timbre oxidado)’ y su temática: la crisis humanitaria que se está dando en el Mediterráneo actualmente. ¿Qué está pasando? ¿Estamos perdiendo el norte? ¿Nos estamos deshumanizando cada vez más?

“El norte se perdió hace mucho tiempo. Todo esto viene desde tiempo… Todo el tráfico de esclavos hacia EEUU por parte de potencias europeas, el famoso encontronazo de culturas (que en cuanto alguien dice en México que estaría bien pedir perdón aparece este patriotismo imbécil y ridículo…). Pero no viene de dos días a esta parte, Abascales ha habido durante centenares de siglos. La propia historia de España está basada en la expulsión de gente marcada como otra raza. Digamos que todo se termina resumiendo en que lo que se entiende por primer mundo es primer mundo gracias al expolio que ha estado haciendo durante siglos y siglos. Si va un belga a Egipto, encuentra un ánfora y se la lleva al museo de París es un arqueólogo, pero si es al revés es un ladrón de tesoros. No me cansaré de escribir sobre este tipo de historias: el racismo, la poca cultura que tenemos en general en este mundo, lo débiles que somos, cómo nos manejan los que quieren que esto continúe así, la ignorancia que tenemos en términos como la empatía… Que aprenderíamos mucho, ya no digo solo de la gente que tiene que venir aquí a buscarse la vida, no,  pero no son como los que vienen de excursión son los ingleses que llenan aviones a Mallorca para irse de borrachera y los jeques que aparcan su yate en Marbella y que tienen todo eso por los pozos petrolíferos, el tráfico de armas, de personas, de drogas…

Todo eso tiene el mismo camino y el mismo recorrido, y quienes pierden son los de siempre. Hasta que en esta parte del mundo no empecemos a darle la vuelta a todo esto es muy complicado que cambie. Estamos dejando que nuestra parte de Abascal florezca. Abascal somos todos. En Europa se está orgulloso de no tener penas de muerte pero tenemos el mar Muerteterráneo. Aquí en el 2014 en el Tarajal se asesina a 15 personas y no pasó nada. Ah, bueno, que no eran personas, que eran negros. No pasa nada. Ahí se acaba todo. Si habláramos de los accidentes laborales en este país… Y en eso estamos, que si Podemos se está intentando limpiar la cara, que si el PSOE es de izquierdas o no (en fin, un cuento chino). Tienen a mucha gente en cunetas que sí era de izquierdas”.

En cuanto a la gira que realizaréis, de la que ya habéis dado a conocer las fechas,  más o menos tenéis pensado, de entre todo un compendio de 42 canciones, las que vais a tocar en directo? Imagino que es algo complicado…

Es sencillo, lo que pasa es que una cosa es lo que pienso y otra lo que va sucediendo durante el año, y vete a saber lo que pasa al final. En un primer momento, en estas primeras fechas, vamos a presentar los tres primeros discos, que son 25 canciones, y llegaremos a las 39-40 con canciones anteriores. Luego, a final de año, quiero hacer los dos últimos (que con el tema industrial me da pie a pensar otro tipo de espectáculo en directo). Vi a NIN en Bilbao hace un montón de años, y si me gustaban musicalmente, el rollo escénico es la hostia… Evidentemente no puedo llegar a eso, pero sí pillar historias, y con Leire Salamanca (que es la técnica de luces nuestras) montar un espectáculo distinto. Con la historia de ahora hay un contrabajo… Ahí está el muerto, y quiero que sea el símbolo de esa parte del espectáculo. La semana pasada tuvimos reunión con los técnicos para que fueran viendo, hemos ido quitando dificultades porque si no esto sería impensable de como empecé pensándolo a cómo ha terminado. Tienes que ir viendo lo que se puede llevar a cabo y lo que no”.

En diciembre del año pasado todos los fans de Barricada se emocionaron con la imagen en la que te veíamos con Boni en el backstage del concierto que Rosendo ofreció en Pamplona. ¿Cómo está la relación entre vosotros ahora mismo?

“Está bien. Es una relación muy personal y me alegro de haber recuperado de nuevo la amistad, queda reflejado en la foto. Pero todavía creo que él está en un proceso muy difícil y muy vital. Ahí estamos, es una relación que de cara al público puedo decir que está bien, pero sobre todo es personal. Por mi parte era necesario ese reencuentro y sobre todo estar en un momento que para él creo que es muy complicado”.

