uoho
apologia
mr goliath
nurcry sin temer al sol
gran asalto
runa llena
a destajo
oliskull death metal
invisible
ardi beltza
astral warrior
stratuz
dirty honey

Entrevistas |Fran Da Conceiçao, Eduardo Mota, Jose Carlos Mota, y Antonio Moreno (Twilight)

«No nos convence el sonido excesivamente industrial de muchos grupos actuales»

Por: David Esteban

Interesantísima a la par que entrañable fue la conversación mantenida por David Esteban con los componentes de Twilight, Fran Da Conceiçao (voz), Eduardo Mota (guitarra), Jose Carlos Mota (batería), y Antonio Moreno (bajo), banda que alcanzó enorme popularidad cuando el power metal dominaba sobre la faz de la tierra, para contarnos todos los entresijos que esconde su nuevo álbum, 'Sign of the Times', además de muchos otros aspectos relacionados con la escena y la industria tanto de aquella época como de la actual.

Formados a mediados de los noventa. ¿Qué ha cambiado en la escena metálica desde entonces?

(Antonio) “Prácticamente todo. La música metal en sí, donde los grupos de vertiente más clásica suelen añadir el toque progresivo y técnico al estilo, y los más actuales abrazan sonidos con tendencias extremas y modernas. La llegada de Internet también supuso una revolución y un cambio a todos los niveles, en los noventa estaba en pañales, sobre todo en el funcionamiento de la industria musical, con la entrada de lo digital. Suponemos que ha sido una evolución a mejor en muchos sentidos”.

Pertenecisteis y editasteis vuestro primer disco, titulado 'Legend' (1998), con el sello Arise. ¿Qué recuerdos tenéis de aquella época? Había bandas fantásticas bajo dicho sello. ¿Seguís teniendo contacto con alguna?

(Jose) “Aquella época fue mágica. Muy jóvenes, con la ilusión del primer disco, tocando fuera de nuestra ciudad, haciendo grandes festivales... Un sueño hecho realidad. Precisamente recordamos con cariño un concierto en la sala Mephisto de Barcelona junto a dos bandas compañeras de Arise Records: los catalanes Pyramid y los italianos Labyrinth. Curiosamente con Dark Moor, más cercanos a nuestro rollo, no llegamos a coincidir nunca. Con nuestras idas y venidas, y al estar tiempo fuera del circuito oficial, digamos que hemos perdido el contacto con todas aquellas bandas, ni siquiera sabemos si siguen en activo”.

Vuestro anterior disco, 'Born Undivine', data de 2005. ¿Qué ha sucedido para tan larga espera hasta la salida del flamante nuevo álbum, 'Sign of the Times'?

(Edu) “Pues diversas vicisitudes que suelen acompañar a un grupo que no se dedica a la música en exclusiva. Las habituales bajas de componentes, asuntos personales, trabajos, cargas familiares… Aunque la principal causa de la inactividad fue que tanto Jose (batería) como Fran (vocalista) se mudaron a Madrid por motivos laborales. Al no poder tener ensayos regulares, ello motivó el parón obligado como banda en activo durante unos años. Planteamos la reunión en 2012, aún en la distancia, para recuperar, al menos, la actividad en directo y no dejar morir sin más el humilde legado del grupo. Pero finalmente, al perder en dicha formación de reunión a uno de los guitarras, decidimos centrarnos en los temas que teníamos ya compuestos desde hacía bastante, comenzamos a escribir en 2007/2008, y enfrascarnos en la grabación del tercer álbum”.

¿La vuelta de Twilight ha venido para conquistar a los nostálgicos del heavy metal más clásico o pretendéis adentraros en el público metalero más joven? Digo esto, porque parece que los jóvenes de hoy en día tienden hacia estilos, sobre todo, con voces más agresivas y guturales.

(Fran) “Siempre  hemos hecho música principalmente para nosotros. Si la gente acompaña y nos apoya, mejor que mejor. Y si queda el tema para disfrutar de nuestras propias demos, ensayos y para compartirlo con nuestros amigos y seguidores más cercanos, pues igualmente genial. No vamos a cambiar nuestro estilo porque la evolución del metal siga otros derroteros. Hacemos lo que mejor sabemos hacer, con lo que crecimos. Con todo, tenemos esperanza aún en que mucha gente joven abrace este heavy metal más clásico para que nunca muera. Muchos padres se lo están inculcando con éxito a sus hijos, y esa es una gran noticia”.

