religion6
painkiller party
black sabbath
bow
pendejo
the loyal order
dark rails
guadaña octubre
Gato Ventura
sepultura
Deskarria2
easy rider
Pocket Piano
escuela de rock de palencia
motorhead

Thrash metal del Bay Area: Metallica, Testament, Death Angel y Exodus imprimieron la quinta velocidad

15 enero, 2021 8:50 pm Publicado por  7 Comentarios


El origen del movimiento musical conocido como thrash metal del Bay Area, estuvo formado por un puñado de bandas provenientes de la costa oeste de San Francisco (California, EEUU) y significó uno de los géneros de metal más seguidos por la audiencia durante los años ochenta. En este artículo, nuestro colaborador Roberto Villalba, pone el ojo en esos primeros años de eclosión del thrash metal, mucho antes de que su influencia saltara al resto del planeta. Para tal cometido, nos trae un resumen de algunas de las mejores formaciones de esa década, así como algunos de sus trabajos más representativos del thrash de la bahía de San Francisco.

Los antecedentes al thrash metal

No son pocos los que consideran como el germen del thrash metal la canción “Stone Cold Crazy” de Queen. Este tema compuesto por el guitarrista Brian May en los primeros días de la banda y que no fuera incluido hasta su tercer disco, ‘Sheer Heart Attack’ (1974), es pieza fundamental de los pilares del thrash metal. Ya sea por sus potentes riffs de guitarras o por esos continuos cambios de ritmos en la batería, no es de extrañar que guitarristas como James Hetfield (Metallica) quedara prendado de este tema y fuera incluido su disco de versiones ‘Garage Inc.’ de 1998. También hay que destacar a bandas como Motörhead en su trabajo ‘Overkill’ (1979) o Venom en ‘Welcome to Hell’ (1981) como discos que contienen los elementos musicales claves que caracterizaría en la siguiente década a este género musical.

San Francisco, La eclosión del thrash

A primeros de la década de los 80 un nuevo género musical se estaba cociendo en la ciudad de San Francisco (California, EEUU), tomando como referencias al heavy metal de la NWOBHM y los ritmos acelerados del punk británico, este nuevo tipo de metal pasó a ser conocido como el thrash metal del Bay Area. Una de las principales cualidades de este subgénero del metal sería su toque más agresivo y veloz de lo que ofrecía el heavy metal tradicional de aquella época, especialmente la agresividad se centraba en los riffs de guitarras, más potentes y pesadas con guitarras con una distorsión más sucia y una batería acelerada donde el doble bombo tomaba gran protagonismo.

Ante el gran número de bandas que surgieron en esos años sería imposible mencionar todas en un artículo, así que nos centraremos en algunas de las más conocidas y otras que no lo fueron tanto, pero que por su calidad, quizá sorprendan a más de uno.

Los cuatro grandes

Conocido popularmente como el Big Four, estas cuatro bandas aquí reseñadas, significaron en la década de los 80 las formaciones más grandes e influyentes del thrash metal norteamericano, además de ser la piedra angular sobre la que se cimienta un estilo musical que ha sobrevivido de forma más que notable las cuatro décadas que lleva ya de existencia.

Metallica


La banda fundada por James Hetfield y Lars Ulrich es sin duda la que mayor éxito comercial ha tenido dentro de este género musical, sobre todo después de la publicación en 1991 de su disco más vendido, el conocido ‘The Black Album’. Pero la fama siempre trae consigo división de opiniones entre sus seguidores y eso le ha acompañado a Metallica desde el inicio de su carrera hasta nuestros días. En lo que sí coinciden la mayoría de críticos y fans del cuarteto de San Francisco es, que sus cuatro primeros discos son piezas claves en la historia del thrash metal y que ha influenciado a multitud de bandas que bebieron de esos primeros trabajos. Por eso a día de hoy, Metallica es considerada como una de las bandas más importantes que ha dado el metal.

Discos recomendados: ‘Ride the Lightning’ (1984), ‘Master of Puppets’ (1986).

