malditeria
shalom
night dream
ezpalak
the baboon show
midnight road
mono inc.

Avantasia

A Paranormal Evening With The Moonflower Society

Nuclear Blast (2022)

Por: David Esteban

7

La publicación de un nuevo disco de Avantasia es siempre sinónimo de gran expectación y, cómo no, de poner el foco sobre su creador, el bueno de Tobias Sammet. Hace mucho que Avantasia dejó de ser un proyecto paralelo y experimental del genio alemán para convertirse en prácticamente su mayor y principal cometido, pues lejos queda ya la que otrora fuera su primigenia banda, Edguy. Por tal motivo, y teniendo en cuenta, además, que cada disco de Avantasia significa la mágica apertura de un maravilloso elenco de artistas, es comprensible, a todas luces, que cada una de las publicaciones de la banda sea sometida a un minucioso juicio tanto por prensa como por público.

“Welcome To The Shadows” da la bienvenida al oyente por medio de un corte, a priori, un tanto atípico, pues en vez de ser directo, luminoso y brillante como nos tienen acostumbrados, resulta ser un tema de inicio oscuro, con un Tobias Sammet que parece más narrar que cantar. No obstante, el metraje transcurre hasta que el estribillo ilumina con luz propia toda la creación. En contraste, “The Wicked Rule The Night”, el que fuera primer single de toda la obra, se desprende como un contundente trallazo de power metal a la vieja usanza, bien capitaneado a la voz por el gran Ralf Scheepers de Primal Fear. Fuerza, potencia, velocidad y melodía para un tema que seguro no faltará en los futuros directos.

La épica, indiscutible marca de la casa, hace su primer acto de presencia gracias a “Kill The Pain Away”, con una magnífica Floor Jansen repartiéndose estrofas con el vocalista alemán. Imposible que no te vengan a la cabeza reminiscencias de las canciones más pegadizas y menos sinfónico-progresivas de Nightwish.

Si algo hay que reconocerle al Sr. Sammet es que recuperase y sacara del hastío musical al magnánimo Michael Kiske, pieza clave, entre otros, de lo que finalmente vino a denominarse power metal. De ahí, que en todas y cada una de las obras de Avantasia se espere con gran devoción el binomio vocal formado por ambos artistas teurones. Este es el caso de “The Inmost Light”, un tema corto, veloz, total y absolutamente marca de la casa Avantasia, que será una lástima no poder disfrutar en vivo debido a los compromisos adquiridos por parte de Michael Kiske con Helloween.

“Misplaced Among The Angels” nos devuelve a una sobresaliente Floor Jansen, para junto con Tobias recrear un dueto en forma de medio tiempo realmente alucinante. Intensidad, emoción y deliciosas melodías transcurren a lo largo de sus poco más de cinco minutos de duración.

El power metal retorna de la mano de “I Tame The Storm”, algo más lenta que la anterior “The Inmost Light”, invita subir al barco, una vez más, al siempre presto Jorn Lande. Un tema, de nuevo, corto en duración, directo y conciso, que incluso deja de ser power para mostrarse sencillamente heavy metal. En contra posición, “Paper Plane” es todo un ejercicio de intensidad contenida y sensibilidad musical perfectamente encauzada por el dueto entre Sammet y el vocalista danés Ronnie Atkins. Una lástima haber utilizado una voz tan característica y personal para llevar a cabo el corte más pop del plástico.

La siguiente, “The Moonflower Society”, es una innegable golosina musical donde el compositor alemán vuelve hacer suyos todos y cada uno de los estándares que le han hecho convertirse en uno de los mejores músicos de la escena metálica actual. Siempre, eso sí, bajo la fiel colaboración del maestro en la sombra, Sascha Paeth. Y para redondear al completo la pieza, qué mejor que Bob Catley al micrófono para otorgarle ese plus de señorío, elegancia y grandilocuencia, pues melodía, épica y un estribillo pegadizo aderezado por cuidados arreglos orquestales hacen del corte que da título al disco uno de los mejores del conjunto global.

En la parte final, “Rhyme and Reason” nos retrotrae a los maravillosos años 90, período álgido del power metal internacional, para que la leyenda norteamericana que es Eric Martin logre mixturar el corte otorgándole un atractivo halo hard rock. Y de leyenda en leyenda, porque ahora le toca el turno al mismísimo Geoff Tate, quien pone una vez más al servicio de Avantasia su excelsa garganta en “Scars”, una canción con cierto carácter teatral, pero que en el cómputo general queda algo diluida. Aun así, es un buen tema.

“Arabesque” es sin duda la canción más ambiciosa de todo el álbum. Con más de diez minutos, quiere asemejarse a su hermana, la maravillosa “The Scarecrow”, sin alcanzar, lamentablemente, la genialidad de esta última. El intento es bueno, muy disfrutable, aunque en un principio pudiese descolocar el combinar gaitas escocesas con sonoridades arabescas. Los diversos vocalistas del elenco se van sucediendo en un corte que no adolece en intensidad, épica, cambios de ritmo bien interesantes, pero que alberga la sensación de ser un quiero y no puedo. Muy atractivo el último tramo, en el cual Avantasia pasa a ser el cruce perfecto entre Meat Loaf y la Trans-Siberian Orchestra.

“Arabesque” pretendía ser la nueva “The Scarecrow”, sucesora de “The Seven Angels”, estar al nivel de incontestables como “Let The Storm Descend Upon You” o “The Great Mystery”, pero se queda en eso, un intento falto de alma. De todos modos, y ya sabéis que las comparaciones son odiosas, es un buen tema marca de la casa.

En conclusión, el nuevo álbum de Avantasia es un buen disco en términos generales, como digo, muy disfrutable, sin embargo, creo que el proyecto está empezando a ser víctima de cierto estatismo y acomodo en las fórmulas que Tobias Sammet viene utilizando desde hace tiempo. De hecho, una de las grandes flaquezas de esta obra, y evidencia clara de este aburguesamiento, es la gran ausencia de personalidades mucho más sorpresivas que las ya tan habituales. Es como si el compositor alemán, en esta ocasión, no hubiese tenido la ambición de mover ciertos hilos que le permitiesen asombrar más allá de los habituales Kiske, Catley, Lande, Tate, Martin, Atkins…

Huelga decir al respecto, que la colaboración de Hansi Kürchs y Mille Petrozza en el anterior disco fueron auténticos pelotazos… y lejos quedan los tiempos en los que colaboraron Klaus Meine, Alice Cooper, Joe Lynn Turner, Biff Byford o Dee Snider. ¿Os imagináis haber traído a la palestra nombres tan impresionantes como el de Glenn Hughes, Rob Halford, Eric Adams, Ian Gillan, Sebastian Bach, Jon Oliva… o el gran anhelo del protagonista, Bruce Dickinson? Pues siendo un disco notable, se escuchan voces reclamando la vuelta de los Edguy más power metal. El tiempo dirá.

Escucha 'A Paranormal Evening With the Moonflower Society' en Spotify:

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *