bones factory 2
magictostadora
dragonfly
swimming in a pan
lady tattoo
zalez
samu ortiga
grimner
beyond dystopia
haches
invaders
soul teller
brotherhood of wolves

Crónicas

Kiss Kruise XI: ¿El último crucero de Kiss?

«El Kiss Kruise tocaba a su fin, pero no podían faltar las primicias que suele contar la banda, Kiss están en la gira del "Final de la Carretera", pero parece que se empeñan en seguir asfaltando esa carretera»

Del 24 al 29 de octubre y del 29 de octubre al 3 de noviembre

Los Ángeles-Cabo San Lucas-Ensenada-Los Ángeles

Texto y Fotos: Luis J. Trevino

Las aguas del Pacífico han sido testigo del undécimo y último crucero de Kiss en su formato habitual. Cuando la banda anunció su gira de despedida saltaba la incógnita de qué iba a ocurrir con su tradicional crucero de otoño, un evento pensado por y para los fans más acérrimos del grupo. El Kiss Kruise XI fue anunciado como la última vez que la banda llevaría su show a bordo de un crucero y el resultado fue un “sold out” en pocos días que dio pie a un segundo crucero consecutivo, situación que nunca se había producido hasta la fecha. Cuatro miembros de la armada Kiss en España fuimos testigos de este acontecimiento Kisstórico participando en ambos cruceros y convirtiéndonos en “Two Timers”.

En esta ocasión, el barco zarparía desde el puerto de Los Ángeles para surcar el Pacífico hasta las costas de México, en Cabo San Lucas y Ensenada, vuelta a California y reembarco en un segundo viaje circular repitiendo trayecto.

Para los que nunca han vivido la experiencia del Kiss Kruise, estamos hablando de un crucero con 2500 fans de Kiss de todo el mundo en el que se combinan conciertos de la banda con un repertorio en el que se rescatan temas poco habituales de su repertorio, actividades de ocio con los miembros de Kiss en el barco, y conciertos de diferentes bandas, algunas noveles y otras ya consolidadas, en lo que constituye una de las mejores experiencias Kisseras para los fans más acérrimos.

Kiss compartiendo anécdotas

En esta ocasión, durante la primera semana la alineación del Kiss Kruise se completaba con Dokken y George Lynch, con una reunión de los dos líderes de la formación de los ochenta; Lita Ford, L.A. Guns, Warrant y Green Jelly como bandas consolidadas, junto con grupos emergentes como los austriacos Cil City, los serbios The Big Deal, los suecos Guillotine o el cuarteto californiano Baron, quienes despertaron el interés hasta del propio Doc McGhee.

En cuanto a lo que respecta a los anfitriones, Kiss se mostraron en un excelente estado de forma, como pudimos apreciar en sus últimos shows en España, en un formato más íntimo y prescindiendo de las polémicas ayudas vocales en los temas que interpretó Paul Stanley.

El primer concierto del grupo tuvo lugar el mismo día que se zarpó del puerto de Los Ángeles y consistió en un concierto en formato eléctrico (en otros cruceros se hizo un concierto acústico) con la banda sin maquillaje interpretando temas menos habituales en su repertorio como "Firehouse", "Christine Sixteen", "Going Blind", "Got to Choose" o la sorpresa del setlist, "Two Timer", que sólo habían interpretado antes en directo en el Kiss Kruise de 2011.

Los shows principales, ya con los trajes, las plataformas, el maquillaje, y la parafernalia habitual que acompaña a Kiss también vinieron con sorpresas en forma de temas prácticamente inéditos en directo como "Love’em and Leave’em" y "Take Me" del 'Rock and Roll Over', y otros temas menos habituales como "C’mon and Love Me", "King of the Night", "Time World", o "Parasite. Un repertorio muy diferente de lo que pudimos disfrutar durante la gira "End of The Road".

El primer día de crucero se cerró con el concierto de Dokken y la reunión con Geroge Lynch, que fue la única decepción del crucero debido al bajo estado de forma de Don Dokken después de la cirugía de médula espinal que sufrió en 2019. Aun así, la posibilidad de ver a Don Dokken y George Lynch en el mismo escenario fue un momento mágico para los metalheads que comenzamos en este rollo durante los años del hair metal de los 80.

