leyendas del rock
metal paradise
puenterock2020
isabel marco
inspector harry
dru
catstrike
Anightofblackstars
barbarablack
amyjo
The Apollardaos
graspop

Crónicas

Ego Maniacs + The Seasons: Emulando a las leyendas

«Lo curioso de Ego Maniacs es que se les puede calificar de brutales de manera literal»

17 mayo 2018

Hard Rock Cafe, Madrid

Texto y fotos; Javier G. Hualde

La pasada noche del 17 de mayo tocaba ver a dos grupos de jóvenes promesas en su lucha por intentar hacerse un hueco en el panorama del rock nacional. El Hard Rock Cafe de Madrid parecía ser el caldo de cultivo ideal para que Ego Maniacs y The Seasons pudieran dar uno de esos bolos para el recuerdo, que, una vez pasa el tiempo, rememoran como la noche que les sirvió de trampolín hacia el estrellato.

Para colmar aún más las expectativas, las jóvenes bandas estaban siendo grabadas para algún tipo de película documental. Todo parecía diseñado para que aquellos niños que jugaban a ser estrellas del rock subieran de nivel. El escenario del Hard Rock de Madrid resulta sorprendentemente pequeño para un sitio de tal pedigrí, la iluminación tampoco parecía ser la idónea. Temí, pues, que el sonido no estuviera todo lo bien calibrado que debía. Lo comprobaría en unos instantes.

The Seasons

The Seasons entró al escenario con unas 100 personas presentes en la sala. Su rock con tintes de jazz, marcado sobre todo por sonidos graves, suena contundente y divertido. Tienen presencia, y eso se notó desde el principio. Su tema “Anyone” comenzó el concierto tras un breve y tímido saludo de su cantante, Víctor. Le siguió la animada “Baby Come On”, con todo el público bailando y animando. La banda tiene química, eso se nota.

La primera nota atrevida de la noche vino con una versión de un clásico de Bill Withers, “Line On Me”, para el que el cantante sacó un teclado. Aunque al grupo le costó arrancar con el tema, lo cierto es que acabó funcionando bastante bien. Siguieron con sus dos temas “Wind Sorrows” y “Finally Free”. Como ya he dicho, el sonido de la banda reside en sus graves, la voz y la guitarra son muy características, creo que The Seasons podría llegar a ser un grupo un tanto polarizante, de esos o que te encantan o los odias, en cualquier caso, son únicos.

El concierto siguió con “When the Boss Comes to the House”. La banda, que no tiene aún nada de estudio editado, defendía sus temas con mucho acierto, con su guitarrista sin parar de bailar y animando al público en todo momento. “Get Up”, tema de James Brown, fue el siguiente tema de su repertorio y la segunda versión de la noche. Sin embargo, el tema sopresa de este concierto fue su versión de “War Pigs”. Encadenar un tema de Brown con uno de Black Sabbath en un set list es, cuanto mínimo, ambicioso.

“Break The Wall” y “Audio 1:55” fueron los dos últimos temas propios que tocarían, justo antes de acabar con otras dos versiones: “Freak Out” de Chic y “Can I Kick It” de A Tribe Called Quest. En definitiva, un concierto cuanto menos curioso de una banda que acumula una cantidad inmensa de influencias.

Llegó el momento, entonces, de recibir a Ego Maniacs. El conjunto Villalbino de hard rock había estado regalando copias de su disco, ‘Welcome Back to Life’, a la entrada para los primeros asistentes. Ahora llegaba el momento de escuchar algunos de sus cortes en directo. “A Little Vision of You” comenzaba la fiesta. El grupo salió decidido y con actitud al escenario, pero el sonido no estaba tan bien ajustado como hubiera debido, sobre todo por el nivel de la guitarra, que estaba demasiado bajo. Un fallo por el que el Hard Rock se merece un pequeño tirón de orejas. Continuaron el espectáculo tocando versiones de “Seven Nation Army” y de “Are You Gonna Be My Girl”, que fueron muy celebradas entre el público, entre el que se encontraban muchísimos chavales jóvenes. Da gusto darse cuenta de que el rock no ha muerto –al menos no del todo-.

