proyecto hatta

Entrevistas |Marc Görtz (Caliban)

«Si empiezas a querer complacer a la gente, te estás equivocando, solo puedes perder»

Por: Jorge Bobadilla

Foto: Xoxo Photography

La espera ha sido larga para los seguidores de los alemanes Caliban, que este año por fin han recibido su nuevo trabajo, el potente 'Dystopia'. Tras la nueva visita de la banda a Viveiro con su descarga sobre el escenario de Resurrection Fest, Jorge Bobadilla nos ofrece la conversación que pudo mantener con su guitarrista, compositor y productor, Marc Görtz, con el que se repasaron detalles del disco e incluso de la complicada situación que se vive entre Rusia y Ucrania.

El nuevo disco se publicó el 22 de abril. ¿Cómo fue la espera después de tanto tiempo?

"La verdad es que estábamos impacientes con el lanzamiento, ya que era el primer disco como tal que publicábamos en cuatro años y solíamos tardar tanto, así que estábamos impacientes por volver a salir ahí fuera. 'Zeitgeister' fue solo un EP con temas que rehicimos, así que en lo que se refiere a canciones nuevas estas eran las primeras en cuatro años, por lo que hemos trabajado en ellas un montón. Así que, sí, estábamos impacientes".

Pasado un tiempo del lanzamiento: ¿Sois de los que escuchan mucho sus propios discos?

"Normalmente no suelo hacerlo demasiado a menudo, porque de alguna manera… no es que te acaben cansando, pero… en especial con este disco, con el que llevamos tanto tiempo trabajando, y con todos los problemas con el Covid y todas esas cosas, tantos retrasos, no se hacía tan sencillo trabajar en el disco, así que llevó mucho más tiempo de lo normal en algunos procesos y eso fue haciendo que el tiempo se estrechara para trabajar en las canciones. Escuchaba las canciones durante la composición y la grabación y durante el proceso de producción. También hay que tener en cuenta que he estado grabándolo y mezclándolo yo mismo, por lo que estoy todavía un poco más involucrado. No me gusta decir que no soy como un miembro normal de una banda, pero he estado coproduciendo el disco, grabando todo y mezclando todo, así que cuando el disco está terminado lo que hago es dejarlo a un lado durante un tiempo".

¿Cuánto influyó todo el tiempo de pandemia en la creación de este álbum?

"Diría que bastante. No demasiado musicalmente, pero sí en las letras, definitivamente. Nuestro cantante es muy sensible a todo lo que le rodea, a todo lo que pasa a su alrededor, así que tuvimos incluso que retenerle para que el disco no resultara demasiado deprimente (risas). Musicalmente no diría que haya tenido tanta influencia, principalmente porque empezamos a componer antes de la pandemia, por lo que la sensación general del disco viene de lo que teníamos antes de que surgiera la pandemia".

El título del disco me llamó mucho la atención, porque ha habido varios lanzamientos alrededor de la misma palabra (Megadeth, Dead Lord, Royal Hunt…).

"Para serte sincero no lo pensamos demasiado. Pensamos que las letras y también la sensación que daba el disco simplemente estaba mostrando algo distópico, y cuando estábamos buscando un título lo hablamos, y claro, la referencia más popular era el disco de Megadeth, y pensamos si deberíamos cambiar el nombre, pero la verdad es que no se trata de una palabra que alguien se haya inventado, y también pensamos que no es el mismo estilo musical, no es el mismo género… Si Heaven Shall Burn o A Day To Remember o Parkway Drive hubiera sacado un disco llamado 'Dystopia' claro que habríamos pensado un poco más en buscar otro título, pero creo que Megadeth está más alejado. No sé si hay más bandas que han sacado discos con este nombre, pero por lo que yo sé no sería dentro de nuestro género musical, o no nos hemos enterado".

La producción que muestra este nuevo trabajo es realmente destacable, con un sonido final demoledor. ¿Han llegado las canciones muy distintas al producto final de cómo fueron concebidas en la composición?