¿Dónde y con quién habéis grabado 'Sign of the Times'? Tiene el carácter de no sonar nada artificial, capaz de alcanzar un sonido muy orgánico. ¿Ha sido este aspecto algo premeditado?

(E) “Hemos grabado en Artesonao, estudio ubicado en el paraje natural de los Montes de Málaga, en un marco incomparable, y bajo la batuta de Paco Requena, que ya ha producido a otros grandes paisanos como Snagora o Estrella Negra. La verdad es que sí que buscábamos un sonido potente pero tradicional, crudo y descarnado. Paco lo ha clavado, estamos muy contentos, y la acogida por parte del público también está siendo muy buena”.

(J) “No nos convence el sonido excesivamente industrial de muchos grupos metálicos actuales”.

Cortes como “(Another) Fallen Angel”, “The Chaosbringer” o “Lovesong” son realmente formidables, pero, desde luego, la joya de la corona se compone de cuatro actos que podrían haber conformado una sola canción de casi veinticuatro minutos. ¿Cómo se compone Opus tan colosal?

(F) “Puede que te sorprenda saber que la idea de "bloque temático" llegó después de componer todos los temas casi en su totalidad (risas). Tenía la idea en mi cabeza, y cuando el noventa por ciento de la música para 'Sign of the Times' estaba compuesta, me dije: "OK, pues ésta, aquella y ésta otra, pegan bastante para la historia que me apetece contar". La idea de la introducción épica orquestada para la suite vino poco después, como puente o preparación ambiental para el nuevo nivel que implica el colofón de la obra”.

Entonces los cuatro actos esconden una obra conceptual. ¿De qué trata la misma?

(F) “En efecto, como adelantaba antes, es la historia conceptual a la que hace alusión el título del disco y alrededor de la que se mueven tanto la portada como el artwork general del mismo. Se trata de una historia alegórica apocalíptica sobre el inminente “fin de los tiempos” en forma de un cataclismo ecológico de dimensiones definitivas; donde se enfrentarán las dos fuerzas principales de la naturaleza: la de la época estival y la del invierno, representadas por dos dioses de la mitología griega, Helios y Boreas. El Guerrero del Arco Iris es el último hombre empeñado en evitar ese choque y la consecuente extinción de la Tierra, reclutando a un ejército de soldados que luche por intentar salvar nuestro maltrecho medio ambiente, no obstante, verá como su esfuerzo va siendo inútil ante la inminencia de los trágicos hechos que siguen aconteciendo”.

¿Creéis que todos esos cambios de formación a lo largo de la historia de Twilight han lastrado de alguna manera vuestra consolidación en la escena metálica nacional?

(J) “No necesariamente los cambios de formación, ya que el núcleo duro siempre ha estado presente en la banda. Ha sido un poco por todo lo que comentaba antes Edu, un compendio de circunstancias externas al grupo y a lo estrictamente musical”.

¿Cómo eres capaz Fran de alcanzar agudos imposibles al más puro estilo King Diamond, Midnight (Crimson Glory) o Lizzy Borden? ¿Se nace o se hace?

(F) “(Risas) Gracias por las generosas comparaciones. Pues supongo que se nace y luego se hace, conduciendo un poco el camino gracias a la formación, aunque en mi caso dicho camino ha sido más bien autodidacta, y, por supuesto, aplicando determinada técnica vocal. "Hacerse" sin nacer debe ser más complejo, porque se precisa algo de materia prima, en este caso, una tesitura determinada que te permita alcanzar ciertas notas”.

Supongo que tenéis planes de presentar en vivo este fabuloso nuevo trabajo. 

(A) “Ganas, todas las del mundo, aunque estamos enfrascados en la búsqueda de un segundo guitarra para la banda. La intervención de José Miguel Díaz en 'Sign of the Times' ha sido meramente de apoyo para la grabación del disco. Pero para comenzar con fuerza, pronto podremos anunciar una aparición en directo muy potente en un gran festival en verano que no podemos confirmar aún hasta cerrarlo del todo, y donde nos apoyará como hacha complementaria un antiguo componente de Twilight, Alberto Manceras, actualmente en Snagora, que se unió al grupo cuando comenzamos la gira de nuestro segundo trabajo, 'Born Undivine'.

Escucha 'Sign of the Times' en Spotify:

Redacción
Etiquetas: , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

1 comentario

  • Juandie dice:

    Pedazos y potentes ambos temas por parte de los TWILIGHT para su nuevo álbum con portada muy currada. Las mejores de las suertes para su futura gira ibérica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.