lulu

Whisky Con Soga

Sin viento en un barco de vela

Autoproducido (2019)

Por: Borja Díaz

7

Si eres de esas personas que busca variedad, que le gustan que cada canción suene diferente y se acerque a un palo musical distinto dentro de nuestro rollo, este disco de Whisky Con Soga te va a gustar.

Los madrileños despliegan en su primer larga duración todo un abanico sonoro lo suficientemente amplio para contentar a todo el mundo. No han querido poner barreras a su sonido y de ponto nos pueden sorprender con el rock más visceral, como regalarnos sonido más reggae, pasando por el rock and roll e incluso dosis de punk rock. Todo ello en trece temas que beben de las influencias más clásicas de nuestro rock.

Arrancan con “Tira y afloja”, un tema donde dejan claro que pese a la cantidad de estilos por los que van a navegar, el rock es el mar conductor que los une. Un poco más lento, dándole un toque elegante, es “¿Hasta cuándo?”, en el que los riffs de guitarra nos acercan por momentos al ska y en otras ocasiones a una música más sureña.

“Gracias, pero no” nos muestra otra cara de Whisky Con Soga, ese punk rock, lleno de velocidad y humor que bien puede recordar a Mamá Ladilla. Seguimos navegando y llegamos al rock and roll de “¿Cómo vas?”, un desenfadado tema que pondrá a mover los esqueletos de los más rígidos. Pero que no se preocupen, que pueden tomar algo de aire con el inicio calmado del medio tiempo “Una sola vez”. No pasará demasiado tiempo, puesto que a mitad de la canción la potencia vuelve a hacer acto de presencia.

“Sin prisa por marchar” nos deja entrever otra de las influencias del grupo, la de un rock suave, para ir subiendo de intensidad al más puro estilo Extremoduro. Y no será la única vez que lo hagan, ya que “Ya no me cambio los calzones” está cortada por el mismo patrón.

Surcan el reggae de “Hoy no” para volver a levantarnos con el rock de “Ahora lo entiendo”, donde la potencia a lo AC/DC o The Rolling Stones es seña de identidad. Dosis de alto voltaje con rock eléctrico y vibrante, misma potencia que destilan “Boing-Boing” y “A peor”, y es que como decía, el rock es el nexo de unión de este mar, aunque en él tampoco falta el humor y la reivindicación. El primero con “Simpático gordinflón” que trae a mi memoria a los Ska-P más cercanos al reggae, con acelerón final incluido. La parte contestataria la dejan para “¡Cuidado!”, que tiene la letra más reivindicativa, con un ritmo contagioso.  Canciones para todos los gustos, en las que es difícil no encontrar alguna que ponerte a tararear.

Redacción
Etiquetas: , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

4 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.