Dokken

Lita Ford

La fiesta ochentera continuó los días siguientes con L.A. Guns y Warrant, y especialmente con Lita Ford, quien se hizo acompañar de varios músicos de las diferentes bandas del crucero para deleitarnos con un show mágico, incluyendo temas de su época Runaway, pero centrado en su álbum homónimo de 1988.

Otro de los grandes momentos del crucero tendría lugar al día siguiente con la presencia en el escenario principal del barco del proyecto de Bruce Kulick, guitarrista de Kiss desde 1984 hasta 1996, quien interpretó temas de su época en la banda acompañado de un supergrupo que incluía a Todd Kerns y Brent Fitz de la banda de Slash, junto con el bajista Zach Throne (si bien la primera semana fue sustituido por Chaz Coats-Butcher).

Bruce Kulick

Este año se cumplían 35 años del LP 'Crazy Nights', y Bruce centró la mayor parte de su repertorio en este disco, incluyendo temas que Kiss nunca interpretaron en directo como "Hell or High Water", "When Your Walls Come Down", "I’ll Fight Hell to Hold You", "Good Girl Gone Bad", "Turn on The Night", o la maqueta que no llegó a publicarse, "Sword and Stone". No faltaron clásicos de Kiss de la época sin maquillaje como la propia "Crazy, Crazy Nights", "Unholy", "Domino", "God Gave Rock’n’roll to You" o la balada "Forever" en versión electrificada.

El crucero incluía actividades extra musicales de los miembros de Kiss para regocijo de los fans más frikis, quienes pudimos asistir a una clase de cocina con Paul Stanley (luego se podía degustar su receta de pasta en el buffet del crucero), una competición de golf contra Tommy Thayer, un concurso de Trivial en el que varios fans seleccionados del crucero competían con Gene Simmons para demostrar si tenían más conocimientos que un dios del rock, una sesión de preguntas y respuestas en la que el grupo comentaba fotos seleccionadas por los fans, o un concurso de maquillaje con Eric Singer de jurado en el que la Kiss Army Spain quedamos finalistas y sólo fuimos batidos por el equipo austríaco.

¿Eres más listo que un dios dle rock?

Uno de los grandes alicientes del Kiss Kruise es la posibilidad de interacción con las bandas. Además de las sesiones oficiales de “meet & greet” y autógrafos con los grupos que participan en el crucero, lo habitual es encontrarse con los músicos a la hora del desayuno, en el pasillo de los camarotes, en el ascensor… siendo una oportunidad única para conversar o pasar un rato con estrellas a las que estás acostumbrado a ver subidos en el escenario o en las portadas de las revistas.

Los propios Kiss no son ajenos a estas situaciones, y lo normal es que la mayoría del pasaje se vuelva a casa con una foto casual con alguno de los miembros de la banda o con algún disco, foto, o cualquier cosa que lleves encima, firmado por varios de los miembros de Kiss. En este sentido hay que destacar la increíble disposición (y paciencia) de Tommy Thayer para con los fans, así como Gene Simmons, quien tenía que ser rescatado habitualmente por su equipo de seguridad, ya que él se quedaba haciendo fotos y firmando a toda la gente que se encontraba en el barco.

Paul Stanley en "la cocina"

Respecto al propio crucero, además de las comodidades habituales que disponen este tipo de barcos, el Kiss Kruise tenía un museo de objetos de Kiss repartidos por diferentes cubiertas, incluyendo trajes e instrumentos de distintas épocas, uno de los famosos ataúdes de Kiss, la serpiente que acompaña a Gene Simmons en su lado del escenario, o uno de los gatos gigantes que adornan la batería de Eric Singer en esta gira.

Black Label Society

Las largas jornadas de navegación solían terminar pasada la medianoche en el karaoke de Kiss, donde se reunían los elementos más frikis del crucero para interpretar (más bien ejecutar) cualquier canción de la banda en versiones no aptas para todos los oídos. Otra alternativa para finalizar la noche era el casino del barco, donde era habitual encontrarte con los miembros de las bandas que gustaban de prolongar la jornada lo máximo posible.

Para la segunda semana de crucero la alineación de bandas que acompañaban a Kiss cambió por completo (a mejor) y pudimos disfrutar de Buckcherry, Stryper, Black Label Society, Vixen, Sebastian Bach, Ritchie Kotzen, o Beasto Blanco, el grupo de Chuck Garrick y Calico Cooper.

