skirl
catrina
blackbomber
psychic equalizer
oeste
tadini

Entrevistas |Descomunal

«La carretera es el espacio donde se forja una banda de rock»

Por: Pablo Rodríguez (Corresponsal Ecuador)

La banda ecuatoriana Descomunal realizó la Gira Europa Alianza 2019 a medianos del pasado año, con 16 ciudades visitadas en su segunda gira al viejo continente. Miguel de la Cueva, bajista del grupo, nos cuenta el proceso, desarrollo, costos y aprendizajes de su segunda visita sonora a Europa.


¿Qué pasaba en tu país mientras girabas por Europa?

“Fue como mi vida se paró un poco, cuando estábamos por Suiza, en Ecuador estalló una crisis con manifestaciones en las calles y un caos entre el gobierno y los indígenas. Como estábamos en gira, moviéndonos constantemente, no podíamos saber con exactitud qué estaba pasando, solo cuando paramos un poco,  en Holanda, donde reside nuestro guitarrista, ahí recién empezamos a comprender la magnitud de lo que estaba pasando, días después terminamos todo, emprendimos retorno y al hacer escalas en México, nos quedamos atrapados cuatro días en ese país porque no podíamos ingresar a Ecuador. Llegamos muy bajos de fondos, que en esos días se esfumaron, pero tuvimos tiempo para revisar la información y entender el caos con toda su magnitud.

Llegamos a Ecuador luego de que hicieron la minga una vez que culminó el paro, y había una aparente normalidad que nos hizo entender esa onda mágica quizás que tiene nuestro país para pararse y seguir, con gente que tiene la resiliencia inyectada en la sangre”.

¿Qué le hace tan resiliente  a Ecuador?

“En mis casi cuarenta años de vida no he visto un Ecuador sin crisis, entonces puede decirse que este país ha vivido un proceso que le ha obligado a enfrentar cosas de las que ha debido levantarse de cualquier forma. Nos graduamos en el feriado bancario, hicimos un masterado en el terremoto del 2016, y en la crisis de octubre 2019 ya supimos de varias formas hacer menos devastadora aquella situación”.

¿Qué es lo primero que quisieras agradecer luego de la gira europea?

“Salvo una puerta de nuestra furgoneta alquilada que se salió en plena carretera, felizmente no tuvimos cosas que lamentar, pero que sin embargo pudieron haber pasado. Tuvimos que amarrar  la puerta con una soga y sostenerla entre todos hasta llegar a un sitio donde pudimos  arreglarla, felizmente la rentadora del vehículo nos cambió por una  mejor y así pudimos continuar con la gira mas cómodos.  No tener cosas que lamentar responde a que desarrollamos una planificación, y también a la lógica europea para trabajar, concreta y sin perder el tiempo.

¿Cuál fue el mejor momento de su gira?

“Definitivamente cuando llegamos a Holanda, a la casa de Carlitos (Rodríguez), nuestro guitarrista quien reside allí algunos años ¡no sabes cuánto extrañas un baño en ruta! (risas) y en cuanto a los conciertos, Madrid, llegar a sentir el calor de los paisanos y amigos quienes han seguido a la banda desde hace tanto tiempo, tiene un valor muy especial.

En términos generales lo mejor es el aprendizaje, en nuestra primera gira europea tuvimos una mezcla de prueba y enseñanza tan intensa que terminamos noqueados un buen tiempo, y cuando   empezamos a recuperarnos, nos dimos cuenta que varias cosas en Descomunal habían cambiado mucho, tanto que uno de nuestros miembros, Carlitos, decidió ir a estudiar y radicarse en Holanda.

Comprendimos que en muchos puntos nos lanzamos a hacer las cosas al apuro, hicimos otras que no debimos, y tras todo ese aprendizaje, nos dedicamos alrededor de un año y medio a organizar nuestra segunda gira europea, cuyo resultado fue como nuestra graduación. Parte esencial de este proceso fue tener a Carlos viviendo en Europa, eso le permitió ubicar gente del medio, bookings, lo que sumado a los contactos que ya teníamos, nos permitió desarrollar un itinerario sólido, además que eso nos solucionó detalles tan simples como saber qué tren tomar para ir al aeropuerto, lo cual economiza tiempo, dinero, y deja fluir muchas cosas”.

¿Qué tal recibieron su propuesta los bookings europeos?

