Madness Live!

Black Label Society

Grimmest Hits

Spinefarm Records (2018)

Por: Yorgos Goumas

8

El título puede engañar pero se trata del primer disco con temas nuevos en cuatro años, tras el ‘Catacombs of the Black Vatican’, de Zakk Wylde y compañía. Un disco plagado de medios tiempos y letras empapadas de oscuridad, convirtiéndole acaso en el álbum más doom de su carrera.

Desde la portada, las fotos del libreto y el titulo, un juego de palabras con Grim Ripper (la personificación de la muerte en inglés) y greatest hits, todo apunta a que Zakk se siente atraído o quizás resignado y acepta la mortalidad como parte integral de la vida; puede que sus recientes problemas de salud hayan contribuido a eso. Sea lo que fuera, una breve intro oscura de cuerdas nos mete de lleno en el ambiente para arrancar con “Trambled Down Below”, un tema marca de la casa: riffs sabatianos, voz a lo Ozzy y un groove a prueba de balas. “Seasons of Falter” y “The Betrayal” entran ya más en terrenos grunge a lo Alice In Chains. “All That Shined” es el más doomy del disco y con un solo de guitarra que echa chispas, para mi uno de los mejores temas del disco. “The Only Words” es una balada marca de la casa también y una muestra fehaciente del amor que siente Zakk hacia The Allman Brothers (a mi me recuerda mucho a su tema “Melissa”). “Room of Nightmares” junto con “Illusions of Peace” son los temas más acelerados y energéticos del disco, con sendos solos de guitarra incendiarios, y seguramente ambos acabarán sonando en los directos de esta gira. “A Love Unreal” y “Disbelief” son temas de medio tempo en la más pura tradición BLS mientras que “The Day That Heaven Had Gone Away” es otra balada de rock sureña que no desencajaría en un disco de los Black Crows. “Bury Your Sorrow” es otro tema que juguetea con el grunge y el sludge sureño. El disco cierra con otra balada, “Nothing Left To Say”.

En definitiva, los fans de BLS van a encontrar aquí todos los elementos marca de la casa que han hecho que Black Label tengan su propio hueco dentro del panorama metalero internacional, aunque eso sí, a mi parecer, con un toque extra de oscuridad y pesimismo en las letras. A estas alturas, Zakk no va a reinventarse a si mismo, pero si algo no está roto, ¿para qué arreglarlo?

Etiquetas: ,

Categorizado en: ,

Esta entrada fue escrita por Yorgos Goumas