Megadeth

Cuando Dave Mustaine fue expulsado en 1983 de Metallica debido a sus problemas con el alcohol y mal comportamiento, cargó todo su odio hacia sus ex compañeros creando -de vuelta en Los Ángeles- una de las bandas más importantes que ha dado este género. Su thrash sonaba fresco y evolucionaba hacia un aspecto más técnico, el cual incluía grandes solos y melodías de guitarras muy trabajadas. Además de ser considerado uno de los mejores guitarristas solistas, Mustaine también demostró su valía como vocalista con ese timbre de voz inconfundible, sería otra de las cualidades que diferenciarían a Megadeth del resto de bandas.

Discos recomendados: ‘Peace Sells… But Who’s Buying?’ (1986), ‘Rust in Peace’ (1990).

Slayer

Como en el caso de Megadeth, se les incluye también por extensión, dado que, aunque hallaron al norte del estado a su más leal base de seguidores –de L.A. para abajo lo que predominaba era el glam metal- en realidad vienen de la soleada Huntington Beach y no de la Bahía de San Francisco.

Quizá sea la banda más salvaje que navegó por la década de los 80. Estos cuatro músicos, que iniciaron su carrera haciendo versiones de Iron Maiden o Judas Priest, pronto encontraron su propio estilo caracterizado por una amalgama de riffs agresivos y unos solos de guitarra veloces como el rayo, que acompañaban a este sonido socio con unas letras con continuas referencias al satanismo. Buena parte de ello la tienen ese tándem de guitarristas formados por Kerry King y el malogrado Jeff Hanneman, quienes inspirarían a toda una generación de futuros guitarristas y a otros géneros musicales que vendría después como el death metal. Tampoco hay que olvidar la peculiar voz del bajista Tom Araya y esa bestia de detrás de los tambores llamada Dave Lombardo.

Discos recomendados: ‘Reign in Blood’ (1986), ‘Seasons in the Abyss’ (1990).

Anthrax

Todos sabemos que Anthrax son originarios de Nueva York, pero sería injusto no mencionarlos en este artículo ya que están íntimamente relacionados con ese inicio del thrash metal del Bay Area de San Francisco. Su fundador, el guitarrista Scott Ian, pronto consiguió que su banda destacara dentro de la escena con una mezcla siempre a caballo entre el thrash el punk rock, que junto a una temática más festiva, harían que se diferenciase del resto de bandas de su época. También su cantante Joey Belladonna -como su predecesor Neil Turbin- se desmarcaba del resto, ya que tanto su voz como su puesta en escena era más propia de los vocalistas que provenían del heavy metal tradicional.

Discos recomendados: ‘Among the Living’ (1987), ‘Spreading the Disease’ (1985).

El otro Big Four

Quizá las bandas antes mencionadas sean las más conocidas dentro del thrash, pero no se podría entender esta música sin Testament, Death Angel, Exodus u Overkill, quienes en el plano de calidad musical, llegaron a estar al mismo nivel que las bandas del famoso Big Four. Veamos un poco de cada una de ellas.

Testament

Conocida en sus inicios allá por el año 1982 con el nombre Legacy, Testament nos dejó uno de los mejores discos debut con ese genial ‘The Legacy’ de 1987, donde destacaría de forma más que notable la técnica del excelente guitarrista Alex Skolnick (alumno aventajado de Joe Satriani) y esa voz áspera, casi cavernícola del vocalista Chuck Billy, convirtiéndose desde entonces en el sello de identidad de la banda. Los dos trabajos que le siguieron a continuación son igualmente joyas que todo fanático del thrash del Bay Area debería de escuchar. Después llegaría un declive musical de discos desafortunados hasta que ‘The Gathering’ (1999) volviera a reconciliar a parte de sus seguidores.

Discos recomendados: ‘The New Order’ (1988), ‘Practice What You Preach’ (1989).