En cuanto a Alfredo, ¿crees que hay alguna posibilidad de reconciliación?

“Yo necesitaba reencontrarme con el Boni, lo he hecho y para mí, en ese aspecto, Barricada es un ciclo ya cerrado. Con el Boni hasta la muerte”.

Retomando el tema del tour, además de las fechas en solitario acompañáis a La Polla Records en su gira 40º Aniversario. ¿Podremos ver a Evaristo y El Drogas cantando mano a mano algún himno de nuestro rock?  

“En esta gira posiblemente no. Estamos muy a gusto enredando juntos, esta gira que han hecho es para La Polla Records, es su momento… Aunque nosotros les vamos a dejar el asunto complicado (risas). El repertorio preparado es demoledor, y abrir a mí es algo que me gusta. Pero Evaristo tiene suficiente experiencia como para darle la vuelta a eso y a más. Es el momento de ellos, y no solo de Evaristo, también de Sumé, Abel, Txiki y Tripi. Y es nuestro momento de ponérselo a ellos difícil”.

Durante la presentación de dicha gira en Madrid a principios de año el propio Evaristo me comentaba que las generaciones venideras lo tienen mucho más jodido que vosotros en vuestra juventud. ¿Cuál es tu opinión al respecto? ¿Qué tienen que hacer los jóvenes de ahora?

“Las calles deberían de estar ardiendo con lo que está pasando. Realmente se tiene lo que vas buscando. Sé que está muy complicado, yo tengo un hijo de 33 años, que es el que me ha hecho abuelo dos veces, y una hija que va a cumplir 23 y que está trabajando con menas… Todo esto lo vivo bastante de cerca en casa. ¿Qué es lo que hay que hacer? No lo sé, pero lo que no hay que hacer es dejar que el Abascal interior salga (risas). Posiblemente haya que empezar a estirar la mano para dar tortazos. La violencia como autodefensa siempre ha sido un método totalmente legal – no digo jurídicamente – y justificado. La violencia está en el desahucio, no en el escrache. La izquierda tiene la puñetera manía de estar lavándose el traje cada vez que la derecha le echa mierda encima. Que digan lo que quieran. La derecha es su papel; hacer el hijo de puta. La izquierda lo que debe de tener es una mentalidad de confrontación. El sistema es lo cruel, y no es una entelequia; el sistema es la puta banca que se salvó. ¿Quién la salvó? Pues el PSOE y el PP.

Álvaro González junto a El Drogas al término de la entrevista. Foto: Anna Moher

El sistema es la judicatura. Hay que limpiar de jueces, hay que salir a quemar las sentencias que ha habido a los republicanos. Lo decía hasta el cuñado de Franco, el Serrano Suñer: “La justicia, al revés“. Jugó de puta madre el amigo de los nazis y de los fascistas… Y eso es lo que tenemos, el abuelo del hijo de puta que era otro hijo de puta más gordo que él que fue el que firmó la sentencia de muerte no de las 13 Rosas, de  las 13 y de las 1000. Eran asesinatos. O el abuelo de Vallejo Nájera… Que nos expliquen por qué el robo de criaturas que hubo aquí – que ni juntando Argentina y Chile llegan a la mitad de desaparecidos que hubo aquí –  gracias sobre todo a la piedra angular que fue aquí el puto estudio psicológico del gran psiquiatra Antonio Vallejo Nájera, que no era un mindundi como era el Menguele (y mira lo que hizo…). Este era un psiquiatra a nivel mundial reconocido e hizo un estudio en la cárcel de Málaga sobre el “gen rojo” que se contagiaba a las criaturas de las madres republicanas… Es lo que tenemos… Tanto hablar de la puta bandera de los cojones… La puta bandera ha representado toda la puta mierda que nos ha estado viniendo constantemente. Para mí, que vengo un poco no sé si del rollo anarquista, todas las banderas pueden ser putos trapos, pero hay trapos que ya huelen. Uno de esos es la puta bandera de 300 metros de la Plaza de Colón”.