“La mayoría la recibieron con interés, lo que más les llamó la atención fue ver la acogida del público reunida en los reels de nuestros paso por festivales importantes por lo que hemos pasado como Quito fest y Concha Acústica Villaflora (Ecuador), y Altavoz y Rock al Parque  (Colombia), por un lado nos manifestaron  que pocas bandas latinas llegan con una carpeta como la nuestra, pero también fueron sinceros en decirnos que no pasará mucho con nuestra banda en términos de convocatoria, “Es una gran banda, pero  no nos interesa como para hacerles un tour porque sus cifras no darán para cubrir los gastos”, así, claros y directos.

Creímos que con una segunda gira,  sería más fácil entrar a conciertos grandes y hasta festivales, pero vimos que falta mucho para eso, tal vez en una tercera o cuarta gira, entonces aterrizados en nuestra realidad  pudimos proyectarnos con certeza, y movernos por nuestra cuenta, un primer paso fue recurrir a nuestros amigos de Kroma, de Finlandia, con quienes  ya habíamos trabajado antes, y nos incluyeron en parte de su gira europea, pero les llegó la propuesta de ser teloneros de la gira de Jinjer por Europa, pagados, y pues obviamente aceptaron esa propuesta y tuvimos que empezar de cero”.

¿Qué feedback sentían con Ecuador mientras estaban por Europa?

“Fuimos a esta gira muy animados porque recibimos mucho apoyo de nuestro país, hicimos un crowdfunding, vendimos muchas cosas que nos ayudaron a solventar gastos y los fans nos desearon mucha suerte y lo demostraban en sus comentarios de las cosas que posteábamos mientas girábamos, pero si tuvimos una anécdota agridulce con algunos paisanos nuestros que hicieron comentarios poco amables sobre nosotros, resumiendo, dijeron cosas como que fuimos a perder el tiempo, que si no tocamos en festivales grandes no valía la pena, que para ir a tocar ante migrantes ecuatorianos mejor nos quedábamos tocando en Ecuador, y entonces entendimos que en Ecuador no falta escena, falta conocimiento. Algunos creen que en el resto del mundo las cosas funcionan como en Ecuador, no tienen idea de cómo son las cosas fuera  del país, y por eso no comprenden lo esencial que es girar fuera del país para entender y aprender cómo funciona esto.

Nuestra reflexión final fue que ignorar no está mal, es hasta necesario, pero jactarse de ser ignorante, eso, mijos, no hay que hacer”.

¿Cuál es el balance de esta gira?

“Partiendo de que cancelamos solo una fecha de las 17 que cerramos,  nos vio gente crucial de la escena europea, y pudimos ampliar una fanbase europea que está en crecimiento, el resultado es muy bueno, pero no lo sería sin el año y medio de trabajo previo que le metimos a esta gira”.

¿Para qué le sirve girar a una banda?

“Entendimos que es la base de todo, en la carretera se construyen una banda de rock porque se ponen a prueban todas las tensiones que afectan a una banda, y es donde puedes ver tu capacidad de soportarlas, de solucionar problemas y de hacerte escuchar. Eso lo verás hasta en documentales de las más grandes bandas de metal mundial, hoy son lo que son porque en sus inicios pasaron meses enteros metidos en una furgoneta recorriendo todo Estados Unidos.

Recapitulando en nuestro caso, nos dimos cuenta que de alguna forma es lo que  habíamos hecho desde nuestros inicios, hace 18 años con Descomunal viajamos mucho, tocábamos frecuentemente en Ambato, Ibarra, Cuenca, Colombia incluso, y muchos de esos viajes los pagamos de nuestro recursos,  tal vez cobramos algún valor mínimo por concierto, pero tuvimos que cubrir el resto de costos para poder viajar, lo cual fue una inversión que ahora nos ha dado algunos réditos”.

¿Qué fue lo mejor que consiguieron en esta gira?

“En Europa las cosas pasan solo si siembras mucho, entonces nosotros con esta gira fuimos a seguir sembrando cosas a fin de poder en un futuro cosechar cosas fuertes, tuvimos fechas con poca gente, pero casualmente en estas estuvieron gente de otros bookings que nos conocieron y con quienes establecimos contactos, que nos dejaron algunas puertas abiertas para futuras giras.

Descomunal tiene la suerte de no pasar inadvertido, hemos conseguido que nuestras canciones representen algo para la gente y eso a la vez nos hace preguntarnos cuál es el próximo paso, pero también medir si vale la pena seguir, y con esta gira vimos que sí podemos continuar, que dar un paso más no es garantía de que ya lo logramos, sino que son necesarios muchos más.