"Es complicado de decir, ya que compongo las canciones en el estudio, pero por supuesto que las canciones finales siempre son diferentes a la primera idea que tengo, al menos de la idea de base. Lo que hago con las canciones de Caliban es componer la estructura básica de mi idea, lo que es importante para mí en esa canción o la idea original y cosas así y grabo una primera demo, para poder de alguna manera tener algo que se pueda escuchar, y luego se lo llevo a mis dos coproductores, Callan (Orr) y Benny (Richter), lo escuchamos, les muestro mis ideas, el camino que quiero que lleven las canciones, y por supuesto que hay espacio para probar cosas. Pero siempre tengo estas versiones básicas y luego empezamos a producirlo como una canción completa por así decirlo. Siempre hay cambios, claro, el puente, una sección intermedia, cuando llegan las ideas para las voces puede que entonces cambiemos algún acorde del estribillo y cosas así. Siempre es un proceso que continúa hasta que llegamos a la canción final, la versión definitiva. Creo que es la manera más sencilla para mostrar a la gente con la que trabajo cuáles son mis ideas y ellos también pueden ver si esas canciones merecen ser producidas. No es que componga doce temas y usemos los doce. Normalmente compongo trece o catorce o más ideas de canciones, a eso me refiero con que compongo la estructura básica, los elementos importantes que quiero cuando compongo. Luego tendremos cuatro o cinco versiones y hablaremos sobre lo que merece llegar al proceso final, para quedarnos con lo que merezca la pena trabajar hasta el final en ese largo proceso. Lo suelo hacer con estos dos tíos, porque siempre entienden la visión que tengo para las canciones. Yo mismo soy productor, pero para mí siempre es mejor tener alguien que produzca mis canciones conmigo. Hay bandas que vienen a mi estudio para que yo haga lo que ellos le hacen a mis canciones, pero creo que siempre es importante tener un segundo o tercer par de oídos que no estén dentro de la banda. Para ir acortando, hay un proceso muy largo desde la idea inicial hasta que la canción está terminada, probablemente las canciones cambien unas diez veces hasta el final".

Foto: Xoxo Photography

"Si sigues esperando canciones como las de 'Shadow Hearts', ya no somos tu banda, lo siento"

Desde mi punto de vista este disco vuelve a demostrar lo abierto que puede ser el metalcore y la habilidad que tenéis para llevarnos de lo más melódico al lado más duro y oscuro. ¿Habéis llegado a sentir presión por parte de los fans o de las críticas a la hora de componer?

"La verdad es que no. Siempre componemos lo que sentimos. Mi idea con este disco era combinar los últimos lanzamientos, los últimos dos o tres discos, o por así decirlo, desde 'I Am Nemesis' hasta ahora, con los Caliban de la vieja escuela, lo que puedes escuchar, por ejemplo, en el breakdown de "Ascent of the Blessed", o en el primer riff de "sWords", el tema "mOther" y cosas así. Para mí estas son cosas que vienen de la etapa de 'Shadow Hearts' y cosas así. Quería unir esa crudeza… no sé si lo habrás notado, pero en los últimos dos o tres discos hay un sonido más atmosférico, por así decirlo, y 'Dystopia' puede seguir teniendo ese rollo, pero está más con los pies en la tierra, más seco, más crudo de alguna manera, y esa era mi idea inicial. También quería que hubiera variedad, que no fuera todo tan seco, duro y crudo, así que mezclamos dos o tres canciones que son realmente más suaves, sobre todo una. No sé si te refieres a que si hacemos ciertas cosas porque los fans quieren que lo hagamos. Creo que una vez que empiezas a querer complacer a la gente te estás equivocando, porque solo puedes perder. Siempre va a haber gente que le guste el disco 'I Am Nemesis' el que más, o 'Elements' o los que te dicen que no has hecho nada como 'Vent' o 'A Small Boy and a Grey Heaven'… así que… ¿a quién vas a escuchar? Tenemos gente que después de tantos discos nos dicen: "Sigo esperando que hagáis canciones como las de 'Shadow Hearts'". Vamos, de eso hace más de quince años, si sigues esperando canciones como aquellas, ya no somos tu banda. Lo siento, pero así son las cosas. Como decía, el nuevo disco tiene partes muy old-school, pero no es algo que vaya a satisfacer completamente a los fans de la vieja escuela. A la gente que le gustan los dos primeros discos, los que son muy underground, old-school, hardcore y esas cosas… Eso no va a volver nunca. Pero sigue habiendo gente que en cualquier parte te comenta que quiere que hagas canciones como las de hace veinte años. Lo siento, pero no. Si empiezas a pensar en satisfacer a los fans más old-school entonces la gente que le gusta 'I Am Nemesis', 'Elements', 'Gravity' o 'Ghost Empire' o lo que sea dirían: "¿Qué mierda están haciendo? Esto no es con lo que aprendí a querer a la banda. No vas a poder satisfacer a todo el mundo, así que lo mejor es seguir con lo que tú piensas, y creo que eso es lo que termina funcionando".