Ego Maniacs

Siguió la intensa balada “One Of Many”, tercer corte de su nuevo plástico. Tocó, después, escuchar su versión de “Detroit Rock City”. Durante toda la canción, no dejaba de preguntarme si, tras oírles, Gene Simmons se enfadaría o si les invitaría a su reality show para ser sus sucesores en KISS.

Sonó, entonces, “It Might Get Loud”, último corte de su EP. Los coros de este tema, que buscan a un público cómplice que cante junto al grupo, me parecen uno de los aciertos más grandes del disco de la formación. Era también uno de los primeros conciertos con Diego Roldán, nuevo integrante de la banda, a la batería. Su desempeño fue impecable y su carisma tremendo. Se levantó de la batería en varias ocasiones y acabó sin camiseta y con el bombo roto. Sin duda, el MVP de la noche.

“For Whom the Bell Tolls”, cover del ‘Ride the Lightning’ de Metallica, nos llevaba al ecuador del bolo. El cantante destilaba ese aire de rockstar californiano que podrían tener Axl Rose o James Hetfield, salvando las distancias y los años de trabajo entre ellos. Tiene desparpajo y amor por la música, además de ser muy diestro en el manejo de la guitarra. En definitiva, un diamante en bruto. Esto lo demostró tocando un solo basado en la Sinfonía Nº 25 en Sol menor de Mozart. No se puede decir que a los componentes de Ego Maniacs no les gusten las florituras.

Presentaron, entonces, su tema “Walk To Rock”. El sonido de la canción puede recordarnos un poco a alguno de los temas de Slash en solitario o de Velvet Revolver, sobre todo a “Slither”. “We Will Rock You”, “High Gain Blues” y “Knocking on Heavens Door” siguieron el concierto. Lo curioso de Ego Maniacs es que se les puede calificar de brutales de manera literal. Si el batería rompió el bombo tocando, su bajista, Nacho, destrozó la cuarta cuerda –la más gruesa- se su bajo mientras tocaba. Su nivel de intensidad es incomparable.

Christian Ney, cantante de Ego Maniacs

Siguió la balada “Break my End”. Cabe mencionar la intensidad con la que Christian, cantante y guitarrista de la banda, interpretó este corte, permaneciendo con los ojos cerrados durante toda la canción, mientras los cámaras de la película documental grababan a algunos de los asistentes más cercanos al escenario.

Se habían escuchado versiones de muchos de los grandes durante toda la noche, pero nos faltaban los Guns N’ Roses. Al poco de comenzar a sonar “Welcome to the Jungle” se comenzaron a formar varios “mini pogos”, señal de lo bien que lo estábamos pasando pese al reducido tamaño de la sala y los problemas con el sonido.

Les quedaba por tocar un tema más del ‘Welcome Back to Life’, “Drop it Down”. Este grupo de jóvenes madrileños tiene la suerte de tener una base muy fiel de seguidores, que se saben sus canciones propias igual o mejor que los covers que tocan. Una última de KISS cerraría el concierto, “Rock and Roll All Night”, en la que Nacho invitó a varios de los asistentes a cantar con el grupo encima del escenario.

Sin embargo, la cosa no acababa ahí. Ante la insistencia del público, que comenzó a corear el nombre de la banda, el grupo volvió al escenario a tocar una última canción. “He oído que queréis una más”, dijo Christian Ney mientras comenzaba a tocar “It’s so Easy”, una última versión de Guns N’ Roses, para cerrar el show.

Los niños que jugaban a ser estrellas del rock habían pasado una dura prueba en el Hard Rock de Madrid. Ante unas condiciones desfavorables, sacaron adelante dos conciertos más que remarcables y, sobre todo, hicieron disfrutar mucho a su público. El futuro del rock and roll nacional está en buenas manos con ellos.

Redacción
¡Síguenos!
Etiquetas: , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.