proyecto hatta

Crónicas

Primera jornada de Barcelona Rock Fest: Avantasia, Nightwish, The Dropkick Murphys, Jinjer…

«A pesar de todas las contrariedades, el espíritu de lucha y de pasarlo bien no desfallecen y el Barcelona Rock Fest es un claro ejemplo de que en el rock no hay imposibles.»

30 junio 2022

Parc del Can Zam, Santa Coloma de Gramenet, Barcelona

Texto: Josep Fleitas. Fotos: Iñigo Malvido

Can Zam vuelve a recuperar el eco del rock n roll, la majestuosidad del hard rock y la hegemonía del heavy metal en la sexta edición de un festival que tras la pandemia ha sufrido revés tras revés, pero que finalmente ha podido con los contratiempos y ha conseguido sobrellevarlos de la mejor manera posible.

A pesar de las críticas vertidas sobre el festival a causa de las dificultades generadas en tiempos de pandemia y la polémica generada por la reiterada caída de bandas del cartel, sobre todo la de unos Manowar que entablaron una batalla más allá de dónde debería estar, sobre las tablas del escenario principal del festival. Llegada la hora del evento, felizmente éste se está realizando. Aquí va la crónica del primer día.

Hemos estado dos años sin eventos, y los reyes de éstos, los festivales, están sufriendo las consecuencias de la situación general de un mundo en el que cada vez queda más claro que priman los intereses individuales sobre los generales. Los cambios sociales en los que nos han embutido las altas instancias con la excusa de la pandemia y la guerra entre Rusia y Ucrania no son ajenos al mundo del rock, un estilo siempre crítico y moralmente implicado con los abusos sociales e intentos de sometimientos de los new world order que se suceden en pro del bienestar de unos poderes que solo pretenden una mayor hegemonía por encima de cualquier razón común, por lo que directamente sufrimos las consecuencias de ello a base de incremento de precios y esas cancelaciones que se están dando en casi todos los carteles de los festivales. Pero a pesar de ello, de todas las contrariedades, el espíritu de lucha y de pasarlo bien no desfallecen y el Rock Fest es un claro ejemplo de que en el rock no hay imposibles.

Este primer día de festival inició con un sol de justicia y con retraso ante la entrada al recinto, una hora y cuarenta y cinco minutos más tarde del horario previsto se abrieron las puertas de acceso al evento con una entrada rápida y diligente.

Una vez dentro del espacio que en las anteriores ediciones habíamos podido ver cambios evolutivos en las mejoras del recinto, sorprendía ver un área más espartana en servicios y condiciones, pero ahí estaban el Stage Rock y el Stage Fest, los dos escenarios principales dispuestos en paralelo, y la Rock Tent y la Motörtent, lugares en los que se iban a desarrollar los conciertos que relato a continuación.

Blackøwl – Stage Rock

Con el sol apretando de lo lindo y con un considerable retraso, el quinteto barcelonés salió con ganas de demostrar la valía con la que desde 2018 nos llevan dejando muestra inequívoca de su calidad y buen saber hacer. Su propuesta es muy clara y directa, un sentido muy próximo a lo que bandas como los australianos AC/DC de época Brian Johnson, gracias a la voz de Dani Martos (The Wires), Airbourne y Rose Tattoo siguen plasmando, un rock n roll práctico y muy pasional que engancha y se contagia a las primeras de cambio, combinado con una más que buena entrega y puesta en escena. Esas fueron las armas que Blackøwl utilizaron para hacernos disfrutar de un buen inicio de festival, inicio en el que, a pesar de un sonido muy deficiente, brillaron las exposiciones de temas tan directos como “Welcome to Rockerdale”, “Long Road Ghost”, “Don’t Stop”, “Napoli Street” o “Smoking Rock n’ Roll”. Como decía, a pesar del sonido, un muy buen y festivo inicio de festival.

Blackøwl

Stormzone –Stage Fest

Con un rápido cambio de escenario, le tocaba el turno al quinteto irlandés Stormzone, banda que cuenta con un amplio bagaje que les ha llevado a actuar en algunos de los más refutados festivales europeos. A pesar de su fama y entrega, a la banda no se la veía ni cómoda ni afianzada, su cantante John "Harv" Harbinson, a pesar de tener buena actitud, desconfiguraba las exposiciones que tan bien se acomodan en sus discos. Así temas como “Where Be Belong”, “Another Rainy Night” o “Ignite the Machine” no tuvieron la eficacia que obtienen en sus trabajos, a lo que se le unió un mal sonido, dando un discrepante resultado a una actuación que aún así se disfrutó desde el frontspace, y es que las ganas de pasarlo bien seguían siendo muchas.

