Madness 2
Invisible
vaka
Burning
blackened
rokavieja
Cherokee

Crónicas

Marea:  La Reconquista

«El quinteto de Berriozar no se guarda nada y arrasa en el mítico Velódomo donostiarra de Anoeta con su "Gira El Azogue"»

10 mayo 2019

Velódromo de Anoeta, Donostia

Texto: Aitor Zubizarreta. Fotos: Iñigo Malvido

 

Tras ocho años de ausencia los Marea vuelven por todo lo alto; un gran disco, una gran gira que recorrerá todo el país y lo más importante, un directo demoledor, engrasado y que el viernes noche en Donostia se asemejó más a un fin de fiesta que a un nuevo tour que no ha hecho más que arrancar. 140 minutazos y 25 canciones se marcaron los navarros sobre las tablas, plenos de garra y en plena comunión con una audiencia entregada que cantó como si aquello fuera un karaoke multitudinario, recordando épocas pasadas cuando el velódromo fue catedral del rock en el norte.

Y tiene mérito con un grupo como Marea, que no coge atajos en sus letras precisamente. Pero la peña, no tan exageradamente veterana como se acostumbra últimamente en los conciertos de rock, cantó todas, las nuevas y las viejas, para regocijo de un Kutxi feliz, que vaciló mucho con el soserío guipuzcoano (“no lo digo yo, lo dice la Wikipedia” bromeó), pero agradecido y muy comunicativo toda la noche, con esa simpatía y personalidad de un tío que te lo crees, que sabes que no es una estafa ni una rock star de pasarela. Kutxi llevó el peso de la actuación y vocalmente, aunque las malas lenguas (y de esas hay muchas) le habían atizado tras los primeros bolos del tour, aguantó perfecto de principio a fin. El resto de la banda, esa familia que es Marea, funcionó como un reloj sincronizado, con El Piñas, eso sí, como correcaminos destacado pateando el escenario sin descanso.

El repertorio es un pelotazo para los fans; repasan valientes el nuevo disco (si la memoria no nos falla solo quedó fuera del set “Copla el precipicio”) y los temas más significativos de su discografía. Y lo hacen consiguiendo que no haya baches ni altibajos, agarrando por el cuello a los fans desde el minuto 1 con “En las encías” y sin soltarlo hasta despedirse con la inevitable “Marea”. Ya en el segundo corte, “El Temblor”, Kutxi dejó que Anoeta cantara el estribillo a pleno pulmón, evidenciando lo bien que ha cuajado la nueva obra. Enseguida, tras “La Majada”, sorpresón con la presencia a las seis cuerdas de Iñaki “Uoho” Antón en “La noche de Viernes Santo”. “Corazón de mimbre” fue uno de los grandes momentos de la noche, pura emoción y casi desgarro emocional viendo a tantos miles de fans sintiendo así una canción. También “Que se joda el viento” puso aquello patas arriba. A mitad de actuación el micro solista es para El Piñas que hace suyas “Pecadores” y la macarruza“Trasegando”. En “La luna me sabe a poco” es Martin de Bocanada el que comparte micro con Kutxi. En familia. El triplete de oro “En tu agujero”, “La Rueca” y “Barniz” pisa a fondo el acelerador para dar paso a un grupo “que nos pone a todos de acuerdo en la furgoneta” y suena la versión “Preparado para el Rock&Roll” de Los Suaves, con Kutxi lanzando peligrosamente el pie de micro a la marea humana, al más puro estilo Yosi.

El final con “El perro verde” y la mentada “Marea” cierran un bolo en el que hay que hilar muy fino para ponerle peros. Aunque si hubo algo que nos descolocó, fue la despedida de Kutxi “Hasta siempre o hasta nunca, no lo sabemos. Posiblemente sea la última vez que nos veamos. Contárselo a vuestros nietos”. Si esta es finalmente la última gira de Marea, el rock callejero y urbano va a quedar seriamente tocado con Rosendo, Los Suaves y Barri retirados, y Extremoduro también más muertos que vivos.

Quizás Bocanada puedan ser un grupo de futuro en esta corriente; en Anoeta fueron los encargados de abrir cartel y exprimieron al máximo sus 45 minutos de descarga. Para el que no los conozca, son también de Berriozar y al frente del combo está Martin Romero, hermano de Kutxi. Siguen sin disimulo las directrices de Marea, en estilo, sonido y letras, como estos hicieron en su día de otros maestros como Leño/Rosendo, Extremoduro/Robe, Barri o Platero. Que la cadena no se rompa. De momento, y más con este amago de posible final, la marea seguirá subiendo y mucho durante lo que resta de año.

