Madness 2
gusylosimpostores

Crónicas

Burning + Desvariados: Epílogo en casa propia

«La última para Johnny: ¿qué hará ahora un chico como tú? Adiós, Burning. Vuestro legado será indeleble»

5 octubre 2019

Sala La Riviera, Madrid

Texto: Javier Pérez. Fotos: Sandro Santos

5 de octubre de 2019, imagino que una fecha como cualquier otra para colgar las botas, para bajarse del carro, despedirse de los escenarios, morir dignamente, sentir que ha llegado tu hora… Ponle el nombre que quieras. El caso es que gran parte de la historia del rock madrileño, sobre todo de los 70 y 80, echaba el cierre a más de 40 años de carrera: los Burning se despedían del mundo en su casa, en la ribera del Manzanares, a pocos kilómetros de La Elipa.

Desvariados fueron los invitados a la última cena, cuya misión era la de meter en camisa a un gentío que al tran trán llenó La Riviera hasta los bordes. Se lo montaron francamente bien, y haciendo un rock & roll clásico con una actitud casi envidiable, divirtieron. Y todo ello a pesar de un volumen más cercano a la música de ambiente de un bar de moda que al de un concierto; de lo que sea. Personalmente, les pillo la matrícula para meterme con ellos a fondo en breve.

Con aproximadamente diez minutos de retraso sobre la previsión, Burning subió por última vez a un escenario. Suena duro, ¿eh? Supongo que más de uno se habrá levantado hoy con un nudo en el estómago, con un sinsabor, con un sentir resquebrajado; con una buena resaca… Y hablo de todos: de los que estuvieron arriba, y de los que estuvimos abajo. De los que anoche fueron a despedirse de un pedazo importante de la banda sonora de su vida, de los que estuvieron allí por meter un pie en la historia, de los curiosos (que alguno había), de los que se buscaron la excusa perfecta para rememorar viejos laureles (“los conciertos de ahora no son como los de antes“, llegué a escuchar) y de los que se quedaron en su casa porque siguen pensando que los Burning murieron hace siglos.

Ese corazón partío y la sensación de nostalgia que purificaba La Riviera intentaron ser relegados a una esquina por Cifuentes en casi todo momento. Fue sentida la cosa, sí, mas ante todo se intentó que la fiesta fuese fiesta y, exceptuando ciertos momentos donde sus inseparables gafas de sol le echaron un buen cable, no hubo más dolor que el estrictamente imprescindible.

De tal forma que no faltó de nada; el set lleva tiempo armado y variación arriba, variación abajo, la base es la que se grabó en el WiZink en 2015 para ‘Vivo y salvaje’. “Es decisión”, “Bestia azul”, “Baila mientras puedas” y “Tú te lo llevas todo” metieron en harina al más pintado, y eso que el volumen seguía siendo corto a todas luces; pero importaba poco.

La oscuridad de “Las chicas del drugstore” nos arropó con su dañino manto (bendito sea, por otra parte) de tal forma que tuvo que acudir al rescate “Willie Dixon” con su bebendorrio de barrio. Justo aquí llegó el único momento en que Johnny se permitió dejarse llevar por la noche y, cuando veía que el discurso se le iba de las manos, cortar el grifo para hacer “Jim Dinamita”.

Por supuesto que “Miéntelas”, “Jack Gasolina”, la casera “Madrid”, “Ginebra seca”, que usan para presentar a la banda y hacer algún guiño urgente a los Stones, o la definitiva en espacio y tiempo “Mueve tus caderas” estuvieron por allí. Pero para mi recuerdo particular me guardo el rocanrol quinqui de “Esto es un atraco”, o ya en los bises el albor final de “Qué hace una chica como tú en un sitio como este” y, por encima de todas, con “Una noche sin ti”, donde más de uno y de dos quedaron al borde de los gimoteos que tanto unos como otros, siempre quisieron evitar.

La última para Johnny: ¿qué hará ahora un chico como tú? Adiós, Burning. Vuestro legado será indeleble.

Etiquetas: , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Javier Pérez

2 comentarios

  • Jose luis says:

    Bueno con mucha pena y tristeza me despido de este legendadri grupo que tamtos recuerdos me traee la pena es no llegar a este dia toño y pepe rissi pero desde arriba estamos seguros que han visto como Jonny se despedia en nombre de todos gracias Burning por estos 45 años de buen rok español gracias de verdad…… asta siempre
    .

  • Juandie says:

    Un placer haber leído esta crónica del ultimo concierto de los históricos BURNING en una de las mejores salas de Madrid ante sus paisanos y con esos grandes clásicos al mejor aroma rockero y macarra como mejor ellos han sabido hacer desde hace 45 años de carrera musical. Poco a poco se nos van yendo nuestras grandes bandas y BURNING eran una de ellas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.