Madness 2
gusylosimpostores
dobleesfera
omniatransit
reinodehades
mrgoliath
emgrace
azrael
bronco
marionettes
puenterock
noctambul
kingaspo
rulo
strangers
graspop

Crónicas

White Lies: El insoportable peso del debut

«Lo que hubo allí fue un baño de masas en toda regla, con la muchedumbre realmente emocionada y desafiando a todos aquellos que ya les daban por muertos o amortizados»

21 octubre 2019

Kafe Antzokia, Bilbao

Texto y fotos: Alfredo Villaescusa

Llevar las expectativas muy bajas a veces tiene sus ventajas. A nada que se produzca un mínimo esfuerzo aquello parece ya un auténtico paso de gigante. No hace falta desgañitarse en escena para causar una impresión ligeramente positiva que perdure en la memoria y entonces uno afronte bolos futuros con un sabor más agradable. Sepultar recuerdos amargos encima de otros más gratos, la vieja técnica para desenvolverse en el devenir vital.

Con una actuación insulsa en un BBK Live todavía en el recuerdo, lo cierto es que no albergábamos demasiadas esperanzas respecto a la gira peninsular de los londinenses White Lies, otro de esos grupos junto con Interpol o Editors que abanderaron ya bien entrado el nuevo milenio lo que se llamó el post punk revival. Pero, a diferencia de los nombres antes mencionados, que fueron escalando posiciones hasta acabar llenando estadios o ser teloneros de los mismísimos U2, estos oriundos de Ealing fueron diluyéndose cual cola-cao de Joy Division con lanzamientos mediocres que pasaban desapercibidos y bolos que casi resultaba mejor olvidar.

De esta manera llegamos hasta ‘Five’, su quinto álbum de estudio, que les ha permitido volver a asomar la cabecita para comprobar si ahora tal vez puede ser su momento. Y aunque su reciente trabajo no es ninguna maravilla, pudimos certificar a su paso por el Kafe Antzokia bilbaíno que la peña ni mucho menos se ha olvidado de ellos y que todavía gozan de cierto predicamento dentro del mundillo indie.

Nos recibió un recinto a reventar de gente para tratarse de un día de principios de semana, al tiempo que nos llevamos la sorpresa de que habían adelantado el inicio del recital sin siquiera comunicarlo a la web de la sala. Por eso, para cuando llegamos a las nueve, la supuesta hora de comienzo, los teloneros The Owl Project ya habían terminado y en su lugar nos topamos directamente con White Lies, que justo daban el pistoletazo de salida. Menos mal que solemos llegar puntuales a los sitios, me consta que otros no tuvieron tanta suerte y se perdieron buena parte del bolo por esta inadmisible falta de comunicación.

Algo que incluso debería doler más al saber que los británicos echaron carne suculenta en el asador desde el principio con temazos de su debut como “Farewell To The Fairground”, que desató las gargantas de un plumazo. Porque lo que hubo allí fue un baño de masas en toda regla, con la muchedumbre realmente emocionada y desafiando a todos aquellos que ya les daban por muertos o amortizados. “There Goes Our Love Again” mantuvo el tipo, evocando a esos Editors con los que les han comparado en tantas ocasiones, pese a que su vocalista no le llegue a Tom Smith ni a la suela de los zapatos. Cierto carisma tampoco les faltaba, hay que decirlo, la inesperada multitud que les acompañó daba fe de ello.

Hubo griterío femenino en el inicio de varias piezas, así como preceptivas palmas y hasta un sonido nítido y contundente que te sumergía de inmediato en su rollo tan deudor del post punk de Joy Division como de la faceta más comercial de U2, sin complejos. Sus pintas discretas de tocar en New Order no sirvieron de impedimento para que los ánimos se elevaran hasta la estratosfera. Ese es precisamente el encanto de la música. En ocasiones el glamour se puede guardar tranquilamente en el armario.

El repertorio fue dinámico, aunque se notara el peso de los lanzamientos más mediocres. Pero eso tampoco suponía un problema, bastaba con que se arrancaran con algo del debut tipo “The Price Of Love” para que el entusiasmo desmedido regresara por arte de magia. Cortes que bordeaban el pop/rock como “Don’t Want To Feel It All” o “Take It On Me” no desentonaban en el conjunto y hasta se tornaban agradables para cualquier fan de Bono y compañía. Hay que ver la tremenda influencia que han tenido los irlandeses en el espectro indie.

Y lo mismo podríamos aplicar a “Big TV”, pieza homónima en plan Editors total que abría su tercer largo. La novedad “Kick Me” baja un poco el pistón, pero no tardan en recuperar fuelle con “Death”, otra de las joyas de su debut. Qué sería de ellos si no lo hubieran sacado. Lo de dosificar las canciones les funcionó de maravilla y eso les permitió introducir cosas más recientes sin que se notara en exceso. Uno hasta podría pillar el punto a “Tokyo”, a pesar de su machacón y empalagoso estribillo. Una de cal y otra de arena, como se suele decir.

Era de esperar que “To Lose My Life”, el gran éxito de su debut, provocase que se disparara el entusiasmo en el recinto, no en vano es un absoluto llenapistas indie a la altura del “Midnight City” de M83 o el “Toro” de El Columpio Asesino, si nos ponemos patrios. Chicas elevando los brazos y gargantas incrementándose hasta el infinito confirmaron la vigencia de este himno del género. Muy bien pensado eso de reservarla como último corte antes de los bises, aunque cualquier cosa que tocaran luego se consideraría profundamente irrelevante.

Tardaron en salir, y hasta se hicieron de rogar, pero regresaron al final con su reciente single “Hurt My Heart”, que sonó guitarrero y reveló la voz impecable de su cantante de principio a fin. Y “Swing” no desmereció para nada por sus sintetizadores ochenteros antes de que subieran un escalón más con “Bigger Than Us”, que, para finiquitar con un poco de enjundia y un luminoso estribillo, no funciona mal.

Superó mucho las expectativas este bolo de una banda quizás en horas bajas a nivel discográfico, pero que en directo todavía conserva un tirón considerable en el sector indie. El insoportable peso de su debut tal vez les haya engullido y condicionado en cierta manera hasta el punto de que nada de lo que saquen en el futuro se pueda mirar de forma realmente objetiva, pero si siguen dando el callo en las distancias cortas, la supervivencia está garantizada. Sin respiración asistida.

Redacción
¡Síguenos!

Redacción

El equipo de redactores de MariskalRock te trae toda la información del mundo del rock y del metal, en todas sus vertientes.
Redacción
¡Síguenos!
Etiquetas: , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

1 comentario

  • Juandie says:

    Digno concierto por parte de estos WHITE LIES en el mitico Antzokia bilbaíno donde tan buenas bandas han tocado en su escenario y hasta algunas de nuestro pais han grabado sus respectivos directos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.