abogados del ritmo
reylobo
Gernika Fest
estereofitos

La Excavadora

La Excavadora

Motmo Editorial (2021)

Por: Javier Pérez

8

Punk, rock, metal, e incluso ellos mismos dicen que tienen toques pop. A mi parecer, ingredientes de los tres primeros estilos tienen a raudales; lo del pop… hay melodía, sí, pero lo aquí expuesto dista mucho de lo que comúnmente podrías imaginar como tal.

Legado bastardo de La Polla, cuyo renacer ha hecho posible el parto de esta banda que forman compadres de Evaristo de una u otra forma, más allegados con fines similares. Así nos encontramos en los créditos con Txiki de Gatillazo y La Polla Records, Angelillo, compañero de fechorías en los primeros y también miembro de Rockaína y Sálvate Si Puedes, Buton (otro más de Gatillazo y Al Karajo), Mikel (de Vicepresidentes o Childrain), y Pela (Obligas, Sumision City Blues, Marky Ramone…).

En tiempos oscuros, que dirían los S.A., ya ni el oro es lo que reluce. Sin embargo, toparte con un debut de este calibre insufla energía al oyente despistado. He ahí “Futuro” en la apertura, demoledora y esclarecedora; carta de presentación digna para que te vayas centrando. “Ceniza”, de la que tienen un videoclip funcionando, les acerca más al rock urbano de la vieja escuela. Con desgarro sentimental y furia lírica les sienta mejor que cuando se ponen más punkis.

Alegre en melodías les ha salido “Mala música”, “Kímika” se va hasta el metal con una letra meridianamente explícita, y “La excavadora” aglutina los enseres necesarios para poner de largo este proyecto.

Justo aquí, mediando el LP, plantan tres seguidas marca Pistols: “Viejas mentiras de viernes”, “Perder el vicio” y “La fábrica de gas”. Cada una con sus virtudes, ceden ante el rugir de “Animales”, propuesta en la que combinan rudeza y musicalidad con agradable resultado.

“Contra el suelo” inicia a modo de balada, y se mantiene en esa cadencia menos fugaz, que no dulzona, demostrando que brilla más la película cuando extienden sus miras hasta salirse de lo marcado. Otra muestra de lo que hablo es “La reina de la fiesta se hace esperar”, cuyas notas de entrada se desmarcan de todo lo escuchado en sus hermanas; luego enfurece, eso sí.

Para el último corte se guardan “Tiempos diferentes”, donde el rock potente se lleva la palma. Debut de alta enjundia para un conglomerado de músicos que tienen poco de novatos. Y se nota.

Etiquetas: , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Javier Pérez

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.