Stormzone

Myrath – Rock Tent

A la consabida caída de Insomnium del cartel, aún no sabemos por qué, sorpresivamente se le unió la de los suecos Bullet, que debían estar en la carpa de la Rock Tent a la misma hora de actuación de Stormzone, una ausencia que se tomó con extrañeza, pero con calma por parte del público.

Aún recuerdo el gran concierto que Myrath hicieron en el Sweden Rock del 2019, lugar en el que realizaron dos actuaciones y que dejaron pequeños los espacios de la carpa y el gran Rock Stage. Esa premisa es la que me hizo elegir entre las actuaciones solapadas entre los tunecinos y los suizos Gotthard, que actuaban a la misma hora en el Stage Fest. Y la elección no me defraudó, el prog power melódico del quinteto liderado por el cantante Zaher Zorgati fue más que destacada, con grandes efectos que incluían trucos de prestidigitación, bailarina oriental y efectos sonoros, a pesar de un sonido excesivamente alto que en ocasiones creaba el efecto bola, Myrath supieron conectar desde un principio con todos los que estuvimos en la carpa. Su propuesta es de lo más visual, pero también musicalmente consistente, una solidez capturada a base de exposiciones de calidad en temas amplios y exuberantes como “Born to Survive”, “The Light”, “Dust”, “Lili Twil”, “Merciless Time”, “Beyond the Stars” “Believer” o “Shehili”.

Mención especial a la interpretación de “No Holding Back”, una dedicatoria al pueblo ucraniano, al que ofrendaron el que en breve será el adelanto al sexto trabajo de los tunecinos, previsto para el próximo mes de noviembre, nuevo álbum que esperamos vuelva a traernos la exótica y eficiente actuación de Myrath por nuestras tierras.

Myrath

Jinjer - Stage Fest

La variedad es una de las premisas de los festivales, y aunque las propuestas de sonidos “más actuales” no sean las que más destacan en el Rock Fest, sí hay espacio para ellos. En este caso Jinjer fue la que blandió ese cetro en el cartel del día, y lo hizo con toda la fuerza y dinamismo que caracteriza a la cantante ucraniana en una actuación repleta de buen sentido vocal y plástico, aposentado en una banda bien conectada, aunque algo estática, detalle que quedó diluido ante la expresividad que Jinjer propuso en todo momento.

Es espectacular cómo Tatiana Shmaylyuk es capaz de cambiar de tonos sin sufrir ninguna inflexión en su voz, viéndola pasar de diferentes tonos guturales a melódicos parece algo al alcance de todos, aunque la realidad es totalmente contrapuesta, máxime ante las exigencias precisadas en temas como “Teacher, Teacher!”, “Judgement (& Punishment)”, “Home Back”, “Pisces” o “Vortex”.

Toda una alegría que con la que está cayendo en Ucrania Jinjer hayan podido conseguir un permiso especial que les permita demostrar su propuesta en varios de los más destacados festivales europeos y que el Rock Fest fuera uno de ellos.

Jinjer

Accept – Stage Rock

Con el calor ya disminuyendo, el heavy metal clásico e hímnico iba a tener en Accept su mayor representación en el día. Con la incorporación de Philip Sousa en 2019 como tercer guitarrista de la formación, el sonido de la banda dirigida por el siempre efectivo Wolf Hoffmann (único miembro activo de la banda desde su fundación en 1976)en sus directos se ha vuelto más potente y efectivo. Como ya demostraron precisamente en el 2019 en el festival, la presencia de los himnos de Accept es garantía de pasarlo bien y dejárselo todo apoyando los himnos de una formación que sigue contando con Mark Tornillo como cantante. Y precisamente Mark fue el eslabón más débil de una cadena que soportó sin sufrimiento los tirones de esos clásicos que siguen haciéndonos disfrutar y secar nuestras gargantas.