Death Angel


Otra de las grandes bandas surgida de la bahía de San Francisco, fundada en 1982 por el cantante Mark Osegueda y los guitarristas Rob Cavestany y Gus Pepa. No fue hasta 1985 cuando publicaran su primera demo ‘Kill As One’, producida por el mismísimo Kirk Hammett de Metallica. Tampoco es de extrañar que la banda tomara como referencia para sus dos primeros trabajos a los de James Hetfield y compañía de la época del ‘Kill ‘Em All’ y ‘Ride the Lightning’ para dar forma a su sonido. Más tarde la banda evolucionaría hacia un thrash más interesante, donde las partes de guitarras con toques progresivos y una voz más moderada de Osegueda consolidarían el estilo personal de la banda.

Discos recomendados: ‘The Ultra-Violence’ (1987), ‘Act III’ (1990).

Exodus

Foto: Stanley Greene

Muchos consideran a Exodus como la primera banda en practicar thrash metal y sus inicios se remontan a 1979. En sus primeros años tuvo en sus filas a Kirk Hammett antes de que se incorporara a Metallica en sustitución de Dave Mustaine y donde compartió puesto en las seis cuerdas con otro gran hacha como es Gary Holt (también en Slayer desde 2011). Los numerosos cambios de formación que ha sufrido a lo largo de su carrera quizá no haya beneficiado mucho a la banda, pero el line up que abarca el periodo que va desde ‘Pleasures of the Flesh’ (1987) hasta el álbum ‘Force of Habit’ (1992) puede considerarse el más estable, donde encontramos a su clásico vocalista Steve “Zetro” Souza, quien regresara de nuevo al seno de la banda en 2014.

Discos recomendados: ‘Bonded by Blood’ (1985), ‘Pleasures of the Flesh’ (1987).

Overkill

Al igual que Anthrax, estos chicos no provenían de la costa de San Francisco, sino del otro extremo del país, concretamente de Nueva Jersey. Debido a que su sonido influyó de alguna manera a algunas de las bandas de lo que se llamó la segunda oleada del thrash, no sería de recibo no incluir a Overkill en este reportaje, aunque todos sepamos que se salga de la norma. Formados en 1980 por el carismático cantante Bobby “Blitz” Ellsworth y por D.D. Verni, uno de los mejores bajistas que ha dado este estilo musical. Iniciaron su carrera haciendo versiones de sus bandas favoritas como Motörhead, Iron Maiden o The Ramones para posteriormente practicar un thrash caracterizado por tener una fuerte influencia del punk. Overkill es una de las bandas que más discos ha publicado y también una de las más queridas por sus fans, ya que pocas veces se han desviado del sonido que los hizo grandes y cada nuevo lanzamiento es una apuesta segura.

Discos recomendados: ‘Feel the Fire’ (1985), ‘The Years of Decay’ (1989).

La segunda oleada

A la sombra de estos ocho titanes del thrash, hubo otro puñado de bandas de muy buen nivel que emergieron en lo que se conoció como la segunda oleada del thrash metal en el Bay Area. Quizá fue la falta de suerte o una promoción más arriesgada por parte de sus compañías, las que hicieran que estas formaciones, muchas de ellas debutando a mitad de la década de los 80’, no llegaran al nivel de popularidad de Metallica, Testament o Megadeth, pero igualmente merece pararse y disfrutar de los sensacionales discos que nos dejaron y que forman parte también del legado de este género musical.

Possessed fue una de las primeras bandas en mezclar un thrash/death metal que sirvió como influencia a muchas bandas death y metal extremo que llegarían años más tarde, incluso su primera demo de 1984 llamada ‘Death Metal’ es toda una declaración de principios, entre sus mejores trabajos destacaríamos ‘Beyond the Gates’ (1986) como una escucha obligada. También en esa la línea más agresiva encontramos a Sadus, formación en la que destacaba el talentoso bajista Steve Di Giorgio (Death, Testament) y el cantante y guitarrista Darren Travis, haciendo de ‘Swallowed in Black’ (1990) uno de sus trabajos más recordados.

Heathen es otra de esas súper bandas que no consiguió el reconocimiento que se merecían en los años de apogeo del thrash. La banda formada por el guitarrista Lee Altus (en Exodus desde 2005) sorprendió gratamente con su segundo disco ‘Victims of Deception’ (1991), una auténtica maravilla de speed/thrash metal, para luego caer en el olvido hasta que en 2009 unieran fuerzas de nuevo para sacar la que es su obra maestra, el monumental ‘The Evolution of Chaos’. Recientemente los de Altus han publicado ‘Empire of the Blind’ (2020), su cuarto disco e igualmente recomendable.

Defiance fue una formación que practicaba un thrash más técnico y progresivo con ciertas influencias a Annihilator. Tanto fue así, que el mismo Jeff Waters fue el encargado de la producción de su primer disco ‘Product of Society’ (1989). Un año después vendría su aclamado ‘Void Terra Firma’ (1990) de esta banda que lideró el guitarrista Jim Adams.

Robb Flynn (Machine Head) es protagonista de las dos bandas que vienen a continuación; ya que llegó a ser guitarrista de los primerizos Forbidden Evil, antes de que pasaran a llamarse simplemente como Forbidden. Esta banda, formada por el guitarrista Graig Locicero y el gran cantante Russ Anderson, practicaba un interesante power thrash, siendo su álbum ‘Twisted Into Form’ (1990) como uno de sus más recordados. La otra banda en la que militó desde 1987 Flynn fue Vio-lence. Aquí el líder de Machine Head sí llegó a grabar algunos de los mejores discos de la banda, entre ellos el recordado ‘Eternal Nightmare’ (1988).

Y cerramos este repaso a las mejores bandas de la costa oeste californiana con dos bandas de verdadero culto. Una de ellas es Evildead, banda altamente influenciada por Slayer y con solo dos discos en su haber hasta su disolución en 1995. Recientemente la formación se ha vuelto a reunir con Juan García (guitarra) como único miembro original para publicar su tercer trabajo ‘United States of Anarchy’ (2020), aunque siempre serán recordados por ese potente ‘Annihilation of Civilization’ (1989). La otra es Vengeance Rising, que fue una de las últimas en sumarse a esta segunda oleada. Quizá su pecado fue llegar un poco tarde a la escena thrash, ya que su sonido que se basaba en una mezcla entre Exodus y Slayer ofrecía ya pocas sorpresas a estas alturas. La anécdota de esta formación fue que practicaba un thrash metal con letras cristianas hasta que en 1992 la banda se disolviera. De los cuatro discos que publicaron, nos podríamos quedar con ‘Once Dead’ (1990) como el mejor de su discografía.

El declive

Muchos consideran la consolidación del grunge como nuevo estilo musical a principios de los 90 como una de las principales consecuencias del declive del thrash metal. Pero este nuevo sonido proveniente de Seattle, también afectó al heavy metal clásico, ya que bandas como Iron Maiden o Judas Priest vivieron en sus propias carnes su peor época en esta década. Del mismo modo el death y el black metal tomaron mayor auge en estos años, dejando al thrash un poco en segundo plano en cuanto a música extrema se refiere y muchas formaciones tuvieron que reinventarse para no caer en el olvido y otras sencillamente desaparecieron. Metallica con su ‘The Black Album’ de 1991 fue una de las que tuvieron más éxito al renovar su sonido hacia un hard rock pesado, mientras que con los polémicos ‘Load’ (1996) y ‘Reload’ (1997), se inclinaron por el rock de corte más comercial generando división de opiniones entre sus seguidores. Megadeth consiguieron también éxito con la nueva propuesta presentada para ‘Countdown to Extinction’ (1992) y ‘Youthanasia’ (1994). Aunque tampoco se libró de la mala crítica por una parte de sus fans más acérrimos con ‘Cryptic Writings’ (1997) o ‘Risk’ (1999), y al igual que a Metallica se les acusó de vendidos.

Testament también vivió su peor época en esta década: primero sufrió la marcha en 1993 de Alex Skolnick para unirse a Savatage, dejando a la formación un vacío en las seis cuerdas difícil de reparar y segundo la publicación en 1994 del disco ‘Low’, un fracaso estrepitoso donde los de Chuck quisieron acercarse a los sonidos oscuros del groove metal. Slayer tampoco tuvo mucha suerte después de la salida de Dave Lombardo, encadenando una serie de lanzamientos desafortunados, siendo ‘Diabolus in Musica’ (1998) quizá el peor de todos ellos. La llegada de John Bush (Armored Saint) como nuevo vocalista de Anthrax no consiguió el éxito y la frescura de sus primeros trabajos, dejándonos discos que decepcionaron a gran parte de sus fans como ‘Stomp 442’ (1995) o ‘Volume 8: The Threat is Real’ (1998). En cambio, Death Angel tras su aclamado ‘Act III’ sufrió un grave accidente de autobús, significando uno de los detonantes que motivó su separación hasta 2001. Overkill fue de las pocas bandas que siguió entregando material de calidad durante la década de los 90, aunque perdió un poco la atención de un público abierto ahora a las nuevas propuestas musicales del momento.

El resurgimiento

En los últimos tiempos estamos siendo testigo de un resurgir como el Ave Fénix de muchas de las bandas clásicas del thrash norteamericano, dejando boquiabiertos hasta a los más puristas del género. Seguramente muchos coincidan en que estos recientes trabajos, de haber sido editados 30 o 35 años antes, estaríamos hablando de clásicos absolutos del thrash metal. Como ejemplos podríamos citar el ‘Blood In Bood Out’ (2014) de Exodus, los muy respetables ‘Dystopia’ (2016) de Megadeth y ‘For All Kings’ (2016) de Anthrax, los siempre geniales Overkill con su ‘Crinding Wheel’ (2017), ‘Humanicide’ (2019) de Death Angel o el sensacional ‘Titans of Creation’ (2020) de Testament.

Tampoco podemos olvidar que fuera thrash del Bay Area sobre el que versa este artículo, también nos hemos topado en los últimos años con grandes discos de bandas emblemáticas como Annihilator, Kreator o Sodom, y de otras que están llamadas a ocupar el trono de estas leyendas en un futuro próximo como pudiera ser el caso de Havok, Gama Bomb, Warbringer o nuestros Angelus Apatrida por citar algunos ejemplos.

En definitiva, los amantes del thrash metal más puro deben vanagloriarse de que su estilo musical favorito aún le quede cuerda para rato.

Para que no falte thrash metal en vuestra escucha musical hemos confeccionado esta playlist con canciones de las bandas mencionadas en este artículo. ¡No olvidéis seguirnos en Spotify para tener a mano el resto de listas y poder disfrutar de las próximas que elaboremos!

Redacción
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

7 comentarios

  • Ray dice:

    Notable artículo, pero... Low y fracaso no pueden ir en la misma frase. A no ser que te refieras a que vendió poco (lo desconozco). Se alejaban a lo que hacían en sus inicios pero es un discazo tremendo. Producción cuidadisima, composiciones directas pero muy elaboradas, una muy buena evolución.
    De producto nacional me quedo con Crisix, tienen un par de discos que son una faltada.

    • Anónimo dice:

      Crisix es tremenda banda!!!! Verlos en vivo en su (hasta ahora) única presentación en Buenos Aires fué impresionante!!!! No tienen nada que envidiar a ninguna banda Norteamericana.

  • Juandie dice:

    Pedazo y extenso resumen hacia 4 de las bandas mas importantes del Thrash Metal Americano surgidas de la ciudad de San Francisco.

  • Anónimos S.A. dice:

    El primero de Possessed salió en el 85 así que estaría más bien en la primera oleada del Thrash, mientras que tanto el primero de Testament como el primero de Death Angel salieron en el 87 y estarían más bien en la segunda. Faltaría ahora hablar de la escena alemana, que no fue tan famosa pero sí muy importante en la evolución hacia otros estilos.

  • Hellofromthegutter dice:

    Podrían haber mencionado a dark ángel aunque no pertenecieran a la bay area fueron muy influyentes para la escena death al igual que possesed(los cuales son considerados death metal más que thrash).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.