kelevra
Gernika Fest
adamantia
duro
fantactels
wrathnoise
four trips ahead
bow
aie
Deskarria2
escuela de rock de palencia
tridente
láudano
reciclaje

Steignyr

The Legacy of Wyrd

Art Gates Records (2021)

Por: Alfredo Villaescusa

9

Hay ciertos géneros que siempre resulta curioso escuchar en la piel del toro. Esto en realidad se trata de un aldeanismo impresionante que tiene que ver con esa extendida cantinela para paletos que hemos escuchado mil veces de que lo de fuera es simplemente mejor por el mero hecho de ser extranjero. Como si el nacer en un determinado lugar te posibilitará o te impidiera de sopetón tocar un tipo determinado de música. Maduremos de una vez, señores.

Si el grupo que nos ocupa fuera escandinavo, más de uno lo fliparía y diría que en ese país saben hacer las cosas de otra manera, una memez semejante a las de los altivos nórdicos que ven a los del sur de Europa como un atajo de vagos y maleantes. Vamos a derribar un mito, esta formación proviene de Barcelona y definen su estilo como “epic celtic death metal”, una categoría rimbombante, de acuerdo, pero justificada por completo, puesto que en sus canciones encontramos elementos de muy diversos palos.

Un extenso prólogo donde escuchamos distintos sonidos como el viento, misteriosos pasos o una preciosa voz femenina nos da la bienvenida al universo de ‘The Legacy of Wyrd’, una suerte de mundo paralelo similar a ‘Juego de tronos’ – de hecho, en el disco se escuchan narraciones de los actores Peter Dinklage y Kit Harrington – o ‘El señor de los anillos’ de Tolkien. “Mendo” posee un comienzo muy evocador en clave folk antes de que irrumpa la voz gutural y aumenten de paso las revoluciones, muy en la línea de lo que podrían hacer Ensiferum.

El poso épico sobresale en “The Coming Of Aland”, con una superposición de tonos guturales y melódicos que les queda muy decente, mientras que la homónima “The Legacy Of Wyrd” relaja el pistón con su ambiente acústico de instrumentos folk. Perfecta para entonar en una hoguera en medio del bosque.  “The Rising of Death” diría que es de las piezas más conseguidas del redondo por su brutal combinación de voces, una vez más, pero también por sus orquestaciones y el indisimulado protagonismo de los tonos femeninos que se elevan por encima de todo con aire de deidad. Soberbio. “Edevane” echa un poco el freno hasta el umbral del medio tiempo, aunque la calidad no disminuye ni por asomo y el componente death metal sigue muy presente.

Con el enérgico inicio de “Travelers” vuelvo a pensar en combos escandinavos, pese a que estos catalanes poseen una clara personalidad propia. “Immortal Family” es una pieza realmente compleja donde sin abandonar lo épico quizás bordean lo progresivo. En una senda parecida a la anterior se mueve “Rhythm of Time”, otro de esos cortes que demuestra que la etiqueta que mencionaba al principio de la reseña no es ni mucho menos una fantasmada, pues hay tralla death, instrumentación folk y hasta un leve halo power metal. Variedad a machete.

“The Well of Ice” pasa algo más desapercibida antes de la animada “The Giant Pilar of Rock”, donde pisan el acelerador a tope sin dejarse ningún elemento característico suyo por el camino. Otro de los grandes aciertos del redondo. “Everything Silent” mantiene la nostalgia power y prepara el camino para “Aftermath”, una suerte de compendio instrumental de todo lo que mola en este trabajo. Lo único que faltaba era un epílogo a la altura  y eso lo proporciona la narración del actor Ian McKellen (El señor de los anillos, X-Men). Pura elegancia.

A un servidor tampoco es que le mate en la actualidad el folk metal y palos similares, pero de justicia es reconocer una obra que atesora calidad a borbotones y que debería ser de primer nivel comparándola con el resto de países europeos. Sobra decir que los aficionados al género que desconozcan la existencia de esta maravilla están perdiendo el tiempo. Pero si ese no es el caso, no pasa nada, sigue siendo muy recomendable darles una escucha. Seguro que te sorprenden de alguna manera.

Alfredo Villaescusa
Etiquetas: , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Alfredo Villaescusa

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.