“Restless and Wild”, “Midnight Mover”, “Princess of the Night”, “Fast as A Shark”, “Metal Heart”, “Balls to the Wall” y “I’m A Rebel” fueron esos himnos que se entonaron a la máxima potencia desatando en momentos locura y desenfreno, mientras por su parte, los temas más actuales de la formación (Zombie Apocallypse”, “Overnight Sensation”, “Teutonic Terror” y “Pandemic”) mostraron su ya consabida capacidad para estar al lado de unos himnos que a pesar del tiempo siguen teniendo el poder de hacernos vibrar a la máxima expresión.

Accept

The Dropkick Murphys - Stage Fest

Tras una buena dosis de necesaria cerveza, la fiesta iba a continuar con el listón muy alto. Si Jinjer y Accept habían gozado de un sonido más que aceptable, con Dropkick Murphys íbamos a disponer del mejor de la jornada, eso y la buena capacidad de los de Boston para atraparnos con su punk de carácter céltico-irlandés en una fiesta en la que el coreo, los bailes, la cerveza y los amigos son la mejor compañía para disfrutar sin prejuicios de himnos como el inicial “The Boys Are Back”, el utilizado por los Boston Celtics para aumentar la adrenalina cuando el equipo sale a pista, “The State of Massachusetts”; ese incendiario “Queen of Suffolk County”, el mítico “Mick Jones Nicked My Pudding”, el cover de Pete Seger “We Shall Overcome” o el éxtasis de momentos que propusieron el rompelaringes “Rose Tattoo”, el incombustible “T.N.T.” de AC/DC o ese grand finale que con “I’m Shipping Up to Boston” unos enfáticos Dropkick Murphis nos apostillaron esa gran fiesta de carácter folk céltico fusionado con un punk rock que de manos de bandas como ésta, cambiará de estilo y estrategia, pero que nunca morirá.

The Dropkick Murphys

Nightwish – Stage Rock

Desde la salida de Marko Hietala de la formación, la estructura y posicionamiento de los fineses ha cambiado en mucho. A mi entender, Marko, además de las composiciones, la voz y las líneas de bajo, aportaba potencia y estructura a una banda que ahora se muestra mucho más relajada y ambiental, y no es que la neerlandesa Floor Jansen no de la talla, sino que las estructuras musicales que Nightwish ahora distribuye se han encaminado a esas fluctuaciones que nos transportan entre lo efectivo y lo relajante, máxime contando con un sonido, juego de luces y efectos en pantalla que aumentaban la sensación de que el concierto podía disfrutarse por igual desde el frontspace que sentados en el césped artificial.

Un buen setlist en el que la limpidez técnica de cada músico quedó fuera de toda duda, y en el que la capacidad vocal y física de Floor hicieron brillar especialmente pasajes como “Noise”, “Élan”, “Storytime”, “Nemo”, “Sleeping Sun” o “Ghost Love Score”, aunque éstos contaron con el condicional de esa ambientación que se inyecta en ellos. Recuperar la versión de Gary Moore del clásico “Over the Hills” y “Wishmaster” sustituyéndolos por ese largo periplo que “The Greatest Show on Earth” contiene, creo que elevaría en mucho la sensación de suavidad y aumentaría la efectividad en el final de los shows que la banda ahora propone.

Nightwish

Avantasia – Stage Fest

El buen sonido y los buenos efectos luminotécnicos que Nightwish tuvieron en su show hacían prever que el de Avantasia iba a correr con la misma fortuna, pero por desgracia unos graves excesivamente altos y una pantalla trasera que solo proponía la imagen llameante con el logo de la formación fueron condicionantes que diluyeron la buena actuación que por segunda vez en una semana Avantasia proponía en nuestro país. Polémicas a parte sobre la suspensión de Manowar y la entrada del proyecto de Tobias Sammet en el cartel, hay que decir que en esta ocasión el show de Avantasia no divergió en cuanto al set que la semana anterior se representó en el cartaginés Rock Imperium, aunque sí en la efectividad vocal de los acompañantes y la del propio Tobias, que en ambos fueron muy buenos, pero en esta oportunidad todo se notaba más rodado. Una cosa por la otra…

El show inició de forma exuberante, con Tobias llegando a los registros del inicial y enérgico “Twisted Mind”, que desgraciadamente sonaba excesivamente grave por el efecto de unos subwofers al máximo. Aún así, el tema fue muy bien acogido y celebrado. Tras una pequeña presentación, “Reach Out for the Light” y el nuevo single del que en noviembre debe ser la novena entrega discográfica de la ópera rock cuyo título ya está determinado en ‘A Paranormal Evening with the Moonflower Society’, “The Wicked Rule the Night”, fueron los consecuentes al inicio. Nuevamente el power metal más dinámico fue el protagonista, esta vez con el apoyo del gigante Ralph Scheepers (Primal Fear) acompañando a Sammet en su misión vocal.