Una vez terminada la gira, ¿tienes pensado cuál será tu próximo movimiento?

“No, divertirme con todo esto. Tomarme la diversión como método no sé si de rebeldía o de confrontación, porque parece que cuando ves a la gente divertirse hay que quitarla de en medio (risas). Yo disfruto tocando las canciones que toco en el escenario aunque traten de temas trágicos, pero sobre todo quiero seguir siendo un pellizco, aunque sea para mí mismo. Y mientras, seguir viviendo. Tengo dos nietos, que es otro nivel familiar para mí, y los quiero disfrutar. Ese es mi proyecto vital: seguir disfrutando con la abuela de los nietos, de los hijos, de la gente que te rodea y del oficio”.

Por último, ¿nos puedes comentar cómo va el documental de El Drogas?

“Yo no lo estoy preparando, desde el primer momento dije que me quería apartar, aunque poniendo todas las facilidades: horas de entrevistas, que estén con la cámara detrás en algunos bolos (que es algo que a mí me incomoda mogollón)… No puedo decir mucho. Creo que va a salir hacia finales de este año o principios del que viene porque quieren grabar alguno de los bolos de la gira, pero no sé qué plan tienen. Aunque últimamente le están dando mucho al tema de entrevistas con otra gente. Ha sido un mes de agosto ajetreado para ellos; yo me he ido enterando de las cosas sobre la marcha, y además lo prefiero. Me quiero mantener al margen y que el personaje que aparezca sea yo, pero no quiero que sea una biografía. Hay gente muchísimo mas interesante sobre la que hacerlas (risas). Va a ser como una novela basada en hechos reales, espero que vaya por ahí”.

Redacción
¡Síguenos!

Redacción

El equipo de redactores de MariskalRock te trae toda la información del mundo del rock y del metal, en todas sus vertientes.
Redacción
¡Síguenos!
Etiquetas: , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

15 comentarios

  • Daniel says:

    dejen de mezclar política con música….

  • Maider T. says:

    JAJAJAJAJAJAJA que visión más limitada del mundo tiene este señor!! Que sencillo es hablar de injusticias del pasado y del presente mientras en este país vasco se ha expulsado y asesinado a cientos por ideas radicales de unos pocos que siguen acojonando al pueblo…..pero tú bien calladito y a hablar de la esclavitud de hace siglos, el racismo y banderitas…..mirate en el espejo.

  • Juandie says:

    Interesante propuesta la de Enrique Villarreal y su buena banda a través de ese futuro quíntuple álbum de estudio el cual quizás merezca la pena aunque su estilo en solitario sinceramente no me llene mucho muy diferente a mis adorados y cañeros BARRICADA.

  • tommy says:

    El Drogas es con diferencia uno de los iconos del Rock en España. Junto con Evaristo y Yosi, me parecen los músicos más grandes que hemos tenido en los últimos 30 años. Sigue diciendo verdades como puños, y aunque no esté al 100% de acuerdo en todo lo que dice, siempre te deja reflexiones muy interesantes en sus entrevistas. De verdad, creo que nos siguen haciendo mucha falta gente de su talento y carisma. Aunque lo que diga levante ampollas a muchos.

  • Juandei says:

    De todas formas no le llegas ni a la suela del zapato a A ascal xDD

  • Javichu says:

    Genio y figura.
    Que lastima que no existan más Enriques Villarreales por el mundo,falta hacen en todos los sentidos.

  • Deus Vult says:

    ¿Ahora este personajillo de El Drogas va de intelectual?
    Mucho hablar de Abascal el imbécil este, pero del coletas Pablenin o de los asesinos de ETA no dice nada de nada… aaaay, lo que hay que leer.

  • ivan says:

    Y pensar que hubo un día que me gustó la música de este miserable, ruin, personaje..

  • Igor says:

    Es asqueroso comprobar que los fachas aneuronales abundan también entre los medios musicales.

    Siempre el mismo patrón. Primero, la pretensión de ridiculizar al que suelta verdades como puños. Verdades que no queréis ver. Verdades que os señalan como lo que sois… pero no valéis ni para insultar.

    Luego, el comodín de una banda terrorista que no existe, y que por lo visto os encantaría revivir.

    Y todo ello, EN MANADA, ya es casualidad…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.