abogados del ritmo
reylobo
Gernika Fest
estereofitos

Crónicas

Yes: Maestros progresivos

«El aniversario dorado de una de las bandas de rock progresivo más famosas que ha conocido nuestra historia»

27 marzo 2018

Sala 013, Tilburgo, Paises Bajos

Texto y fotos: Hughes Vanhoucke

Después de asistir a conciertos durante cuarenta años con la regularidad de un reloj suizo, tuve la suerte de ver a Yes en directo por primera vez el martes 27 de marzo. La banda está celebrando su 50° aniversario este año con una larga gira por EE.UU., de casi dos meses, y una gira mucho más corta por Europa: diez fechas en Inglaterra, dos en el Benelux y una en París. España, lamentablemente para los fans, se queda una vez más al margen. Nos reunimos para el concierto en Tilburgo, una ciudad sin problemas de estacionamiento, una ciudad que respira música. La mítica sala de alta tecnología 013, fue la elegida para el show.

Al igual que Machine Head la semana anterior en Francia, Yes no necesita teloneros y presentó lo mejor de su carrera, vigente por medio siglo. No hubo crowdsurfing ni pogos esa noche. La audiencia en gran parte son hombres calvos o canosos, o una combinación de ambos. Los cuarentones esa noche eran los jóvenes, en una sala que estaba llena, aunque el balcón estuviese cerrado. Estimo que hubo entre 2100 y 2200 personas presentes, pocas para una banda de tal notoriedad, pero la música progresiva no se vende como el pop o el mainstream.

Que no estuviesen presentes los miembros originales como parte de la banda me parece lógico. El fundador y bajista Chris Squire desafortunadamente ya no está con nosotros, fallecido hace casi tres años de leucemia; el cofundador Jon Anderson, cantante original, dejó la banda en tres ocasiones, la última despedida y posiblemente el adiós definitivo, ocurrió hace diez años. Esto significa que ningún miembro original de la banda o incluso de los años sesenta sigue en Yes. El guitarrista Steve Howe es el miembro más longevo de la banda, seguido por el bateria Alan White, que participa a tiempo parcial en los directos. Geoff Downes, también conocido de Asia o The Buggles (sí, los de “Video Killed The Radio Star”), se unió a la banda en 1980, los otros miembros de la banda pueden considerarse relativamente nuevos.

Uno a uno, los miembros de la banda subieron al escenario, sobre los tonos de “Firebird Suite” de Igor Stravinsky, dirigidos por el guitarrista Steve Howe, de casi 71 años de edad. El teclista Geoff Downes usaba pantalones punk con cremalleras en las rodillas, mientras que el bajista Billy Sherwood usaba un atuendo bastante femenino, lo que no significa que sea un bajista de gres. Detrás de la batería no está Alan White, lo reemplaza Jay Schellen de Unruly Child, White ha estado sufriendo una infección bacteriana en sus articulaciones durante unos meses, lo que no le permite tocar un espectáculo completo en este momento. Este joven cumplirá 69 “tacos” el próximo junio. La última persona que subió al escenario fue, en los estándares de Yes, el joven, el  cantante estadounidense Jon Davison, con Yes desde 2012.

Detrás de los integrantes de la banda se podían ver tres grandes paredes de video LED que utilizaron para reproducir imágenes psicodélicas y de vez en cuando imágenes fijas de portadas del  repertorio de la banda.

La banda comienzó con “Yours Is No Disgrace” de ‘The Yes Album’ del 1971. Inmediatamente percibimos que estábamos frente a excelentes músicos, tanto los miembros permanentes como el baterista que apoya Alan White. Para la segunda canción, “I’ve Seen All Good People”, Steve Howe cambió su guitarra Gibson ES-175  por una mandolina.

Pasó más de un cuarto de hora cuando presentaton “Sweet Dreams”, el tercer tema y una de las canciones más cortas de la noche, nada que ver con el exitoso tema de Eurythmics. “South Side of The Sky” sigue en la lista.

Con “Onward” del elepé ‘Tormato’ rindieron homenaje al fallecido Chris Squire, canción que el bajista escribió hace 40 años y está considerada como su mejor composición. Una vez más, queda en evidencia el excelente tecnicismo de los miembros de la banda. Después de “Onward”, todos los miembros se fueron del escenario, a excepción de Steve Howe, que se quedó atrás, en el oscuro escenario, sentado en una silla bajo cuatro focos mientras interpreta “Mood for a Day” en una guitarra de flamenco. Al final del tema, Steve Howe, no pudo dejar de insultar a un fan de la primera fila (quien pagó un costoso paquete VIP), por usar la luz de su móvil al tomar fotos. Un poco de respeto por sus fans no vendría nada mal me parece.

La guitarra española se cambió por una mandolina, mientras que el resto de la banda volvió a subirse al escenario y trajeron “Wonderous Stories”. “Parallels” es presentada en el momento que Geoff Downes usó el órgano o una simulación de órgano en su impresionante arreglo que consiste en una decena de teclados. Steve Howe y compañía cerraron la primera parte a lo grande con el tema de diez minutos de duración “And You, And I”. Ciertamente, no soy el mayor seguidor de Yes y nunca lo seré aunque admito que ésta primera parte se acercó a la perfección gracias a excelentes músicos, un sonido perfecto y una sala de vanguardia.

Después de un descanso de unos veinte minutos, la banda regresó con unas canciones del álbum conceptual ‘Tales from Topographic Oceans’ de 1976, que fue inspirado por la autobiografía del yogui y gurú indio Paramahansa Yogananda. El video wall mostraba partes de la portada del disco mientras se reproducía la primera canción del álbum, “The Revealing Science of God (Dance The Dawn)”, un tema de más de 20 minutos de duración.

Por segunda vez en la noche vimos a Steve Howe en una participación solitaria, con el escenario oscurecido donde tocó una parte de “The Ancient”, “Leaves of Green”, a mitad de la canción el guitarrista recibió apoyo vocal de Jon Davison y del bajista Billy Sherwood. Después de la versión breve del tema, que originalmente dura 18:35 minutos, la segunda parte  concluye con “Ritual (Nous Sommes Du Soleil)”, última canción del LP de 1973, una canción que parece no tener fin. El baterista Alan White hizo su aparición alrededor de la mitad del tema y tomó su lugar ocupado por Jay Schellen, para ofrecer un solo de batería, donde recibió ayuda del cantante y de Jay Schellen en tambores de apoyo. No es necesario ser médico para determinar que Alan White tiene que lidiar con una serie de dolencias reales. Grandes aplausos llegaron tras terminar la segunda parte.

La ronda de bises comenzó con uno de los temas más famosos de Yes, “Roundabout”, de ‘Fragile’, con una introducción, que en mi humilde opinión me recuerda al fallecido “El Flaco” Luis Alberto Spinetta. Una canción en la que podemos confirmar una vez más que Geoff Downes es un músico muy talentoso y un digno reemplazo de Rick Wakeman. Con “Starship Trooper”, Yes se despidió de una sala bastante llena, que ha disfrutado del aniversario dorado de una de las bandas de rock progresivo más famosas que ha conocido nuestra historia.

Etiquetas: , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Hughes Vanhoucke

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.