Puede que la canción que más me haya gustado en un primer momento sea "sWords".

"Desde luego que en lo instrumental es una de mis preferidas. Esta canción en particular, la sensación que me provoca, tiene mucho que ver con un efecto de guitarra que usamos en el estribillo. Empezamos a meterlo en la etapa de 'I Am Nemesis', y para mí el estribillo de esta canción es muy similar al de "Davy Jones" o "Memorial", de alguna manera me dan la misma sensación. Está claro que hay una batería diferente, más rápida, pero la atmósfera melódica que se crea, para mí, tiene un mismo rollo que me encanta".

En esta canción decís que "las palabras son espadas". ¿Habéis tenido mucha experiencia con estos "odiadores" profesionales que proliferan en redes sociales?

"Sí, por supuesto. ¿Quién no? (Risas) Tenemos gente que sigue a la banda desde los inicios, y que hoy en día siguen poniendo en los vídeos: "Detesto todo lo que esta banda ha hecho en los últimos dieciocho años. Apestan". Y te quedas como: "Vale, bien". ¿Quién no tiene estos haters? Puede que tengamos incluso más que otros, por la manera en la que Andy (Andreas Dörner) solía vestir antes, o por las letras que escribía y cosas así. Por mi parte, yo lo ignoro completamente, estos comentarios no me afectan lo más mínimo. Es como: "Vale, otro de esos tipos". Nuestro batería sí que tiene cierta sensibilidad con estas cosas, pero creo que en el último par de años ha aprendido a llevarlo mejor, y me ha hecho caso en lo de no hacer mucho caso e incluso ni leerlo. Para él es mucho mejor no leer los comentarios. "Con el trabajo que hemos puesto en esto y otro tío dice que no le gustan las canciones"… ¿Y qué? Nunca te vas a encontrar nada agradable sobre la banda, e igual es porque a ese tío no le gusta tu nariz o mis orejas o lo que sea, siempre van a encontrar algo que odiar".

En el disco encontramos canciones muy especiales, como "Alien", "Dragon" o "Hybernate", con intensidades muy distintas. ¿Buscabais que cada canción presentara su propio espacio?

"Esas dos o tres canciones son algunas de las que me refería al decir que quería mezclar lo más duro y lo más crudo. Son canciones un poco diferentes, que rompen un poco el ritmo de alguna manera, porque las demás son contundentes y directas a la cara. "Hybernate" tiene esa calma, que no llega a ser tristeza, pero sí otro rollo distinto. "Dragon" tiene esa sensación de oscuridad, de alguna forma es como una historia de terror, y "Alien" es muy técnica, pero también es muy melódica y tiene un rollo muy único, de hecho rodamos otro videoclip para "Alien", que sería el cuarto en total que publicamos poco antes del lanzamiento del disco. Esas son exactamente las tres canciones con las que queríamos ofrecer algo diferente".

En "Phantom Pain" y "Darkness I Became" me parece encontrar las dos caras del metalcore: la potencia más metalera con breakdowns y demás por un lado, y el gancho más electrónico por el otro. ¿Disfrutas por igual de ambas vertientes?

"Sí, absolutamente. Especialmente soy muy de "breakdowns". La verdad es que "Phantom Pain" es una de las canciones que pongo en mi top 5 del disco, y me hubiera gustado que la hubiéramos podido plasmar también en un videoclip, como uno de los singles, pero tienes que elegir solo unos pocos temas y estuvimos discutiendo y votando, y también Century Media quiso tener voto en la decisión, y nuestro mánager, y cada uno de nosotros tenía una idea, así que la decisión estuvo entre "Virus" o "Phantom Pain", y Andy y yo votamos por "Phantom Pain", los otros dos de la banda votaron por "Virus", y el sello y nuestro mánager pensaron que "Virus" sería una mejor opción, así que eso fue lo que hicimos, qué se le va a hacer. No me entiendas mal, me encanta "Virus" también, pero "Phantom Pain", junto con "Ascent of the Blessed", estarían en mi top 3 del disco". Me encanta ese breakdown en "Phantom Pain", cómo se llega al breakdown, y también los elementos electrónicos y la pincelada punk rock o la parte "two step", que se puede ver como sello metalcore… Me encantan estas canciones. A estas me refería con lo de volver al viejo Caliban. Especialmente en "Phantom Pain" te transporta o te da ese rollo old school".