Nuevamente un parón para la comunicación entre Tobias y el público y “The Scarecrow” hizo que los coros entre los asistentes subieran de los decibelios ya reinantes de por sí. En esta oportunidad fue un excelente y muy en forma Jorn Lande el que hizo que todo tuviera mucha mayor capacidad y efectividad.

Tobias no paraba de alabar al público que se encontraba en el Rock Fest y de agradecer su presencia, además de ensalzar la labor de la banda, sobre todo la de los guitarristas Sascha Paeth y Oliver Hartman. A excepción de los detalles de la estática pantalla y los graves, todo estaba muy bien dispuesto para que Eric Martin (Mr Big) hiciera un más que buen papel en el hímnico y muy seguido “Dying for An Angel”.

Nuevo interludio y un felizmente recuperado Ronnie Atkins (Pretty Maids) inyectó su carácter en los intensos “Invoke the Machine” y “Book of Shallows”, en el que la corista Adrienne Cowan (Seven Spires) no pudo lucirse, ya que los graves de la batería y bajo la taponaron totalmente. Un receso y el sonido tuvo un giro de 180 grados, los graves por fin se modularon y el concierto ya se pudo disfrutar a nivel sonoro, ese interludio se dio justo con la aparición de un Bob Catley, que estuvo excelso en sus actuaciones, dando muestras de que no solo su faceta más melódica en Magnum prima a la hora de ensalzar la calidad de su voz, sino que su forma vocal le permite ponerse al mismo nivel que el resto de colaboradores e incluso superarles. “The Story Ain’t Over” fue el himno con el que todo ello quedó más que afianzado.

Nueva parada y nuevos discursos de Tobias antes de que el trío de voces Sammet / Lande / Atkins enervase con ese detalle progresivo que “Let the Strom Descend Upon You” contiene. Nuevamente un triplete, en esta oportunidad con Tobias / Jorn /Eric como artífices se dio en “Promised Land”.

Gracias a la solución del problema con el sonido el concierto se estaba disfrutando en plenitud por unos fans que cada vez se sentían más cómodos con el ambiente creado, lo que se mostró ante la participación vocal a dueto principal entre Eric Martin y el maestro de ceremonias en “Avantasia” y “Farewell”, en el que en esta oportunidad sí Adrianne pudo lucirse, aunque no con notas guturales, sino con notas altas.

Tobias Sammet y Ralf Scheepers (Avantasia)

Nuevas palabras de Tobias que alargaban excesivamente los interludios y llegó la parte que dejaba totalmente clara la hegemonía y versatilidad que a sus 74 años la voz de Catley aún tiene frente a las demás, y lo hizo frente a los registros de Herbie Legans, Ralph Scheepers y el propio Tobias Sammet en el exigente “Shelter for the Rain”.

El concierto iba llegando a su fin y la parte más coreable de éste llegaba con una nueva muestra de capacidad por parte de Catley en “Mistery of a Blood Red Rose” antes de que “Lost in Space”, interpretada solo con la voz de Sammet y el enlace de “Sign of the Cross”-“The Seven Angels”, estos con todos los cantantes interpretándolos, cerrasen un show que de no ser por la hora, las charlas entre tema y tema de Tobias y el sonido hasta la mitad de concierto hubiéramos disfrutado mucho más de lo que en sí hicimos.

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Categorizado en: , , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

2 comentarios

  • Juandie dice:

    Completo resumen hacia la primera jornada de uno de nuestros mejores festivales como es el ROCK FEST y donde todas las bandas a su manera y estilo estuvieron a la altura.

  • Esvid dice:

    Espero que la celebración vaya mejor que la organización, que ha sido y continua siendo un auténtico disparate. Aún a la espera de recibir el reembolso de 6 entradas canceladas hace 2 años y que dicen que el promotor ha decidido parar el pago de todas ellas. Lo dicho, que disfrute todo el que tenga la suerte de poder asisitar y que se resuelva la cosa para todos los que estamos a la espera de la devolución.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.