Redacción
¡Síguenos!

Redacción

El equipo de redactores de MariskalRock te trae toda la información del mundo del rock y del metal, en todas sus vertientes.
Redacción
¡Síguenos!
Etiquetas: , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

5 comentarios

  • Juandie says:

    Otro gran directo por parte de una de nuestras mejores bandas como son los grandísimos MAREA presentando su nuevo álbum de estudio el cual lo tocan casi entero junto a sus temazos de siempre. Espero disfrutar de su potente directo ese 7 de Junio en el Auditorio de la Alameda de JAÉN.

  • Tomás says:

    ¿Extremoduro más muertos que vivos? ¿Sabes cuantas entradas vendieron en su última gira, amigo?

  • aiTHOR says:

    El concierto estuvo bien, pero creo que los años no perdonan y desde luego Kutxi no fue el mismo del concierto de la gira del anterior disco en Miribilla (Bilbao); más parado y menos comunicador, no espero a un Mick Jagger pero si un frotman que trasmita más .

    El nuevo disco la verdad es que me parece muy bueno y por eso, que lo tocarán casi entero, no me pareció mal.

    Eso sí faltaron temas imprescindibles: Petenera, Ciudad de los gitanos, A Caballo, Despellejo, Como el viento de poniente …; y sobraron singles de los discos anteriores, que no se encuentran, por música y sobre todo por letra (que está claro que Marea no se caracteriza por sus letras claras y directas, pero hay canciones que creo que no dicen nada a la mayoría de la gente): El secadero o Barniz, que aunque esta última me guste y le tengo especial cariño porque fue la canción con la que les conocí, creo que no se encuentran entre la favoritas del público o entre las fijas de su setlist, por lo menos hasta ahora.

    Iré a verles en diciembre a Pamplona .. a ver si es mejor.

  • Sergio says:

    Me alegra saber que el concierto fuese decente, porque en Santander fue penoso, el tipo se equivocó en dos canciones, no se acordaba de otra, se le cayó el micrófono y lo rompió, se tiró medio concierto cantándole a alguien que había arriba, en la parte derecha del escenario y lo que es peor, se notaba que no había conexión con el público, provocado probablemente porque el tío es incapaz de enlazar 3 canciones seguidas, primero porque el físico no le da, y segundo porque ha desarrollado un exceso de protagonismo exagerado, hay momentos en que parece más un monólogo que un concierto.
    Mucho alardear de que no van a festivales porque quieren ofrecer la misma calidad de sonido y puesta en escena en todos los conciertos, pero en Santander nos comimos una mierda de concierto como un castillo de grande.

    Tenía la intención de ir de nuevo a Bilbao a verles por aquello de que todo apunta a que después de esto no habrá mucha más marea, porque siendo honesto, y por mucha admiración que les tenga, Kutxi no está para dar conciertos tipo marea, suyos propios quizá, sentando, tranquilo con su cubalibre y su cigarro, pero aguantar ahí arriba 25 canciones es otra cosa.

    No estoy nada de acuerdo con lo de dejar tocado al rock callejero, está claro que los que mencionas son los pioneros, pero hay muchos grupos que merecen la pena, Gritando en silencio, Sinkope o Poncho K por poner algún ejemplo, o sin ir más lejos, cualquiera de las miles de colaboraciones que ha hecho Kutxi, no todos son buenos, pero material desde luego que hay.

  • JM says:

    MONÓLOGO SOBRESALIENTE Y CANTIDAD INSUFICIENTE.
    He de decir que el concierto que yo he PADECIDO y no disfrutado, la música de la banda suena muy, muy bien.
    Pero ya con mi edad, espero otra cosa!
    Mucha VERBORREA y poca música.
    No es normal, que este señor, se piense que esta a la altura de las nubes o algo similar.
    Se dirigió hacia nosotros, su público, con unas maneras, que en mi vida he visto, ni oido en un concierto, ni padecido como bien he dicho.

    Voy a describir como sentí yo el concierto concierto.
    Pues una auténtica pena. Empazamos con que se retrasan. A los diez minutos, ya está poniendo de tontos para arriba a la gente que quiere grabar un trocito de canción son su móvil. Cinco minutos más tarde ya se está despidiendo y diciendo que falta un poco tiempo para terminar. Y mientras tanto, encadena más paradas, que canciones para soltar unos cuentos que no vienen a “cuento” en un concierto. Una parada tras otra, una pesadilla de personaje. Ya que a cada parada, le agrega un monólogo aburridor.
    En fin, que quiero mi dinero,si, que me lo devuelvan! Que no he pagado para poco más de una hora de concierto y hora y media de pausas y monólogos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.