parabellum
ratio rock
Ángel Negro
nurcry sin temer al sol
devil\\\
serafin mendoza
proyectoplasma
brunhilde
dirty honey

Udo Dirkschneider nos presenta "My Way": Judas Priest, Queen, Rolling Stones, AC/DC, Motörhead, Scorpions o Rainbow "a su manera"

15 febrero, 2022 10:37 am Publicado por  3 Comentarios

“No hará falta ser fan de Udo para disfrutar del contenido que 'My Way' propone, solo hará falta ser fan de la buena música y las grandes interpretaciones”.

Toda una vida

Al contrario de lo que sucede con muchos artistas que con los años se toman las cosas con calma, Udo Dirkschneider se muestra cada vez más emprendedor y activo que nunca. Tras la edición el pasado año del imponente ‘Game Over’ (AFM Records) y del no menos destacable EP que compilaba los tres singles que bajo el nombre de ‘Arisin’ hizo nacer a Dirkschneider & The Old Gang, un proyecto que reunió a antiguos amigos del cantante teutón, entre ellos a sus excompañeros en Accept el bajista Peter Baltes y el guitarra Stefan Kauffmann, además de contar también con la colaboración del guitarra y ex-U.D.O. Mathias Diethy y de su inseparable hijo Sven a la batería, ahora Udo ha contado con la colaboración de todos ellos para dar rienda suelta a sus recuerdos y recrear lo que podemos considerar como parte de la banda sonora de su vida, esa vida que el cantante ha dedicado a desenvolverse entre sus aficiones, su familia y su pasión: la música.

Precisamente, esa es la esencia con la que Udo echa la vista atrás para recordar y rememorar a esas bandas, artistas y canciones que le han apoyado y hecho sentir, que han dado origen a quién ha sido y es, a quienes han dado sentido y motivación a su vida. Una vida que tiene a bien compartir con nosotros gracias a lo que el próximo 22 de abril será ‘My Way’, una retrospectiva musical con la que Udo resume las bases y vivencias que quiere compartir con nosotros, concentrando todo ello en 17 canciones.

La previa

La oportunidad era única, poco más de dos docenas de representantes de la prensa musical de casi todo el mundo éramos los afortunados a asistir a través de las nuevas tecnologías a la presentación, preescucha y posterior ronda de preguntas de esta nueva experiencia que bajo el nombre de Udo Dirskschneider y el paraguas de la compañía Atomic Fire el veterano cantante nos ofreció.

Bajo un distendido ambiente íbamos incorporándonos a la virtual reunión, presidida por los representantes de la compañía discográfica, quienes nos introdujeron en la previa hasta que Udo apareció de forma calmada y amable. Tras los saludos pertinentes y la presentación del álbum llegó el momento por todos esperado, la escucha de un álbum que sorprende por su calidad y variedad.

La escucha

El álbum inicia con una expeditiva sorpresa, el clásico de Alex Harvey “Faith Healer”, un tema que se reconforma con la esencia metalizada que caracteriza a Udo, y que por ello contiene una dinámica más intensa y marchosa. Buena introducción para un álbum que, como veremos, es toda una caja de sorpresas que vale la pena destapar.

Continuamos con otra sorpresa, en este caso algo menos conocida que la anterior, el “Fire” de The Crazy World of Arthur Brown, ese gran performer británico que daba vivacidad a su rock psicodélico y que en esta ocasión cuenta con una buena dinámica en los cambios que se suman a la potencia metalera que la banda inyecta en una más que buena versión que abre esta caja de los recuerdos tan personal y particular.

De nuevo, otra sorpresa y una motivación muy especial para mí, era el turno de escuchar uno de los grandes clásicos de mis adorados Uriah Heep, en esta oportunidad es el intenso “Sympathy” el que me pone los pelos de punta. Una versión alargada, con base musical muy intensa, pero en la que, por desgracia, la ruda voz de Udo no le hace favor, máxime cuando aún resuena en mí la virtuosa versión del clásico que Lords of Black acaban de editar como cierre a su excelente nueva obra, 'Alchemy of Souls, Pt. II'. Aún así, ésta es una buena versión que hace honor a la memoria de los participes del original que ya no están: Ken Hensley, Lee Kerslake, Trevor Bolder y el más recientemente desaparecido John Lawton. Descansen en paz.

Tras el clásico de Uriah Heep, otro clásico, esta vez de la gran y expeditiva Tina Turner, representada su vitalidad en un reconformado hit renombrado como “They Call It Nutbush”, versión del mítico “Nutbush City Limits” que, como sorpresa, cuenta con una sección de vientos que dinamiza la marchosa versión, en la que la voz de Udo maximiza la efectivad que el original dispone. Según el mismo Udo comenta, este es un tema que en sus inicios Accept solía versionar en el local de ensayo.

Pasamos de un clásico del pop a otro clásico del hard rock, representado esta vez en un largo e intenso himno como lo es “Man On The Silver Mountain”, muy alejado éste de su original, no por la efectividad que aporta la parte musical, sino porque nuevamente la rugosidad en la voz de Udo dista en mucho a la de todos los cantantes que han pasado por la formación que Ritchie Blackmore elevó a su máxima expresión en el mundo del hard rock, máxime si la comparamos con la del siempre añorado R. J. Dio. Esta es una de esas versiones que necesitará de varias escuchas para hacerse con ella.

Y sí, Udo también estuvo influenciado por esa época de divertimento y desfase que en los setenta llevaba a disfrutar de los cardados en el pelo y las partes más gamberras y fiesteras del rock: el glam. Estilo representado en este caso por Sweet en un cover de su clásico de 1973 “Hell Riser”, ese mismo que versionaron Def Leppard en su álbum del 2006, ‘Yeah!’. En esta ocasión Dirkschneider le aporta mucha más personalidad y potencia que la que apostillaban los Leppard, consiguiendo con ello una mezcla perfecta entre la festividad y la energía.

Seguimos en la brecha y en Gran Bretaña, y, ¿cómo no? No podía faltar un homenaje a otro de los íconos del rock y una de las influencias más generalizadas de todos los tiempos: Lemmy Kilmister. Motörhead están muy bien representados en la intensidad que muestra la banda en “No Class No Class”, título reverberante del clásico que los Motör incluyeron en su poderoso ‘Overkill’ (1979). Ésta es una versión que se asienta en la crudeza y modulación de la voz de un Udo más que pasional y convincente, mostrando nuevamente que su talante más efectivo se aposenta en las partes más metalizadas del género.

Sin cronologías ni alineación de estilos que hagan correlacionar los covers que ‘My Way’ contiene, Udo vuelve a sorprender ejecutando una dinámica y convincente versión que nos sitúa en la cuna del heavy metal: el “Rock n Roll” de Led Zeppelin, que hace personal honor a este clásico entre clásicos que no solo sorprende por el dinamismo que la banda inyecta en él, sino que añade un ambiente muy especial por el aporte que el grosor de la voz de Udo confiere a la plasticidad que en su día Robert Plant confirió a este inmenso himno indeleble al tiempo y a las modas.

¡”The Stroke”! Sin duda Udo ha querido sorprendernos con variedad y buenas selecciones musicales, y en este caso lo hace a través de un cover que rememora eficazmente aquel éxito que Billy Squier encajó en su obra más exitosa y aclamada, aquél inmenso ‘Don’t Say No’, que en 1981 conquistó el Triple Platinum gracias a otros hits como “My Kinda Lover”, “Lonely Is The Night” o mi favorito del álbum, “In The Dark”. En esta oportunidad el A.O.R. se transforma para ofrecer un viaje entre andanadas de melodías y potencia, en una versión en la que la banda la hace emerger en una personal e interesante fórmula que se sella con letras doradas.

Los Rolling, siempre los Rolling… Representados con una de las firmas más eficaces y celebradas que Udo ha utilizado en su amplia carrera, esa base de heavy metal marcial que enerva la escucha y hace levantar los puños en sus directos. En esa tesitura guerrera se asienta un largo, intenso y muy eficiente “Paint It Black” con el que Dirkschneider vuelve a convencer y sorprender. Sin duda, este cover del clásico de los Rolling Stones es una de las mejores versiones que se han hecho de él, que no son pocas.

Y hablando de buenas versiones, ¡vaya temazo y gran versión la que Udo se marca en este “He’s A Woman She’s A Man” de los Scorpions! Larga, directa y apabullante, así, sin exageraciones en las explicaciones, es lo que con una sola escucha puedo decir de este clásico que aquí toma un aire épico, rápido, poderoso y efectivo. A ritmo de heavy metal clásico que roza el speed, con unas guitarras directas y punzantes, una base rítmica demoledora en la que el doble bombo martillea sin descanso y una voz, aunque lógicamente muy alejada de la de Klaus Meine, que sabe modularse para no revertir el poder de la que, para mí, es la mejor versión que ‘My Way’ contiene.

Si Accept le debe parte de su éxito a alguna banda es a AC/DC. Como todos sabemos, los australianos fueron los responsables de que uno de sus descartes se convirtiese en parte angular de los hits de Accept al ceder (bueno, lo más exacto sería decir: vender…) el ya mítico “I’m A Rebel” a unos germanos que supieron exprimir la calidad que la composición contiene. Pero en este caso, Udo ha querido interpretar otro de los himnos de AC/DC en una versión tan explosiva y expeditiva como el nombre de ésta: “T.N.T.”. Al igual que ocurre con el original, escuchando esta versión, la diversión, el cabeceo y la complicidad vocal están más que garantizadas. ¡Imposible no poner el volumen al máximo con ella!

Una de las características que más he disfrutado de Udo en su trayectoria en solitario es en la que el cantante teutón da rienda suelta a su parte más melódica y sentimental, esa en la que la pasión y la expresividad toman una forma especial cuando la ronca voz de Dirkschneider las dispendia, y sí, hablo de las baladas, representadas en esta oportunidad en otra grata sorpresa, ya que por mucho que hubiera supuesto y apostado, nunca pensé que Frankie Miller hubiera sido un referente para Udo, pero sí, según él lo fue y lo es, y en especial lo es “Jealousie”, una balada que propondrá un hiato a la energía que este álbum contiene, pero que también logra un suculento y necesario momento en el que asentar las emociones.

Y como suele decirse, después de la calma… ¡Pues, Judas Priest! Qué gran manera de levantar el ánimo tras una balada tan intensa como “Jealousie”. “Hell Bent For Leather” en manos de Udo suena apabullante. Triplete de guitarras, coros brutales, bases speedicas… ¿Qué más se puede pedir? ¿Quizás que el volumen del reproductor no acabe en el 10? Una advertencia: ¡Preparaos para cerrar los puños, dislocar las vértebras y llegar a la afonía!

Como ya he ido comentando durante toda la crítica del álbum, la sorpresa es una de las bases con las que nos vamos a encontrar en él, y esa tesitura es la que hacen de ‘My Way’ un álbum divertido y más que recomendable, ya que Udo no se impone límite ni fronteras, y a pesar de estar a punto de ser septuagenario, se siente con la fuerza y confianza de gestionar retos tan elevados como lo que demuestra al interpretar de una manera poderosa y convincente el “We Will Rock You” de Queen en un homenaje a la historia de una banda que sigue empeñándose en autodestruir un legado que les costó sangre, sudor y lágrimas conseguir. A parte de esta personal licitación, esta es otra de las más destacables versiones que Udo interpreta en el álbum.

Dando un volantazo a los estilos y mirando por el retrovisor hasta el horizonte más primigenio de su carrera, Udo recuerda su vertiente más popera entonando en su idioma materno y dando personalidad roquera a un clásico del synthpop en su vertiente darkwave, esa que se injertaba entre en los ambientes de los nuevos románticos y la new wave de los ochenta. Ello queda representado sobriamente en el clásico de Wolfsheim “Kein Zurück”, una versión con la que Udo nos descubre la parte menos roquera de su historia, pero no por ello falta de interés.

Y llegamos al final del trayecto, un camino en el que Udo nos ha acompañado por parte de su vida e historia, y lo ha hecho de la mejor de las maneras, musicándola con la amplitud de miras que han forjado su legado y leyenda, y eso es lo que podemos dirimir en este cierre que más allá de la efectividad que pueda contener el clásico de Frank Sinatra “My Way”, esa es la forma en la que Udo nos transfiere parte de sí mismo, y con ello el esperado mensaje de que su camino aún está lejos de finalizar.

La ronda

Tras la escucha, Udo nos ofreció la oportunidad de poder entablar con él nuestras primeras reacciones ante la afortunada primera escucha del álbum, unas reacciones más que positivas en las que todos los que tuvimos el privilegio de estrenarla mostramos nuestro fervoroso asentimiento y sorpresa ante el variado y más que convincente contenido que ‘My Way’ ostenta.

En la ronda de expresiones destacar las que Udo hizo versus a los clásicos, destapando de forma larga y distendida anécdotas e impresiones personales sobre muchos de los momentos que el álbum contiene y que dejo en punto muerto para desvelar en lo que espero sea una entrevista más personal con el cantante germano.

Aún así destacaré algunas de sus impresiones, tales como la que Udo hizo en referencia al contenido general del álbum y a la posibilidad de la inclusión de algunas de las versiones de ‘My Way’ en sus próximos eventos en directo, que por cierto, en nuestro país están previstas que se den cita los próximos 10, 11 y 12 de marzo en L’hospitalet (Barcelona), Madrid y Pamplona, respectivamente.

Como comentaba el germano: "Espero que pueda interpretar algunas de las versiones en los conciertos, pero lo más importante para mí es hacerlo bien y cuidando mi voz. Bromeando sobre ello, Stefan Kaufmann me advierte que no me fuerce que y que me cuide… Por ejemplo, interpretar el “We Will Rock You” de Queen tal y como habéis escuchado en el disco va a ser todo un reto. Con respecto al resto de covers, todos forman parte de mis influencias en la música, recorriendo y reflejando mis inspiraciones en todas las épocas, los sesenta, setenta, ochenta, noventa… Creo que todas las canciones que hay en el álbum son perfectas para definir lo que con ‘My Way’ quería expresar y para mi voz”.

Como era de suponer, y aunque en el álbum hay muchos momentos y referencias que me sorprendieron, no pude morderme la lengua y a modo personal, como fan, le pregunté sobre mi grata sorpresa al encontrarme entre los temas una versión de Uriah Heep, y en concreto el “Sympathy”, y esto es lo que Udo contestó al respecto: “Mucha gente se preguntará porqué he elegido esta canción y no otro clásico de Uriah Heep como “Easy Linvin’”, “July Morning” o “Lady In Black”, pero me quedé con “Sympathy” por el feeling que contiene. De hecho, cuando le comenté a mi exguitarrista Mathias Dieth que “Sympathy” era una de las canciones que quería incluir en el álbum, rápidamente él me contestó que quería tocar en ella, que era una de sus canciones favoritas, al igual que lo es mía. Creo que el sentimiento y la estructura de la canción la hacen muy especial. Realmente estoy muy contento con el resultado y el sentimiento que expresamos en esta canción”.

En referencia a esa parte especial y más sentimental, que justa y mesuradamente podemos encontrarnos en el álbum, como ya lo había expresado antes, dejando aparte la buena expresión y la electrificación que los temas más potentes y épicos de Udo me inyectan, una de las partes que más me han motivado en la carrera del cantante es el sentimiento que Dirkschneider destila en muchas de sus baladas, representadas éstas de forma intensa y emotiva en otra de las sorpresas que el álbum contiene, propuesta en este caso por la gran interpretación del clásico de Frankie Miller “Jealousie” que Udo nos ofrece: “¡Soy un gran fan de esta canción! Esta era una de las dos opciones que tenía al respecto, pero esta canción era una forma diferente de expresar mi voz y por eso es que elegí “Jelousie” como mejor opción”.

Udo sigue dando su visión sobre estos temas: “Las baladas son importantes para mí, ya que exponen esa parte a veces intima, personal y sentimental de uno mismo, pero eso no quiere decir que las baladas deban hablar de amor al estilo “Still Lovin´You” de Scorpions (risas). Es una broma… “Jelousie” es una gran canción, que al igual que “Sympathy” contiene una expresión muy particular y eso hace que sean muy especiales y diferentes al resto, proponiendo sentido y variedad en el álbum”.

Sin duda, Udo no deja de sorprendernos, emocionarnos y motivarnos, cosa que con “MyWay” consigue de forma masiva y convincente.

No hará falta ser fan de Udo para disfrutar del contenido que “My Way” propone, solo hará falta ser fan de la buena música y las grandes interpretaciones.

Josep Fleitas

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Categorizado en: , , ,

Esta entrada fue escrita por Josep Fleitas

3 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.