Hablando de "Virus", aunque la letra trate de otro tipo de "virus": ¿Habrías imaginado alguna vez que un virus nos podía cambiar la vida como nos pasó en los dos años anteriores?

"Sí, la letra de la canción es algo diferente, pero ya sabes… ¿Quién se lo iba a imaginar? Nosotros, como muchas otras bandas, que somos músicos a tiempo completo, y todo se terminó durante lo que han sido al final años. Ha sido realmente duro, si piensas en lo rápido que se extendió… ¿Quién iba a pensar que algo así iba a cambiar el mundo entero? No sé cómo están las cosas en España ahora mismo, pero por aquí la cosa ha ido muy despacio. Hemos ido haciendo algunos conciertos más pequeños, porque daba miedo cerrar algo más grande, como pensar en un gran concierto para celebrar el lanzamiento del disco. No hemos tocado en casi tres años y este ha sido el primer disco en cuatro años, por lo que sí que pensamos en una gran presentación, pero luego nos dio miedo por no saber lo que podía pasar en las siguientes semanas, así que pensamos en hacer un puñado de conciertos, pero bastante pequeños, haciendo salas de mil personas, pero pensando en meter quinientas o cosas así. Estábamos tan impacientes que no queríamos arriesgar a tener que cancelar".

Foto: Xoxo Photography

Lleváis en la banda con la misma formación desde 2004 o 2005. ¿Dirías que es algo importante a la hora de volver a componer, volver a grabar y retomar la vida de grupo?

"Diría que es importante en cuanto a la estructura y en cómo la banda funciona, porque todos tenemos diferentes tareas dentro de la banda, y ya nos conocemos todos muy bien después de tantos años, y ya sabemos cómo va a responder cada uno… cosas así. En la composición no diría que es tan importante, ya que sobre todo en lo instrumental se trata de algo de lo que me encargo yo, es mi parte, porque estamos muy alejados unos de otros, y sí que envío las cosas a todo el mundo para saber qué piensan, lo que les gusta, pero no están tan involucrados en el proceso de composición. Por eso la cosa no cambiaría demasiado si el bajista decidiera mañana que quiere irse y tuviéramos que buscar un nuevo bajista. No sé si la composición se alteraría a partir de ahí o si cambiaría, al menos drásticamente no, pero la parte en la que trabajamos todos juntos sí que habría un gran cambio, claro. La manera en la que interactuamos, cómo tocamos en directo, cómo tenemos todo organizado, esas cosas sufrirían más con un cambio en la formación".

"Mi mujer llamó a su abuela para saber cómo estaba, y la respuesta fue como: "¿Guerra? ¿Qué guerra?"

Antes de terminar, recuerdo que fuisteis una de las bandas que tuvieron que cancelar conciertos en Rusia alrededor del inicio de la invasión. Sabiendo que tu pareja es rusa: ¿Pensabas que una guerra de estas características podría estallar en pleno siglo XXI?