De todos ellos hay que destacar sin lugar a dudas a Stryper, quienes ofrecieron dos conciertos a un nivel altísimo, con un Michael Sweet en plena forma, y con un repertorio basado en su álbum 'To Hell With The Devil' para deleite de los fans más ochenteros (ninguna sorpresa teniendo en cuenta que su gira actual se llama "Calling on You"). Esperamos verlos cuanto antes por los escenarios de nuestro país aprovechando el reciente lanzamiento de su último disco.

Stryper

El concierto de Sebastian Bach estaba anunciado como una All-Star Jam session, de modo que después de un repertorio plagado de temas de Skid Row, músicos como Tracii Guns, Todd Kerns, Brent Fitz o Michael Sweet, se subieron al escenario para interpretar clásicos del rock incluyendo temas de Kiss, Rush, o Black Sabbath. La jam session fue bastante improvisada (y divertida) como se puede comprobar en alguno de los vídeos que ya ruedan por YouTube.

Sebastian Bach

Un punto por encima de todos los demás hay que situar a Zakk Wylde y sus Black Label Society, quienes pusieron las notas más heavys de las dos semanas de crucero. Es de destacar, que había personas en el crucero que se habían embarcado exclusivamente para ver a Black Label Society, fácilmente distinguibles por sus camisetas entre los fans de Kiss, algo inimaginable en otras ediciones del Kiss Kruise.

También hubo lugar para bandas jóvenes como los británicos The Wild Things, los americanos L.A. Maybe y, los más destacados entre los grupos emergentes de esta semana, los australianos Sisters Doll, un power trío con un sonido hard rock ochentero y una imagen glammy que encajaba a la perfección en un crucero de Kiss, con un batería que parecía un clon de Tommy Lee y un frontman y guitarra que transmite una fuerza y buen rollo fantásticos.

Al igual que en la primera semana, Bruce Kulick y su banda eran uno de los platos fuertes del menú, y no decepcionaron, cambiando cada noche el setlist que abarcó a lo largo de las dos semanas grandes temas de la época de Bruce en la banda, incluido el maravilloso "King of Hearts" de 'Hot In the Shade', "Pralyzed", "Heart of Chrome", "Thou Shalt Not", "Spit" de 'Revenge', o "Jungle" y "I Walk Alone" del oscuro 'Carnival of Souls'.

Vixen

Si muchos fans tenían miedo de que dos semanas de crucero fueran demasiado para Kiss, la intensidad de la banda en su shows de la segunda semana de crucero despejó todas las dudas. Incluso hubo variaciones en el setlist, algo muy poco habitual en la banda, de modo que pudimos disfrutar de temas como "Plaster Caster" en el concierto de salida o "I Want You" y "Makin’ Love" en los shows en el teatro.

La banda protagonizó otro de los mejores momentos del crucero en una sesión exclusiva para los 400 “Two Timers” que estábamos haciendo el doble crucero, con un encuentro de una hora en el que no sólo contestaron a todas las preguntas que se les planteaban sino que al final no tuvieron ningún problema en hacerse fotos con los fans, firmar autógrafos, repartir sonrisas y agradecer a la Kiss Army por ser los mejores fans musicales del planeta.

Al igual que la primera semana tuvimos sesiones de firmas con los grupos (Stryper no pudieron acudir a la que tenían programada y tuvieron el detalle de organizarla al finalizar uno de sus conciertos), así como las actividades con los miembros de Kiss. En esta ocasión, la armada española participó en el “got talent” de guitarristas con Tommy Thayer, Tracii Guns y Brent Woods en el jurado, cosechando gran éxito entre el público, no así entre el jurado profesional (quedamos penúltimos…)

El Kiss Kruise tocaba a su fin, pero no podían faltar las primicias que suele contar la banda a los asistentes al crucero: la primera, que habría un Kiss Kruise XII, aunque con un formato diferente, desapareciendo los conciertos de la banda con el maquillaje y los trajes, y dando más protagonismo a los proyectos paralelos como Soul Station de Paul Stanley, la Gene Simmons Band, y el grupo de “amigos” de Tommy Thayer, que incluirá a músicos de la talla de Robby Krieger de The Doors. La otra gran noticia, filtrada por Doc McGhee, es la existencia de conversaciones para que la banda visite de nuevo nuestro país en 2023. Como dijo Paul Stanley durante el crucero, Kiss están en la gira del "Final de la Carretera", pero parece que se empeñan en seguir asfaltando la carretera, de modo que el final de Kiss no está tan cerca como parecía.

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Categorizado en: , , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *