adamantis
Stinky Buffalo
black sabbath
impostores
reciclaje
four trips ahead
motorhead
old kerry mckee
black ducados

Tommy Lee, el alquimista de gusto imposible

16 octubre, 2020 7:07 pm Publicado por  2 Comentarios


La visión que la gente tiene de nosotros mismos puede estar motivada por múltiples factores, nuestro comportamiento en redes sociales, la realidad del cara a cara o lo que otros comentan a menudo sin fuste ninguno. La película de Mötley Crüe en Netflix presentaba al icónico batería como un descerebrado y los escándalos en los que ha estado envuelto, incluyendo una estancia en la cárcel por maltrato doméstico, no contribuyen a formar una imagen reposada del astro. Pero cuando uno se topa con esta estrella del rock de tú a tú se sorprende de que sea un tipo de lo más encantador, sin rastro de malos rollos en su comportamiento, y con una capacidad para emocionarse hasta el extremo en sus propios proyectos. Dejémonos del macarra que daba lustre a calvos en el vídeo de ‘Girls, Girls, Girls’ y abracemos al fan que únicamente posee alergia a la mala música. Alfredo Villaescusa, que tuvo en su día la oportunidad de entrevistarle en persona, repasa su figura y su último álbum, el rompedor ‘Andro’, a la venta desde este 16 de octubre. Abstenerse mentes cerriles.

 Despojarse de la propia piel es un camino arduo. Y más si hablamos de una persona que junto a su banda madre ha vendido más de cien millones de discos. Pero es de sobra sabido que Tommy Lee siempre exploró el mundo del espectáculo en su vertiente más amplia, ya sea participando en reality shows o como actor en series como ‘The Goldbergs’ o la irreverente ‘Californication’, donde incluso llegó a interpretar el clásico “Home Sweet Home”. En los últimos tiempos, gracias a su esposa Brittany Furlan, ha descubierto las posibilidades de la plataforma Tik Tok y ahí podemos encontrar divertidos vídeos en los que su pareja le golpea con el bolso en broma o decide pintar su coche con los colores de la portada de su nuevo disco ‘Andro’. Las caras que pone Tommy no tienen desperdicio.

Si existe algo seguro respecto a los proyectos en los que se involucra el mítico batería es que siempre echa toda la carne en el asador y se centra como si realmente fuera lo último que hiciera. No en vano se ha pasado un par de años componiendo y grabando su último esfuerzo musical, algo que seguramente mandará a paseo las ideas preconcebidas que la mayoría poseen acerca de él. Que era un tipo ecléctico ya nos lo demostró hasta cierto punto con los rap metaleros MethodsofMayhem, así como en su faceta de DJ de música electrónica o cuando realizó una gira junto a Skrillex, Zedd y Deadmaus. Nunca fue de los que se quedaban quietos en un mismo sitio, por lo que una vez que acabaron los compromisos con la banda madre no era probable que el aporreador se durmiera en los laureles. “No soy muy bueno apalancándome, aunque lo intenté una vez que acabó la gira de Mötley Crüe en 2016, me dije a mí mismo que me tomaría un año sabático y no haría nada de música, pero justo entonces un montón de ideas comenzaron a salir. Una cosa lleva a la otra y mierda, cuando te quieres dar cuenta, ya tienes compuestas entre veinte y treinta canciones”.

A pesar de los múltiples colaboradores que aparecen en ‘Andro’ y de los sorprendentes saltos entre géneros, no se trata exactamente de un tótum revolútum, puesto que se podría dividir el redondo entre los participantes masculinos y los femeninos. De ahí viene además el título del álbum con el concepto de androginia como combinación entre lo que entendemos por hombre y mujer, dos lados de la música igualmente poderosos y sin que ninguno pueda considerarse subsidiario del otro. Una idea que desde luego sí que resulta innovadora y que nos encaja más con el Tommy Lee fan que con la estrella del rock que en su juventud prendía fuego a Sunset Strip. “Es tan raro encontrar buena música hoy en día que siempre me esfuerzo al máximo por intentar hacer algo que todavía no se haya hecho. Me encanta conseguir que la gente se emocione con mierda nueva”.

El mundo de Tommy

El plástico que tomará el relevo a ‘Tommyland: The Ride’ abarca una paleta considerable de colores que van desde el metal industrial a la electrónica, el dream pop y hasta una versión de Prince, la cabeza de Lee no conoce límites. En este aspecto, el batera dejó libertad total a los colaboradores para que aportaran lo que consideraran conveniente, e incluso les pidió que escribieran sus propias letras para cada tema. “Estábamos todos verdaderamente sincronizados con lo que intentábamos conseguir”, recuerda.

Como si se tratara de una especie de ejército a su servicio, en ‘Andro’ encontramos desde estrellas del calibre del rapero Post Malone, acostumbrado a escalar a lo más alto de las listas de éxitos, a personalidades más discretas en sus respectivos ámbitos, caso de la modelo, fotógrafa y stripper Brooke Candy (famosa por su colaboración junto a Grimes) o la sudafricana Push Push, que cantaba junto al colectivo Pussy Riot algo tan explícito como “ACAB”. Y una vez que hemos desgranado los pormenores que rodean a tan ambicioso trabajo, pasemos a desmenuzar su contenido. Que nadie se escandalice porque no se parezca en absoluto a Mötley Crüe, ya lo hemos advertido.

Canción a canción

Knock Me Down

Una suerte de metal industrial con rapeados de un desconocido que responde al nombre de Killvein abre un álbum tan variopinto. Y el resultado tampoco es para que los ortodoxos del rock se echen las manos a la cabeza, pues la propuesta podría llamar incluso a los seguidores de Korn o Limp Bizkit, no en vano el vocalista Fred Durst se ha encargado de dirigir algunos de los vídeos del álbum. Respecto a su misterioso invitado, Tommy recuerda lo siguiente: “Escuché su mierda en internet y pensé, este tipo es un grande, “Knock Me Down” lleva su nombre por todas partes. Rapea como una bestia, posee mucho talento y además tiene algo que decir. Lo va a petar”.

You Dancy

Los falsetes del inicio nos hacen pensar de inmediato en el Michael Jackson contemporáneo The Weeknd o en Prince, ya adelantamos que no va a ser la única vez en la que se aluda en ‘Andro’ al desaparecido compositor de “Purple Rain”. En esta pieza de regusto funk también se presentará al vocalista Lukas Rossi, ganador de un concurso para liderar una banda de hard rock y que protagonizará quizás los momentos más estelares del redondo. A mover el esqueleto, danzones.

Ain’t telling me nothing

Que la intención de Tommy Lee era realizar un trabajo multicultural y universal lo revela este corte de hip hop con electrónica que a los aficionados al rock probablemente les resulte por completo indiferente. Aquí tenemos como cómplice al rapero hindú Pavan Mukhi, toda una celebridad en el circuito hip hop británico gracias al grupo Foreign Beggars. Otro de los propósitos de Lee con ‘Andro’ es dar visibilidad a artistas que de otra manera no serían tenidos en cuenta. Así se explayaba al respecto: “Soy un gran defensor de los desamparados, así que cuando escucho a alguien con talento, tío, procuro proporcionarles una plataforma para que les escuchen, necesitan ser escuchados”.

SOMA COMA

Otra pieza cercana al rap. Con este género nos pasa lo mismo que con las verduras, que comerlas así a palo seco da un poco de cosa, aunque si te las convierten en puré y les aderezan otros elementos, pues entonces se hace algo más llevadera tamaña empresa. Aparte de los rapeados de Shotty Horroh, se pueden intuir por ahí algunos sonidos electrónicos cercanos al dubstep, pero tampoco gozará del interés desmedido de los rockeros. Para los muy cafeteros de las parrafadas incesantes.

When You Were Mine

El punto cumbre del disco, sin lugar a dudas. Una revisión de un tema de Prince incluido originalmente en el álbum de 1980 ‘Dirty Mind’ y que ya había sido versionado anteriormente por otros artistas como Cyndi Lauper. La novedad en esta ocasión reside en una atmósfera industrialoide muy conseguida cercana a NIN, aparte de la deslumbrante interpretación del vocalista Lukas Rossi, si hubiera que señalar algún momento suyo realmente estelar, este sería uno. Tommy Lee confesó recientemente su devoción por el desaparecido astro: “Desde siempre he sido fan de Prince, he llegado incluso a conocerle y siempre he sido fan de su obra. Esta era una oportunidad muy molona junto a mi colega Lukas Rossi de rehacer un tema de Prince. Pero me tomé una licencia alegre y bailable, es decir, el tempo de “When You Were Mine” es bastante rápido, muy acelerado, pero nosotros lo ralentizamos y lo hicimos muy oscuro y sexy, es una pasada. Estoy deseando que la peña lo escuche”.

Hot Fudge Sundae

Una breve intro cuyo único interés reside en que está recitada por Josh Todd, cantante de Buckcherry. Lástima que no le hayan reservado un papel mucho más relevante en el redondo.

Caviar On A Paper Plate

Más rapeados a cargo del californiano Mickey Avalon, aunque por lo menos podemos agradecer que los acompañamientos electrónicos parecen reminiscentes de los pioneros germanos Kraftwerk. Casi ni te enterarás de su paso por el trabajo.

Leave Me Alone

Vuelta al redil del ignoto Killvein que ya aparecía en la primera canción y que en esta ocasión tiene una contribución bastante más desapercibida. Al igual que sucedía con “Caviar On A Paper Plate”, su escasa duración, que no llega ni a los dos minutos, hará que se torne en otro de esos cortes medio invisibles del disco. Nadie habría reparado en su ausencia. Tampoco en su presencia.

Demon Bitches

Una suerte de locura se antoja esta pieza con la rapera de la costa oeste Brooke Candy, famosa por aparecer en el videoclip de Grimes “Genesis”, otra artista que siempre tuvo una peculiar perspectiva sobre las cosas. Y no menos raro les resultará a muchos ese inquietante estribillo que más bien semeja una invocación. La excentricidad esperable en una chica que cita el transhumanismo y la cultura de los superhéroes como inspiraciones para sus trabajos.

P.R. E. T. T. Y.

Bastante más elegante se torna la colaboración con King Elle Noir hasta el punto de acercarse a un etéreo shoegaze o dream pop, aunque sin olvidar las típicas bases electrónicas que dominan el álbum. La voz de esta chica suena potente y convincente, por lo que a pesar de poseer un estribillo muy popero, no dudaríamos en señalar este tema como uno de los momentos más inspirados de ‘Andro’. Para relajarse y volar desde el sofá.

Tops

La rapera sudafricana Push Push se convierte en la estrella total de este corte hecho a la medida de su lucimiento y que tampoco cosechará demasiado interés aparte del de los aficionados al hip hop. Pero la experiencia ha resultado muy provechosa para ambos lados, ya que Tommy Lee la describe, en el buen sentido por su audacia, como “alguien con quien no te gustaría cruzarte”. Y la muchacha no puede mostrarse más agradecida al afirmar lo siguiente: “Trabajar con Tommy ha sido una oportunidad increíble, me he podido expresar sin ningún límite. Me he sentido empoderada por poder mostrar mis auténticos colores sin que me juzgaran”. Pues todos contentos entonces.

Make This Storm

La deliciosa voz de King Elle Noir vuelve a sorprendernos con otra composición ligera muy cercana al pop comercial y que por lo menos da un respiro a los que no sean fans del rap. El inicio recuerda una vez más a The Weeknd, por lo que echamos en falta que en lugar de tanta distorsión hubiera recurrido a unos sintetizadores ochenteros que siempre son efectivos en este tipo de casos. Otro tema para escuchar tranquilo un domingo de resaca.

Make It Back

Y el halo comercial o accesible que preside la recta final de ‘Andro’ no desaparece en esta colaboración junto a una ignota Plya que no posee malas cuerdas vocales. Con un leve deje synth pop y un aire convencional que no desentonaría en Taylor Swift o cualquier otra artista del palo, no está mal a modo de despedida sin demasiados aspavientos. Si la alternativa era otra pieza con raperos, nos quedamos con esto de aquí a Lima.

Tommy Lee

Como bonus track se han guardado una canción grabada por el rapero Tyla Yaweh titulada como el batera de Mötley Crüe en la que también aparece Post Malone, uno de los músicos más habituales en las listas de éxitos de los últimos tiempos, ni siquiera Ozzy Osbourne se resistió a sus encantos. Después de enterarse de la existencia de esta pieza con su nombre, Lee contactó con los dos protagonistas y les propuso registrar un remix, a lo que ambos accedieron sin problemas. Al final grabaron dos versiones diferentes, así lo contaba el alocado aporreador: “Una era como una versión en plan trap y otra era más rockera, con batería estruendosa y guitarras. A ellos les gustó la última, así que esa fue la que incluimos en el disco”.

La moraleja del viaje

“La gente se va a molestar”, reconocía Tommy Lee al poco de publicar los primeros adelantos de ‘Andro’. Y lo cierto es que aquellos que le conozcan solo por su banda madre alucinarán un rato al escuchar varios de los pasajes de este álbum. Los que ya cataron su proyecto previo de rap metal Methods of Mayhem y estén más acostumbrados a sus excentricidades quizás se sorprendan menos. Bien es cierto que cierta sobredosis de raperos inunda el resultado final, pero lo que hay que reconocer es que la variedad de géneros obtenida es encomiable. Podría no haberse comido la cabeza y sacar un disco de rock como cualquier otro, en su lugar, optó por el camino arriesgado, el único posible para un cabra loca capaz de emocionarse hasta el extremo cuando cree en un proyecto. Así es nuestro hombre, el alquimista de gusto imposible.

Tal vez para ir preparando el terreno de cara al 16 de octubre, hace escasas semanas, en unas declaraciones al medio australiano Heavy, disertó acerca de la influencia del heavy metal en su último trabajo. “Si piensas sobre ello y escuchas los ritmos, no son los típicos jodidos sonidos electrónicos. Hay algunos sonidos jodidamente bestiales y retorcidos, desde bajos sucios a baterías a todo trapo. Mi bagaje y mis influencias están constantemente filtrándose de todo tipo de maneras, en todas partes, la verdad, pero en diferentes formas”. Todo un toque de atención a los fans de sus viejos clásicos para que busquen los tres pies al gato.

Alfredo Villaescusa
Etiquetas: , , ,

Categorizado en: ,

Esta entrada fue escrita por Alfredo Villaescusa

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.