Pudimos compartir, enriquecernos conociendo gente de otros países, y definir como las situaciones locales definen a una escena más allá del gusto y la entrega que tengan quienes formen parte de esa escena”.

¿Exactamente a qué situaciones locales te refieres?

“Aunque claro que tienen sus dificultades, algunos países europeos están en mejores condiciones que nosotros, al menos no están sobreviviendo como el ecuatoriano o el latinoamericano. Allí la mayoría gana salarios que les permiten solucionar cosas vitales, tras lo cual cual pueden preocuparse de cosas como el arte, pueden pagar el tiempo del ocio. Aquí en Ecuador tenemos un sueldo básico de USD 400 y debes priorizar qué gasto cubres con eso, mientras que, por ejemplo, en Suiza, con un salario es de casi 4 mil euros, puedes pagar con holgura unos 200 euros para ver a Slipknot (nd: la entrada más cara al show de este grupo en Quito fue 150 dólares, casi medio salario mensual).

Otro tema es la movilidad, en una ciudad como Quito tienes buses hasta las 22:00, el trole hasta la  medianoche o poco más, mientras que en Europa tienes el metro funcionando 24/7, así, en Quito  tienes que gastar en taxis obligado, en Europa casi no, lo cual eleva exponencialmente el gasto en movilidad, lo cual se convierte en un rubro vital”.

¿Qué canciones fueron mejor recibidas en Europa?

“Ciegos y atrapados”, les interesa full el solo de batería que hay a medio tema, también “Natural”, “Omega”, “Ventisca”, en general pegaron más las canciones nuevas. Por otro lado fue interesante no tener la presión de tocar “Heroes de plastilina” (canción referencial del grupo) cosa que en Ecuador puede traernos un problema si no la tocamos (risas). Decidimos priorizar los temas nuevos en el repertorio de la gira, y funcionó. Dentro de lo musical, hubo una particularidad, en los silencios de algunos de los temas, pude escuchar ese rugir del público, lo que genera una vibra inmensa para seguir”.

¿Qué concierto fue el más importante?

“El de Madrid, el tener muchos paisanos nos hizo sentir una familiaridad, el reencuentro con ese cariño de nuestra gente, ayudó a revitalizarnos y poder seguir con la gira, además, junto con Suiza y La Haya, fueron las ciudades donde más mercadería vendimos, lo cual nos ayudó mucho en los gastos de la gira”.

Ya que mencionas gastos, ¿cuánto costó esta gira?

“Como aparte de músico también soy gestor cultural, eso ayudó mucho a gestionar la parte logística y económica de la gira. Entonces durante un año y medio hicimos varias actividades para financiarla, abrimos un crowdfunding, participamos en fondos concursables estatales, vendimos mercadería, y al final, cada integrante pusimos aproximadamente mil dólares cada uno, con lo que cubrimos los 13 mil dólares que costó girar por Europa”.

¿Musicalmente, hicieron alguna otra actividad en Europa aparte de tocar?

“Sí, aprovechamos unos días libres y grabamos las baterías de un par de canciones del nuevo disco”.

¿Cómo ven la escena metalera en general tras esta gira?

“El rock en el mundo está golpeado, definitivamente, pero tras esta vuelta puedo asegurarte que la única manera de salvarlo es con los fans activos, los que compran rock, discos, entradas a conciertos, mercadería, luego, como artistas, hay que activar más la curiosidad porque la gente siga metiéndose en el género, y es necesario que más gente conozca de rock, lo que vimos en la actitud de la policía, en Ecuador, casi todos nos tratan como peligrosos, vagos, borrachos, mientras que la policía en Europa nos trató con amabilidad cada que nos paraban a controles o a pedir papeles, con uno de ellos terminamos hablando de Gojira. A la final, la suma de todas estas cosas es la que decide el buen estado de cualquier propuesta cultural, no solo del rock”.

¿Algún concejo para esas bandas nuevas que quieren seguir sus mismos pasos?

“No tengan miedo a conocer otras cosas, a salir, a zafarse un poco de esa zona de confort que de alguna forma implica tocar en tu ciudad natal, hay que buscar otros públicos siempre, y golpear puertas constantemente, no importa que te digan no, a la final, será siempre más efectivo que sentarse a esperar que te llamen”.

Descomunal en bandcamp: https://descomunal.bandcamp.com/

Fotos: Radio Cocoa Juan José Geller.

Etiquetas: , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.