john conde
reylobo
Gernika Fest
estereofitos
abogados del ritmo

Nightwish

Decades: Live In Buenos Aires

Nuclear Blast (2019)

Por: Matt Izaguirre

8.5

Parece mentira que la gigante banda de metal sinfónico finlandesa haya cumplido 20 años. ‘Decades’ conformaban sus 20 años de andadura, en los que Nightiwsh ha parido 8 álbumes con 3 cantantes diferentes. Han grabado infinidad de álbumes en directo, pero la obra que tenemos en nuestras manos, en la que podemos ver imágenes de su concierto el 30 de septiembre de 2018 en Buenos Aires, es grandiosa, empezando por los formatos, puesto que la nueva reliquia se presenta en tres distintos: DVD/Blu-ray, Doble CD y triple LP.

Siempre he pensado que los discos en directo son buenos o malos. En el estudio puedes retocarlo hasta el último detalle, pero un álbum en directo refleja realmente si el concierto ha sido bueno, malo o regular, lo cual se puede comparar con el cine y el teatro. Casualmente, en esta gira me pillaron en Finlandia y tuve la oportunidad de verlos en Turku, en el penúltimo concierto del tour. Nunca olvidaré aquel día. En Finlandia son dioses, por eso me extrañó tanto que el DVD se grabara en Argentina, aunque los argentinos siempre han sido muy fieles a sus bandas queridas, por lo que, en cierta medida, se entiende que eligieran aquella tierra.

En este caso, Nightwish salen victoriosos. Después de 20 años, siguen estando en plena forma, ofreciendo espectáculos de muy alto nivel. Y eso es lo que se demuestra en el nuevo material. El repertorio es casi idéntico al recopilatorio ‘Decades’, lo cual quiere decir que hay pocas novedades. No obstante, centrándonos en el DVD, se puede observar lo que la banda es hoy en día y lo que quieren demostrar.

Troy Donockley da inicio a la velada con su gaita interpretando “Swanheart”, del clásico ‘Oceanborn’ del 1998. Un inicio precioso, un adentramiento en el mundo mágico creado por Tuomas Holopainen. Después de las dulces melodías, con “End of All Hope” empieza la tormenta. Floor Jansen y Marco Hietala toman el protagonismo con sus voces y sus movimientos. Lo más destacable de Floor es que se la ve suelta e interpreta las canciones de sus predecesoras con personalidad, improvisándolas, siendo ella tal y como es. Además, el valor añadido, en mi opinión, es que no hay tantos coros pregrabados y que es Troy quien los hace, siendo cada vez más activo, tanto en este ámbito como en el de tocar las guitarras y encargarse de los vientos.

A mi modo de ver, con la voz de Floor Nightwish suena más a rock por su registro, mientras que Tarja le daba un toque más operístico. Se puede comprobar en canciones como “Wish I Had an Angel” o “Come Cover me”.  Por otro lado, el público entregado ayuda y da la sensación de que es uno con la banda. “Gethsemane” es el ejemplo perfecto de cómo cuidan las imágenes, la atmósfera y las luces, las cuales, consiguiendo que las canciones sean mejores ejecutadas. En la siguiente canción, “Elán”, impresiona lo bien que coordinan las tres voces en el estribillo. Son detalles que, en mi humilde opinión, suman y suman.

En las canciones “Deep Silent Complete” y “Dead Boy’s Poem” sacan todo su arsenal: los teclados y sonidos del líder Tuomas, la atmósfera, y Floor explotando su voz a más no poder. Por otra parte, el vikingo Marco Hietala toca la guitarra también de forma excelente, demostrando que cada vez tiene mayor poder escénico.

Después del folk de “Elvening” y la magnífica “Elvenpath”, llega el turno a uno de los mejores temas de la noche, donde el público y el grupo vuelven a unirse para bailar juntos con “I Want My Tears Back”.“The Carpenter” nos transporta a 1997, a su primer álbum, donde el grupo se sincroniza de nuevo y crea la mejor versión de dicha canción, convirtiéndose en una de las sorpresas del material.

La caña vuelve con dos temazos seguidos: “The Kinslayer” y “Devil &The Deep Dark Ocean”, las cuales uniéndose dejan al oyente sin respiración. Esto también es gracias al guitarrista Emppu Vuroinen, que cumple en toda la velada. En esta última, sobresalen el batería Kai Hahto y las dos voces principales. Con “Nemo” nos viene a la cabeza “Once” y, por supuesto, Tarja, y la verdad es que, aunque el final es épico, no llega a la altura de la primera cantante. Sí lo hace en “Slaying the Dreamer”, dominando el escenario y haciendo lo que mejor sabe: transmitir buen rollo con sus movimientos, actitud y garra.

Para el final, dejan dos obras maestras: “The Greatest Show on Earth” y “Ghost Love Score”. Voy a definirlas en tres palabras: mágico, magistral y épico. Por cierto, el grito final, me emociona de verdad.

Dos horas de concierto en las que en ningún momento bajan el listón. Solo me queda agradecer a la banda finlandesa todo lo que ha hecho y felicitarla por estos 20 años. Ha conseguido celebrarlo por todo lo alto con un álbum en directo que representa lo que es, un grupo que ha tenido cambios, altibajos, pero que siempre ha cumplido en directo, en parte, gracias al ímpetu del líder, Tuomas Holopainen. Gracias por haber mantenido la banda durante 20 años.

Redacción
Etiquetas: , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

4 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.