"Es una locura. Efectivamente, es algo que me ha tocado más de cerca, porque mi mujer es rusa. Obviamente, vive en Alemania, pero tiene su familia en Rusia, y esto es algo surrealista. Mi mujer está siempre llamando a su familia, hablando, escribiendo… y ninguno tenía ni idea de lo que les estaba hablando. Es una locura. No quiero entrar en mucho detalle de temas políticos, pero… Por ejemplo, mi mujer llamó a su abuela para saber cómo estaba, y la respuesta fue como: "¿Guerra? ¿Qué guerra? Putin solo está ayudando a los rusos torturados en Ucrania, está ayudando. ¿Por qué está todo el mundo en su contra?" Está claro que no todo el mundo está igual, pero algunos de ellos simplemente no lo entienden. Especialmente la gente de sitios más pequeños, del campo, los que viven más alejados de las capitales y cosas así, tienen un acceso muy limitado a la información, especialmente ahora que todo está bloqueado. Y la gente mayor solo ve la televisión, y la televisión está controlada completamente, entonces… no lo pueden entender. No te puedes imaginar el tipo de mensajes que recibimos cuando cancelamos esos conciertos. Por supuesto que había algunos que están más informados, que te decían: "Ah, qué putada", "vaya mierda", "la guerra es una mierda"… Y es así, la guerra es una mierda, no importa quién la empezó, la guerra siempre es una mala idea. Pero no es culpa de los rusos, del pueblo ruso. No me puedo enfadar con un fan ruso, porque no es culpa suya. Pero había gente que decía: "Ah, lástima, tenía ganas de veros, la guerra es una mierda, por qué tienen que luchar…" cosas así, algo normal, pero hubo mucha gente que nos envió mensajes diciendo: "Acabo de ver que canceláis los conciertos. ¿Por qué los canceláis? Si no estáis enfermos, ¿por qué canceláis?" Y nosotros: "Porque hay una guerra y no hay vuelos". Y respondían: "¿Guerra? Qué va, es solo una invasión. Aquí no pasa nada. Venid, está todo bien". Y cuando le decías que se habían cancelado todos los vuelos a Rusia desde todas partes te decía: "¿Cómo? ¿Es eso cierto?" No sabían algo así. Pero es que también recibimos mensajes airados diciendo que por qué caemos en esa propaganda, que nosotros nos quedábamos como… ¿De qué estás hablando? No era la mayoría, pero hay gente que está realmente desinformada o que no tiene ni idea de lo que está pasando. Eso me parece surrealista, especialmente por lo que te decía de escuchar a mi mujer hablando con su familia, porque ella a veces pone cosas en Instagram de "parad la guerra" y cosas así, y entonces la gente le responde que de qué guerra habla. Es una locura. Pero para toda Europa y todo el mundo. Cuando estábamos todos pensando que el Coronavirus está llegando a su fin de repente llega la siguiente mierda. Esperemos que termine muy pronto".

Este año cumplís 25 años como banda. ¿Tenéis pensado alguna celebración o es mejor esperar al 30º aniversario?

"Me han hecho esa pregunta ya algunas veces, y para serte sincero, es algo en lo que realmente no pensamos. Nosotros solo hacemos música, y mientras nos estemos divirtiendo no nos preocupamos de los años y esas cosas. Puede que no me creas, pero ahora mismo no sé ni cuántos discos hemos publicado. Alguien me dijo que era nuestro disco número trece, y si no me lo dice no tengo ni idea. Nosotros hacemos música y no nos preocupamos de los años que llevamos haciéndola. El 13 es un número bonito, y claro que mola que llevemos tantos años en esto, pero no es algo que pensemos que hay que celebrar, como si estuviéramos diciendo: "Venga, chicos, que en tres años hacemos 30 años como banda". Es solo un número, como la edad y esas cosas".

Este año habéis vuelto a un festival como Resurrection Fest, que ha crecido mucho desde la primera vez que estuvisteis en él. ¿Qué importancia tienen para vosotros festivales como este, más centrados en un tipo de música tan concreto como era el hardcore para el Resu?

"Son muy importantes. Son nuestras raíces. Son los festivales que… no diría que son los que más cómodos estamos, o que más nos sentimos en casa, pero hay algunos festivales en todo el mundo que podríamos decir que son nuestros favoritos, y el Resurrection Fest… la última vez que tocamos fue tan acogedor, el concierto fue una pasada, la gente se volvía loca, fue un gran concierto, antes estuvimos en la carpa, este año en el escenario principal… Nos pasa como con el Full Force Festival alemán, que tiene una importancia similar para nosotros, es otro de los que nos sentimos en casa. La verdad es que disfrutamos mucho este tipo de festivales".

Todos los que crecimos en la época anterior a internet pensamos que tuvimos la mejor infancia. ¿Qué crees que podemos esperar de la generación que está creciendo en esta "dystopia"?

"Es difícil decirlo. Lo que podemos esperar es un montón de actividad con el teléfono móvil. Veo a los chicos del barrio, que tienen cuatro o cinco años y están por ahí con sus iPhones, no soy de los que viven en el pasado, pero no creo que esa sea la manera en que los niños, incluso en estos tiempos, deban jugar. No puedes estar con esa edad por la calle con teléfonos que valen cientos de euros, pegados a las pantallas. Deberían estar en la calle jugando unos con otros. Pero… ¿Quién sabe?"

Escucha 'Dystopia' en Spotify:

Etiquetas: , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.